Actos Sociales

ACTO DE JURA Y TOMA DE POSESIÓN DE NUEVOS CABALLEROS Y DAMAS MAESTRANTES EN LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE ZARAGOZA

Teniente de Hermano Mayor, nuevos Caballeros y Damas Maestrantes, madrinas y padrinos

Un año más he tenido el honor de ser invitado al Acto de Jura y Toma de Posesión de Nuevos Caballeros y Damas Maestrantes de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, a la cual agradezco, en la persona de su Teniente de Hermano Mayor, Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola, tan alta distinción.

La solemne ceremonia constituye el acto central de los organizados por la corporación para celebrar la festividad de su Santo Patrón Nuestro Señor San Jorge. En la presente edición tuvo lugar, el pasado día cinco de mayo de 2018, en el palacio de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, sede de esta corporación nobiliaria y caballeresca, conocido como antigua Casa Donlope, un bello edificio renacentista ejemplo de palacio aragonés del siglo XVI.

Asistí en calidad de Oficial de los Reales Tercios de España, asociación monárquica fundada en 1942 por S.A.R. Don Juan de Borbón y Battemberg, quien ostentaba, entre sus muchas distinciones, el título de Hermano Mayor de las Reales Maestranzas de Caballería de Ronda, Sevilla, Granada, Valencia y Zaragoza.

A las 11.30 horas, y dando inicio a la sesión, el Teniente de Hermano Mayor, ataviado con el rico uniforme de Gala de la RMCZ, procedió a descubrir el retrato de S.M. el Rey Don Felipe VI, que presidiría la ceremonia, en el Salón Galería de Tenientes, ricamente engalanado para la ocasión.

Se hallaban presentes otros altos dignatarios de la corporación, entre los que pudimos ver a la Diputada Primera, Excma. Sra. Dña. Concepción Valenzuela y Elorz, Marquesa viuda de Huarte; Diputado Segundo, M.I. Sr. D. Fernando Ferraz y Español; Comisario, M.I. Sr. D. José María de Sancristóval y Zurita, Habilitador Primero, Excmo. Sr. D. José María de Arias y Sancristóval, y otros que tomarían parte activa en la ceremonia como veremos a continuación.

Igualmente pudimos ver al Excmo. Sr. D. Pedro de Sancristóval y de Múrua, Conde de Isla, anterior Teniente de Hermano de Mayor de la RMCZ, y también a numerosos e insignes invitados, entre ellos los siguientes: Excma. Sra. Dña. Mª Soledad Descartín, viuda de Pujadas, Marquesa viuda de Valdeolivo; Ilmo. Sr. Barón de Sangarren; Excmo. Sr. Teniente General Marqués de Valenzuela de Tahuarda, Excmos. Srs. Marqueses de Cerralbo, acompañados por su hijo Ilmo. Sr. Conde de Villalobos; Ilmo. Sr. Barón de Vilagayá; Ilma. Sra. Condesa de la Salceda; Ilmo. Sr. de Alconchel; Ilmo. Sr. Barón de Hervés; Ilmo. Sr. Marqués de Oroquieta; Ilmo. Sr. Conde de Santa Ana de las Torres; Ilmo. Sr. Barón de Blancafort.

En primer lugar, los Caballeros neófitos, vestidos con uniforme de Gala de RMCZ o de chaqué, se situaron, junto a sus padrinos, en el salón contiguo (Salón de Junta Particular), para ser llamados por su orden a realizar el juramento y dirigirse hacia la mesa presidencial conducidos por el Caballero Fiscal, M.I. Sr. D. José Alfonso de Arnedo y Areitio.

Ilmo. Sr. D. José Márquez, González de Gregorio, Osorio y Álvarez de Toledo (dcha)

El Caballero Secretario, Ilmo. Sr. D. Enrique Caro y Valenzuela procedió al llamamiento del primero de ellos, Ilmo. Sr. D. José Márquez, González de Gregorio, Osorio y Álvarez de Toledo Apadrinado por el Ilmo.Sr. D. Francisco Gregorio, Osorio Fernández de Navarrete y López-Montenegro, Marqués de Legarda, representado por el Sr. D. Fernando Ferraz y Español. A continuación, el Caballero Secretario dio lectura del siguiente texto:

Señor, obra en esta Real Maestranza la Real Aprobación de nuestro Hermano Mayor, S.M. el Rey Don Felipe VI, a su expediente de ingreso en este Real Cuerpo según acuerdo de las Juntas Generales correspondientes, lo que esta Tenencia de Hermano Mayor se complace en comunicarle para su conocimiento, que conste su ingreso en esta Real Maestranza, pueda acreditar su calidad de Caballero de la misma, usar su insignia y gozar de cuantas indulgencias y privilegios le son concedidas a los individuos de esta Real Corporación. De la misma manera se le comunica que estará obligado a cumplir las disposiciones establecidas en nuestras vigentes Ordenanzas aprobadas en 1922 por S.M. el Rey Don Alfonso XIII, y los acuerdos aprobados en la Junta del Real Cuerpo“.

Ilmo. Sr. D. José María de Palacio, Valle de Lersundi, de Palacio y del Valle

En Zaragoza, en la Casa del Real Cuerpo, a 5 de mayo de 2018. El Teniente de Hermano Mayor, Luis Navarro y Elola, el Fiscal, José Alfonso de Arnedo y Areitio, y el Secretario, Enrique Caro y Valenzuela.

