Actos Sociales

ENTRAÑABLE DESPEDIDA AL CORONEL CARLOS ALBA ALONSO POR SU PASE A LA SITUACIÓN DE RESERVA

Siempre hemos dicho que hay ocasiones en las que resulta especialmente grato el contar una historia y esta es una de ellas porque vamos a hablarles extensamente de un militar por el que sentimos gran respeto y aprecio.

El pasado 21 de marzo de 2017, en el céntrico restaurante Idílico, de la capital aragonesa, tuvo lugar una entrañable cena de despedida al coronel de Infantería Carlos Alba Alonso, jefe del Órgano de Apoyo al Comandante Militar de Zaragoza y Teruel, que pasa a la situación de Reserva, por cumplimiento de la normativa militar vigente.

Alrededor de ochenta personas nos dimos cita en el salón “La Carta” para acompañar al coronel Alba en este emotivo acto en el que estuvieron presentes los principales mandos militares de la plaza y provincia de Zaragoza, varias de las primeras autoridades civiles, así como ilustres personalidades eclesiásticas, académicas, y también destacados miembros de los Departamentos de Protocolo de las instituciones locales y autonómicas, y representaciones de las principales asociaciones y hermandades vinculadas con las Fuerzas Armadas, entre ellas la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil.

Palabras de reconocimiento del COMIL de Zaragoza y Teruel

El Deán del Cabildo Metropolitano de Zaragoza, Luis Antonio Gracia Lagarda, bendijo la mesa y posteriormente el Comandante Militar de Zaragoza y Teruel, GB. Luis Lanchares Dávila, pronunció unas palabras en las que, refiriéndose al coronel Alba y a su esposa, dijo lo siguiente: “Poco puedo decir, Emi y Carlos, nada más que nos hemos reunido para manifestaros nuestra amistad. Yo que llevo poco tiempo en la Plaza de Zaragoza debo reconocer que en pocas ocasiones he tenido oportunidad de ver un grupo tan variado de amigos despidiendo a amigos y creo que eso es lo mejor que os podéis llevar en este momento que iniciáis una nueva etapa, el constatar que habéis hecho muchos y buenos amigos y que cuantos estamos aquí os queremos manifestar con nuestra presencia lo más evidente, nuestro cariño, nuestro aprecio a ambos, igual que aquellos que no han podido venir“.

Hizo referencia después el general Lanchares a una divertida anécdota, acontecida en la AGM, de cuando Carlos Alba era Alférez Instructor y él un aspirante, a la que luego nos referiremos más en detalle.

La esposa del coronel Alba recibe un ramo de flores

Finalizó con un reconocimiento al trabajo bien hecho por el coronel Alba y dijo esto: “Del corto tiempo que he tenido oportunidad de trabajar contigo, lo sabes, solo puede decir de ti tres cosas, la primera que eres una bellísima persona, la segunda que eres un caballero, y la tercera que eres un profesional como la copa de un pino“.

A continuación el general Lanchares le hizo entrega de un bonito recuerdo como muestra del cariño de todos nosotros, a la vez que su esposa recibía un bonito ramos de flores.

Después tomó la palabra el verdadero protagonista de la jornada, Carlos Alba quien, después de un largo capítulo de agradecimientos hacia todas las personas, instituciones y entidades allí presentes, también se refirió a la anécdota recordada por el general Lanchares diciendo, “en cualquier caso ahí ha quedado un recuerdo cariñoso que el general me trasladó en el primer contacto que tuvimos y que para mi resultó muy entrañable el saber que alguien con el que has compartido una experiencia recuerde con cariño algo que hemos vivido juntos

El protagonista de la jornada, coronel Carlos Alba Alonso

Luego dijo lo siguiente: “La verdad es que esto me supera un poco, no me esperaba esto en ningún momento el día que me presenté y que, gracias al general Pinto, que hoy nos acompaña aquí también, he podido estar ocho años en este puesto, que será el destino que más tiempo he ocupado, el destino que quizás menos me hubiera esperado porque mi corazón era guerrero, guerrillero fundamentalmente“.

Yo creía que después de las COES no había otro mundo y fui descubriendo sucesivos mundos en el ámbito profesional y todos me han formado a lo largo de estos 41 años, ya, desde que entré en la Academia y que me han permitido desarrollarme como persona, como militar, compartiendo muchas experiencias, muchos escenarios, y tener oportunidad de estar en distintas ciudades, como Ceuta, Gijón, Oviedo, Jaca, Calatayud, y Zaragoza donde he permanecido bastante tiempo. He estado también fuera, en Misión Internacional, gracias a Dios, en definitiva conviviendo en muchos escenarios y con muchas personas“.

