Conferencias

ESTRATEGIA RUSA EN EL ESTE DE EUROPA Y ORIENTE MEDIO

El pasado 15 de mayo de 2017 asistimos, en la capital aragonesa, a la segunda conferencia del ciclo “LOS RETOS DE LA UNIÓN EUROPEA“, organizado por el Centro Universitario de la Defensa en Zaragoza y la Obra Social de Ibercaja.

Tuvo lugar a partir de las 19.30 horas en el Salón Rioja y reunió a numeroso público interesado en el tema de la conferencia, titulada “ESTRATEGIA RUSA EN EL ESTE DE EUROPA Y ORIENTE MEDIO”, siendo su ponente el coronel del Ejército de Tierra, José Pardo de Santayana.

Abrió la sesión María Teresa Sánchez Rúa, Coordinadora de la Oficina de Promoción, Investigación y Desarrollo del CUD, con una breve introducción en la que dijo lo siguiente:

Ponente (Centro) y directivos del CUD

La anexión de Crimea por parte de la Federación Rusa en 2015 y la posterior intervención militar rusa en Siria, en 2015, han situado a la Federación Rusa en una posición clave del panorama de seguridad mundial. El futuro de la seguridad europea depende en gran medida de cómo se gestionen las relaciones entre la OTAN, la UE, y Moscú.

A continuación presentó al ponente, con este resumen de su muy extenso historial:
El coronel José Pardo de Santayana y Gómez de Olea es analista principal del Instituto Español de Estudios Estratégicos.

Ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza en 1978, durante siete años ha sido profesor de Estrategia e Historia Militar en las escuelas de Estado Mayor y de Guerra, del Ejército en Madrid. Ha impartido cursos de humanidades sobre historia militar española en la Universidad Carlos III de Madrid. En el año 1988 realizó un curso de idioma ruso de cinco meses de duración en el Instituto Puskin de Moscú, en la extinta Unión Soviética.

María Teresa Rúa hizo la presentación del conferenciante

Ha estado destinado en el Cuartel General del Eurocuerpo en Estrasburgo (1998-2001), en la Brigada de Despliegue Rápido y Alta Disponibilidad al servicio de Naciones Unidas (SHIRBRIGH), en Copenhague (2006-2009) y en la embajada de España en La Habana como agregado militar (2013-2016).

Ha participado en seis misiones internacionales. Angola (UNAVEM), y UNAVEM II) y Haití (ONUVECH) en los años 1990-1991, en Bosnia y Herzegovina (SFOR) en el año 1999 y en Kosovo (KFOR) en los años 2000 y 2005.

Posee un máster en Relaciones Internacionales por la Fundación Ortega y Gasset. Es diplomado en Altos Estudios Internacionales por la Sociedad de Estudios Internacionales. Es autor de numerosas publicaciones sobre los conflictos actuales y del pasado. Es especialista en la Guerra de la Independencia 1808-1814.

Es segundo premio de la Revista Ejército en los años 2001 y 2002, premio Defensa en la especialidad de trabajos de investigación realizados en centros docentes militares en el año 2004, premio Hernán Pérez del Pulgar en el año 2010 y premio Excelencia 2015, dado en La Habana.

Coronel José Pardo de Santayana

Es miembro colaborador de la Academia de Historia de Cuba. Habla inglés, francés, alemán y ruso. Desde el inicio de la conferencia, Pardo de Santayana insistió en que el tema de la misma es una cuestión clave para la seguridad europea, y dijo lo siguiente: “En este momento hay dos grandes opciones: intentar que las relaciones entre el mundo occidental, entre la UE y la OTAN, y Rusia, pierdan la tensión que tienen y buscar alguna forma de acuerdo, o continuar con una política de bloqueo que intente el que la Federación Rusa, por sus propios problemas y contradicciones termine finalmente cayendo“.

