Actos Sociales

CONCIERTO BENEFICO DEL CORO DE CABALLEROS Y DAMAS CADETES Y UNIDAD DE MUSICA DE LA ACADEMIA GENERAL MILITAR

Coro de Caballeros y Damas Cadetes y Unidad de Música de la AGM (foto AGM)

Hay tradiciones que no se deben perder y una de ellas es el Concierto de Navidad que cada año nos ofrecen el Coro de Caballeros y Damas Cadetes y la Unidad de Música de la Academia General Militar. Un concierto que todos los años se realiza en fechas cercanas a la celebración de la Natividad del Señor, a beneficio de la Santa y Real Hermandad del Refugio y Piedad de Zaragoza, entidad organizadora del mismo.

En la edición de 2016 tuvo lugar, como es habitual, en la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza, a partir de las 20.30 horas, con una gran afluencia de público. Asistió el general director de la Academia General Militar de Zaragoza, GB. Luis Lanchares Dávila, y el jefe de Movilidad Aérea del Mando Aéreo de Combate, GD. José Alfonso Otero Goyanes.

Igualmente asistieron numerosos coroneles jefes de Unidad de la AGM y la cúpula directiva del Centro Universitario de la Defensa. De la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil (Zaragoza), asistió Manuel Grao Rivas, Vocal de Comunicación.

Se inició el concierto con la interpretación del conocido pasodoble La Marcelina, de Bernardo Adam Ferrero, y luego escuchamos la pieza sinfónica, Choral Music, de J. De Haan, que se basa en la melodía-Himno, “Solit ich meinem Gott nicht singen“, (No he de cantar mi Dios), del compositor alemán Johann Schop, siglo XVII. Aunque el título lo sugiere, Música Coral, es cualquier cosa menos una coral tradicional. El trabajo de alto contraste comienza con una introducción rápida y dramática. Después de varias referencias temáticas, la coral se oye en su forma original y termina en una conclusión torbellino.

Seguidamente se nos ofreció “Danse Bacchanale“, de la Ópera Sansón y Dalila, de Camile Saint-Saëns. La Bacanal se utiliza a menudo para citar la irracionalidad de una mente alterada. Su nombre evoca las celebraciones griegas con mujeres y vino. La función de esta danza tribal de fuego es añadir tensión al clímax final que representa a Sansón destruyendo el templo y a sus enemigos.
A continuación disfrutamos de algo que hizo las delicias de todos nosotros. El narrador y presentador de televisión, David Marqueta Guallar y la Unidad de Música de la AGM, nos ofrecieron una fantasía sinfónica, para narrador y banda.

Actuación del narrador David Marqueta Guallar

Escuchamos, con acompañamiento musical, algunos pasajes de “EL Quijote“, la universal obra de Miguel de Cervantes, del que se cumplía en 2016 el 400 aniversario de su muerte.

Finalizó la primera parte del concierto, que se reanudaría después de unos minutos de descanso con la aparición en el escenario del Coro de Caballeros y Damas Alféreces Cadetes y Caballeros y Damas Cadetes de la Academia General Militar.

El primer tema que escuchamos fue Against All Odds, (Take a Look at Me Now), una canción escrita y grabada originalmente por el cantante británico Phil Collins. Fue la canción principal de la película de 1984 Against All Odds, y fue lanzada por primera vez en la banda sonora de la misma. Es una balada en la cual su protagonista le implora a su amante que, “lo mirase en este momento”, (Take a look at me now), sabiendo que el camino hacia la reconciliación tiene muchos obstáculos , pero vale la pena intentarlo.

Destacada intervención tuvo en esta pieza el soldado Ismael Moreno, que nos dio un recital de virtuosismo como solista al saxofón alto.

Seguidamente, con interpretación coral, escuchamos el villancico ANDE, ANDE, ANDE, (popular) y a continuación el también villancico White Christmas, (Arr. N. Iwai), la canción más vendida de todos los tiempos, (versión de Bing Crosby).

