Festividad

EL HOSPITAL GENERAL DE LA DEFENSA EN ZARAGOZA CELEBRA LA FESTIVIDAD DE NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO PATRONA DEL CUERPO Y TROPAS DE SANIDAD MILITAR

El coronel médico director del HGD en Zaragoza presidió el acto

Con la brillantez y solemnidad a las que nos tiene acostumbrados, el Hospital General de la Defensa en Zaragoza celebró el pasado 27 de junio de 2018 la festividad de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Patrona del Cuerpo y Tropas de Sanidad Militar.

Los actos dieron comienzo a las 9.15 horas, en la capilla del hospital, con la celebración de la Santa Misa oficiada por el capellán castrense del HGD. Con él concelebraron el capellán de la base Aérea de Zaragoza, y tres capellanes más, colaboradores habituales del hospital.

En el altar de la capilla, adornado con bellos centros florales, lucía espléndida la Bandera de España. Asistieron al servicio religioso varias autoridades civiles y militares.

Se dio lectura del Libro de Isaías. En aquellos días el Señor le habló a Acaz: “Pide una señal al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo“…

Se hizo lectura del Santo Evangelio según San Lucas: En aquel tiempo, Simeón impulsado por el Espíritu fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios…

Icono de Ntra. Sra. Del Perpetuo Socorro

En la homilía, el R.V. nos quiso hablar de tres cosas que le inspiran el icono de la Virgen del Perpetuo Socorro, que preside el altar. Nos quiso transmitir, en primer lugar la antigüedad. La imagen que representa el icono es de mucha antigüedad. Es, cuenta la tradición, originaria de San Lucas Evangelista. Este icono es una copia de esa supuesta imagen que hizo San Lucas, se veneraba en el Oriente Bizantino y representa a la Madre de Jesús de la pasión. El primer aspecto fundamental que quiso resaltar, pues, es la tradición. Estamos ante una imagen muy antigua, estamos ante una imagen de muchísimos años, que se ha venerado muchísimo tiempo.

El evangelio, el cristianismo, nuestros valores, que hemos bebido de nuestra tradición, de nuestras familias, de nuestros abuelos, de nuestros padres, no es un invento de antes de ayer. La tradición lleva con nosotros muchísimo tiempo.

Somos herederos de una tradición, y una tradición cristiana, con nombre y apellidos.

Somos cristianos por tradición, por un origen. Ese origen es el origen de Cristo, el origen de Dios en el mundo. Esa tradición que hemos recibido desde el comienzo es una tradición que tiene un contenido que hay que transmitir. El segundo aspecto a resaltar fue el de la maternidad. Ser madre es el ejercicio más grandioso que tiene la naturaleza humana. Todos tenemos que ser madres, y más los médicos por ser los encargados de trabajar con los enfermos. Una madre es la que mejor comprende el dolor de su hijo. Misteriosamente, pero solo por el hecho de ser madre se comprende el dolor, se comprende el sufrimiento, se comprenden los momentos difíciles de la vida, que no tienen explicación.

Hay mucha gente sola y tenemos que ser auténticas madres, con la actitud natural de la maternidad, con generosidad, sin pedir nada a cambio. Eso nos transmite María en este icono, la maternidad divina.

Celebración de la Santa Misa

El tercer aspecto fundamental destacado fue el de la experiencia del dolor. El R.V., dirigiéndose al personal sanitario, dijo esto: “Vosotros sois profesionales, verdaderos médicos, enfermeros, auxiliares, vosotros tratáis diariamente el dolor, no solamente el dolor físico sino también el dolor espiritual. ¿Qué respuesta tiene que dar un cristiano ante el dolor?. No podemos ser escépticos, no podemos ser personas indiferentes. Hay veces que, de tanto trabajar en esta dedicación médica, científica, parece que nos hacemos insensibles viendo cada día gente que muere, viendo gente que sufre, viendo gente que hay que curar. Pero ante todo somos cristianos“.

