Conferencias

CONFERENCIA ÉTICA Y LÍMITES DE LA LIBERTAD DE OPINIÓN Y PRENSA

Coroneles Ágreda, Ortiz de Zárate y Santamaría

En el magnífico escenario del Patio de la Infanta de Ibercaja asistimos el pasado 30 de septiembre de 2019 a la conferencia titulada “ÉTICA Y LÍMITES DE LA LIBERTAD DE OPINIÓN Y PRENSA”, enmarcada en el XXVII Curso Internacional de Defensa, dado en Jaca del 30 de septiembre al 4 de octubre.

Fue impartida por el Ilmo. Sr. D. Ángel Gómez de Ágreda, Coronel Jefe del Área de Análisis Geopolítico de la División de Coordinación y Estudios de Seguridad y Defensa, y se desarrolló a partir de las 19.00 horas, en el Salón Rioja, con la presencia de numeroso público.
Asistieron el Coronel Director de la Cátedra Miguel de Cervantes de las Armas y de las Letras, de la Academia General Militar, Ilmo. Sr. D. Miguel Ángel Santamaría Villascuerna, y el Coronel Director de la Colección Museística de la AGM, Ilmo. Sr. D. José Ramón Ortiz de Zárate, así como numerosos militares de alta graduación, (R) y un nutrido grupo de Caballeros y Damas Alféreces Cadetes de la AGM.
Se inició la sesión con la intervención de la Subdirectora del Patio de la Infanta, Dña. Gemma Gasanz López, que hizo la siguiente presentación: Hoy damos comienzo a un ciclo de conferencias que la Fundación Ibercaja realiza en colaboración con la Cátedra Cervantes de la Academia General Militar de Zaragoza. La amenaza de hoy, como comentaba ayer el General Director de la Academia, Carlos Melero Claudio, en su artículo de opinión en el Heraldo de Aragón, es real y pretende crear confusión entre los ciudadanos minando las cohesiones sociales. Está en nuestras vidas y en nuestro día a día, es una amenaza en la que las redes sociales y las nuevas tecnologías tienen un papel relevante y que afecta a la sociedad. Además de los dispositivos de defensa del Estado, debemos ser conocedores de la situación y, este, es el objetivo de la edición número 27 del Curso Internacional de Defensa que se está realizando en Jaca y cuya réplica acogemos en el Patio de la Infanta. La Seguridad y la Defensa, una Mirada al Futuro, abordará estos temas con el rigor al que los organizadores nos tienen acostumbrados.

Subdirectora del Patio de la Infanta

Contando siempre con ponentes de primer orden. La conferencia de hoy, Ética y Límites de la Libertad de Opinión y Prensa, a cargo de Ángel Gómez de Ágreda, Coronel Jefe del Área de Análisis Geopolítico de la División de Coordinación y Estudios de Seguridad y Defensa, abre el ciclo. Para el jueves, día 3 de octubre se ha programado la segunda ponencia, “La Ética Militar en los Conflictos del Siglo XXI”, que impartirá Juan Antonio Moliner González, Subdirector del Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado. El objetivo final del ciclo es sin duda difundir la actualidad del escenario de seguridad, tanto a nivel global como en nuestro entorno más cercano, así como proyectar una mirada al futuro. La Fundación Ibercaja, comprometida con los temas de interés social, se une a la misión de los objetivos de la Academia General Militar de difundir y apoyar propuestas como la que hoy presentamos aquí.

No quiero dilatar más esta presentación, agradezco la presencia del Coronel Ángel Gómez de Ágreda, del Coronel José Ramón Ortiz de Zárate, y del Coronel Miguel Ángel Santamaría, a quien cedo a continuación la palabra y al que agradecemos especialmente su dedicación a este ciclo que ya cuenta con una dilatada lista de temas y ponentes de gran interés.

Habló a continuación el Coronel Santamaría y este es un resumen de su intervención: Como ha dicho Gemma, soy el Coronel Miguel Ángel Santamaría, soy el Director de la Cátedra Miguel de Cervantes y por lo tanto Director del Curso Internacional de Defensa de Jaca, que hemos inaugurado esta mañana.
Hace cinco años nos planteamos la cuestión de ¿por qué este curso internacional de defensa se realizaba en Jaca?, cuando parece que, en principio, es mucho más fácil captar audiencia en una ciudad como Zaragoza que en una ciudad como Jaca. La verdad es que ahora mismo estoy convencido de que el curso hay que seguir realizándolo en Jaca, por cuestiones en las que no voy a entrar.