Escuchamos luego La Canción del Soldado, obra de José Serrano Simeón (1917), y letra del comediógrafo Sinesio Delgado.

Continuando con el ardor guerrero se interpretó “El novio de la muerte” (J. Costa), impresionante himno de la Legión inspirado en Baltasar Queija Vega, primer legionario caído en combate, el 7 de enero de 1921.

Después de la fiereza de la canción legionaria vino un poco de calma. Sobre el escenario, micrófono en mano, intervino el Hermano Mayor de la Santa y Real Hermandad del Refugio y Piedad de Zaragoza, Manuel Marqueta Arias, para decir, dirigiéndose al general Luis Lanchares, lo siguiente:
Mi general, ha pasado un año desde que en este mismo emblemático auditorio de la ciudad de Zaragoza le dirigí unas palabras con motivo del XVII Concierto de Navidad a cargo de la Unidad de Música y Coro de Damas y Caballeros Cadetes de la Academia General Militar, constituido en esta ocasión por más de 200 jóvenes“.

Quiso que sus primeras palabras fueran de gratitud al personal citado anteriormente por su generosa y desinteresada aportación artística, de los instrumentistas de la Unidad de Música y por parte de los componentes del Coro de Damas y Caballeros Cadetes, que se constituye y prepara exclusivamente para participar en este concierto de forma voluntaria, sin los cuales no hubiera sido posible el desarrollo de este concierto.

De él destacó el sacrificio, aportación humana, sentida y cariñosa, puesta de manifiesto durante todo el año cuando un grupo de cadetes se acerca a la Hermandad del Refugio para dar lo mejor de cada uno de ellos durante el reparto de las cenas, los miércoles de cada semana, a las personas más necesitadas, aportando el afecto y cariño, tan anhelados.

Igualmente quiso dar las gracias, muy especialmente, al Excmo. Sr. D. Luis Lanchares Dávila, general director de la Academia General Militar, por haber hecho realidad este concierto mediante su autorización, y al padre Miguel Ángel por su dedicación durante los ensayos y su callada labor.

Luego dijo lo siguiente:
Este evento pone de manifiesto, una vez más, la entrañable relación que existe entre la Academia General Militar y la Hermandad del Refugio“.

También dirigió palabras de felicitación al teniente Roberto Sancasto Calvo y componentes de la Unidad de Música, por el concierto ofrecido, y al suboficial mayor, de la Unidad de Música de la Academia, Vicente Masmano Ortíz, al subteniente José Luis Dominguez Pardillo y al sargento Marcos Gutiérrez Rojo, recientemente incorporados a la Unidad de Música, por el esfuerzo artístico que habían manifestado en tan corto período de tiempo para poder estar a la altura del resto de los componentes, participando en el mismo.

Destacó el haber contado este año con la participación de Don David Marqueta Guallar, periodista con una dilatada trayectoria y marcado prestigio, al que tenemos que agradecer de forma especial su desinteresada y brillante aportación narrativa recordando con ello al escritor y soldado Miguel de Cervantes, en el cuarto centenario de su fallecimiento.

Manuel Marqueta continuó su alocución con estas palabras:
Este es el fin, agradecer a la Academia General Militar, Auditorio, Ibercaja, La Caixa, a los Medios de Comunicación Social y a todas las personas que, con su colaboración, han hecho posible este concierto, y especialmente al personal de la Oficina de Comunicación de la Academia por el apoyo recibido. Por último agradecer a todas las personas asistentes y a quienes, no pudiendo estar presentes, han colaborado con su participación económica en la fila cero“.

De nuevo se dirigió al general Luis Lanchares para decirle lo siguiente:

GB. Luis Lanchares (Foto archivo)

Mi general, aprovecho el momento para solicitarle la colaboración de la Unidad de Música y Coro de Damas y Caballeros Cadetes, ambos pertenecientes a la Academia General Militar, a fin de poder celebrar el año próximo nuestro décimo noveno Concierto de Navidad“.