¿Qué respuesta da un cristiano al dolor?, la respuesta es Jesús, la respuesta de Cristo. No todo está dicho con el dolor. El dolor, el sufrimiento, no es el punto final en una etapa de la vida.

Jesucristo nos enseña en la cruz que el sufrimiento es parte de la vida, va en nuestro ADN. El dolor es el paso, un paso duro, misterioso, un paso que nadie quiere, el paso a la vida, el paso a la esperanza, el paso a encontrarnos con Dios“.

“Queridos hermanos, haced de vuestro trabajo, de vuestra vida, un encuentro con Dios”. La eucaristía estuvo acompañada en todo momento por las exquisitas interpretaciones del Coro de Médicos Dona Nobis Pacem, dirigido por Olena Panasyuk, que nos ofreció, entre otras, las siguientes composiciones de carácter religioso: Kiere eleison, Santa María, y Madre nuestra, que contribuyeron a elevar nuestra alma y nuestro espíritu.

Coro de Médicos Dona Nobis Pacem

Antes de finalizar la Santa Misa el capellán del HGD, tuvo unas cálidas palabras de reconocimiento y gratitud hacia las Hermanas Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, que en muy poco tiempo abandonarán el Hospital Militar. A ellas les dijo: “Habéis sido unos ángeles para este hospital durante casi cien años estando con nosotros. En nombre de la parroquia no tengo palabras para expresaros nuestra gratitud. Rezad por nosotros, sobre todo por los pacientes y enfermos de este hospital“.

Posteriormente, a las 10.30 horas, tuvo lugar en la explanada situada frente a la fachada principal del Hospital General de la Defensa en Zaragoza, el acto central de la jornada, presidido por el coronel médico, director del HGD, José María Abad Royo.

Asistieron entre otras las siguientes autoridades militares: Jefe de Movilidad Aérea del Mando Aéreo de Combate, GD. Julián Roldán Martínez; jefe de la Base Aérea de Zaragoza, GB. Antonio Francisco Nebot Más; jefe de la 8ª Zona de la Guardia Civil, GB. Carlos Crespo Romero; jefe de la Brigada Logística, GB. Oscar Lamsfus Galguera; Comandante Militar de Zaragoza y Teruel, GB. Carlos Jesús Melero Claudio; Delegado de Defensa en Aragón, coronel Félix Allo Flores, así como el anterior Director del HGD, GB. Jesús Rubio Izquierdo

Hijas de la Caridad de San Vicente Paul

Las principales autoridades civiles que asistieron fueron las siguientes: Consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sebastián Celaya Pérez; Fiscal Superior de Aragón, José María Rivera Hernández; Subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Ángel Val Pradilla; presidente de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Julio Arenere Bayo; Jefe Superior de Policía en Aragón, José Ángel González Jiménez, así como varias representaciones de diversas asociaciones vinculadas con las Fuerzas Armadas.

Los Reales Tercios de España estuvieron representados por Manuel Grao Rivas, jefe de Relaciones Institucionales del V Tercio “General Aranda”.

El inicio del acto vino marcado por la incorporación a formación del Estandarte de la Agrupación de Sanidad nº 3 a los acordes del Himno nacional.

A su llegada, el coronel José María Abad Royo fue recibido con los honores de ordenanza. Seguidamente, con el acompañamiento de la marcha militar El Abanico, revistó la formación, integrada por las siguientes Unidades: Escuadra de Gastadores de la Agrupación de Sanidad nº 3; Música de la Academia General Militar, y la Compañía de Honores, con una sección de la Base Aérea de Zaragoza, una sección del IV Batallón de Intervención en Emergencias (UME), y una sección de la AGRUSAN 3.

Despedida de la Bandera

A continuación el coronel Abad Royo saludó a todos los presentes y pasó a ocupar la presidencia del acto. Se procedió a la realización de la ceremonia de Despedida de la Bandera del personal militar que ha causado baja en la Unidad por pase a la situación de retiro o a la reserva, y del personal civil
que ha causado baja por jubilación. Este acto sirve para mostrar públicamente el agradecimiento a la labor desempeñada por este personal y el afecto de sus compañeros.