Seguidamente, el canónigo Director de Patrimonio Artístico de las catedrales de Zaragoza, Ignacio Sebastián Ruiz, tomó juramento al Ilmo. Sr. D. José Márquez González de Gregorio, Osorio y Álvarez de Toledo, utilizando la siguiente fórmula: “Señor, ¿juráis defender la religión católica, apostólica, romana, y cumplir y guardar las Ordenanzas y Resoluciones de este Real Cuerpo?

A ello contestó, SI, JURO, y el canónigo le replicó: “si así lo hicieseis Dios os lo premie, y si no, él os lo demande“.

Después, el nuevo jurando, con el brazo derecho extendido hacia delante y la palma de la mano hacia abajo, sobre los Santos Evangelios, hizo el siguiente Pleito de Homenaje: “Hago Pleito de Homenaje una, dos, tres veces, y las demás en derecho necesarias, conforme al Fuero de España y a la Ley de Caballero, de obedecer en todo como su fiel vasallo al rey nuestro señor D. Felipe VI, Hermano Mayor de esta Real Maestranza y a sus sucesores en la Monarquía y en esta su Real Orden y en su nombre a su Teniente que es o fuere, en lo concerniente a su observancia y cumplimiento de las Ordenanzas y Resoluciones de este Real Cuerpo para su mayor honor y aumento“.

A continuación, el Teniente de Hermano Mayor, le impuso la Venera de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza y le hizo entrega del documento acreditativo de su jura e ingreso en la corporación.

Con este mismo protocolo y bello ritual, efectuaron su juramento los siguientes Caballeros:

Sr. D. Pedro Gómez de Olea, Mendaro, y Corsini

Ilmo. Sr. D. José María de Palacio, Valle de Lersundi, de Palacio y del Valle. Apadrinado por el Sr. D. Fernando Ferraz y Español.

Sr. D. Pedro Gómez de Olea, Mendaro, Naveda. Apadrinado por el Sr. D. Joaquín Naveda y Corsini Gómez de Olea y Mendaro.

Sr. D. Alfonso de Rivas, Toribio, Romero- Valdespino y González. Apadrinado por el Sr. D. Sergio de Rivas y Romero-Valdespino.

Excmo. Sr. D. Luis Martínez de Irujo, Hohenlohe-Langenburg, Fitz-James Stuart y de la Cuadra, Duque de Aliaga. Apadrinado por el Excmo. Sr. D. Alfonso Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart, Duque de Híjar y Conde de Aranda.

Ilmo. Sr. D. Francisco Javier Fitz-James Stuart, de Soto, López-Doriga y Gómez, Conde de Montalvo. Apadrinado por el Sr. D. José

Manuel de la Lastra y de Fontcuberta. Sr. D. Hernando Alfonso de Soto, Fitz-James Stuart, López-Doriga y Gómez. Apadrinado por  el Sr.D.José Manuel de Lastra y de Fontcuberta.

Sr. D. Alfonso de Rivas, Toribio, Romero-Valdespino y González

A continuación se procedió al Acto de Toma de Posesión de Damas Maestrantes de la RMCZ, para lo cual las seis damas neófitas, se trasladaron, junto con sus madrinas, vestidas todas de riguroso negro y mantilla, al salón de Juntas Particular para ser llamadas por su orden.

El Caballero Secretario, llamó a la primera de ellas, Excma. Sra. Dña. Ana Isabel de Palacio, Valle de Lersundi, de Palacio y Valle. Amadrinada por la Excma. Sra. Dña. Pilar Gonzáles de Gregorio y Álvarez de Toledo.

Por el pasillo central del Salón Galería de Tenientes, avanzaron hacia la mesa presidencial, conducidas por el Caballero Fiscal, M.I. Sr. D. José Alfonso de Arnedo y Areitio.

Siguiendo el protocolo que se mantiene para el Brazo de Damas desde las antiquísimas Ordenanzas del Rey Católico, el Caballero Secretario dio lectura del texto de rigor, que ya hemos reflejado, y que se inicia con las siguientes palabras:

Señora, obra en esta Real Maestranza la Real Aprobación de nuestro Hermano Mayor, S.M. el Rey Don Felipe VI, a su expediente de ingreso en este Real Cuerpo…

Al igual que lo hicieran anteriormente los caballeros neófitos, Dña. Ana Isabel de Palacio hizo el Pleito de Homenaje que así da comienzo: “Hago Pleito de Homenaje una, dos, tres veces, y las que en derecho fueran necesarias, conforme al Fuero de España, y obedecer en todo momento como fiel súbdita al Rey nuestro señor, Don Felipe VI, Hermano Mayor de esta Real Maestranza…

Este mismo esmerado protocolo se repitió con las siguientes damas:

Ilma. Sra. Dña. Urquiola Mariana de Palacio, Valle de Lersundi, de Palacio y Valle. Amadrinada por la Excma. Sra. Dña. Pilar González de Gregorio y Álvarez de Toledo.

Excmo. Sr. D. Luis Martínez de Irujo, Hohenlohe-Langenburg, Fitz-James Stuart y de la Cuadra. Duque de Aliaga

Sra. Dñá. Isabel San Gil y Alcalá-Galiano. Amadrinada por la Sra. Dña. Cristina de Arias Servera. Sra. Dña. Patricia de Rivas, Toribio, Romero-Valdespino y González. Amadrinada por la Ilma. Sra. Dña. Mª de Gracia Romero-Valdespino y Ruiz, Condesa viuda de la Salceda.