A ello, el general Lanchares le contestó afirmativamente y Manuel Marqueta, después de manifestarle su gratitud, finalizó su intervención deseándonos a todos unas felices fiestas y un próspero año nuevo.

En el programa que obraba en nuestro poder no figuraba ninguna actuación más, sin embargo el concierto no había terminado aún.

Puestos en pie cantamos con gran entusiasmo el Himno de la Academia General Militar y seguidamente escuchamos el Himno de España en medio de un profundo y respetuoso silencio.

Todavía nos aguardaba una interpretación más. Después de los numerosos y repetidos aplausos recibidos de todo el auditorio, la Unidad de Música de la AGM nos ofreció, “Campanera“, el conocido tema compuesto por Genaro Monreal, junto con Naranjo y Murillo.

Ahora sí, después de escuchar la canción que popularizó Joselito en los años 50, el concierto había llegado a su fin, pero nosotros no concluimos por ahora nuestra crónica pues queremos hacerles llegar, queridos lectores que nos siguen, dos importantes semblanzas que nos han facilitado, acerca de las dos principales entidades protagonistas del XVIII Concierto de Navidad, y que reproducimos en su totalidad.

Manuel Marqueta (Foto archivo)

La primera de ellas se refiere a la Unidad de Música de la Academia General Militar, que nace en el año 1882 junto con el propio centro de formación de oficiales con sede en Toledo. Al finalizar la Primera Época se dispuso que conformase parte de la recién creada Academia de Infantería.

El 20 de febrero de 1927 se reanudan las actividades de la AGM, situada en Zaragoza, iniciando así su Segunda Época, en la que contó con su correspondiente Unidad de Música hasta su disolución en 1931.

La AGM volvió a abrir sus puertas el 15 de septiembre de 1942 iniciando la Tercera Época, que dura hasta nuestros días.

Contaba con una Unidad de Música que había prestado sus servicios, sucesivamente, en la Academia de Formación de Oficiales de Infantería (1937-39) y la Academia de Transformación de Oficiales Profesionales de Infantería (1939-42).

Desde ese momento y hasta hoy, la historia de la Unidad de Música forma parte indisoluble de la AGM.

Esta Unidad ha participado en todos los actos ceremoniales y celebraciones organizados por la Academia General Militar, desde la entrega de la Bandera donada por la Reyna Mª Cristina (1886), hasta las más recientes Juras de Bandera y entregas de Despachos a Su Majestad el Rey Don Felipe VI, siendo entonces Príncipe de Asturias, y a su padre el Rey Don Juan Carlos I.

Unidad de Música de la Academia General Militar

Además de cumplir con todo el ceremonial de la Academia y asistir a los actos militares que se organizan en la plaza de Zaragoza, la Unidad de Música ha grabado y actuado para cadenas de TV y radio, y ha realizado varias giras por toda España ofreciendo conciertos en lugares tan importantes como el Auditorio Manuel de Falla de Granada, el Auditorio de Zaragoza, el Palau de la Música de Barcelona, o el Auditorio Baluarte de Pamplona. Destaca la actuación conjunta de 1988 con la US Army Band en Washington.

Todos los miembros de la Unidad están en posesión de la titulación requerida para formar parte de ella, ya bien como miembros del Cuerpo de Músicos Militares o como Militares Profesionales de Tropa Especialistas Músicos del ET.

En la actualidad figura al frente de la Unidad el Teniente D. Roberto Sancasto Calvo y como Subdirector el Suboficial Mayor D. Vicente Masmano Ortiz.

Vamos ahora con una breve reseña histórica de la Hermandad del Refugio.

