Noticias

ACTO SOLIDARIO DE LA SAGRADA Y MILITAR ORDEN CONSTANTINIANA DE SAN JORGE EN ZARAGOZA

Foto de familia en la iglesia de San Fernando

En las instalaciones del Acuartelamiento San Fernando, de Zaragoza, donde se ubican la Delegación de Defensa en Aragón, la Jefatura de la Brigada Logística, y otras importantes unidades militares, asistimos el pasado día 14 de diciembre de 2019, a un sencillo, pero a la vez importante acto solidario, llevado a cabo por la Sagrada y Militar Orden Constantiniana de San Jorge. Fue la Sección de los antiguos reinos de Aragón, Navarra y La Rioja, de esta prestigiosa y antiquísima Orden, la encargada de llevar a cabo la iniciativa consistente en una campaña de recogida de ropa que ha posibilitado donar por encima de las 1000 prendas, con destino al Líbano como ayuda humanitaria para los más necesitados.

Realizó la entrega el Delegado, Juan Luis Doncel y Paredes, en la Iglesia Castrense de San Fernando, siendo recogida por el R.V. Ángel Briz Fernández, encargado en este caso también de canalizar la entrega a diversas zonas empobrecidas de este país de Oriente Próximo, donde ha realizado una importante labor pastoral durante su estancia en Misión Internacional, y también en visita personal, pues es el único capellán que ha vuelto al Líbano sin estar de misión internacional.

En esta solidaria campaña participaron los siguientes miembros de la Orden:

Momento de la entrega de prendas de ropa en la iglesia de San Fernando

Ilmos. Srs: Juan Luis Doncel y Paredes, Delegado en Aragón, Navarra y La Rioja; Carlos Enrique de Corbera y Tobeña, Vicedelegado; Gonzalo Vazquez de La Judie, Secretario; Alberto García Mir; Rafael Villuendas Rodríguez, y la Ilma. Sra. Dña, María Teresa Villarreal y Nogués. Y, aunque no son Damas de la Orden, participaron también en la campaña las Ilmas. Sras: Dª Marigel Vegas Blasco, y Dª Patricia Siso Terraza, al igual que D. David Arbues Aisa.

Como invitados al acto de entrega asistieron el Presidente de la Asociación Cultural Los Sitios de Zaragoza, Gonzalo Aguado Aguaron y, en representación de los Reales Tercios de España, Manuel Grao Rivas, Jefe de RR.PP. e Institucionales del Tercio Norte-Delegación Aragón.

Seguidamente, en la propia iglesia de San Fernando, se celebró la Santa Misa, oficiada por el R.V. Ángel Briz Fernández, Capellán Castrense, con consideración de capitán, del Hospital General de la Defensa en Zaragoza, del Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros 12, y de la Iglesia de San Fernando.

El Caballero Gonzalo Vazquez de la Judie dio lectura, primero, del libro del Eclesiástico: En aquellos tiempos, surgió el profeta Elías como un fuego, sus palabras quemaban como antorcha. Él hizo venir sobre ellos hambre y con su halo los diezmó. Por la palabra del Señor cerró los cielos y también hizo caer fuego tres veces. !Glorioso fuiste, Elías, con tus portentos¡ ¿Quién puede gloriarse de ser como tú?.

Fuiste arrebatado en un torbellino ardiente, en un carro de caballos de fuego; Tú fuiste designado para reprochar los tiempos futuros, para aplacar la ira antes de que estallara, para reconciliar a los padres con sus hijos y restablecer a las tribus de Jacob. Dichosos los que te vieron y se durmieron en el amor.

A continuación leyó el Salmo Responsorial: Pastor de Israel, escucha tú que te sientas sobre querubines, resplandece. Despierta tu poder y ven a salvarnos…….

Respondimos a todo el salmo, OH Dios, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve.

Después del Aleluya, el capellán castrense dio lectura del santo evangelio según San Mateo: Cuando bajaban del monte, los discípulos preguntaron a Jesús: ¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?. Él les contestó: Elías vendrá y lo renovará todo. Pero os digo que Elías ya ha venido y no lo reconocieron, sino que han hecho con él lo que han querido. Así también el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos. Entonces entendieron los discípulos que se refería a Juan el Bautista.

En la homilía nos transmitió el R.V. Briz Fernández que el amor de Dios está presente en el altar, desde Cristo en la cruz, para darnos la salvación.

Hizo referencia a las muchas acciones de caridad y ayudas solidarias llevadas a cabo, en el Líbano, entre los más desfavorecidos y necesitados, justamente a través de la parroquia de San Jorge, de la Orden de San Jorge. Con este gesto de hoy, dijo, estáis cumpliendo con el precepto de ayudar a los que están en situación más precaria, en Tierra Santa.

Participando en esta tradición del sábado, de la Virgen María, le pedimos a ella que es la esperanza, la mujer que confía en Dios, la mujer fuerte del evangelio, la mujer que en su seno va alumbrando la alegría de Dios en nosotros, que es la alegría que celebramos en Navidad, porque la Navidad no son los regalos, ni las luces, ni las comilonas, sino que es el Dios humanado, el Dios hecho carne, el Dios que se nos da a cada uno de nosotros por amor.

Aspecto parcial de la iglesia

El Caballero Alberto García Mir, hizo lectura de las siguientes rogativas: para que la paz de Dios congregue a la iglesia en la unidad; para que el Señor ilumine la labor de aquellos que que tienen cualquier tipo de responsabilidad sobre los demás; para que el perdón de Dios concilie a los que están divididos por las guerras y demás formas de violencia; para que la luz de Cristo ilumine, desde este tiempo de adviento, a todos los que buscan la verdad; para que Dios, pastor bueno, nos visite con su gloria y nos fortalezca en su servicio, y para que todos los hermanos y hermanas de la Sagrada y Militar Orden de San Jorge, y su gran Maestre y su familia, para que todos alcancemos las obligaciones a las que hemos sido encomendados.