Director de la Cátedra Cervantes

Lo que sí es cierto es que cuando nos planteamos aquello llamamos a las puertas del Patio de la Infanta con la idea de ¿ por qué no hacemos una réplica del curso de Jaca en estas instalaciones? Una réplica por la cual determinados ponentes que por la mañana imparten una conferencia en Jaca, por la tarde la repiten aquí, como es el caso de hoy, del Coronel Ángel Gómez de Ágreda. Empezó hace cinco años y la presentación del ponente de hoy la va a hacer el Coronel Ortiz de Zárate, pero yo me veía obligado a ocupar este estrado, solo para dar las gracias por los cinco años que llevamos llamando a la puerta. Para dar las gracias a Gemma, que hoy representa al Patio, para darle las gracias a Ana, que hasta hace cuatro días era la Directora del Patio, y para darles las gracias a todo el personal de este Patio, donde yo digo, y es verdad, que venimos como si estuviéramos en nuestra propia casa y la verdad es que resulta una ventaja y es un privilegio contar con estas instalaciones y contar con este equipo. Muchas gracias.

Seguidamente intervino el Coronel José Ramón Ortiz de Zárate y estas fueron sus palabras: Me corresponde, soy el Coronel Ortiz de Zárate, Director del Museo y la Biblioteca de la Academia, y se me ha encargado que sea el que presente este ciclo de conferencias que, como ya se ha comentado aquí, es la quinta edición.

En esta ocasión el tema que se está tratando en Jaca, en la vigésimo séptima edición del curso, es la Amenaza Híbrida. Cuando hablamos de Seguridad y Defensa quizás existe la tentación inmediata de pensar en los que vestimos de uniforme, pero hoy en día el panorama mundial del siglo XXI es mucho más complejo que hace unos años. Vivimos en un mundo globalizado en el que las tecnologías tienen un papel dominante y las amenazas a nuestra sociedad se han incrementado. Hace unas décadas, en una guerra convencional, se conocía perfectamente al enemigo, sabíamos su territorio, su potencial, pero últimamente hemos vivido una escalada de terrorismo internacional a la que se ha hecho frente con acciones simultáneas de guerra convencional, tácticas irregulares y uso de armas de tecnología avanzada.

Hoy día los límites de la guerra y la paz se difuminan, desaparecen, y los conflictos se desarrollan en una zona, llamada zona gris, donde convive la población civil con todas formas de violencia. No obstante existen unas amenazas mucho más cercanas y peligrosas, realizadas por un enemigo desconocido, que se encuentra entre nosotros, accediendo a nuestros ordenadores, a nuestros móviles, perpetrando ataques a redes públicas o privadas que generan grandes pérdidas económicas e incluso denegación de servicios esenciales como la luz o el agua, o utilizando cada vez más el ciberespacio, manipulando en las redes sociales para generar engaños y desinformación a los ciudadanos y con ello la pérdida de confianza en los gobiernos establecidos.

Director del Museo de la AGM

En definitiva son amenazas que atentan contra nuestro sistema de vida y los valores fundamentales que la sustentan. Todas estas amenazas se encuentran dentro del concepto de Amenaza Híbrida y a este tema hemos querido dedicar este año el vigésimo séptimo Curso Internacional de Defensa.

Es indudable que el límite a esta manipulación de la verdad, a la que constantemente podemos vernos sometidos, solo tiene dos vías: el control, por así decirlo, por parte del gobierno e instituciones, hecho que no resulta fácil pues a menudo uno de los objetivos de esa desinformación es que la población se divida y pierda la confianza en esos gobiernos, y por otro lado está la ética, planteándose dilemas en adoptar unos patrones de comportamiento ético por parte de los medios y personas que difunden noticias y crean opinión.

Para hablarnos de estos términos tan actuales como Post Verdad-Fake News, o manipulación del relato, hoy contamos con un excelente divulgador como es el Coronel del Ejército del Aire, Ángel Gómez de Ágreda, autor del libro, Mundo Orwell. Manual de supervivencia para un mundo interconectado, que yo recomiendo que lean porque es interesantisimo. Además de ser una fuente de datos tremenda, hace una cantidad de referencias a películas de cine increíble.

Dama Alférez Cadete de la AGM

Hay una miniserie de televisión, Un Futuro no muy Lejano, que la verdad es que su lectura genera una cierta inquietud o temor con respecto a lo que nos depara.

A continuación la Dama Alférez Cadete, Cristina Martín Fernández, hizo la presentación del ponente.

El Ilmo. Sr. D. Ángel Gómez de Ágreda es Coronel del Ejército del Aire, Diplomado de Estado Mayor, Máster en terrorismo y anti terrorismo por la Universidad de La Rioja y Doctorado en Ingeniería por la Universidad Politécnica de Madrid.

Ha sido profesor del Departamento de Estrategia y Relación Internacionales en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional CESEDEN y Jefe de la Sección de Cooperación de Estado Mayor del Mando Conjunto de Ciberdefensa.