Sra. Dña. Esther de Pedro, Pérez-Salado, San Gil y Pérez . Amadrinada por la Sra. Dña. Cristina de Arias y Servera. Ilma. Sra. Dña. Gema Romero-Valdespino, Goytia, Ruiz y García, Marquesa de los Álamos del Guadalete. Amadrinada por la Ilma. Sra. Dña. Mª de Gracia Romero-Valdespino y Ruiz, Condesa viuda de la Salceda.

Seguidamente y en representación de todos los Caballeros y Damas Maestrantes que habían jurado y tomado posesión, el Ilmo. Sr. D. Luis Martínez de Irujo, Hohenlohe, Langenburg, Firtz-James Stuart y de la Cuadra, Duque de Aliaga, dirigió a todos los presentes unas palabras de agradecimiento, que son estas:

Ilmo. Sr. D. Francisco Javier Fitz-James Stuart, de Soto, López-Doriga y Gómez. Conde de Montalvo

Excelentísimo Teniente de Hermano Mayor, Excelentísimos e Ilustrísimos Señores, Damas y Caballeros de la Real Maestranza,…me han encomendado el honroso encargo de pronunciar unas palabras en representación de las Damas y Caballeros que hoy hemos tenido el honor de jurar como nuevos miembros de este ilustre y antiguo Cuerpo de la Nobleza Aragonesa“.

Todos nosotros estamos vinculados, de una forma u otra, a este Reino de Aragón y con nuestro ingreso en esta Real Maestranza de Caballería de Zaragoza se van a reforzar nuestros lazos afectivos con esta tierra, que es la tierra de nuestros mayores. Nos sentimos muy orgullosos y muy agradecidos por el honor que se nos ha concedido de entrar a formar parte de esta corporación“.

Se cumplen así nuestros deseos de integrarnos en el Cuerpo que, en la actualidad, representa a la nobleza en Aragón. La vitalidad de estas instituciones se demuestra por la constante renovación de sus miembros con el ingreso de nuevas Damas y Caballeros y su firme voluntad de compartir, desde este momento, todas las inquietudes y proyectos que tengan lugar en su seno“. “Cada uno de nosotros tenemos algo que nos vincula a esta corporación“.

Mis antepasados han pertenecido durante los últimos cinco siglos, de manera casi ininterrumpida, primero a la Cofradía de Nobles de San Jorge y posteriormente a la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza. Además, confluyen en mí, de manera directa, tres de las Reales Casas Históricas de Aragón; la Casa de los Duques de Híjar; la Casa de los Condes de Aranda, y la Casa de los Condes de Guimerá, títulos que ostenta a día de hoy mi padre. Por todo ello me enorgullece, aún más si cabe, continuar con esta tradición“.

“Asistimos hoy a una decadencia de los valores que han conformado el modo de ser no solo de la nobleza a lo largo de su historia sino también de una sociedad sana y decente, como son la lealtad al Rey y la Corona, el amor a la Patria, la defensa de la religión católica y la observancia de la honradez y de todos aquellos principios en los que hemos sido educados”.

Sr. D. Hernando Alfonso de Soto Fitz-James Stuart, López-Doriga y Gómez

Creo que todos nosotros rechazamos cualquier comportamiento contrario a estos valores y principios y nos comprometemos a dar ejemplo con nuestra conducta personal y con la defensa de aquello en lo que creemos. Con ello contribuiremos en la medida de nuestras posibilidades a mantener el prestigio de la nobleza en general y de esta Real Maestranza en particular“.

Hace unos momentos hemos jurado nuestra lealtad a S.M. el Rey como nuestro Hermano Mayor y como Rey de España. Lealtad que todos nosotros reiteramos y mantendremos como actitud inamovible. Así mismo esperamos, con la protección de nuestro Patrón San Jorge, contribuir en la medida de nuestras posibilidades al engrandecimiento y prosperidad de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza“.

A continuación fue el Teniente de Hermano Mayor quien tomó la palabra para decir lo siguiente:
Excelentísimos e Ilustrísimos señores, señoras y señores, es para mi un honor, como Teniente de Hermano Mayor, presidir un año más esta tradicional ceremonia de jura y recibir hoy en este solemne acto a los nuevos Caballeros y Damas maestrantes de Zaragoza“.

Quisiera comenzar mis palabras con un sentido recuerdo a S.A.R. el Conde de Barcelona, Don Juan de Borbón y Battemberg, nuestro Hermano Mayor durante muchos años y de cuyo fallecimiento se han cumplido 25 años el pasado día 1 de abril. Don Juan siempre nos honró con su afecto y cariño y estará siempre en nuestras oraciones.  Descanse en paz“.

Excma. Sra. Dña. Ana Isabel de Palacio, Valle de Lersundi, de Palacio y Valle

Por otro lado, quisiera dar la bienvenida a los nuevos Caballeros y Damas que han elegido nuestra Real Maestranza de Caballería de Zaragoza para dar testimonio de su nobleza y de su compromiso con los valores e ideales de la Caballería de los que nuestra Real Maestranza quiere ser expresión permanente“.

El Teniente de Hermano Mayor continuó su alocución con las siguientes palabras:

Nuestros nuevos maestrantes están vinculados por sangre a los linajes más importantes y arraigados de nuestro Real Cuerpo y han consolidado con sus incorporaciones la presencia histórica de sus familias formalizándolos con su juramento y adhesión y con su firme compromiso para contribuir al funcionamiento de nuestra institución“.