Izda. Tenientes Coroneles Santa Pau, y Barrio

Creo que la vida militar nos permite el contacto con el ser humano, con nuestros soldados, con nuestros compañeros, con las gentes que nos relacionamos y esto nos hace ser sensibles a diferentes formas de pensar, diferentes sensibilidades ante la vida, inquietudes, ocupaciones, y creo que eso nos enriquece mucho. Yo he pretendido siempre dar lo mejor en cada sitio y aquí he tenido la oportunidad de estar ocho años y ejercer mi profesión relacionándome con muchas instituciones, con las más importantes de la Comunidad Autónoma, y también con otras más modestas“.

Expresó su agradecimiento hacia quienes habían propiciado este cariñoso y entrañable encuentro, sus más directos colaboradores en el Órgano de Apoyo al COMIL, los tenientes coroneles Manuel Barrio y Fernando de Santa Pau, a los que dijo, “os agradezco de corazón que estéis aquí conmigo“.

Igualmente expresó agradecimiento hacia los representantes de las áreas de protocolo y relaciones públicas, Javier Carnicer, Genma Fernández y Rosa Raich, de los que dijo eran referentes en Zaragoza y Aragón.

Muy especiales palabras tuvo para su familia al decir lo siguiente: “Quiero agradecer a mi esposa Emi, a la que nunca he tenido la oportunidad de agradecer en público esa compañía a lo largo de este itinerario que seguimos cualquier persona a lo largo de la vida en el desarrollo profesional y en el que siempre ha estado conmigo, cuidando de mí y de la familia y dando esos estímulos que las mujeres siempre dan en el entorno familiar“.

Al llegar a este punto el público femenino presente arrasó en calurosos aplausos.

Carlos Alba (hijo), Sheila y Rosa

También dijo, Carlos Alba, esto que resultó muy emotivo: “Permitidme que mande un mensaje a mi hijo, que hoy también me acompaña, ya que normalmente no tenemos la oportunidad de darles a los hijos una lección de estas características, en la que vean a su padre, que ha ejercido su profesión, acompañado de gente que ha transitado el camino con él. Para que sea un ejemplo para él y para su generación , para que puedan seguir trasladando a sus hijos un buen hacer, un saber estar en compañía de gentes de diferentes estratos sociales, instituciones y personas que, de alguna manera hacen de Zaragoza y Aragón algo vivo, especial, y que tienen que saber transmitir a sus generaciones, y generar un espacio de convivencia en unos tiempos que siempre son inciertos y cambiantes pero que depositando en ellos nuestro futuro esperamos ser un ejemplo de hacer las cosas bien y saber vivir en comunidad y en convivencia“.

Normalmente este sería el fin de la crónica, y en realidad lo es, pero solo de la cena de despedida, pues hemos de confesar que hacía tiempo que deseábamos hacer una entrevista al coronel Alba y la circunstancia de su pase a la Reserva nos brindaba la oportunidad de realizar nuestro empeño.

Así pues, unos días más tarde, se lo propusimos al coronel y este nos atendió con la exquisita cortesía de siempre. He aquí el resultado de nuestras preguntas y de sus respuestas.

Carlos Alba Alonso nació el 22 de marzo de 1959 en Burgos capital, siendo el tercero de cinco hermanos, y fue criado en Valladolid hasta su ingreso en la Academia General Militar. Está casado y tiene dos hijos y tres nietos.

De su niñez y primeros estudios podemos decir que cursó sus estudios de párvulos en el colegio La Anunciata, posteriormente hasta 5º de Bachiller en el colegio Nuestra Señora de Lourdes.

Prácticas de Jiu Jitsu en la AGM 1979

Estudió 6º y COU en el Instituto José Zorrilla, todos en Valladolid.

De carácter firme y decidido es nombrado delegado en varios cursos académicos. Aficionado al deporte, practica en su infancia y juventud muchos de ellos: futbol, minibasquet, ping pong, tenis, natación, ciclismo, equitación, kárate, judo y aikido.

Buen estudiante, finaliza el Bachillerato con matrícula de honor.

De su formación académica diremos lo siguiente: Cursó estudios de oficial en la Academia General Militar (1976-1981).
Con posterioridad realiza el Curso de Paracaidismo (1981) y posteriormente el Curso de Mando de Unidades de Operaciones Especiales (1982).