Actualmente es el Jefe del Área de Análisis Geopolítico de la División de Coordinación y Estudios de Seguridad y Defensa, de la Secretaría General de Política de Defensa.

Coronel Ángel Gómez de Ágreda

De su formación militar resaltamos que es piloto militar de transporte, paracaidista, y Diplomado en Seguridad de Vuelo por el Ejército del Aire de la United States Air Force y por la Universidad del Sur de California. Ha participado en cuatro Misiones Internacionales: antigua Yugoslavia, Afganistán y el Sahel. El Coronel Gómez de Ágreda ha publicado un centenar de artículos y participación en libros. Es autor del libro, El Mundo de Orwell. Manual de supervivencia para un mundo inter conectado.

Intervino a continuación el Coronel Gómez de Ágreda y estas fueron sus primeras palabras: Este currículum no refleja más que 37 años de servicio a España, en los cuales uno va acumulando muchas experiencias. La principal  experiencia es que no me gusta ser especialista en nada, me gusta saber un poco de todo e intentar unir todos los cabos para alentar una idea de conjunto.

¿En qué número está aparcado el coche?

Vamos a hablar de ética y los límites de la libertad de opinión y de prensa. La libertad de opinión, ya empiezo a decir, no debería estar permitida en ningún caso, la de opinión. La de expresión, en cincuenta minutos no me va a dar tiempo a contarles todo lo que cuento en el libro pero voy a intentar resumir por lo menos lo más importante con respecto a cómo veo yo que va a ser el futuro inmediato, lo que a mí me hubiera gustado poner en el título del libro, La historia de un futuro reciente. Es un futuro que llega tan deprisa que casi lo vamos a ver por el espejo retrovisor. Es un futuro en el que tenemos que cambiar los puntos de vista.

Cambia el punto de vista

Para ilustrar esta aseveración mostró en imagen un acertijo sobre un coche estacionado. ¿En que plaza de aparcamiento está el coche?. Alguien acertó y dijo en la 87. Efectivamente en cuanto cambiamos el punto de vista se hace bastante evidente, simplemente había que darle la vuelta a la imagen. Estamos acostumbrados a tener un único punto de vista de las cosas, porque al final las noticias las recibimos a través de determinados cauces que a lo que se dedican es a alimentar el mismo discurso al cual ya estamos acostumbrados, y por lo tanto perdemos esa visión de conjunto de qué es la realidad.

Decía George Orwell que, “Si la libertad significa algo es el derecho a decirle a la gente lo que no quiere escuchar”. Orwell es el autor de 1984 la novela en la que aparece el gran hermano, que todo lo vigila, que pone una cámara en cada habitación para saber qué es lo que estamos haciendo.

Y hablaba de libertad precisamente alguien que empleaba el término doble lenguaje.

Doble pensar, neo-lengua, en el cual lo importante es lo que se dice y no lo que significa.
Lo importante es el lenguaje que utilizas y no su significado, ¿el lenguaje políticamente correcto de hoy en día?. Al final nos quedamos más con el mensaje que con el contenido del mensaje.

Este doble pensar, este nuevo lenguaje se manipulaba a través del Ministerio de la Guerra. Un ministerio en el cual cambiaban las noticias de tal manera que se acomodasen a lo que querían hacernos creer.

Estatua de George Orwell en la BBC

El libro está dividido precisamente en los ministerios que aparecen en la novela 1984. El Ministerio de la Paz, era el que hacía la guerra; el Ministerio de la Verdad era el que nos engañaba; el Ministerio de Ocio era el que nos daba trabajo. De alguna manera lo que hacía era poner en positivo todas las cosas negativas. En la fachada de la Universidad de  Salamanca, a alguien se le ocurrió hacer el grafitti de la divisa del Rector Don Miguel de Unamuno, que dice: “Primero la verdad que la paz”. De hecho, decía Don Miguel que prefiere la verdad en la guerra que la mentira en la paz.

Desgraciadamente la primera víctima de la guerra es la verdad, normalmente, pero es que ahora mismo estamos en una guerra constante y la verdad es una víctima permanente. Ya no existe un concepto de verdad, lo veremos ahora. ¿Por qué es tan importante la verdad?, porque sin verdad no podemos construir la libertad. Sin verdad no podemos construir una imagen de ¿sobre qué estamos eligiendo?

Mostró Gómez de Ágreda sus dos manos con los puños cerrados y preguntó ¿si yo os diera a elegir entre estos dos regalos, cuál elegiríais? Supongamos que este, pero no ha sido un ejercicio de libertad, sino de puro azar porque no sabíamos que había en cada mano. Lo importante es tener conocimiento para ser capaz de elegir. Si no sabemos no podemos ejercer nuestra libertad, luego el conocimiento es un pre requisito para la libertad.