Todos los Maestrantes que hoy han ingresado y a los que se les ha impuesto nuestra Venera, la Cruz de Iñigo Arista, cuentan con méritos suficientes para formar parte de nuestra Real Corporación y cumplen y han probado todos los requisitos impuestos por nuestras Ordenanzas. Todos ellos tienen una valía personal sobrada para asegurar el nivel de exigencia de nuestra Real Maestranza, que preside S.M. el Rey. Nuestra Real Corporación tiene un ilustre pasado, y con la incorporación de nuevos maestrantes, algunos de ellos muy  jóvenes, que se unen para compartir nuestros valores, se asegura el futuro“.

Ilma. Sra. Dña. Urquiola Mariana de Palacio, Valle de Lersundi, de Palacio y Valle

Entráis hoy a formar parte como miembros de pleno derecho de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, una de las cinco Reales Maestranzas de España que, junto con las cuatro Órdenes Militares,constituimos corporaciones nobiliarias que dependemos directamente de S.M. el Rey. Somos herederos de los Cofrades Nobles de San Jorge, una de las instituciones con mayor solera del Reino de Aragón, con cinco siglos de existencia jurídica desde Fernando el Católico. Exactamente el próximo día 24 de este mes de mayo conmemoraremos el 513 Aniversario y siete siglos de existencia fehaciente de servicios de armas y de gloriosa historia“.

Además de estos rasgos propios de nuestro Real Cuerpo, que han jurado hoy los nuevos maestrantes y que ha sido renovado al tiempo internamente por quienes ya lo éramos, no podemos olvidar que en la raíz misma de nuestra razón de ser se encuentra España, la lealtad a la Corona, la defensa de la religión católica y la humildad y buenas intenciones que requieren la condición de noble. Una corporación nobiliaria carece de razón de ser si su finalidad empieza y termina con la simple reunión de personas nobles“.

Sra. Dña. Isabel San Gil y Alcalá-Galiano (centro)

Hay que mantener vivos los valores propios de la nobleza que constituyen nuestras esencias, el honor, el patriotismo, la generosidad, la honradez, el valor, el servicio, la lealtad, y los valores del humanismo cristiano, todo ello con absoluta lealtad a la Corona“.

Este año pasado ha sido un año especialmente difícil y complicado para España desde un punto de vista institucional y por el desafío independentista de las instituciones autonómicas catalanas, que ha tenido su punto más álgido en el referéndum ilegal y en la declaración unilateral de independencia del pasado mes de octubre. La Real Maestranza de Caballería de Zaragoza aprobó por unanimidad de la Junta Particular una declaración institucional de apoyo a la Corona y en defensa de la secular y sagrada unidad de España, que se envió a S.M. el Rey, que acusó recibo y agradeció el gesto. Como corporación nobiliaria española que somos, y así se contempla en nuestras Ordenanzas, estamos obligados a la defensa de la Patria y de S.M. el Rey nuestro Hermano Mayor y jefe supremo“.

Esto forma parte de nuestras esencias y no debemos olvidarlo nunca“.

Desde hoy lucís sobre el pecho nuestra venerada divisa, la Cruz blanca de Iñigo Arista, que debéis enarbolar como cruz de guía en vuestras actividades diarias. La nobleza tiene hoy razón de ser y es ejemplo en la vida diaria de los valores morales y patrióticos. La nobleza es también la nobleza del corazón y de los buenos sentimientos; es la ayuda desinteresada; es callar antes de ofender; es aceptar a las personas por lo que son y no por lo que queremos que sean. La nobleza requiere un corazón puro y de buenas intenciones, saber reconocer los méritos ajenos y los errores propios“.

Hemos de tratar de ser los mejores, de buscar la excelencia. Sin pretensión de privilegio alguno, intentaremos ser considerados por nuestra labor de forma que los reyes que nos presidieron y presiden puedan sentirse satisfechos y cómodos en su papel, incluso orgullosos. A ello nos aplicamos con esfuerzo, vigor y competencia“.

Sra. Dña. Patricia de Rivas, Toribio, Romero-Valdespino y González

Como tantas instituciones vivas y con deseo de estar presentes en los retos y oportunidades que plantea el siglo XXI, la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza busca destacar en la cambiante sociedad actual como nuestros antepasados supieron hacerlo en la suya. Intentaremos ser ejemplares y competitivos además de leales. Los descendientes de esos protagonistas de nuestro pasado y presente estamos por ello obligados a la ejemplaridad y la autoexigencia, se lo debemos a España, a nuestro Rey y Hermano Mayor y a nuestros antepasados cuyo nombre intentamos honrar con nuestra conducta“.

Os animo por tanto a ser buenos Caballeros y Damas, en toda la extensión de significado que estas palabras suponen, y que nuestro Santo Patrón el Señor San Jorge nos ayude a cumplir lo que hemos prometido“.

Les hemos transcrito, queridos lectores que nos siguen, el discurso completo del Teniente de Hermano Mayor, Luis Navarro Elola, un discurso brillante y aleccionador en todos sus pasajes y especialmente oportuno en alguno de ellos, no exento de cierta bravura.