El R.V. Ángel Briz también pidió por todos los miembros de las Fuerzas Armadas, Guardia Civil, Policía Nacional, y por cuantos sirven a España en Misiones Internacionales.

Una delicada música eclesial invadió el templo, y escuchamos Pescador de Hombres, la conocida canción de significación religiosa que así comienza: Tú has venido a la orilla. No has buscado ni a sabios ni a ricos. Tan solo quieres que yo te siga. Señor me has mirado a los ojos. Sonriendo has dicho mi nombre. En la arena he dejado mi barca. Junto a ti buscaré otro mar.

Esta canción, que se interpreta por lo general en el momento de la Comunión, es considerada uno de los grandes éxitos de Cesáreo Gabaráin. Fue compuesta en 1974 después de un viaje del sacerdote español por Tierra Santa. El Papa Juan Pablo II declaró varias veces que era una de sus canciones favoritas, y por esta razón nombró a Gabaráin como Capellán de Su Santidad.

Una vez finalizado el Oficio religioso, tuvimos la suerte de que el R.V. Ángel Briz nos enseñase la sacristía de la iglesia de San Fernando, pequeña en dimensiones pero grande en contenido, por los numerosos objetos religiosos que guarda, conseguidos todos ellos por el cura, y que no son de la parroquia.

Lo que se ha hecho con esta dependencia es mantener el lugar sagrado, de forma que pase revista, y esté seguro. Hay piezas que se han recuperado, como dos valiosos cálices, que son los más antiguos, y otro más, donado a la parroquia, tiempo ha, por las Damas de San Fernando. También se recuperaron tres Indulgencias, que se habían perdido con las cosas de la parroquia, pero que un caballero tuvo a bien devolver al R.V. Ángel Briz. Son del Arzobispo de Tarragona y Primado de las Españas; del Arzobispo de Sión, Capellán Mayor de S.M. el Rey; y del Arzobispo de Zaragoza, para que todo el que rezase delante del cuadro de San Fernando ganara Indulgencia.

Igualmente nos mostró el capellán castrense, con consideración de capitán, una preciosa talla de la Virgen del Pilar, que tiene la particularidad de haber estado de “misión” en Líbano y en Irak. Existe en la sacristía la copia de un grabado hecho por un artista valenciano que tiene varios lienzos en la Basílica de los Desamparados, para hacer estampas con motivo de la primera salida de la Brigada Aragón al Líbano.

Imagen de la Virgen del Pilar

Vimos luego una bonita talla de Cristo yacente, que también ha estado de “misión” en Irak y en el Líbano. Es una talla articulada, de manera que cuando el Cristo está de misión tiene los brazos clavados en la cruz, y cuando finaliza la misión se le recogen a lo largo del cuerpo. No en la sacristía, pero sí en la iglesia, vimos luego una preciosa escultura, que representa a San Jorge a caballo, que procede de Abukanja, un pueblecito del Líbano donde, según la tradición, se encuentra la huella del caballo de San Jorge. Esta escultura en la que San Jorge luce en el peto de su coraza el escudo de la Orden Constantiniana, fue un regalo del Mukhtar (Alcalde), de Abukanja, al R.V. Ángel Briz en reconocimiento a su labor durante los seis meses que estuvo desplegado con la Brigada Aragón.

Deseosos, como siempre, de ser precisos en nuestras crónicas, quisimos pedirle al capellán castrense que nos concretase un poco más el destino de las prendas de ropa donadas por la Sagrada y Militar Orden Constantiniana de San Jorge, y esto es lo que nos dijo: van destinadas a la parroquia de San Jorge, de la ciudad de Kleyaa, al sur del Líbano, junto a la Base Miguel de Cervantes, donde está la sede central de Cáritas-Líbano, que atiende la zona de Marjayún-Hasbaya, en lo que es el Sector Este, donde están los españoles.

Posteriormente la unidad anfitriona ofreció una comida de hermandad, en la residencia de Jefes y Oficiales Castillejos, del propio Acuartelamiento San Fernando.

Imagen articulada de Cristo

Al inicio de la misma tomó la palabra el Delegado de Aragón, Navarra y La Rioja, Juan Luis Doncel y Paredes, para realizar el siguiente brindis: Vamos a brindar por la ORDEN, por ESPAÑA. por EL PAPA y, como nos encontramos en un recinto militar, vamos a brindar por SU MAJESTAD EL REY.

Como si de una sola voz se tratara, acompañamos el brindis y a continuación nos dispusimos a disfrutar del ágape y de la sobremesa, que se prolongó hasta bien entrada la tarde.

Concluyó así una magnífica Jornada, y nosotros concluimos este relato felicitando, desde estas sencillas lineas de los Reales Tercios de España, a la Sagrada y Militar Orden Constantiniana de San Jorge, en la persona de su Delegado en Zaragoza, Navarra y La Rioja, Juan Luis Doncel y Paredes, por la brillante organización de los actos, a la vez que le expresamos nuestro agradecimiento por haber sido invitados a los mismos, y gratitud expresamos también a Carlos de Corbera y Tobeña, Vicedelegado de la Orden, por las infinitas facilidades que nos ha brindado para la confección del presente trabajo informativo.

EnglishFrenchSpanish