Lo que está ocurriendo es que muchas de estas novelas como, 1984, de George Orwell, o Un mundo Feliz, de Aldous Huxley, se están convirtiendo en realidad. De hecho ahora mismo,  los más jóvenes, los que tengan Netflix y tiempo para verlo, la serie esta de Black Mirror, empiezas a verla, y dices, bueno es un día cualquiera en la vida de cualquiera de nosotros y, de repente, ocurre algo que dices, esto podía pasarnos cualquier día, porque vivimos en un mundo de mentiras, mejor dicho, en un mundo no de mentiras porque ahora se llaman hechos alternativos.

Divisa del Rector Miguel de Unamuno

Esto lo dijo Kellyanne Conway, la representante de la Casa blanca, después de la elección de Donald Trump, en su inauración.

Mostró el Coronel Gómez de Ágreda dos imágenes, una de cuando se presentó Donald Trump, cuando hizo su juramento, y otra de cuando lo hizo el Presidente Obama. A simple vista se aprecia mucha más gente en la del presidente Obama, pero Conway nos dijo que en la fotografía de Trump había más gente que en la otra.

No necesariamente es verdad, es un hecho alternativo, es decir, yo os presento este hecho como verdad y vosotros decidís si os lo creéis. Si hay 38 millones de americanos que siguen pensando que ahí hay más gente, eso es verdad.

Investiduras de Barak Obama y Donald Trump

Hemos convertido la verdad en algo que se consensúa, hemos dejado de lado la verdad científica, la verdad estudiada, para hacer de la verdad algo sobre lo que nos ponemos de acuerdo. De hecho, poco después, Rudy Giuliani, que ahora está muy de moda con lo del Impeachment, el antiguo alcalde de Nueva York y abogado de Trump, dijo su famosa frase, “La verdad no es verdad”.

¿En qué podemos basar nuestra libertad si la verdad ha dejado de ser verdad? ¿En qué podemos basarla si nos encontramos con casos como el del asesinato de Jamal Khashoggi que, en el período del 4 de octubre al 15 de noviembre aparecen diez versiones distintas, desde las mismas fuentes del Gobierno de Arabia Saudí, con respecto a lo que ha pasado en el consulado donde le asesinaron.

Y no pasa nada, es decir vamos cambiando el relato, la narrativa, en función de lo que nos interesa y nos lo vamos creyendo. ¿Por qué? Porque el discurso ya no se dirige a todo el mundo. Cuando te presentan un hecho alternativo no es para que te lo creas, es para que se lo crean los partidarios de esa  persona.

Diez versiones distintas, de las mismas fuentes, en seis semanas

¿Qué es lo que nos pasa?, que vivimos encerrados en lo que se llama cámaras de eco. Vivimos encerrados dentro de nuestra emisora de televisión, dentro de nuestro periódico, dentro de nuestro buscador, de nuestro Google, que nos informan de aquellas cosas que nosotros queremos encontrar, pero sólo de aquellas que queremos encontrar, no de las contrarias, y por lo tanto cada vez nos radicalizamos más.
Hay un algoritmo, un programa, que lo que hace es decidir que a nosotros nos va a gustar eso y por lo tanto nos va a mantener enganchados ahí. El presidente de Apple lo llama jardines  amurallados.
Estas plataformas, Apple, Google, son jardines muy bonitos por dentro y tienen una muralla que no te ofrece una cierta protección para lo de fuera sino sobre todo para evitar que te escapes. Te mantiene dentro, evita que te cambies de compañía, de buscador, evita que te cambies de ideología , te mantiene cada vez más en tu ideología.

Por ejemplo lo que ocurre en EE.UU., donde tienen esto mucho más estudiado. En 1994 los republicanos y los demócratas, los dos principales partidos políticos, tenían un 70% de los temas principales de política en los que estaban de acuerdo. En 2014 solamente estaban de acuerdo en el 30%. ¿Qué había pasado?, que han empezado a informarse por las redes sociales y, horror, el 30% de los americanos se informan solamente en los grupos de whastapp.
¿Qué pluralidad hay en el grupo de compañeros de promoción, por ejemplo, si todos hemos estudiado en el mismo colegio?. Al final las ideas que tengamos lo único que van a hacer es, cada vez, meternos más en nuestra parcela, cada vez llevarnos un poco más al extremo. Es más, después de los algoritmos esos que filtran noticias que no nos gustan, entran los llamados egoritmos, que somos nosotros porque, dentro del grupo de la promoción, queremos ser el culto, el relevante, el que mola, y que digan ¡hay que bien, cuánta razón tiene!. Entonces si todo el mundo está diciendo, sobre diez, tres, pues yo digo dos y todo el mundo dice ¡qué bien, es una buena idea, mejor que tres, porque es más radical, es más llamativo. Entonces todo el mundo se va al dos y cada vez nos vamos radicalizando, cada grupo se va radicalizando más, los de derechas más hacia la derecha, los de izquierdas más hacia la izquierda, los centristas más hacia el centro, los separatistas más hacia los extremos.