Pero tenía algo más que anunciar y, a continuación, nos dijo lo siguiente:

Sra. Dña. Esther de Pedro, Pérez-Salado San Gil y Pérez

Ha llegado un Oficio del Palacio de la Zarzuela.  Como saben los maestrantes que ayer asistieron a la primera sesión de la Junta General, se ha renovado la Tenencia en mi persona, en un segundo mandato, como XVIII Teniente de Hermano Mayor. Contesté a la Zarzuela agradeciendo el nombramiento a S.M. y expresándole la lealtad de todos los Caballeros y damas de este Real Cuerpo y se ha recibido el siguiente escrito, dirigido a mí: 

Distinguido amigo, de acuerdo con los deseos que manifiesta en su carta, con mucho gusto he transmitido a S.M. el Rey su agradecimiento por haberle designado Teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza y las muestras de adhesión y lealtad de todos los Caballeros y Damas de esa Real Maestranza que pone de manifiesto. Al cumplir con el mayor agrado el encargo de S.M. le saluda atentamente“.

Jaime Alfonsín, (Jefe de la Casa de Su Majestad el Rey).

Finalizó así el acto solemne en el Palacio de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza y nos dirigimos después hacia la catedral de la Seo, para asistir a la celebración de la Santa Misa, que sería oficiada por el canónigo Ignacio Sebastián Ruiz.

Ilma. Sra. Dña. Gema Romero-Valdespino, Goytia, Ruíz y García, Marquesa de los Álamos del Guadalete

Antes de llegar a la catedral tuve oportunidad de hablar con Dña. Ana Isabel de Palacio y Valle, ex ministra y persona que proviene de una familia donde es tradición ser Caballeros y Damas Maestrantes. Precisamente por esto le pregunté ¿qué significaba para ella el haber ingresado en la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza?, y esto es lo que me respondió:

Sobre todo el haber ingresado ahora, digamos en los tiempos que vivimos en los que la nación española se ve cuestionada, lo que es y lo que ha sido, en Cataluña, que a fin de cuentas es parte del Reino de Aragón históricamente, hace que estas instituciones históricas tengan un sentido especial porque la historia vertebra la nación y esta Maestranza forma parte de la historia de Aragón y por lo tanto de la historia de España“.

El mio ha sido un ingreso reflexionado y creo que tiene sentido hacerlo en estos momentos, por lo menos para mí lo tiene, y no solo por la cuestión protocolaria sino porque es una forma de decir estoy en la Maestranza, participo y comparto ese sentido de nación española trabado por la historia, trabado por las instituciones, trabado por nuestra Corona y trabado por todos.

Cada cual contribuye y esto es también una forma de contribuir en ese tiempo histórico sin el cual no se entiende España y que abiertamente estamos cuestionando, y esto de nuevo, si en algún sitio tiene especial vigencia es en el antiguo Reino de Aragón“.

Teniente de Hermano Mayor Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola

Habíamos llegado a la catedral de la Seo y entramos, junto con numerosas autoridades e invitados, en este majestuoso templo cristiano donde tradicionalmente juraban sus cargos los reyes de Aragón.

Un hecho poco conocido es que en esta catedral se cometió un crimen. En el año 1485 fue asesinado, junto al altar mayor, por un grupo de judíos conversos, Pedro Arbués, primer Inquisidor General del Reino de Aragón, nombrado por Tomás de Torquemada, confesor de la reina.

Pero en esta feliz ocasión que nos ocupa el altar se hallaba bellamente adornado por hermosos centros florales y la Santa Misa se inició en un ambiente de gran brillantez y solemnidad.

Asistieron el Justicia de Aragón, Excmo. Sr. D. Ángel Dolado y el Subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Ilmo. Sr. D. Ángel Val Pradilla.

Las principales autoridades militares que asistieron fueron los Generales, Excmos, Srs. Julián Roldán Martínez, Jefe de Movilidad Aérea del Mando Aéreo de Combate; Antonio Francisco Nebot Más, Jefe de la Base Aérea de Zaragoza; Carlos Crespo Romero, Jefe de la 8ª Zona de la Guardia Civil, y los Coroneles, Ilmos. Srs. Jaime Vidal Pérez, Jefe del Regimiento España 11, y Jorge J. Fernández, Jefe del Regimiento Pavía.

Autoridades militares y civiles

Entre los numerosos invitados pudimos ver a destacadas personalidades de la sociedad zaragozana, como Dña. Pilar de Yarza, Presidenta Editora de Heraldo de Aragón. Se dio lectura del Apocalipsis y de un pasaje del Santo Evangelio según San Juan. Al Salmo responsorial contestamos, a tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu En la homilía, el R.V. Ignacio Sebastián Ruiz, nos recordó que celebrábamos, de forma trasladada, la festividad de San Jorge, Patrón de Aragón y con acierto Patrón de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, valiente Caballero en el cual se agrupaban todas esas virtudes que tan acertadamente proclamaron al final del acto de juramento en el edificio de la Real Maestranza, tanto el Teniente de Hermano Mayor como quien habló en nombre de los nuevos maestrantes.

De todos es sobradamente conocida la historia, en gran parte legendaria, de San Jorge. A pesar de todo vamos a repasarla, siguiendo las palabras del canónigo, porque interesa sobremanera para poder destacar algunos aspectos de su vida y de su muerte.

Según el Beato Jacopo de la Voragine, San Jorge era un caballero cristiano originario de Capadocia. Dice la leyenda que un día, cuando cabalgaba por la provincia de Libia, llegó a una ciudad llamada Silca, cerca de la cual había un pantano. Allí habitaba un dragón que asolaba toda aquella región. La población entera se había reunido para darle muerte pero el aliento de aquella monstruosa fiera era tan terrible que nadie se atrevía a acercarse. Para evitar que atacase a la ciudad le arrojaban todos los días algunos corderos, pero cuando se agotaron los animales hubo que sustituirlos con seres humanos, los cuales eran elegidos por sorteo.

