Conciertos

CONCIERTO DEL GRUPO DE CÁMARA AMARA VALDE ANTIQUA

Justo 24 horas después de haber asistido en la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza a la conferencia titulada 1800.GUSTOS EXQUISITOS PARA TIEMPOS ELECTRIZANTES, volvimos a este bello palacio del siglo XVI, sede de la nobleza aragonesa, para asistir a un magnífico concierto a cargo del Grupo de Cámara Amara Valde Antiqua.

El concierto ponía un magnífico broche final al Ciclo Cultural de Otoño presentado este año por la RMCZ, desarrollado durante los días 17, 18 y 19 de septiembre, con gran gran afluencia de público.

Asistieron los siguientes dignatarios de la corporación: Teniente de Hermano Mayor, Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola; Caballero Fiscal, M.I. Sr. D. José Alfonso de Arnedo y Areitio; Diputada Primera, Excma. Sra. Dña. Concepción Valenzuela y Elorz, Marquesa Vda. de Huarte; Caballero Comisario, M.I. Sr. D. José María de Sancristóval y Zurita, Caballero Secretario, Ilmo. Sr. D. Enrique Caro y Valenzuela, y los Caballeros Habilitadores, Excmo. Sr. D. José María de Arias y Sancristóval, e Ilmo. Sr. D. Arturo Guillén y Lasierra.

Entre los numerosos invitados pudo verse a las siguientes personalidades: Excmo. Sr. D. Pedro de Sancristóval y de Múrua, Conde de Isla; Excmo. Sr. D. Juan Gualberto de Balanzó y de Solá, Hermano Mayor de la Real, Antiquísima y Muy Ilustre Cofradía de Nobles del Portillo.

María Sala Pérez y José María Berdejo

Los Reales Tercios de España estuvieron representados por el Comandante de RR.TT. D. Manuel Grao Rivas, Jefe de RR.PP. e Institucionales del Tercio Norte-Delegación Aragón.

A las 19.00 horas, en el Salón de Tenientes de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, habilitado como auditorio, dio comienzo el acto con una breve intervención del Teniente de Hermano Mayor, Don Luis Navarro y Elola, en la que dijo lo siguiente: “Vamos a seguir con el ciclo cultural, hoy toca la parte musical, que tiene por título Viaje Musical por la Europa del siglo XIX. Hemos centrado la música en la época de la transformación de la Cofradía de Nobles de San Jorge a Real Maestranza, hace 200 años. Es entonces música de esa época, de la segunda, tercera y cuarta década del siglo XIX. Será un concierto a cargo del Grupo Amara Valde Antiqua, Soprano Dña. María Sala Pérez, profesora titular de canto del Conservatorio Profesional de Música Zaragoza, y pianista Don José María Berdejo, Director de Música de las Catedrales de Zaragoza“.

Fue la soprano, María Sala, quien nos presentó las piezas que iban a interpretar, comenzando con esta primera intervención: “Vamos a empezar este recorrido por la música que se hacía en Europa en el siglo XIX y vamos a comenzar en Alemania, con un compositor que se llama Robert Schumann, y vamos a comenzar con la pieza titulada Der Nussbaum (El Nogal), que viene a decir lo siguiente“:

Aspecto parcial del auditorio

Reverdece un nogal ante la casa,
fragante y aéreo extiende las frondosas ramas.
Está rodeado de flores delicadas que las suaves brisas acarician dulcemente. Graciosas, hablan unas con otras,
e inclinan al beso sus delicadas coronitas. Murmuran acerca de una muchachita que noche y día piensa, ¡Ay!
Pero ella misma no sabe bien en qué. Susurran…¿quién comprende tal melodía? Hablan de un prometido…y del próximo año. La muchachita escucha el susurro del árbol. Anhelante, se sumerge sonriendo en sus sueños.

Robert Schumann

Comenzó la actuación de María Sala y José María Berdejo, ante un público que, inmediatamente, quedó prendado de su virtuosismo.
La segunda interpretación llevaba por título, Widmung “Myrthen Op, 25″, y acerca de ella nos dijo la soprano lo siguiente: “continuamos con Alemania y continuamos con Schumann, porque vamos a hacer otra canción del mismo ciclo, Myrthen (Mirtos), pero con un carácter diferente, porque esta se llama Widmung, (Dedicatoria)“.