Temas de la campaña electoral de Donald Trump e Hillary Clinton

Lo importante no es lo que digas de verdad, lo importante es que construyas un relato, que puedas vender una historia. No importa quien cace el mamut, importa que cuando lo cuentes tú aparezcas como el héroe. Construimos héroes para, sobre ellos, forjar las leyendas que dan lugar a los pueblos, y que nos unen. Son las narrativas, son los discursos los que unen y los que forjan, o los
que separan, y se puede construir de cualquiera prácticamente. Lo importante es manejar el discurso.

Vimos en imágenes los temas de los que se hablaba en la campaña electoral entre Donald Trump e Hillary Clinton.

En los de Trump vemos que se habla de mujeres, de migración, de Méjico, del muro. En los de Hillary se habla de correos electrónicos que, digamos, habían utilizado mal, de salud, pero no del plan de salud suyo, sino de su salud, de que si era una mentirosa, Trump controlaba los temas sobre los que se hablaba y Hillary no los controlaba. ¿Qué es lo que hacía la opinión pública, qué es lo que hacía la prensa?, hablar de los temas de Donald Trump.
No se trata de hacernos cambiar de opinión, no se pretende que alguien de derechas vote a un partido de izquierdas, se pretende movilizar al de derechas y desmovilizar al de izquierdas, o al revés. Trump no está buscando el voto de los demócratas, está buscando movilizar el voto de los republicanos, los demás le da lo mismo. Lo que pasa es que, ahora mismo, no puedes mandar un Twit solamente a los partidarios, lo mandas a todo el mundo, pero está solo buscando efecto en un sitio concreto. No se trata de hacernos cambiar de opinión, sino de formarnos la opinión, no es persuasión, es presuasión. Antes de que tengamos una opinión sobre algo nos la configuran, nos ayudan a hacernos una idea, ¿cómo?, dándonos los datos que nos van a llevar a tener ese idea. Los que hacen esto muy bien son los grupos terroristas.

Portada del libro Pre-suasión

Mostró el Coronel Ángel Gómez de Ágreda una imagen, acompañándola de la siguiente explicación: Esta es la portada que saca del Dáesh, el llamado Estado Islámico, en la revista Rumiyah, después de los atentados de Barcelona y sus 146 muertos. ¿No hubo 146 muertos, verdad?, hubo 12. Bueno igual eran muertos, heridos, y gente que perdió el metro. Lo importante es que la cifra sea muy grande. No voy a poner 12 muertos porque no parecería un gran éxito, pero así, con una portada gótica, con una catedral gótica, en sepia, y con el 146 en grande, estás dándole muchísimo más impacto. Esto es una portada de Pulitzer, es una maravilla de la comunicación, no necesitas saber nada, están diciendo que han tenido un gran éxito. Y esto es únicamente para su audiencia, para consumo interno de los mismos terroristas, que tienen una estructura muy sofisticada alrededor de toda la elaboración de sus discursos, de sus audios, de sus vídeos, lo de las decapitaciones. Se trata de que se hable de ellos. No se trata de cargarse uno a uno a los rehenes que tienen, lo importante es que los medios pongan el foco en el terrorismo y lo agranden, y con eso estamos haciendo el juego precisamente a ellos, porque en realidad los muertos que hay por terrorismo, comparado con los muertos totales por actos violentos en el mundo, son ínfimos, muy pocos, y sin embargo la cobertura  que le da el New York Times, la prensa en general, a este pequeño grupo de muertos es enorme. Con esto lo que estamos haciendo es magnificar la calidad de los terroristas. Ese 146 que han puesto tan grande, nosotros lo estamos además multiplicando otra vez por 12 como habían hecho ellos.

Portada de la revista Rumiyah

Una foto, de otra foto, tomada en Afganistán nos mostraba parte de esa gente que está haciendo discursos así. Y se está aprovechando no de nuestra credulidad o de nuestra razón, no, lo que está haciendo es dejar de lado nuestro cerebro, nuestra capacidad para razonar y, haciendo uso de nuestros miedos irracionales, de nuestros hábitos menos saludables, de nuestros ecos cognitivos, ir directamente al corazón.

No se trata de convencernos de nada sino de apelar a nuestros sentimientos. Recordarán el puente de Mostar, ese puente antiguo, con mucho arco e incómodo de pasar. No tenía prácticamente ningún valor estratégico y además une Mostar con Mostar. Sin embargo lo destruyeron, ¿para qué?, en realidad no se estaba evitando el paso de tropas ni de refuerzos.