Al llegar San Jorge a la ciudad coincidió que habían elegido a la hija del propio Rey para ser entregada a las fauces del dragón, y al no presentarse nadie que quisiera sustituirla tuvo que salir al encuentro del dragón, vestida de novia. Pero San Jorge, caballero cristiano, se adelantó hacia la fiera y la atravesó con su lanza. Enseguida le pidió a la princesa su ceñidor, lo ató al pescuezo del monstruo y lo entregó a la joven que lo llevó cautivo a la ciudad. El dragón, ceñido por la princesa, siguió a esta como un inofensivo cachorrillo.

Al ver semejante prodigio, todo el pueblo se sobrecogió de terror, se disponían a huir, pero en ese momento San Jorge dijo que bastaba con que creyesen en Jesucristo, con que se bautizasen en la verdadera fe para que el dragón muriese. Y el Rey y sus súbditos aceptaron la propuesta y el dragón murió.

Por entonces, y esto sí que es la historia, estalló la cruel persecución de Diocleciano y de Maximiano.

San Jorge, declarado cristiano públicamente, para alentar a todos aquellos que vacilaban en su fe, empezó a gritar en la plaza pública “todos los dioses de los paganos y los gentiles no son sino demonios. El Dios que creó los cielos y la tierra ese es el verdadero Dios“. Daciano le mandó arrestar y, como no consiguió que renegase de Jesucristo ordenó a los verdugos que lo azotasen y lo torturasen con hierros al rojo.

Canónigo Ignacio Sebastián Ruiz

Ante la fortaleza, en el martirio, de San Jorge, la misma mujer de Daciano, que había presenciado toda la escena, asombrada por aquella postura, se convirtió al cristianismo movida por el ejemplo del santo. Pero a pesar de todo Daciano mandó decapitar a San Jorge y la sentencia se llevó a cabo sin ninguna dificultad.

Esta es una versión de las muchas que circulan de la vida de San Jorge, sacada de las actas de los mártires, unas actas que se popularizaron desde muy antiguo en Europa, en diferentes formas. La leyenda del dragón, al contrario, aunque ocupa un lugar muy importante en la tradición de San Jorge, no es sino una adición no anterior al siglo XII.

A pesar de todo, esto nos induce en realidad a pensar que San Jorge fue un mártir, el mártir de Diasporis, es decir Libia, en la actual Palestina, y que lo fue probablemente incluso antes de la época de Constantino. Fuera de esto, nada más podemos afirmar con certeza, porque el bloque mayoritario de sus actas se perdió. Sí sabemos que el culto a San Jorge es antiquísimo en la cristiandad.

Leyenda de San Jorge

Ya, peregrinos del siglo VI y VII dicen que vieron un santuario dedicado a San Jorge en la misma ciudad donde había sido martirizado. Pues bien, tanto su historia como su leyenda nos llevan precisamente a contemplar una serie de virtudes, las virtudes del hombre cristiano fiel y del caballero entregado. El mensaje de San Jorge, en primer lugar, es un mensaje de santidad. La santidad de San Jorge se nos demuestra también en la narración del dragón. No podemos saber si verdaderamente es cierto, lo más probable es que sea una adición pero el pueblo cristiano siempre ha adornado con sus leyendas, con sus tradiciones, aquello que no podía explicar desde la teología o desde el sentido común. De todas formas, dichas narraciones son un símbolo de los ideales y de las convicciones de aquellos cristianos que entonces,y a lo largo de toda su historia lo han dado todo por su fe en Jesucristo, y es así como en la leyenda del dragón hay muchos elementos que coinciden con la realidad de la redención del género humano traída por Jesucristo.

El dragón, lejos de ser un personaje mitológico, representa al verdadero dragón, a Satanás, al ángel caído hasta el infierno puesto que en las Escrituras ya se le da ese nombre, el dragón antiguo, el dragón ancestral. Ese aliento pestilente del dragón, que repelía a aquellas personas de la ciudad, representa el veneno de las herejías que siempre los enemigos han vertido en la iglesia para intentar disolver las cualidades, la moral y los valores que la iglesia siempre ha defendido.

Niegan el sacrificio redentor de Jesucristo y por lo tanto niegan también la resurrección y todos los dogmas de la salvación.

Aquella doncella, que tenía que ser entregada para ser devorada, representa a la humanidad caída, aquella humanidad que cayó en el pecado original y que si no hubiera sido por la redención traída por Jesucristo, su suerte después del pecado habría sido la eterna condenación bajo las garras de Satanás. Y San Jorge, el caballero, representaría entonces a Jesucristo y a aquellos que tomando como modelo a Cristo han vivido sus virtudes en medio del mundo. Es el caballero cristiano . El que imita las virtudes de Cristo, quien derrota al demonio y lo hace de una vez para siempre, y lo hace Cristo en el árbol de la cruz y el caballero con su vida ejemplar.

De todos modos, sea cierto o no el episodio del dragón, el mensaje de santidad de San Jorge está contenido precisamente en su muerte martirial, a principios del año 300, por lo que hacemos también una breve documentación acerca de lo que es un mártir porque todos estamos llamados a serlo, porque mártir no es otra cosa que el testigo de Jesucristo en medio del mundo.

El mártir continúa la pasión de Cristo.

