Conferencias

CONFERENCIA “LAS FUERZAS ARMADAS ESPAÑOLAS EN EL ENTORNO ACTUAL” Zaragoza noviembre de 2022

El pasado 21 de noviembre de 2022, en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, asistimos a la conferencia titulada “Las Fuerzas Armadas españolas en el entorno actual”, impartida por el Almirante General Teodoro Esteban López Calderón, Jefe del Estado Mayor de la Defensa, invitado a darla por el Rector Magnífico.

El acto, coorganizado por la Delegación de Defensa en Aragón, tuvo lugar en el Aula Magna, a partir de las 18.00 horas, presidido por el Rector Magnífico de UNIZAR, José Antonio Mayoral Murillo, que estuvo acompañado en la mesa presidencial por el propio ponente y por el Delegado de Defensa en Aragón, Coronel Conrado José Cebollero Martínez.

Apertura del acto por el Rector Magnífico de la Universidad de Zaragoza

Asistieron, entre otras, las siguientes autoridades militares: Jefe de la Brigada “Aragón” I, GB. Javier Mur Lalaguna; Comandante Militar de Zaragoza y Teruel, y Director de la Academia General Militar, GB. Manuel Pérez López; General Médico, Director del Hospital General de la Defensa, GB. Juan Antonio Lara Garrido; Jefe de la 8ª Zona de la Guardia Civil, GB. Francisco Javier Almiñana Boluda; Jefe de la Base Aérea de Zaragoza, GB. Santiago Alfonso Ibarreta Ruiz; General Director de la Academia de Logística de Calatayud, GB. Ignacio Aldama Orozco, así como numerosos Coroneles Jefes de Unidad.

Las principales autoridades civiles asistentes al acto fueron: Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, Manuel Bellido Aspas; Fiscal Superior de Aragón, Asunción Losada Sabater; Jefe Superior de Policía de Aragón, Juan Carlos Hernández Muñoz, y también diversos concejales del Ayuntamiento de Zaragoza.
Los Reales Tercios de España, fundados en 1942 por S.A.R. Don Juan de Borbón y Battenberg, estuvieron representados por el Subjefe de la Delegación de Aragón, Jesús Navarro Ros y por el Jefe de Relaciones Institucionales, Manuel Grao Rivas.

Inició la sesión el Rector Magnífico de UNIZAR, José Antonio Mayoral, con unas primeras palabras para señalar que, en los últimos tiempos, el mundo, la humanidad, están siendo sometidos a situaciones que ponen de relieve cosas que, a veces, no sabíamos y que cuando llegó la pandemia nos acordamos de que si no hay investigación era imposible afrontarla, dándonos cuenta de la importancia de planteamientos de este tipo para la sociedad en la que vivimos.

Intervino a continuación el Delegado de Defensa en Aragón, Coronel Conrado José Cebollero para dar lectura a un resumen del extenso historial del conferenciante.

El Almirante General Teodoro López Calderón nació en Cartagena en 1954. Ingresó en la Armada en el año 1973, siendo promovido al empleo de Alférez de Navío en 1978. Sus destinos embarcados se suceden en la corbeta “Descubierta”, las fragatas “Numancia”, “Asturias”, y “Extremadura”, y en el mando del patrullero “Villaamil”, la fragata “Cataluña”, la 41ª Escuadrilla de Escoltas y la Agrupación Permanente Nº 2 de la Alianza Atlántica.

Desde bien pronto participa en operaciones en la mar, corriendo parte de la Jefatura de Órdenes de la Agrupación Delta, que fue activada para la impermeabilización de las fronteras marítimas del País Vasco con objetivo de evitar el contrabando de armas y el paso clandestino de personas dedicadas a actividades terroristas.