Entre esas dos alternativas, desde España, que vemos el problema más desapasionadamente, la tendencia es optar por la primera de las alternativas, la de intentar que las tensiones se reduzcan y buscar algún tipo de acuerdo con Rusia. En los países más cercanos a Rusia, en Polonia, en los países bálticos y en el mundo anglosajón, hay más bien una tendencia a buscar la confrontación“.

Continuó diciendo que la decisión que se tome en occidente, y que está por tomarse, será determinante, y si se opta por una cuestión como la que tumbó a la Unión Soviética, en la Guerra Fría, de la contención, estaremos primero asumiendo grandes riesgos y en segundo lugar estaremos poniendo enormes dificultades para la resolución de muchos problemas de orden actual que solo se pueden resolver con un mayor grado de entendimiento.

Tensas relaciones

En este momento tenemos el problema de los ciberataques, el problema de la proliferación nuclear, el problema de la destrucción de la paz en Oriente Medio, y el problema medioambiental y por tanto del cambio climático. Todos esos problemas solo se pueden abordar desde un entendimiento internacional más estrecho y no desde la confrontación.

Prosiguió Pardo de Santayana con la conferencia en la que pretendía, dijo, explicar las razones que hacen difíciles las relaciones entre el mundo occidental y Rusia, y es un hecho que las relaciones son difíciles, lo cual no quiere decir que no tenga que haber relaciones y que no haya de intentarse tener las mejores posibles.

En primer lugar hay que decir que vivimos en un mundo multi-polar. Ya no vivimos en un orden hegemónico dominado por los Estados Unidos y organizado conforme a un orden global. Vivimos en un mundo con tres potencias redundantes. Dos potencias naturales, que serían China y Estados Unidos, por razones de riqueza y población, y una potencia que es Rusia, que tiene unas condiciones realmente difíciles para jugar el papel de potencia, especialmente la económica. Por esta razón el papel de Rusia como potencia en el orden mundial es un papel transitorio. Rusia está por un tiempo muy corto en este papel de gran potencia y eso también influye mucho en la política rusa.

Putin piensa que tiene el tiempo tasado para poder situar a Rusia en el papel de interés que le corresponde y, al mismo tiempo, los que quieren una política de confrontación con Rusia dicen que dejemos pasar el tiempo, porque con el tiempo Rusia cada vez será más débil y caerá en sus propias contradicciones.

Lo que es evidente es que estamos viendo ahora una época de tensiones crecientes, de escalada de medidas militares y económicas, y estamos viviendo un escenario de guerras ilícitas.

Cazabombardero norteamericano

La Federación Rusa, como es un país débil, está tirando de este modelo de confrontación híbrida, y dentro de la confrontación híbrida están también los ciberataques. Por tanto este escenario favorece la inseguridad en el espacio cibernético y al mismo tiempo es un escenario en el que un actor importante, como es Rusia, con estas amenazas, juega en contra en vez de a favor.

Nos mostró luego, Pardo de Santayana, una infografía comparativa de la Unión Europea y la Federación Rusa, que refleja algunos de los elementos que hacen tan distinta a Rusia de la Unión Europea, mostrando las diferencias existentes en valores económicos, de población o territorio, en los que se aprecia una gran desproporción. Rusia es unas nueve veces menos rica que la Unión Europea. En la UE hay cuatro países, Alemania, Francia, Inglaterra e Italia, que son más ricos, por separado, que Rusia. La riqueza de Rusia se sitúa entre las de Italia y España, más o menos.

Por tanto, estas enormes diferencias de población, de espacio y de riqueza, hacen muy difíciles las relaciones de la UE, del mundo occidental, con Rusia. Además está el factor militar en el que Rusia es verdaderamente la segunda potencia del mundo, pero no lo es por derecho propio, ya que la UE tiene muchos más recursos militares, excepto en el arma nuclear. Pero lo es porque, primero una fuerza armada considerable y unida vale mucho más que la suma de cinco, y lo que Rusia está demostrando es que tiene voluntad de emplear la fuerza y que tiene el respaldo de su población cuando usa la fuerza y de hecho ahora es un actor militar como estamos viendo en Oriente Medio.