A continuación tuvo lugar la imposición de condecoraciones, a personal del hospital, por diversas resoluciones publicadas en el Boletín Oficial de Defensa, entregándose las siguientes:

PLACA DE LA REAL Y MILITAR ORDEN DE SAN HERMENEGILDO (2)

ENCOMIENDA DE LA REAL Y MILITAR ORDEN DE SAN HERMENEGILDO (2)

CRUZ DEL MÉRITO MILITAR CON DISTINTIVO BLANCO (5)

CRUZ DE LA REAL Y MILITAR ORDEN DE SAN HERMENEGILDO (2)

MENCIONES HONORÍFICAS (1)

Personal civil: CRUZ AL MÉRITO MILITAR CON DISTINTIVO BLANCO (8)

MENCIONES HONORÍFICAS (3)

Despedida de la Bandera

Seguidamente se procedió a la entrega de premios y distinciones Patrona Sanidad 2018.

Con ello, el HGD ha querido distinguir a las personas o entidades que han colaborado en los diferentes ámbitos y que han hecho posible un mejor entendimiento a nivel institucional, así como a las distintas personas, que por su dedicación y continuado trabajo a lo largo de su prolongada vida laboral, lo merecen.

PREMIO CABALLERO LAUREADO DE SAN FERNANDO CORONEL MÉDICO DON URBANO SANTOS ORAD Y GAJÍAS

Por su constante apoyo y colaboración hacia el hospital militar, se le concedió al Consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sebastián Celaya Pérez.

PREMIO GENERAL SUBINSPECTOR MÉDICO DON JOSÉ SALARRULLANA ALABART

Con este premio se reconoce la labor de una persona o Unidad, ajena al hospital militar, a lo largo del último año. Este año se ha querido premiar a la Unidad de Geriatría del Sector 2 del Salud en el hospital. Recogió el premio la doctora Mercedes Clerencia Sierra, jefa del servicio.

PREMIO CAPITÁN MÉDICO DON DANIEL PÉREZ SANTACRUZ LAHOZ
Este año se ha concedido al Servicio de Farmacia del hospital. Recogió el premio la teniente coronel jefe del Servicio de Farmacia, María de las Nieves Nieto Rodríguez.

DIPLOMA DE AGRADECIMIENTO por los servicios al hospital.

Se concede a la Unidad Provincial de Seguridad Privada del Cuerpo Nacional de Policía, por la preocupación, atención y dedicación proporcionadas al hospital durante el período de falta de personal de seguridad en este hospital.

Recogió el premio el jefe de la Unidad de Seguridad Privada, Inspector Jefe, Esteban Zorrilla Oliveira.

DISTINCIONES A TÍTULO PERSONAL

Imposición de condecoraciones

En reconocimiento a las muchas atenciones y dedicación que con tanta largueza y generosidad han procurado al HGD, se concedió Diploma de Agradecimiento a: coronel médico, Juan Cortina Vilanoba, coronel médico, Eugenio Clemen del Río, teniente coronel médico, Rafael Barril Vicente, Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, del HGD, (recogió el premio Sor Josefina Saz Fuertes).

A continuación el coronel médico director del Hospital General de la Defensa en Zaragoza, José María Abad Royo nos dirigió unas palabras de las que ofrecemos a ustedes, queridos lectores que nos siguen, el siguiente resumen:

Expresó su reconocimiento a las Unidades que integraban la formación con estas palabras:

Ya tuve ocasión de hacerlo con vuestros jefes pero quiero personalmente daros las gracias a vosotros, a todos los que estáis aquí formando y que nos estáis ayudando en este acto militar. Nosotros somos vuestros sanitarios y este hospital es vuestro hospital. Muchas gracias“.

Personal condecorado

Luego dijo los siguiente: “Nos honra con su presencia aquí el Consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sebastián Celaya Pérez. El reconocimiento mediante la concesión del premio Caballero Laureado de San Fernando Coronel Médico Orad y Gajias, que da nombre a este hospital, es en realidad un triunfo y una felicitación para todos. Ya por fin tenemos publicado el convenio de colaboración entre el ministerio de Defensa y el Gobierno de Aragón“.