Y culmina con el mando de las Unidades de Superficie de la OTAN que realizan la operación Active Endeavour de apoyo a la lucha contra el terrorismo en el Mediterráneo. Además de otros destinos de Estado Mayor en la Armada, en el mando norteamericano del Atlántico Sur y en el Ministerio de Defensa, destacan finalmente sus responsabilidades como Comandante del Mando de Operaciones de las Fuerzas Armadas, Jefe de Estado Mayor de la Armada y, desde enero de 2021, Jefe de Estado Mayor de la Defensa. En suma, el Almirante General Calderón es un auténtico experto en cada uno de los eslabones que componen la cadena de responsabilidad y de confianza que hace posible el buen gobierno en las operaciones militares.

Jefe de Estado Mayor de la Defensa

Tomó la palabra el Almirante General Calderón y después de un largo capítulo de agradecimientos dijo, entre otras cosas, lo siguiente: Quiero aprovechar la ocasión que me brinda esta conferencia para darles a conocer, de una manera muy somera, nuestras Fuerzas Armadas sobre todo en estos momentos en los que se acrecientan las amenazas, y hablar un poco de cómo es la situación geoestratégica y cómo está el orden internacional basado en normas que están puestas en tela de juicio en estos momentos.

Pretendo con ella recorrer someramente el marco legislativo en el que se basa la actuación de nuestras Fuerzas Armadas, proporcionarles una visión general de ellas, que les permita comprender qué son y para qué valen, sin entrar en grandes detalles, y por último trasladarles mi visión sobre el entorno geoestratégico actual que, entiendo, facilitará la comprensión de los cometidos y operaciones que realizan nuestras Fuerzas Armadas, así como de la necesidad de que estén bien dotadas y adiestradas. Finalmente, creo que lo más interesante sería, si tenemos tiempo, el debate y el intercambio de opiniones que podamos tener después de finalizada la conferencia.

Comenzando ya con el marco legislativo, como no puede ser de otra manera, empiezo por nuestra Constitución, que habla de las Fuerzas Armadas en tres ocasiones. Primero, en su Título Preliminar, en su Artículo 8º, que establece que la constituyen el Ejército de Tierra, la Armada, y el Ejército del Aire, (hoy Ejército del Aire y del Espacio, y su misión. Concretamente la misión que establece es garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. Por su parte, en el Artículo 72º se otorga a S.M. el Rey el mando supremo de nuestras Fuerzas Armadas, y en el Artículo 149 define la Defensa como una de las competencias exclusivas del Estado.

En todo caso, nuestra Constitución ordena desarrollar la legislación de la Defensa por medio de una ley orgánica, que en la actualidad, la que está en vigor, es la Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional.

Es en ese texto legal donde, entre otros aspectos, se define la adscripción de las Fuerzas Armadas al Ministerio de Defensa, se detallan sus misiones y se delimitan las reglas esenciales de la actuación militar. Esta ley orgánica define también la figura del Jefe de Estado Mayor de la Defensa, la responsabilidad que hoy ejerzo, asignándole la función de asesoramiento militar al Presidente del Gobierno y al Ministro de Defensa a los que debo auxiliar en la dirección estratégica, así como también ejercer el mando de la estructura operativa de las Fuerzas Armadas, que es la que se encarga de la ejecución de las operaciones.

Aspecto parcial del Aula Magna (I)

Me gustaría también transmitirles la idea de que, sin perjuicio de que S.M. el Rey ejerza con carácter institucional el mando supremo de las Fuerzas Armadas, es el Presidente del Gobierno el responsable de la dirección política de la Defensa, de la gestión de las situaciones de crisis que afectan a la Defensa y de la dirección estratégica de las operaciones militares en caso del uso de la fuerza. Para ejercer sus competencias y definir su política en el campo de la Defensa, el Presidente promulga la Directiva de Defensa Nacional. La última es de finales del año 2020, en la que entre oros aspectos, define las líneas generales y objetivos de la política de Defensa, así como las directrices de actuación.

En la actualmente en vigor se indica que la credibilidad de nuestra Defensa Nacional se basa tanto en una capacidad razonable de defensa autónoma como en la contribución e integración multilateral que se fundamenta en nuestra pertenencia a las organizaciones de la Alianza Atlántica y la Unión Europea. Este documento es a su vez desarrollado por el titular del Ministerio de Defensa a través de la Directiva de Política de Defensa que establece las prioridades, esfuerzo y actuación de las Fuerzas Armadas. Estos dos últimos documentos son la base para alimentar el planeamiento de la Defensa.

