Festividad

CONMEMORACIÓN DEL 97º ANIVERSARIO FUNDACIONAL DE LA LEGIÓN

La Hermandad Provincial de Antiguos Caballeros Legionarios de Zaragoza ha organizado varios actos en la capital aragonesa para celebrar el XCVII Aniversario Fundacional de la Legión, destacando entre ellos los siguientes: ofrenda de flores a la Virgen del Pilar, realizada el pasado día 15 de septiembre de 2017 en el Camarín de la Virgen, de la catedral-basílica de la que es titular; XXVI competición de tiro con arma corta, denominada X Memorial Antonio Escuer, celebrada el día 16; conferencia titulada, “Consideraciones sobre la Ley 52/2007, de la Memoria Histórica”, a cargo del coronel Lorenzo Fernández-Navarro De los Paños y Álvarez de Miranda, celebrada el pasado día 21.

Siendo todos ellos importantes, nos centraremos en el acto principal que fue la solemne conmemoración del XCVII Aniversario de la Legión, llamada inicialmente “Tercio de Extranjeros”.

Dio comienzo a las 11.30 horas, en el monumento a los muertos de la Legión, presidido por el GB. José Luis Sánchez Martínez-Falero jefe de la Brigada Aragón I, que fue recibido a su llegada por el presidente de la HH. AA. Caballeros Legionarios de Zaragoza, coronel (R), Luis Carlos Asarta Cuevas.

Imagen del Cristo de la Buena Muerte

Asistieron, entre otras, las siguientes autoridades y personalidades: Jefe de la Brigada Logística, GB. Oscar Lamfus Galguera, Jefe de la Plana Mayor de Dirección de la AGM, teniente coronel, Juan Manuel Salóm Herrera, capitán de Artillería Francisco Manuel Reyes Ramos, una representación del Cuerpo Nacional de Policía y los concejales del Partido Popular en el Ayuntamiento de Zaragoza, Patricia Cavero Moreno y Enrique Collados Mateo.

Asistieron igualmente representaciones de las siguientes asociaciones y hermandades vinculadas con las Fuerzas Armadas: Unión Nacional de Milicias Universitarias, Asociación Española de Soldados Veteranos de Montaña, Agrupación Renovados Tercios Españoles, Asociación de Veteranos Paracaidistas, Asociación ARES de Reservistas Españoles, Asociación de militares y Guardias Civiles con discapacidad ACIME, y la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, (Zaragoza), que estuvo representada por su presidente, coronel (R), José Javier Freixas Puivecino, así como varias representaciones de la Cofradía de la Virgen de la Paz y de la Merced.

En la Glorieta de la Legión, se inició el acto con el izado de la bandera de España mientras se escuchaba el Himno nacional. A continuación, en la capilla que alberga el monumento, se celebró la Santa Misa, oficiada por el R.V. Ángel Briz Fernández, capellán castrense con consideración de capitán, del Acuartelamiento San Fernando.

Se leyó el libro del Eclesiástico, que dice furor y cólera son odiosos; y el pecador los posee. Del vengador se vengará el Señor y llevará estrecha cuenta de sus culpas. Perdona la ofensa a tu prójimo y se te perdonarán los pecados cuando lo pidas.

El Jefe de la Brigada Aragón I presidió el acto

La segunda lectura se hizo de la carta del apóstol San Pablo a los Romanos: “Ninguno de vosotros vive para sí mismo y ninguno muere para sí mismo. Si vivimos, vivimos para el Señor, si morimos, morimos para el Señor, en la vida y en la muerte somos del Señor. Para esto murió y resucitó Cristo: Para ser Señor de vivos y muertos“.

Se dio lectura del santo evangelio según San Mateo: “En aquel tiempo, se adelantó Pedro y preguntó a Jesús, Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿hasta siete veces?. Jesús le contesta: no te digo siete veces sino setenta veces siete“.

En la homilía nos recordó el R.V. Briz Fernández que nos habíamos reunido para celebrar el aniversario de la fundación de la Legión, y tuvo también un recuerdo para los miembros de la hermandad, Luis Fernández Jiménez Reigada, Pedro Pallarés, Jesús Grau Martínez, e Isidro Martínez, fallecidos a lo largo de este año.