Muchas gracias señor consejero, gracias a tus asesores y al personal del departamento“.

Proyecto en el que nos habéis apoyado desde el principio. A pesar de todas las dificultades que podía conllevar, hoy podemos decir que este convenio es una realidad“.

Quiero daros las gracias a todos los trabajadores del Hospital General de la Defensa en Zaragoza porque hasta ahora os hemos pedido un sobreesfuerzo y la única causa que os poníamos siempre era la misma. Antes teníamos un problema, había que arrimar el hombro porque el convenio estaba pendiente de firmar. Muchas gracias por vuestra paciencia, profesionalidad y amor a este hospital. “La teniente coronel Nieves Nieto y su servicio de farmacología, igual que todos los demás servicios del hospital, sabe muy bien de lo que estoy hablando“.

El Consejero Sebastián Celaya, premiado

Permitidme ahora que vuelva a pediros nuevamente vuestra paciencia y apoyo. Vamos a tener que seguir con este sobreesfuerzo porque ahora tenemos otro problema, y el problema es que el convenio se ha publicado. Nos tenemos que poner manos a la obra, pero la situación, os lo puedo asegurar, ha cambiado radicalmente“.

Tenemos un nuevo horizonte, tenemos un proyecto, queremos tener un hospital que sea útil para la sociedad civil aragonesa en condiciones similares a lo que podía ser un hospital comarcal. Tenemos que definir nuestra cartera de servicios, lo que podemos hacer y la población a la que podemos asistir. No podemos estar ciegos a las necesidades asistenciales de la sociedad actual, y en esta línea hemos querido reconocer la labor y la integración de los servicios del SALUD que han estado en nuestra casa. En esta ocasión reconocemos al Servicio de Geriatría, que hace un momento decíamos que era de fuera, ahora podemos decir que es nuestro, son ya una parte de nosotros y queremos que siga siendo así. No se trata de que el hospital se convierta en un geriátrico sino una adaptación a las nuevas necesidades sociales de nuestro tiempo, como cualquier otro hospital en una sociedad que está envejecida. Hoy en día lo tenemos que ver esto como una oportunidad, como una necesidad puesto que todo esto va con la rentabilidad de la mano. Somos un hospital grande, pero no excesivamente grande, con las ventajas que ello tiene y, probablemente, careciendo de los problemas que ello podría conllevar. Nos conocemos todos, sabemos nuestras capacidades y sabemos nuestras posibilidades que, os aseguro, son muchas“.

Diploma a la Unidad de Seguridad Privada del Cuerpo Nacional de Policía

Zaragoza es una ciudad que está situada en una posición geoestratégica de privilegio. Es un cruce de caminos entre las principales ciudades del noroeste de España. A su vez, el Hospital General de la Defensa en Zaragoza está también en una zona privilegiada de la ciudad, cercanos a una población creciente y joven. Estamos relativamente cerca del Hospital Miguel Servet que puede ayudarnos y cubrir nuestras carencias cuando lo necesitemos, que seguro que serán muchas“.

Nuestro objetivo es ser un hospital tipo comarcal, con autonomía suficiente y con actividad ambulatoria y hospitalaria de agudos, que complete un modelo de hospital moderno. Para ello es imprescindible, todos me lo pediréis, la dotación de medios y personal en todas las especialidades que completan la cartera de servicios en un hospital de estas características“.

Diploma a las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul

La sanidad militar, en su especialidad de medicina, como todos sabéis, arrastra un problema de años en los que ha habido una dolorosa brecha que nos ha llevado a momentos críticos. El cambio a un Ejército profesional, más pequeño pero también hay que reconocerlo, más eficaz; el cierre de hospitales militares; la falta de vocaciones de médicos militares, y yo diría más, la falta de especialistas médicos, incluso en los ámbitos civiles, hace que esto sea un problema común y generalizado. En definitiva, la necesaria reestructuración de nuestra propia sanidad militar ha llevado a este hospital a una situación yo diría que crítica“.