Este planeamiento es un proceso cíclico por medio del cual las Fuerzas Armadas se preparan, establecen y adquieren de acuerdo con los recursos económicos asignados, las capacidades que se necesitan para responder adecuadamente a los posibles escenarios de actuación.

El mensaje que me gustaría transmitirles es que las Fuerzas Armadas españolas, es decir sus Fuerzas Armadas, son ante todo una herramienta de la nación que, si bien pueden actuar en múltiples ámbitos, están diseñadas principalmente para garantizar la defensa y contribuir a la seguridad de España y de los españoles. Para ello es necesario que dispongan de unas capacidades que les habiliten al ejercicio de una disuasión creíble ante las amenazas que, no tengan la menor duda, tenemos, y llegado el caso si es necesario afrontar esas amenazas, combatirlas y derrotarlas o neutralizarlas.

Aspecto parcial del Aula Magna (II)

Con la disuasión, tan presente últimamente en el vocabulario de los Medios de Comunicación Social, se pretende evitar que cualquier adversario o competidor se aventure a emprender acciones ofensivas para hacer valer sus intereses sobre los nuestros. Se sustenta en dos pilares, la voluntad de emplear la Fuerza si llega el caso y las capacidades de dicha Fuerza. Resulta evidente que cuanto mayor es el margen de superioridad en capacidades militares respecto al potencial adversario, mayor es la eficacia de la disuasión y menor es la tentación de que éste quiera lograr sus objetivos por medio del uso de la Fuerza.

Quiero subrayar, para quienes puedan opinar que la Defensa es un gasto poco útil, que aunque mantener una disuasión efectiva, sin duda, es caro, también es cierto que en términos económicos el conflicto armado es siempre mucho más caro, como estamos viendo con lo que sucede en Ucrania. Pero es que además si el conflicto se pierde el costo es insoportable. Por otro lado una disuasión efectiva evita pérdidas de vidas, lo cual no podemos cuantificar. Por ello considero que al contrario de lo que a veces se ha opinado, la disuasión es el empleo más útil y efectivo que se puede hacer de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, para que sean efectivas, además de esas capacidades y ese adiestramiento, no pueden improvisarse, no puede esperarse al momento de la crisis para generarlas.
Tras esta breve introducción, me gustaría hablarles ahora del entorno geoestratégico actual. No hace muchos días, el Alto Representante de la Unión Europea, nuestro compañero Josep Borrell se refería al mundo actual como un mundo de cambio. Esta afirmación es una clara muestra de la situación actual y creo además que no les vaya a sorprender si les afirmo que estamos viviendo un cambio de época. Este cambio, que ya estaba en marcha, sin duda se ha acelerado ante el ilegítimo ataque de Rusia a Ucrania. Se trata de un punto de inflexión que ya está modificando la arquitectura internacional de seguridad y defensa que hemos tenido desde el final de la Guerra Fría.

Aspecto parcial del Aula Magna (III)

En realidad, este cambio fue implícitamente anunciado en el discurso del Presidente Putin, en 2007, en la Conferencia de Seguridad celebrada en Múnich. En ese discurso, veladamente, el Presidente Putin definió las líneas maestras de su visión geopolítica, exponiendo de alguna forma los fines, que no los medios, para alcanzarla. Desde entonces hemos sido testigos de una creciente aseptividad con occidente por parte de la Federación Rusa. Quizás en aquel momento no valoramos correctamente sus palabras y determinación, y por ello no reaccionamos debidamente a la invasión de Georgia en el año 2008 y tampoco, posteriormente, en 2014, a la de Crimea y el Dombás.