Realiza el Curso de Comando francés (1984), el Curso de Profesor Militar de Educación Física (1989), el Curso de Aptitud Pedagógica por el Instituto de Ciencias de la Educación de la Armada (1990) y el Curso CIMIC (1999).

Como colofón realiza el curso de General del ET (2008). posee con carácter permanente el nivel 3.3..4.3 en francés y ha poseído el 2.2.2.2 en el idioma inglés.

Es diplomado en Ciencias Empresariales por la UNED, experto universitario en investigación y prospectiva por la Universidad de Granada y ha sido responsable de la dirección de varios proyectos de investigación logística.

En el ámbito deportivo ha cursado estudios de formación, estando en posesión de las titulaciones de Monitor de Atletismo, Entrenador Regional de Voleibol, Monitor de Judo y Entrenador Nacional de Defensa Personal militar, Jiu Jitsu y Defensa Personal.

Espectacular imagen de prácticas de Kárate

Preguntamos al coronel Alba por la ocupación de su tiempo libre, y aficiones que cultiva, y nos manifestó que es amante de la naturaleza. Disfruta de las actividades al aire libre y le gusta la historia y la economía.

Pero el deporte es la afición que ha formado parte de su vida desde pequeño sin haber abandonado su práctica hasta el momento. Ha colaborado como profesor en actividades de orientación, actividades en la naturaleza, y sobre todo en las Artes Marciales de Judo, Jiu Jitsu y Defensa Personal, siendo asesor militar de la Real Federación Española de Judo.

Actualmente forma parte de UGFAS, un proyecto de actividades de formación de esta federación para las FFAA.

En el ámbito militar ha sido presidente de los grupos de trabajo encargados de la Publicación Doctrinal: “Combate Cuerpo a Cuerpo e intervención No Letal“, y el Manual de Instrucción Militar: “Combate Cuerpo a Cuerpo e Intervención No Letal“.

En el ámbito civil es autor de los libros: “Jiu Jitsu la herencia de los Samurai” (Ed. ESM, 2004), y “Jiu Jitsu Infantil” (Ed. Alas, 2012).

Acad. Infantería, dcha C. Alba

Le pedimos que nos contara cómo fue su ingreso en el Ejército y nos dijo que siempre le atrajo todo lo castrense, habiendo podido vivir de cerca la vida militar en el seno familiar por su abuelo y sobre todo por su padre.

Ingresó de Cadete en la Academia General Militar en 1976, después de realizar el curso selectivo de Ciencias Físicas cursado en el Cuartel de los Leones, (Zaragoza), con el número uno de su sección de clase y posteriormente Cabo Galonista antes de ser promovido al empleo de Alférez en 1979. Pertenece a la XXXVI Promoción de Oficiales, recibiendo el despacho de Teniente del Arma de Infantería el 16 de julio de 1981.

Quisimos saber de sus destinos y ascensos, y fueron estos: Su primer destino como Teniente fue en 1981 en el Grupo de Fuerzas Regulares de Tetuán Nº 1. Con posterioridad y tras la realización del Curso de OE,s es destinado como Teniente en 1982 a la Compañía de Operaciones Especiales 72, en Gijón.

Curso de Operaciones Especiales

Asciende a capitán en 1984 y es destinado en 1985 al CIR 12 del Ferral del Bernesga, en León, al que no llega a incorporarse por ser destinado de nuevo, esta vez como Capitán, a la Compañía de Operaciones Especiales 72 ya instalada en Siero (Asturias).

Tras la disolución de la Compañía por el Plan META es destinado en 1988 como Capitán de la 1ª Compañía del IV Batallón del Regimiento de Infantería Ligero Aerotransportable “Príncipe” Nº 3, en Siero, (Asturias). Con posterioridad y tras realizar el Curso de Educación Física es destinado en 1990 a la Academia General Militar, IV Grupo de Educación Física.

Finalizado el Curso de Comandante es comisionado para participar en la organización de las Olimpiadas de 1992 de Barcelona integrado en el equipo de Protocolo de la Delegación Francesa del Presidente Miterrand.

Con sus ofic. de la Cía. del Rgto. Principe nº3

Tras su ascenso a comandante en 1993 es comisionado como profesor al Curso de Ascenso a Comandante de la XXXVIII Promoción. Posteriormente, ese mismo año 1994, es destinado al Departamento de Instrucción y Adiestramiento de la Academia General Militar como profesor y posteriormente Jefe del Area de Formación Física.