Tú, mi alma; tú, mi corazón; tú, mi placer, ¡oh tú mi dolor! tú, el mundo en el cual vivo, tú, mi cielo, del que me encuentro suspendido.
¡Oh tú, mi tumba, en cuyo interior entregaré mi pesar por siempre.
Tú eres el reposo, tú eres la paz, tú me has sido deparado por el cielo. Que tú me ames, me hace más valioso, tu mirada me torna glorioso, tu haces que me supere a mi mismo, mi buen espíritu: ¡ eres lo mejor que poseo!

Diferente o no de la anterior interpretación, disfrutamos de nuevo con la delicada voz de María Sala y la música de José María Berdejo, en la segunda composición del alemán Robert Schumann.

Casa de Robert Schumann (Francia)

La tercera pieza del concierto era Jerusalén, y esta es la introducción de María Sala: “seguimos en Alemania pero pasamos a otro género distinto y a otro compositor. Si hasta ahora estábamos haciendo lied (canción) vamos al género oratorio, y vamos a ir a uno de los compositores de oratorio más importantes del siglo XIX, que es Félix Mendelsshon.

Entonces, del Oratorio Paulus (San Pablo) vamos a hacer el Ave para Soprano, Jerusalén”.

¡Jerusalén tu matas a profetas
y apedreas a los que te son enviados
¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos y no quisiste! ¡Jerusalén !

La presentación de la siguiente pieza, fue esta: “Y de Alemania nos vamos a la Francia del XIX, y uno de los géneros en los que destacó Francia y dio compositores maravillosos es el de Melodie (canción) y dentro del género Melodie habemos, Apres un rêve “Trois melodies Op. 7” de G. Faure.

Félix Mendelsshon

Después de un sueño”:
En un sueño de tu imagen encantada haciéndote espejismo
Sus ojos eran suaves y su voz pura y sonora,
Que brilla como un cielo iluminado por la aurora; Tu me llamabas y yo dejaba la tierra
Para escaparme contigo hacia la luz
Los cielos se abren su desnudo para nosotros, Entreabrían sus cumbres esplendores desconocidos
¡Oh desdicha triste despertar de los sueños,
Yo te invoco ¡oh! Noche, devuélveme tus mentiras, vuelve, vuelve radiante,
Vuelve ¡oh! Noche misteriosa de nuevo.

Esta fue la presentación de la siguiente composición: “seguimos en Francia, pero cambiamos de compositor. Otro de los grandes compositores de canción francesa era Reinaldo Hahn, y vamos a cantar una canción que se llama A Chioris, y que dice lo siguiente.”

Gabriel Fauré

Si es verdad Chioris, que me amas,
Y he oído decir que me quieres, No creo que ni los propios reyes
Posean una felicidad semejante a la mía Que la muerte sería inoportuna
Si viniera a cambiar mi fortuna Por la felicidad de los cielos Todo cuanto dicen de la ambrosía
Siempre suena a mi fantasía Ante la recompensa de tu mirada.

Bellas palabras las de esta composición y bella también su música. Ya en el ecuador del concierto a cargo del Grupo de Cámara Amara Valde Antiqua, María Sala, Soprano, presentó así la siguiente pieza del programa: “Y pasamos de Francia a Italia, y tocamos otro género que no habíamos hecho hasta ahora. Nos vamos a la ópera de la mano de Bellini, y dentro de todas las grandes óperas que nos dejó Bellini, hemos escogido un Área, que la canta Giuletta, de la öpera Capuletti e i Montecchi, (Capuletos y Montescos) que, aunque Bellini cambió un poco la historia, en lo esencial no cambia, Giuletta se enamora de Romeo. Pero en este Área está ya en el altar, vestida de novia, antes de casarse, pero desde luego no con Romeo sino con Don Teobaldo. Y aquí está, acordándose de Romeo, preguntándole ¿dónde está, a dónde le mandan sus suspiros, dónde está Romeo?

Reynaldo Hahn

Finalizó la interpretación de esta universal historia y conocimos luego la introducción de María Sala, sobre el siguiente tema musical:

Vamos a dar un breve paseo por Inglaterra de la mano de un compositor que se llama Sir Edward Elgar, y vamos a interpretar una canción que es la Canción de la Reina (Queen Mary´s song). La Reina María está cantando con su laúd y asimismo pensando en esto.”