Con el ataque e invasión a Ucrania del pasado 24 de febrero, Rusia traspasó muchas líneas rojas, confirmando el propósito del Presidente Putin de restablecer el poder de los tiempos soviéticos, tanto en influencia global como con la regeneración de su anillo de seguridad regional. Tampoco podemos tener duda que el revisionismo del kremlin busca sustituir el actual orden mundial, basado en normas, por otro para cuya consecución contempla el uso de la Fuerza si ello resulta necesario.

En este contexto que estoy describiendo, China parece compartir con Rusia propósitos similares en lo que se refiere a la alteración del actual orden mundial basado en normas.
Sin embargo China mantiene un enfoque diferente, pues amplía principalmente su poder, su ventaja económica para aumentar su influencia, aunque también es cierto que, paralelamente, está desarrollando un poder militar sin precedentes. En cualquier caso, y al menos por el momento, para estar en la Unión Europea, aunque China presenta un desafío sistémico a nuestra concepción del mundo, es también un importante socio económico. Y, si bien, Rusia y China nos preocupan desde el punto de vista del entorno global, también quiero dar unas breves ideas sobre otros aspectos de nuestro entorno más cercano.

Quiero resaltar ahora la importancia que tiene para nuestra seguridad la estabilidad y prosperidad de nuestros países vecinos, y en consecuencia la importancia de la estabilidad y buenas relaciones entre los países del Magreb, en particular por su proximidad geográfica, entre Argelia y Marruecos. La cooperación con estos países en asuntos tales como la lucha contra el terrorismo y el control de los flujos migratorios, son fundamentales para todos, como también lo son la resolución de los conflictos de intereses que tenemos. Disputas sobre soberanías de espacios marítimos y fronteras regionales, como lo hemos podido ver con el Sáhara, inciden negativamente en diferentes ámbitos de cooperación.

En segundo lugar África, que la tenemos muy cerca, presenta dos facetas preocupantes. Por un lado el terrorismo internacional de corte yihadista se está perpetuando, y por otro el hecho de que el propio continente ya es un escenario de competición geopolítica en el que Rusia y China se están posicionando como actores principales, obteniendo control económico y de recursos naturales, así como un importante ascendiente militar y protección de influencia de los países de la zona, actuando para desplazar de la región a la Unión Europea y a occidente en general, en beneficio de ellos.

Asimismo quiero también resaltar la importancia para España y para la Unión Europea del golfo de Guinea y la incidencia de la piratería en la región. No debemos olvidar la alternativa energética al gas bruto que suponen los proveedores de esta región, principalmente Nigeria.
Después de estas pinceladas, muy rápidas, del entorno global y del regional, que nos afecta, paso ahora a exponer someramente hacia donde se dirigen las organizaciones internacionales de seguridad y defensa a las que España pertenece.

Antes del inicio del conflicto de Ucrania, tanto la Unión Europea como la Alianza Atlántica, dada la incertidumbre del entorno y quizás a raíz de la retirada de Afganistán, se encontraban en un momento de adaptación conceptual de algunos de sus paradigmas. Los acontecimientos de febrero, además de condicionar de forma absoluta todo esto, han elevado exponencialmente el compromiso y determinación de los países con estos procesos de adaptación.

En relación con la Alianza, durante la Cumbre de Madrid del pasado mes de junio, los líderes aprobaron un nuevo concepto estratégico de la OTAN con el objetivo principal de garantizar nuestra defensa colectiva frente a todas las amenazas y desde todas las direcciones. En este nuevo concepto estratégico no se modifican, se mantienen, los cometidos fundamentales que ya tenía el anterior concepto de 2010, disuasión y defensa colectiva, prevención y gestión de crisis, y seguridad cooperativa. Pero se ha recortado significativamente el ámbito de la disuasión y la defensa colectiva para activar a cualquier potencial adversario de cualquier oportunidad de agresión. Ahora, en este nuevo concepto estratégico, Rusia es considerada como la amenaza más importante y directa, consideración que resultó reforzada cuando el Presidente Putin anunció, solo el pasado mes de septiembre, la movilización parcial y escaló su retórica nuclear justificándola por una hipotética amenaza existencial para Rusia por parte de occidente. El concepto, además, mantiene la denominada “visión de 160 grados”, donde todos los aliados mostramos nuestro compromiso y solidaridad mirando tanto al este, como al sur, o como a cualquier otro eje.