Después de algunas citas literarias alusivas, el coronel Abad tuvo palabras de reconocimiento hacia el decano Javier Lanuza y hacia los docentes que se hallaban presentes en el acto, citando al que había sido su profesor, Ernesto Fabre González, a la vicedecana de Ordenación Académica y Calidad de la Facultad de Ciencias de la Salud, Ana Luisa Caballero Navarro, y al decano de la Universidad San Jorge, Alejandro López del Val.

Resaltó que la docencia es un asunto prioritario y no solo universitario sino también a nivel de formación profesional en las escuelas que imparten temas de todo tipo sanitario, y recordó que el Cuerpo de Sanidad no solamente lo forman los médicos. Lo forman enfermeros, lo forman veterinarios, farmacéuticos y todo el personal que, a todos los niveles, puede trabajar en un hospital.

Alocución del coronel médico director del HGD

Apuntó que el futuro éxito militar de este hospital general de la defensa tiene que ser la docencia para su personal militar, no solo como una formación continuada sino también, en este caso, como un centro formador de médicos especialistas militares apoyándose en la capacidad docente superior del resto de hospitales aragoneses. Docencia de enfermería y también y de modo muy especial, y esto es un tema muy importante para el hospital, de tropa sanitaria. Es un proyecto prioritario que nuestros soldados especializados en sanidad obtengan un título y homologación de formación profesional equiparable a los que se obtienen en las escuelas profesionales y eso permita que cuando acaben su compromiso como soldados tengan una posibilidad de incorporarse a la vida civil si ese es su deseo.

Tuvo luego el coronel Abad palabras de gratitud y reconocimiento a las autoridades civiles asistentes, como el Fiscal Superior de Aragón, presidente de la Audiencia Provincial, vicepresidente de la Diputación Provincial, y Subdelegado del Gobierno en Zaragoza.

Gratitud y reconocimiento que hizo extensivo a las autoridades de la parcela sanitaria presentes en el acto, citando aquí a Concepción Ferrer, presidenta del Colegio Médico de Zaragoza; Luis Miguel Tobajas, presidente de la Real Academia de Medicina; Juan José Porcar Porcar, presidente del Colegio de Enfermaría de Zaragoza, y también al Jefe Superior de Policía de Aragón, José Ángel González Jiménez.

Acto de Homenaje a los caídos

Después dijo lo siguiente: “Este año hemos querido reconocer, en la persona de Esteban Zorrilla Oliveira, Inspector Jefe de la Unidad de Seguridad Privada, y por supuesto a todo su personal, que tan amablemente y profesionalmente suplieron nuestras carencias durante los tristes meses que sufrimos el problema laboral de la seguridad de defensa. Este problema lo sufrimos en primera persona con los vigilantes de seguridad de nuestro hospital, a los que pido perdón por lo que a nosotros nos pueda competer“.

También está con nosotros el Comisario Jefe de la Brigada de Extranjería y Fronteras, Ramón Granero y, por supuesto, quiero agradecer la presencia de las autoridades militares. Gracias a todos por permitirme presidir este acto en este hospital, que es un hospital militar ante todo, a pesar de lo que pudiera parecer de mis primeras palabras“.

Para nosotros ser militar significa honor, deber, honestidad y servicio público por encima del interés económico; trabajo en equipo y compañerismo por encima de intereses individuales, en definitiva vocación, la vocación que también es característica principal de todos los sanitarios“.

Felicitó luego a todos los que habían recibido una merecida distinción y tuvo palabras de recuerdo y agradecimiento para los que están ahora, o están a punto de incorporarse, a misiones en el extranjero, y expresó también su agradecimiento al coro del Colegio de Médicos que tan magníficamente nos había deleitado con sus voces.