Celebración de la Santa Misa

Señaló que las lecturas de este domingo recordaban en cierto modo la fundación de la Legión, acontecida en un contexto de guerra, con una España ensangrentada por la sangre de sus soldados, que necesitaba de una Unidad que fuera valerosa y que no temiera a la muerte, y eso es la Legión, que no tiene en cuenta el pasado de sus gentes sino su entrega en el presente, y con un credo legionario de no temer a la muerte por cumplir con el deber.

Citó a Millán Astray, y a Rafael de Valenzuela y nos exhortó a vivir entregados al honor, al deber, al sacrificio por España pues no alcanzaremos el cielo por nosotros mismos sino por el servicio y la entrega, siendo cada uno colmado según su medida.

Se refirió al Cristo de la Buena Muerte como compañero y protector de todos los legionarios, como hombre igual a nosotros, que nos llama a imitarle y que lo entrega todo por la salvación de todos.

Finalizó el reverendo pidiendo a la Virgen María, que es redentora, que está en el cielo y aquí, que nos guarde siempre bajo su mantoy que nos proteja para que sirvamos a los demás con lealtad, con honor, con sacrificio, buscando la gloria, no de este mundo, sino la gloria de Dios.

Al final de la eucaristía se hizo entrega del Medallón de la Sección de Damas del Cristo de la Buena Muerte a Dña. Amparo Ubierna García.

Los actos continuaron, de nuevo en la Glorieta de la Legión, con la emotiva ceremonia de homenaje a los caidos. El Piquete de Honores de la Hermandad portó a hombros la monumental imagen del Cristo de la Buena Muerte hasta la entrada de la capilla, donde fue entronizado. La concejal del Ayuntamiento de Zaragoza, Patricia Cavero, y el capitán de Artillería, Francisco Manuel Reyes, depositaron una corona de laurel a los pies de la sagrada imagen. A continuación, los miembros de la cofradía de la Virgen de la Paz y de la Merced, Francisco Garrido y Concepción Abad, hicieron entrega de un bonito centro floral.

Se cantó el “novio de la muerte” y se gritaron los vivas de rigor.

Después de cantar el Himno de la Legión se procedió al arriado de la Enseña nacional.

El jefe de la Brigada Aragón I, GB. José Luis Sánchez Martínez-Falero, cerró el acto con unas breves palabras de agradecimiento a todos los presentes en el mismo.

Posteriormente tuvo lugar una comida de hermandad en el CDSCM El Soto a la que asistieron unas cien personas.

Presidente y miembros distinguidos (foto cortesía HACL)

Al inicio de la misma, el presidente de la hermandad, Asarta Cuevas, pronunció unas palabras que inició recordando el nacimiento de la Legión, fundada por Real Decreto el 28 de enero de 1920, aunque el Mando decidió considerar como fecha fundacional el 20 de septiembre, día en el que se alistó el primer legionario, un ceutí de treinta y dos años llamado Marcelo Villeban Gaytán.

Nos recordó Asarta Cuevas que, a lo largo del tiempo, la Legión ha cambiado varias veces de nombre. Inicialmente se llamó Tercio de Extranjeros, desde 1920 a 1925, luego, durante un año Tercio de Marruecos, después Tercio, y finalmente, desde 1937 hasta hoy, la Legión.

Nació como una Unidad de Infantería para luchar en primera línea de fuego, que evitara la sangría de soldados de reemplazo en las guerras del norte de África. Desde entonces la Legión ha tenido 10.000 muertos. En la actualidad los procedimientos han cambiado pero el espíritu sigue siendo el mismo.

Tuvo el coronel Asarta palabras de reconocimiento y gratitud hacia el equipo de conservación del monumento a los muertos de la Legión, especialmente a Nieves Rodríguez, hacia el Piquete de Honores, y hacia la junta directiva de la hermandad, en especial a su secretario, Fernando Cabello.

A continuación se procedió a la entrega de Diplomas de colaboración, siendo distinguidas las siguientes personas:
Carmelo Herrero Monje, Vocal del Monumento, Encarnación Del Pino García, Vocal Administrativa, y Antonio Paracuellos Pina, socio colaborador Antes de comenzar el ágape se brindó por el primero de los españoles, por el primer legionario:

¡POR EL REY!

Después de la comida, se realizó el acostumbrado brindis legionario con la típica leche de pantera, y finalmente, todos los asistentes disfrutamos de la actuación del conocido Cuadro de Jota, “Castañuelas de Aragón”, que hizo las delicias de todos nosotros con sus patrióticas jotas y bailes.

 

EnglishFrenchSpanish