En 1999 es comisionado para participar en la Misión Internacional de Bosnia y Herzegovina como Jefe del IV equipo CIMIC del Batallón Multinacional de la División Salamandre, siendo condecorado al finalizar la misma.

Asciende a teniente coronel en 2001, siendo destinado ese mismo año a la Dirección de Investigación y Análisis de Logística de Calatayud, donde permanece hasta su ascenso a Coronel en 2008, habiendo realizado previamente el Curso de Ascenso a General. En 2009 es destinado a la Fuerza Logística Operativa Nº 1 de Zaragoza para el Mando del Órgano de Apoyo al Comandante Militar de Zaragoza.

Con posterioridad en 2010 es destinado a la Academia General, realizando las mismas funciones que venia realizando.

Acaba su vida militar en este destino el 22 de marzo de 2017 después de 41 años de servicio.

Profesor de E.F. en la AGM Militar

Le preguntamos por su participación en Misiones Internacionales y nos contó que su experiencia internacional se circunscribe al Curso Comando realizado de Teniente en Francia en 1984, que le permitió conocer el entrenamiento del Ejército francés en Operaciones Especiales y su participación en la Misión Internacional en Bosnia y Herzegovina como Jefe del IV equipo CIMIC del Batallón Multinacional de la División Salamandre en 1999-2000.

Esta última le permitió conocer el estado en el que queda un país después de sufrir un conflicto bélico con muchas implicaciones étnicas y religiosas.

Tuvo la oportunidad, por el destino que ocupaba, de desplazarse por el territorio y recoger las necesidades planteadas por los distintos Centros de Refugiados, así como la colaboración con las autoridades civiles locales para la ayuda a la reconstrucción de pequeñas poblaciones , así como controlar los censos de los reasentamientos y la realización de operaciones de apoyo a la población civil, siempre en un clima de tensión controlada, que en el caso de las tropas españolas era mucho más fácil de sobrellevar.

Carlos Alba condecorado en Bosnia

También le preguntamos cómo había conjugado el binomio ejército y familia, y nos dijo que, estando desplazado siempre de sus raíces familiares, que permanecieron en Valladolid, su esposa y dos hijos han sido siempre su principal apoyo para desarrollar su proyecto de vida, que no hubiera sido completo sin su presencia cercana en todo momento.

Es consciente que su profesión le ha aportado mucho en su realización personal, pero su familia ha sido siempre su primera prioridad, sabiendo que de esta forma podría mantener la estabilidad necesaria para dar lo mejor de sí mismo al ejercicio de su profesión, que a lo largo de los años le ha permitido aprender y mejorar en muchos campos del conocimiento y haber vivido experiencias únicas, donde el compañerismo, la convivencia y el trabajo en equipo han sido fundamentales.

C. Alba al frente de una Cía. de Cadetes

Cuatro décadas de permanencia en el Ejército son toda una vida y quisimos que el coronel Alba nos contase algunas experiencias de su vida militar. Las Operaciones Especiales han sido su principal escuela de Mando y preparación, pero otros destinos le han permitido completar una formación integral en muchos otros ámbitos del conocimiento y la preparación.

Con todo ese bagaje profesional ha afrontado en la recta final su último destino como coronel Jefe del Órgano de Apoyo al Comandante Militar de Zaragoza y Teruel (2010-2017). Este destino le ha permitido desplegar todas sus capacidades profesionales para trabajar en contacto con las Unidades Militares, autoridades civiles, instituciones, asociaciones y particulares mediante el asesoramiento y apoyo a las mismas, así como organizando actividades de todo tipo en el ámbito de la difusión y conocimiento del trabajo del Ejército de Tierra. Todo ello le ha permitido percibir con satisfacción el respeto y cariño que los ciudadanos dispensan a sus Fuerzas Armadas, lo que le ha supuesto un importante estímulo para un mejor desarrollo de su labor y un inigualable colofón a su carrera militar.

Carlos Alba rodeado de niños tras la reconstrucción de un colegio en Bosnia

En su despedida el pasado 21 de marzo, la presencia de múltiples autoridades civiles y militares, del ámbito de las FCSE, judicial, eclesiástico, universitario y otros, dejó patente la importancia que una buena disposición personal y unas correctas relaciones son un elemento esencial para la conducción de los asuntos institucionales, de los que ha sido responsable el coronel Alba durante los últimos 8 años en Zaragoza.