Covertura del terrorismo

Lo que pasaba es que a un lado del puente estaban los cristianos y en el otro lado estaba el barrio musulmán. Lo que se hacía era separar comunidades, separar sentimientos, no tenía nada que ver con el razonamiento. Lo que se está haciendo es vencer convenciendo y, solamente cuando es necesario, combatiendo.

Destruir el puente, o lo de mandar misiles Tomahawk a Siria no es para destruir nada, es para generar un afecto, un sentimiento, para mandar un mensaje, muchas veces ni siquiera un titular sino un simple twit o una serie de ellos que manden un relato a la población, a los propios y a los ajenos porque lo que nos gusta son noticias subversivas, lo más escabrosas posibles. Lo que queremos es tener algo que contar en la barra del bar, lo que hacemos es ser esclavos de titulares que nos dicen, alguien ha matado a alguien, y tal vez quién ha sido, porque de lo que vive la prensa, ahora mismo, desgraciadamente es de los click que hacemos en su página web, a través muchas veces de las redes sociales. No es tanto generar titulares para el periódico sino titulares que después sirvan de referencia en las redes sociales para que lleguemos ahí. El problema de las noticias falsas, o de las falsas noticias, no es que pretendan engañarnos, es que simplemente buscan un interés comercial, buscan negocio, que pinchemos, y con eso están destruyendo la verdad sobre la cual tenemos que basar nuestra libertad.

Vencer convenciendo

Continuando con su apasionante exposición, Gómez de Ágreda nos dijo lo siguiente: Se habla de noticias falsas, aunque yo prefiero llamarlas falsas noticias. No son necesariamente noticias falsas, el problema es que no son noticia. Lo que se pretende es dirigirnos hacia una forma concreta de pensar, y su potencia dependerá de quién es el autor, de la influencia que pueda tener y de cómo se maneje esa publicación en las redes. Normalmente funcionan mucho mejor los vídeos de ocho a diez segundos. Estamos a punto de superar lo de la memoria del pez, no solo los mayores sino todos. Nuestro umbral de atención, ahora mismo se ha reducido a ocho o nueve segundos. Ese es el tiempo que se tiene ahora para mandar un mensaje, cuando en los años 50 era de cuarenta y cinco o cincuenta segundos.
Las noticias de ayer ya no nos valen, son antiguas. Nos dedicamos exclusivamente a los titulares, y la prensa tiene su responsabilidad, pero también nosotros. ¿Cuántos de nosotros leemos los titulares y después entramos en la noticia?. Los hay que presumen de leer solamente los titulares.
La media de veces que miramos el teléfono para consultar los titulares es de 54 veces al día. Nos hemos vuelto adictos a los titulares, a los datos, no a la noticia.

Explicó Gómez de Ágreda que, según su conexión a las nuevas tecnologías, cada generación busca esos datos de una forma distinta. Los Baby Boomers nos pasamos, sobre todo, el tiempo en la televisión; los de una edad intermedia, sobre todo en el móvil pero todavía está bastante distribuida; los Millennials básicamente en el móvil.

Ahora mismo tiene mucha más importancia un podcast , un audio, que se queda grabado en Internet y que alguien puede consultar cuando quiere, que un programa en directo, porque nadie tiene tiempo para nada y se está pendiente de más noticias.

Google es el nuevo Oráculo de Delfos. Si Google dice que ha pasado algo, eso es la verdad, y también sirve el ejemplo de Wikipedia. Hay un caso muy curioso e interesante con respecto a Gibraltar. Un compañero se dedicó a cambiar durante una temporada la entrada de Wikipedia en inglés sobre Gibraltar, y ponía lo que dice el Tratado de Utrecht, lo de las aguas territoriales…

El nuevo Oráculo de Delfos

Bueno, pues al día siguiente, invariablemente, estaba puesta la de los ingleses, y así cuando el Primer Ministro de Canadá, por ejemplo, que quizás no tiene idea de dónde está Gibraltar, consulta sobre Gibraltar encontrará lo que dicen los ingleses que es Gibraltar, porque San Google nos ha dicho que esa es la verdad.

Google lleva mucho tiempo conociéndonos, no solamente por lo que le contamos o le preguntamos, es que sabe a dónde voy, al ritmo que ando, porque mi teléfono se lo está diciendo a Google y a las aplicaciones, y eso le dice mi estado de salud, mi estado de ánimo. Solamente con la ubicación se pueden saber muchas cosas. Fíjense, por ejemplo, dos teléfonos móviles que duermen uno al lado del otro seis veces por semana, y luego uno de esos teléfonos móviles duerme con otro teléfono móvil la séptima noche. Solamente con la ubicación está dando bastante información sobre estas tres personas.