A continuación de ésta, otra magnífica interpretación, he aquí la introducción de la siguiente pieza:

Vincenzo Bellini

Y tras este breve recorrido por Inglaterra nos venimos a España de la mano de Barbieri y de su Zarzuela Jugar con Fuego.
La romanza que vamos a interpretar es la Romanza de la Duquesa, del acto final ya de Jugar con Fuego, en el que la duquesa ya tenía todo arreglado para ir al matrimonio con el Hidalgo Don Félix“.
Después de escuchar los avatares de esta última historia, el público irrumpió en calurosos y prolongados aplausos, como durante todo el concierto, y la Soprano María Sala, dijo lo siguiente:
Muchísimas gracias por sus amables aplausos. Como pieza después de este recital vamos a dar una pequeña canción de un compositor español que se llama García Leoz, y vamos a interpretar la última de su  “Tríptico de canciones”: A la flor, a la pitiflor. Con esto nos despedimos y esperamos que disfruten, muchísimas gracias“.

Sir Edward Elgar

Escuchamos la composición de García Leoz, pero los asistentes pedían más con sus insistentes aplausos, y el Grupo Amara Valde Antiqua, por voz de la Soprano María Sala, al ver su interés, nos anunció la interpretación de un segundo encore, una segunda interpretación adicional al concierto como regalo para un público complacido.

En esta ocasión retornamos a Italia pero a una época anterior al siglo XIX, a la época de Giuseppe Domenico Scarlatti, y de tal compositor escuchamos la pieza Le Violette, que dice así:

Violetas, rociadas, perfumadas violetas graciosas
os quedáis vergonzosas
medio escondidas entre las hojas y reprocháis mis aspiraciones
que son demasiado ambiciosas

Ahora si, después de este último regalo para los oídos, finalizó el concierto del Grupo de Cámara Amara Valde Antiqua, en el que belleza y virtuosismo se fundieron para hacernos disfrutar de una magnífica actuación musical que recordaremos largo tiempo, y por la que, desde estas sencillas líneas de los Reales Tercios de España felicitamos a la Soprano María Sala Pérez y a José María Berdejo Marin, Director de Música de las Catedrales de Zaragoza.

Jesús García Leoz

Vamos a recordar ahora algo acerca de la historia de la Real Maestranza de Zaragoza. En 1819, siendo rey Fernando VII, se constituye la Real Maestranza de Zaragoza, el hermano del rey Don Francisco de Paula es nombrado Hermano Mayor.

Domenico Scarlatti

Para ser miembro de la Maestranza se exigía ser español, profesar la fe católica, probar la hidalguía, se pide probar la nobleza de los cuatro primeros apellidos, (si era casado debía acreditar la nobleza de los dos apellidos primeros de la esposa) acreditar una excelente conducta moral, no tener deudas, el uniforme se formaba con espada con empuñadura ornamentada, casaca y pantalón azul turquí y sombrero con pluma.

La Maestranza de Zaragoza tenía adquiridos derechos reales antiguos, el rey Fernando “El Católico” había autorizado la Cofradía de San Jorge mediante Real privilegio de 24 de mayo de 1505.

Zaragoza quiso formar una Real Maestranza acogiéndose a los estatutos y favores reales de la Cofradía de San Jorge.

Con el Teniente de Hermano Mayor RMCZ

El rey Fernando VII confirma la solicitud con Con el Teniente de Hermano Mayor RMCZ fecha 10 de octubre de 1819, permitiendo la transformación de la Cofradía de San Jorge en la Real Maestranza de Zaragoza.

Adviértase que las Reales Maestranzas se forman cuando el tiempo de las Cruzadas había acabado, las Órdenes Militares habían concluído su misión histórica (quedaba su importancia nobiliaria), en España no quedaban musulmanes para combatir y se había unificado todo el poder en la Corona.

Der Nussbaum (El Nogal), de Robert Schumann

Santoral

Los Santos de hoy son
Santa Florencia

Próximas publicaciones

  • La Jefatura Superior de Policía de Aragón celebra la festividad de los Santos Ángeles Custodios
  • La Jefatura de la 8ª Zona de la Guardia Civil en Aragón celebra la festividad de su Patrona, Nuestra Señora Virgen del Pilar
  • Conferencia "Impacto guerra en Ucrania en nuevo orden mundial"
  • Exposición "El carro de combate en el Ejército español. A través de las maquetas"
  • Ruta histórica "Los Sitios de Zaragoza"
  • Conferencia "Francisco de Goya y su pasión por ennoblecerse"
  • Jornada sobre terrorismo organizada por la Fundación Manuel Giménez Abad
  • Conferencia del JEMAD "Las Fuerzas Armadas españolas en el entorno actual"
diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
EnglishFrenchSpanish