Además de experiencias, queríamos saber tras la reconstrucción de un colegio en Bosnia también de anécdotas militares y nos dijo el coronel que puestos a relatar alguna anécdota profesional curiosa, podría hacer referencia a la que se produjo como consecuencia de la activación de su Compañía en pleno permiso de verano de 1985 al ser movilizada con carácter de urgencia para desplegarse en las islas Chafarinas y los Peñones de Velez y Alhucemas.

Con tal motivo y la urgencia de la situación le obligaron a que tuviera que viajar por el metro de Madrid desde Chamartin hasta Atocha, con toda su Compañía de Operaciones Especiales, pertrechada con todo su armamento, material, munición e incluso explosivos, (circunstancia inaudita y de difícil explicación). No siendo suficiente esta circunstancia, de regreso a Asturias se produjo un error en el aviso del andén de salida y tuvo que amenazar al revisor con parar el tren y tener tiempo de embarcar toda la Compañía, en este caso mezclada con los pasajeros ordinarios que habian cogido el mismo tren, portando de nuevo todo su armamento y material.

Carlos Alba, Pontonero Honorífico

En ambos casos la tensión fue alta por la falta de control sobre la situación que se estaba produciendo, pero salvo la extrañeza de los pasajeros que lo presenciaron no se produjo el más mínimo problema.

Otra anécdota, en este caso más amable, es la que comparte con su último general, el general Lanchares, del que fue instructor en la fase de campamento previa a su ingreso en la Academia.

En ésta se situa al coronel como instructor de combate cuerpo a cuerpo en una práctica de esgrima con fusil. Llegado el momento y a requerimiento de un voluntario para efectuar una demostración, encontró al Caballero Aspirante Luis Lanchares como contrincante inesperado y, según recordaba el mismo general Lanchares el día de su despedida, se produjo una demostración de técnica y destreza que le llevó al Aspirante Lanchares a impactar con el duro suelo y recibir algún que otro golpe. Pero esta es la versión del general, que daremos por buena, dado que él mismo la recuerda con simpatía y cariño.

Coronel Carlos Alba Alonso

Respondiendo a otra pregunta, el coronel Alba nos dijo que está en posesión de 2 cruces al Mérito Militar con distintivo blanco, medalla OTAN de la Misión de Bosnia y Herzegovina, medalla de sufrimientos por la Patria, Cruz, Venera y Placa de San Hermenegildo.

Ahora que finaliza el servicio activo, preguntamos al coronel acerca de sus perspectivas futuras. Nos dijo que es difícil saber que puede deparar el futuro cuando no existe ningún proyecto ni actividad prevista, pero seguro que sabrá encontrar alguna ocupación entre sus aficiones o surgirán nuevos retos con los que comprometerse. En cualquier caso afronta este nuevo horizonte con una actitud abierta y positiva, satisfecho con lo realizado y una sensación de plenitud que le proporciona un estado agradable de tranquilidad.

Al final ya de nuestra entrevista, y como no somos profesionales de estas lides, le dijimos al coronel Alba que era el momento de contarnos algo que se nos hubiera escapado en nuestro planteamiento de la entrevista y esto es, redactado en primera persona, lo que nos dijo:

Reconocimiento de los Veteranos

A modo de epílogo siempre he tenido presente un consejo que me dio mi padre cuando comencé mi vida militar: Dosifica tus fuerzas para mantener siempre la capacidad de poder seguir trabajando, conserva las suficientes para poder alcanzar tus objetivos, esto te proporcionará confianza y seguridad para asumir esfuerzos sobrevenidos. Por mi parte siempre he huido de la mediocridad, porque creo que es una mala compañera de viaje, siempre he procurado hacer bien todo lo que he emprendido y en ello he puesto todo mi empeño. Ser feliz y hacer felices a los que nos rodean es lo máximo a lo que debemos aspirar. Hasta siempre“.

Pues también nosotros decimos hasta siempre, mi coronel, y suscribimos plénamente algo que dijo el general Lanchares en la cena de despedida: es una bellisima persona, es un caballero y es un gran profesional. A la hora de cerrar este reportaje podemos incluir un reconocimiento más al coronel Alba.

Durante la celebración, anticipada, de la Festividad de San Hermenegildo, el Presidente de la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, (Zaragoza), coronel José Javier Freixas Puivecino, en representación de las asociaciones militares, le hizo entrega de un bonito presente en reconocimiento por todo el tiempo que ha estado como jefe del Órgano de Apoyo al COMIL. Por último solo nos resta expresar una vez más el respeto y aprecio que sentimos por el coronel Carlos Alba Alonso, que ha ejercido, a nuestro juicio, la profesión militar con exquisited diplomática.

EnglishFrenchSpanish