La primera Hermandad del Refugio de la que tenemos noticia se funda en Granada a finales del siglo XVI y principios del XVII, durante el reinado de los Austrias, se constituye la de Madrid, por los Sres. Antequera, Laso de la Vega y Serra, teniendo como finalidad la de albergar y alimentar a los pobres, conduciendo a estos, y a los dementes, a los establecimientos donde pudieran ser atendidos, amparar expósitos, costear la lactancia a los niños de familias pobres, dotar doncellas, socorrer madres abandonadas y ayudar a domicilio a los pobres vergonzantes.

Desde Madrid se extiende la idea a otras ciudades , entre ellas Zaragoza, donde en 1642 se reúnen doce vecinos de la ciudad, de los que solo conocemos los nombres de D. Pedro Fernández de Heredia y Fray Juan Cebrián, celebrando sus primeras actividades en la iglesia de San Andrés. El 5 de octubre de ese mismo año el arzobispo de la diócesis, D. Pedro de Apaolaza, aprueba la constitución de la Hermandad, estando como Hermano Mayor el Duque de Lesma. Sus actividades son principalmente: establecer turnos de visitas a enfermos en las diferentes demarcaciones de Zaragoza, pedir limosna una vez en cada parroquia para repartirla después entre los pobres de la misma, organizar por las calles rondas en petición de limosnas, y repartir en Pascua cien reales de plata entre los necesitados.

En 1891 se compró el edificio nº 15 de la calle de San Pedro Nolasco y otro colindante, que se inaugura en 1894 estableciéndose la Hermandad en ellos; en 1905 se pone en funcionamiento el primer asilo de noche que dio albergue a cien pobres, y dos años más tarde se crea la sección para lactantes denominada “GOTA DE LECHE“.

A mediados del mes de junio de 1904 los servicios de la casa son encomendados a las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, quienes están plenamente identificados con la Hermandad. Por Real Decreto del Ministerio de la Gobernación, del 18 de marzo de 1912, se la reconoce como Entidad Benéfica.

El 2 de mayo de 1931 la Santa y Real Hermandad se traslada a la calle Crespo de Agüero nº 1-5, donde se encuentra actualmente, siendo bendecida la casa por Monseñor Domenech y Valls, arzobispo de Zaragoza, el 20 de diciembre del mismo año, inaugurándose la “Obra Maternal” el 1 de enero de 1932, donde nace el primer niño doce días más tarde.

Desde el año 1942 realiza la Hermandad una nueva obra acogiendo en régimen de internado a sesenta niñas de 7 a 15 años, huérfanas o que no pueden ser atendidas por sus padres. En 1952 se organiza la “Guardería Infantil”, donde son acogidos diariamente unos ochenta niños y niñas de año y medio a cinco años, siendo atendidos con alimentación y enseñanza durante su estancia en la guardería.

Entrega del Premio Aragón 2012

Entre los muchos premios y distinciones recibidos se encuentra el PREMIO ARAGON 2012, máximo galardón que concede el Gobierno de Aragón, y en 2013 la Medalla de Oro de Santa Isabel de Portugal con la que la Diputación Provincial de Zaragoza distinguió a la institución.

¿Impresionante verdad?. Es bueno difundir la extraordinaria labor humanitaria, solidaria y entrañable que llevan a cabo instituciones como la Santa y Real Hermandad del Refugio y Piedad de Zaragoza, porque no siempre es suficientemente conocida.

Abandonamos el Auditorio de Zaragoza doblemente satisfechos, por haber disfrutado de un magnífico concierto de la Unidad de Música de la Academia General Militar y por haber contribuido a una buena obra benéfica.

Desde la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil felicitamos a la Santa y Real Hermandad del Refugio y Piedad de Zaragoza, en la persona de su Hermano Mayor, Manuel Marqueta, y a la Academia General Militar, en la persona de su general director, Luis Lanchares Dávila, por hacernos un año más, este bonito regalo de Navidad.

!!ENHORABUENA!!

EnglishFrenchSpanish