Esto lo están aprovechando algunos países para desunirnos. El objetivo no es convencernos de nada, es destruir la confianza en las instituciones, en nosotros mismos, destruir nuestros héroes, nuestros relatos, nuestras tradiciones. Al final mi deseo de estar bien informado entra ahora mismo en contradicción con mi deseo de estar cuerdo y acabo por pasar de todo este lio y dedicarme a estar cuerdo, no me interesa nada más. A esto es a lo que nos conducen estas prácticas.

Otro problema que tenemos es el ritmo al que va todo esto, porque nosotros evolucionamos linealmente, 1-2-3-4, pero las máquinas evolucionan exponencialmente, 1-2-4-8-16, y en cuanto dejas de ser tu el que lidera, en cuanto dejas de llevar el mismo ritmo que la última tecnología, te quedas a años luz, es imposible ya adelantar otra vez.

Los occidentales hemos construido Internet, donde lo importante son las conexiones que tenga, no son los nodos, no es cada uno de los individuos que lo forman sino las conexiones. Lo importante son los grupos, el Estado, las corporaciones, las empresas y no los individuos, los ciudadanos, los trabajadores. Lo que privilegia Internet es el grupo, lo grande. Un grupo de dos mil millones de internautas, como Facebook, no es el doble de uno de mil millones, es muchísimo más porque las conexiones factoriales que se pueden establecer por cada nuevo miembro aumenta muchísimo la potencia de este grupo. Lo que hace es favorecer al Estado, a las empresas, en detrimento de las personas, de los derechos humanos.

Ahora mismo estamos avanzando tan deprisa que el derecho no puede, prácticamente, regular algo que todavía no existe, algo que no ha terminado de consolidarse. Por tanto lo que tenemos que hacer es establecer una serie de leyes éticas, sobre principios éticos, que de alguna manera nos vayan preparando para el derecho que vamos a tener que empezar a poner en marcha a la vuelta de la esquina. Vamos a tener que ir construyendo algo que después sea perdurable, no algo que se nos haya ido de las manos.

Por ejemplo, en China saben ustedes que tienen un Crédito Social, que es un sistema de puntuación, que parte de 900 puntos, y que puntúa cualquier cosa que haces, las notas que sacas, las multas que te ponen, el semáforo que te saltas en rojo. Todo esto te da o te quita puntos.

Portada

Entonces si tienes más de 700 puntos eres VIP, si vas a alquilar un coche no te piden fianza porque eres una persona fiable a efectos del sistema. Si tienes menos de 400 puntos ni eres VIP ni puedes ir a la universidad, no puedes viajar en tren, no puedes salir de la provincia, porque no eres persona fiable. ¿Creen que esto solamente va a pasar en China?, en el libro se dice que estará aquí en Europa dentro de cinco años, pero llegará antes de dos. Pero no se preocupen, no se lo van a imponer. ¿saben cómo va a llegar? Llegará, nos dirán, para mejorar la experiencia de uno. Todos los días estamos aceptando coockies y términos y condiciones de mil cosas para mejorar la experiencia del producto que te están vendiendo con tus propios datos. Si estuviésemos en China, aquí habría una cámara enfocándoles al público y mediría cuánto tiempo están escuchando, leyendo, escribiendo o durmiendo. Hay un sistema de reconocimiento facial en China capaz de identificar a 1400 millones de chinos.

Antes las guerras eran en el campo de batalla, luego los terroristas trajeron las guerras entre la gente, y ahora la guerra es dentro de la gente, dentro de nosotros. Lo que se está haciendo es manipular nuestro estado de ánimo, nuestras emociones para cambiar nuestra percepción del mundo y de lo que queremos. Lo que están haciendo es no permitir que tomemos decisiones.

La guerra dentro

Es lo que se llama parálisis con el análisis.
Últimamente, cada vez que se utiliza la fuerza en la guerra normalmente se hace en función del efecto mediático que va a tener, de cómo va a afectar a nuestros sentimientos, a la opinión pública, a la prensa. Las pantallas nos acercan lo está lejano pero nos alejan de lo que está al lado.

¿Qué es lo que está vendiendo Apple?, no te está vendiendo teléfonos, está vendiendo diseño, exclusividad, privacidad.

De alguna manera está usurpando la labor de los Estados. Si la seguridad te la proporciona Apple, ¿para qué quieres al Estado?. Vivimos en un mundo tan interconectado que ya no podemos dejar nuestra protección o la seguridad a terceros.