Más aún teniendo en consideración que además del terrorismo yihadista, Rusia como amenaza que es, está también proyectando su influencia en el flanco sur de la Alianza. Por otro lado, como he dicho antes, este nuevo concepto estratégico señala a China como un desafío sistémico, ya que sus ambiciones declaradas y su política coercitiva ponen en peligro nuestra seguridad, intereses y valores. Asimismo se reafirma la política de puertas abiertas a las democracias europeas que comparten los valores de la Alianza, como es el caso de Finlandia y Suecia que, se espera, puedan pronto culminar su incorporación a la Alianza. Con ello constituirían, junto con Dinamarca y Noruega, un fuerte eje aliado, incrementando también, eso sí, la línea de contacto con Rusia.

Otro aspecto relevante es el compromiso de trabajar con los socios para abordar amenazas y desafíos a la seguridad compartida ante acontecimientos que pueden afectar directamente a la seguridad euroatlántica en el Indo-Pacífico, Oriente Próximo, o por ejemplo en el Sahel, donde destaca especialmente la colaboración que se ha iniciado entre la Alianza Atlántica y Mauritania.

Igualmente, el concepto estratégico pone de manifiesto el peligro que supone para los intereses de los aliados el empleo, por actores autoritarios, de acciones ofensivas mediante tácticas híbridas, actividades maliciosas en el ciberespacio y en el espacio Interterrestre, así como las campañas de desinformación, instrumentalización de la emigración o la manipulación del suministro de la energía, de la que estamos siendo testigos estos días. Finalmente, en la Cumbre de Madrid, los aliados se comprometieron a renovar el compromiso de inversión en Defensa , alcanzando el 2% del PIB, en una senda incremental definida. El nuevo modelo de Fuerzas Armadas de la Alianza requiere, sin duda, un mayor nivel de adiestramiento y equipamiento, que será más exigente y costoso, lo que se traduce en un mayor presupuesto militar.

Refiriéndome también a la Unión Europea, es evidente que ambas organizaciones buscan su complementariedad, OTAN y Unión Europea.

Donde cada una ha empleado sus instrumentos de poder intrínsecos, la Unión Europea el económico, la OTAN el militar, y las dos el político. En cualquier caso, esta situación ha afianzado los planes de la Unión Europea para obtener “cierta” autonomía estratégica. Me refiero cierta en el ámbito militar, porque ha habido malas interpretaciones de esta autonomía estratégica, porque lo único que pretende es ser capaz de reaccionar unilateralmente ante crisis, y así ganar credibilidad e influencia en el concierto internacional y que no le pasara lo que le pasó con la retirada de Kabul.

Por ello, la Unión Europea aprobó en marzo la Brújula Estratégica o Strategic Compass, que dotó a la Unión Europea de un ambicioso plan de acción para reforzar la política de Seguridad y Defensa de la Unión Europea hasta el año 2030.

Es evidente que los acontecimientos han ocasionado el despertar geopónico de la Unión Europea, de la conciencia de Defensa y de la necesidad de reforzarse y dotarse de unas capacidades de defensa suficientes, que complementarán a las de la Alianza. Como consecuencia, por ejemplo, Alemania, rompiendo viejos tabúes, está ya impulsando junto a Francia un pilar europeo de la Defensa en el que España tiene que estar llamada a ocupar el lugar que le corresponde.

Pues bien, en este entorno incierto, antes de pasar al coloquio, creo interesante que conozcan las misiones que realizan y dónde están desplegadas nuestras Fuerzas Armadas. Las primeras y que más esfuerzo exigen, aunque sea citar las más desconocidas, son las Misiones de Vigilancia y Disuasión que realizamos con carácter permanente en nuestros espacios de soberanía, jurisdicción e interés nacional. Se realizan mediante una labor de continua vigilancia, presencia y control, de nuestro espacio aéreo, de nuestras zonas marítimas de interés, y de islas, plazas y peñones de soberanía nacional, así como la vigilancia y defensa de ese otro espacio de confrontación permanente, de naturaleza virtual, que es el ciberespacio.