Teniente de Hermano Mayor, Conde de Aranda, Caballero Fiscal, Caballero Secretario, y Habilitador Primero

Cuando se recuerda un mártir, como lo hacíamos nosotros ese día con San Jorge, lo que se evoca es su vida y por supuesto su muerte, y se piensa, con razón, que el mártir es un ejemplo de vida cristiana a seguir puesto que es el testigo de Cristo por excelencia.

Se piensa también que el mártir es aquel que vivió en grado de perfección heróica todas las virtudes, tanto naturales como sobrenaturales, y que por esto es ejemplo que perdura en la iglesia.

El mártir es aquel a quien hay que imitar en el ejercicio de las virtudes. Son sus virtudes lo que se considera por lo general cuando se evoca la muerte del mártir.¿Y qué virtudes son las del mártir, las de San Jorge, las que debe saber imitar cada caballero cristiano a lo largo de la historia?: La valentía, cuando un mártir afronta la muerte y derrama su sangre y entrega su vida por confesar el nombre de Cristo. Fe, cuando un mártir no solo no niega a Cristo sino que entrega su vida por confesar el nombre del Señor como que es el hombre verdadero y el Dios verdadero. Fortaleza, a veces sobrenatural, cuando soporta torturas también sobrenaturales.

O quizá en nuestro mundo actual, cuando nuestra sociedad occidental soporta ese martirio lento del desprecio de lo que representa el caballero cristiano, del desprecio de las virtudes que intenta vivir, el desprecio de todos aquellos valores que manifiesta con su vida.

Y junto con la valentía, con la fe, y la fortaleza, la perseverancia que también es un don sobrenatural, cuántas veces, sobre todo cuando se ve la firme voluntad del testigo de Cristo de profesar la fe del Señor a pesar de las circunstancias adversas, a pesar de que incluso le pueda ir la vida en ello.

Por lo general se considera en el mártir su aspecto humano de heroicidad, es decir se considera al mártir como lo que es, un ejemplo de cómo una persona humana, en medio de sus debilidades, puede vivir las virtudes en grado heróico, hasta dar la vida por ellas.

Aspecto parcial de la catedral de la Seo

Todo esto está bien y esto es lo que hay que considerar en la evocación de la vida del mártir. Pero hay algo más en la vida y en la muerte del mártir, algo mucho más profundo y misterioso que un gran ejemplo de cómo practicar virtudes. La heroicidad en la práctica de las virtudes es solo un aspecto de la realidad del mártir, y es la presencia de lo divino y lo sobrenatural. El mártir, más que un instrumento asociado a la pasión de Cristo, participa de tal forma en su pasión que puede decirse que es el mismo Cristo, en el mártir, quien continúa su pasión.

Terminó el R.V. Ignacio Sebastián la homilía con estas palabras: “Jorge, este nombre suscita testimonio, suscita la idea de santidad, suscita la idea de protección y de intercesión. No solamente San Jorge, nuestro Patrón, evoca valores profundamente cristianos, sino como se ha dicho en el palacio de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, encarna valores patrióticos y caballerescos. Valores que tienen que ser asumidos por todos los que estamos aquí presentes, valores que tienen que ser vividos y transmitidos, aunque efectivamente, señor Teniente de Hermano Mayor, la sociedad en la que vivimos no lo sepa comprender, no lo sepa valorar“.

La eucaristía, en sus diferentes pasajes, estuvo magníficamente acompañada por bellas composiciones musicales de carácter religioso interpretadas al órgano por José Luis González Uriol, Organista Titular de las catedrales de Zaragoza.

El Caballero y la Dama, más jóvenes, de los nuevos maestrantes, fueron los encargados de realizar una colecta que, al igual que en años anteriores y como gesto de solidaridad del caballero cristiano, tenía como destino colaborar con proyectos de ayuda solidaria desarrollados por Cáritas Diocesana.

Excma. Sra. Dña. Mª Soledad Descartín Marquesa viuda de Valdeolivo

Finalmente veneramos a San Jorge depositando un beso en la Reliquia del Santo que guarda la Real Maestranza de Caballería en su palacio y que para esta ocasión se traslada cada año , para ser venerada, al altar mayor de la catedral de San Salvador, conocida popularmente como la Seo.

Retornamos luego al palacio de la RMCZ donde la corporación ofrecía un aperitivo.

El Teniente de Hermano Mayor pronunció unas palabras de agradecimiento, en nombre de todos los Caballeros y Damas Maestrantes, a todas las autoridades, eclesiásticas, civiles y militares, corporaciones nobiliarias e invitados asistentes, por su asistencia y por el cariño afecto y respeto que muestran hacia la institución.

Enlazó sus palabras de agradecimiento con el siguiente brindis:

Como es nuestra costumbre en todos nuestros actos, os pido que llenéis vuestras copas para, antes de comenzar, efectuar un brindis”. “Bajo la advocación de nuestro Santo Patrón, el Señor San Jorge, y con todo nuestro afecto y lealtad a España y a la Corona, a cuyo servicio estamos, os pido que levantéis vuestras copas y brindéis conmigo por nuestro augusto Hermano Mayor, ¡POR EL REY! y ¡POR ESPAÑA!

A partir de este momento, finalizados los actos más solemnes y con el ambiente algo más relajado, sin perder el protocolo, tuve de nuevo oportunidad de hablar con algunas de las personalidades que habían efectuado Juramento o Amadrinamiento y aproveché la ocasión para hacerles algunas preguntas que me permitieran luego dar cuerpo al presente trabajo informativo.