Hablando de los peligros de asistentes, mayordomos y amigos electrónicos, como Alexa, Siri, y otros, nos presentó, Gómez de Ágreda, a uno, de nombre impronunciable, que está diseñado para ser nuestro mejor amigo en nueve semanas.

¿Es eso lo que queremos para nuestros hijos?. Se ve que los de Silicon Valley no es lo que quieren porque a sus hijos no les dejan conectarse.

Vamos hacia máquinas que nos conocen mejor que nosotros mismos, y a máquinas que son capaces de llevarnos a su terreno. Hace unos años el 80% de las personas conocíamos a nuestra pareja a través de un amigo o en el bar. Ahora más del 4o% de las parejas se conocen en Internet.

Esta es nuestra privacidad

Mostró luego una imagen algo cómica, de unos váteres transparentes, diciendo, esta es la privacidad que tenemos ahora mismo.

El problema es que seguimos pensando que vivimos en el Internet de hace 20 años, cuando nadie sabía que tú eras un tío gordo y con barba. Ahora si, los metadatos nos informan claramente de quien se trata, porque ahora tienen no solamente la capacidad de tener más datos, sino la de integrarlos.

Nos hemos vuelto transparentes para el sistema. Nosotros miramos a través de la pantalla del ordenador y vemos una realidad distorsionada que nos están mandando a través de ella en función de una realidad perfectamente transparente que estamos mandando a través de esa misma pantalla.

En aquel viejo dilema entre seguridad y libertad (Rousseau) hemos perdido de los dos.

Hemos perdido seguridad dando nuestros datos y hemos perdido libertad recibiendo los datos manipulados.¿Y quién ha ganado?, la comodidad. Si es cómodo, inmediato, y es , aparentemente gratuito, nos vale. En el futuro, en vez de querer 15 minutos de gloria, vamos a querer 15 minutos de intimidad en nuestra vida.

Recordemos, todo el mundo tiene derecho a su opinión, pero no a sus propios hechos. No podemos aceptar hechos alternativos. La libertad de expresión tiene su límite en la Constitución en cuanto a la difusión de noticias veraces, no verdades pero si noticias veraces, que no se pretenda manipular.

Si lo que hacemos es simplemente mandar mensajes para conseguir títulos en los periódicos no estamos difundiendo noticias veraces. Es muy difícil distinguir los hechos de las mentiras. Hemos hablado de la batalla de las narrativas que hemos visto, por ejemplo del caso de Crimea, donde vemos cómo se van mandando bulos sobre lo que está pasando, para después poder invadirla justificadamente, o en el caso del asesinato o intento de asesinato de Skripal y de su hija, cómo se van cambiando las teorías. Dicen los Servicios ingleses, han sido los rusos. Los rusos dicen, han sido los ingleses. Al día siguiente los rusos dicen, han sido los americanos, y al día siguiente dicen que los españoles. A una semana después dicen los rusos, hemos llegado a la conclusión de que hay tantas versiones distintas que no sabemos quien ha sido. Pero versiones solo había una, el resto las habían dado ellos.

En el Patio de la Infanta

Como nos hemos ido acostumbrando a ese ritmo de ir absorbiendo datos sin conexión entre ellos nos han confundido, nos han dejado sin argumentos para decidir. Lo mismo que ocurre con el Brexit. Son casos en los que estamos viendo todos los días en los que se manipula la verdad, incluso manipular vídeos. Por ejemplo lo que pasó en Qatar, con un vídeo en el que sale el Emir de Qatar diciendo cosas inoportunas sobre Arabia Saudí, y desde entonces llevan dos años de bloqueo político. Si a través de un vídeo puedes conseguir eso y tú puedes manipular el vídeo, ¿esto no es un arma? ¿necesitamos que mate gente físicamente para llamarlo arma?

Ya en la recta final de su exposición, Gómez de Ágreda nos dijo esto: Mi libro empieza con una cita, que me fastidia muchísimo porque es una de las pocas frases del libro que no es mía, pero que es la más citada del libro, “el verdadero problema de la humanidad es que tenemos emociones del paleolítico, tenemos instituciones medievales y la tecnología propia de un Dios”. Son tres cosas que van a un ritmo totalmente distinto y eso es tremendamente peligroso.

Este mundo en el que vivimos, recordemos que, ya no es el mundo de hace 50 años. Este mundo ahora es un mundo que también es digital. Vivimos en un mundo natural y en un mundo artificial,
en un mundo físico y en un mundo lógico, y los dos tienen reglas distintas y tenemos que acomodarnos a ellas.

Terminó la conferencia y nosotros, desde estas sencillas líneas de los Reales Tercios de España finalizamos también nuestra crónica felicitando a la Cátedra Cervantes y al Coronel Ángel Gómez de Ágreda, por habernos ofrecido una magnífica conferencia.

EnglishFrenchSpanish