En este caso exclusivamente asociado a las redes y sistemas del Ministerio de Defensa. Y por último, también con carácter permanente, la vigilancia del espacio ultraterrestre, en lo que pudiera afectar a España.

A ello se dedican a diario, aproximadamente, unos 3000 de nuestros militares. Y esta labor es fundamental para proporcionar la adecuada seguridad y protección de nuestros conciudadanos y sus intereses, de forma que tengan garantizada su libertad y puedan realizar las actividades que permitan el desarrollo, en todos los órdenes, de nuestro desarrollo. Respecto a nuestros despliegues en el exterior, las misiones que realizamos las podemos clasificar en cuatro grandes grupos, que se visualizan ahora en la pantalla. En ellas, alrededor de 2900 militares de nuestras Fuerzas Armadas están desplegados hoy en día en el mundo. El primero en operaciones enfocadas a la disuasión y defensa de los aliados, donde participamos en diversas misiones de la Alianza Atlántica con Agrupaciones navales permanentes en la Policía Aérea, la presencia avanzada en Letonia o el apoyo a la defensa antimisiles balísticos en Turquía. El segundo en operaciones para proporcionar seguridad y estabilidad. España es el primer contribuidor a las misiones de la UE, participando en misiones de adiestramiento, como en Malí, en la Operación Eunavfor-Atalanta, en el cuerno de África, en Somalia, en la República Centroafricana.

No quiero tampoco olvidar nuestra participación en las misiones de N.U., entre las que debo destacar nuestra contribución en el Líbano. Tercero, también en operaciones de lucha contra el terrorismo internacional, que es un desafío que la comunidad internacional debe afrontar sin fisuras, y España contribuye de muy diversas formas, en distintos lugares, a combatir esta lacra, como es la operación Inherent Resolve en Irak, o la Operación Sea Guardian en el Mediterráneo. Y cuarto, las operaciones relacionadas con la seguridad cooperativa y la diplomacia de defensa. Un entorno cercano seguro redunda en nuestra propia seguridad y por tanto facilita el progreso de nuestra sociedad. Por ello, una de nuestras mejores herramientas en la lucha contra el terrorismo y la inestabilidad es poder contribuir a la construcción de capacidades militares de otros Estados que necesitan nuestro apoyo.

Desde estas sencillas líneas de los Reales Tercios de España felicitamos a la Delegación de Defensa en Aragón y a UNIZAR por regalarnos esta magnífica conferencia del JEMAD.

Imágenes: IEEES

Santoral

La Santa de hoy es
Nuestra Señora de los Ángeles, Patrona de la especialidad fundamental de Helicópteros del Ejército de Tierra
Felicitaciones

Próximas publicaciones

  • CONFERENCIA ¡NO ME ACUERDO! LA MEMORIA
  • PRESENTACIÓN DEL LIBRO "LAS ACCIONES NO (TODAS CONTADAS) DE LAS UNIDADES DE OPERACIONES ESPECIALES ESPAÑOLAS"
  • CONFERENCIA "ESTANDARTES DE CABALLERÍA"
  • CELEBRACIÓN DEL 365 ANIVERSARIO DEL REGIMIENTO DE CABALLERÍA "ESPAÑA" 11
  • ACTO DE ENTREGA DEL PREMIO LITERARIO "LOS SITIOS DE ZARAGOZA"
  • CONMEMORACIÓN DE LA CAPITULACIÓN DE ZARAGOZA
  • GRAN RECREACIÓN MEDIEVAL EN ALAGÓN
  • JORNADA DE ESTUDIO DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SIJENENSES MIGUEL SERVET
  • CONCIERTO LÍRICO EN LA IGLESIA DE ALTABÁS
junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930