En primer lugar les ofrezco las preguntas efectuadas al Excmo. Sr. D. Luis Martínez de Irujo, Hohenlohe-Langenburg, Fitz-James Stuart y de la Cuadra, Duque de Aliaga, y sus respuestas.

¿Qué supone para V.E. el haber ingresado en esta noble corporación?

“Como he dicho antes en el discurso, por la vinculación que tengo por mi familia con Aragón, continuar una tradición de casi cinco siglos en la que de manera prácticamente ininterrumpida, hemos pertenecido a esta institución. Supone continuar con la tradición y la renovación de este tipo de corporaciones para que sigan manteniendo lo que han sido siempre y darles continuidad”.

¿El hecho de que hayan elegido a V.E. como portavoz del resto de sus compañeros, añade algún matiz especial a la ceremonia?.

No, ninguno. Al final, tiene que haber un representante, he tenido la suerte de que me lo hayan pedido a mí y espero haber representado bien lo que es el sentimiento y el pensar de todos los Caballeros y Damas maestrantes“.

Duque de Aliaga (Izda)
Conde de Aranda (Dcha)

¿El acto en su conjunto, qué le ha parecido?.

El acto ha sido muy bonito y ha estado muy bien organizado y la Santa Misa también ha estado muy bien“.

Seguidamente hablé unos instantes con el Ilmo Sr. D. Francisco Javier Fitz-James Stuart, de Soto, López-Doriga y Gómez, Conde de Montalvo.

También a él le pregunté ¿qué le suponía el ingreso en la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza? .

He aquí su respuesta: “En primer lugar es un honor pertenecer a una corporación nobiliaria española y lo que hacemos es buscar, por vínculos familiares, y en mi familia los hay, con la RMCZ, ensalzar los valores caballerescos, valores cristianos, valores muy arraigados en lo que es nuestra cultura española y aragonesa por supuesto. La ceremonia ha sido preciosa en este palacio y en la Seo, y la idea es colaborar con estas instituciones para que perduren en el tiempo y preservar nuestras raíces y tradiciones“.

¿Cuál es la tradición familiar?.

Nosotros tenemos vinculación familiar, por la Casa de Montijo, a través del apellido Palafox sobre todo, con lo que es la Maestranza de Zaragoza y con lo que es también Iñigo Arista y la Cruz de Iñigo Arista, que descendemos también por la rama de Navarra de esta familia. Por lo tanto tenemos esos vínculos con Aragón y Navarra“.

Luego , el conde añadió lo siguiente:

Las principales razones , en mi opinión, para formar parte de esta maestranza como corporación nobiliaria que es, son reafirmar la lealtad al rey, la defensa de la unidad de España puesta en cuestión en estos últimos tiempos, la defensa de los valores cristianos que conforman nuestra nación que es España y la defensa y recuerdo de nuestra historia sin duda llena de grandes logros y en cierta medida olvidada o menoscabada. Las corporaciones nobiliarias representan la historia de España de la que han sido partícipes directos desde sus orígenes y solo por eso hay que apoyarlas. Independientemente de los vínculos de familia con una u otra corporación nobiliaria, que también cuenta, lo más importante es la defensa de la Patria, del rey y de nuestros valores“.

Con el Teniente de Hermano Mayor

Finalmente tuve oportunidad de hablar con Dñª. Pilar González de Gregorio y Álvarez de Toledo, hija de la anterior Duquesa de Medina Sidonia, que había sido Madrina de dos de las nuevas Damas Maestrantes.

Dos preguntas rápidas le hice, que reflejo aquí junto con sus respuestas.

¿A nivel general, qué le ha parecido la ceremonia de hoy?. “Muy bonita, yo ya he estado en otras y la de hoy me ha parecido muy bonita, emocionante y estupenda también porque ha habido mucha gente joven, y el que haya gente joven siempre es más bonito todavía porque se ve mucho futuro y país.

¿Y más en particular, su participación como Madrina de dos Damas, qué ha supuesto?. “Pues además son dos Damas que yo quiero mucho, que he tenido una estrecha relación con ellas porque fueron albaceas de mi madre y tengo hasta una deuda moral, osea que para mí ha sido emocionante”.

Excma. Sra. Dña. Pilar González de Gregorio
Ilmo. Sr. D. José Márquez, González de Gregorio

Además de ser Madrina de dos Damas, Dñª. Pilar es madre de uno de los nuevos Caballeros Maestrantes, el primero en efectuar juramento, Ilmo. Sr. D. José Márquez, González de Gregorio, Osorio y Álvarez de Toledo. A los dos, radiantes junto al retrato de S.M. el Rey, les tomé una imagen que dejamos aquí para el recuerdo de un día inolvidable.

Está en la naturaleza de las cosas que todo en la vida tiene un principio y un final.

He de poner término a este reportaje, en el que me he extendido más de lo habitual, y lo hago con la esperanza de haberles transmitido lo esencial de todo lo acontecido en esta solemne celebración que la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza hizo el pasado día 5 de mayo, de la festividad de su Santo Patrón el Señor San Jorge.

Felicito a la corporación que representa a la nobleza aragonesa por la impecable organización de la ceremonia, doy la enhorabuena a todos los nuevos Caballeros y Damas Maestrantes, y reitero mi agradecimiento al Teniente de Hermano Mayor, Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola, por su invitación a los actos, que revistieron gran brillantez y solemnidad.

EnglishFrenchSpanish