Sección de la Base Aérea de Zaragoza

Encaró la recta final de su discurso con las siguientes palabras: “Me vais a permitir que deje para el final, con un especial cariño, dos menciones de agradecimiento que son muy entrañables para mi y probablemente para todos nosotros. El día 29 de enero de 1924 vinieron al antiguo Hospital Militar de San Ildefonso de Zaragoza 14 hijas de la Caridad de San Vicente Paul. Noventa y cuatro años más tarde, de desinteresado servicio al hospital y a sus enfermos, el próximo día 14 de julio de 2018, Sor Josefa Sar, Sor Teodora Becerril, Sor Concepción Trincado, Sor Marina Villalba y Sor Amparo Ripoll, se nos van y cierran este histórico y brillante ciclo de servicios a los demás. Supongo que el coronel vicario, y veterano de guerra como antes decían, estará totalmente de acuerdo conmigo en este momento“.

Y por fin, antes os hablaba de un proyecto, os hablaba de un compromiso, os hablaba de vocaciones. No me cabe ninguna duda de que lo conseguiremos“.

Solo tenemos que mirarnos en un espejo y ver en él a un compañero nuestro y su forma de actuar ante la adversidad, el coronel médico del Cuerpo de Sanidad Juan Cortina Villalba. Gracias Juan por permitirnos el honor y el privilegio de ser tus amigos“.

Soldados, gritad conmigo: ¡VIVA ESPAÑA! ¡VIVA EL REY! ¡VIVA LA SANIDAD MILITAR!

A continuación tuvo lugar el acto de homenaje a los soldados de todos los tiempos, encuadrados en los ejércitos de España, que un día lucharon con valor, sirvieron con lealtad y murieron con honor.

Para realizar dicho acto el Guión y los Banderines de las Unidades se reunieron ante el monumento a los que dieron su vida por España.

Sección de la Unidad Militar de Emergencias

Se dio lectura al soneto de rigor, que se inicia con las siguientes palabras:

Lo demandó el honor y obedecieron, lo requirió el deber y lo acataron, con su sangre la empresa rubricaron, con su esfuerzo la Patria engrandecieron. Fueron grandes y fuertes porque fueron fieles al juramento que empeñaron…

Seguidamente, se cantó la parte central de la oración cristiana La muerte no es el final, obra del sacerdote español Cesáreo Gabaráín Azurmendi, elegida en 1981 como Himno para honrar a los caídos de las Fuerzas Armadas españolas, que se inicia así:

Cuando la pena nos alcanza, por un hermano perdido, cuando el adiós dolorido busca en la fe su esperanza, en tu palabra confiamos…

La teniente coronel médico María José Gómez Cardos y la capitán enfermero Eva Cedillo Frey portaron la corona de laurel hasta las inmediaciones del monolito, siendo depositada por el coronel médico director del Hospital General de la Defensa en Zaragoza y por el Consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón.

Sección de la Agrupación de Sanidad nº 3

El R.V. Wenceslao Sanz Gil rezó la siguiente oración: “Que el Señor de la vida y la esperanza, fuente de salvación y paz eterna, les otorgue la vida que no acaba, en felíz recompensa por su entrega. Que así sea“.

En medio de un profundo silencio, escuchamos el toque de oración. Al llegar al punto ejecutivo saludamos con respeto y admiración a quienes dieron su vida por España, y coincidiendo con su último acorde se disparó una salva de honor de fusilería.

A continuación se interpretó el Himno de Sanidad, y se procedió a la retirada del Estandarte a los acordes del Himno nacional.

Luego, a paso ligero, se retiró la Fuerza, que desfiló posteriormente con gran marcialidad y gallardía por la avenida principal frente a la tribuna de autoridades e invitados.

Con esta secuencia dieron fin los actos solemnes. Algo más tarde, a las 12.15 horas la Unidad anfitriona ofreció un Vino Español en el vestíbulo de dirección del HGD.

Nosotros, desde estas sencillas líneas de los Reales Tercios de España, también damos término a este reportaje, felicitando al Hospital General de la Defensa en Zaragoza, en la persona de su coronel médico director, José María Abad Royo, por la brillante organización de los actos, a la vez que expresamos nuestra gratitud al personal de protocolo del hospital por todas las facilidades que nos han dado para la confección del presente trabajo informativo.

EnglishFrenchSpanish