Sistema de misiles S-300 ruso

Una cosa que nos debe hacer reflexionar a los occidentales es que Rusia, con una fuerza armada pequeña y del siglo XX, está haciendo mejor papel que Estados Unidos con una fuerza mucho mayor y del siglo XXI.

Algún problema hemos de tener para encontrarnos con este otro motivo de diferencia entre occidente y la Federación Rusa.
Pero hay otro motivo que es todavía más importante y es que Rusia tiene una percepción de sí misma y de su historia muy distinta a la de occidente. Occidente ha sido el gran espacio privilegiado de la historia universal, se siente cómodo en sus condiciones políticas y geográficas, mientras que Rusia es un país que se siente incómodo en su geopolítica.

Hay un factor determinante para entender la estrategia rusa y es el vínculo con la exportación de materias primas y muy en concreto el vínculo económico con los hidrocarburos, con la exportación de gas y petróleo, hasta el extremo de que el comportamiento de la economía rusa es el de un país tercermundista que exporta una materia prima determinada.

Cae el precio del petróleo y se hunde la economía rusa.

Nos mostró el coronel Santayana otra infografía con la evolución del precio del petróleo desde 1994, que es cuando se produce su caída, y se puede decir que , en gran medida, la ascensión de Rusia como potencia, desde que Putin llega al poder, está vinculada a la subida de los precios del petróleo, que pasó de poco más de 10 dólares barril a más de 100 dólares barril, sostenido durante un corto período de tiempo. Del mismo modo que, como a partir de junio de 2014 cayó el precio del petróleo desde más de 100 dólares barril hasta precios por debajo de los 30 dólares barril, y esto ocurrió en año y medio, pues el batacazo económico de Rusia fue también monumental.

Unión Europea y Federación Rusa

En estos momentos Rusia está pasando enormes dificultades y por esa misma razón decimos que Rusia tiene ahora el tiempo contado porque se mueve en una situación económica muy compleja y en período de deterioro, con un gasto militar creciente y al mismo tiempo con la figura dominante de Putin que también tiene, como presidente, el tiempo contado. Ese es el tiempo que tiene Rusia para llevar a cabo la estrategia que Putin se propone hacer.

Si nos fijamos en Rusia y en su personalidad, lo primero que hay que decir es que Rusia no es realmente una nación como estamos acostumbrados a interpretarlo, es una nación-imperio, o un imperio-nación.

Un notable historiador británico, al referirse a Rusia decía: “Inglaterra tuvo un Imperio, Rusia lo fue y quizás lo siga siendo“, y esto lo dijo en el año 95, cuando estaba en un perfil bajo, descendente en su papel en la historia. Ahora que Rusia está en papel ascendente se ve mucho más evidente esa vocación imperial que tiene Rusia, y ser un imperio marca a una nación, del mismo modo que podríamos decir que Estados Unidos es un imperio, pues aunque no lo sea en el estado tradicional sí lo es en el sentido de dominio que tiene en todo el mundo.

Eso hace que las naciones-imperio tienen, primero, de sí mismas un criterio de excepcionalidad y además Rusia no quiere ser considerada en el mundo en el mismo rango que las demás. En el orden internacional hay un orden de Estados iguales, y Rusia lo que reclama es un orden internacional en el que reciba un trato especial, distinto, lo cual es en sí mismo difícil, aunque realmente no todos los Estados tienen el mismo rango en las relaciones internacionales, ocurre con los Estados Unidos y ocurre en la ONU, donde unos Estados tienen derecho a veto y otros no lo tienen.

Lo que sí es una realidad es que si a Rusia no se le da este rango, Rusia se siente incómoda y nos incomoda a los demás.

Para entender a Rusia en su sentido imperial y en su sentido histórico hay que entender que Rusia se hizo en base a la red fluvial de la geografía rusa. Rusia tiene la mejor red fluvial del mundo, con mucha diferencia. Fíjense que de los siete ríos más grandes de Europa, seis están en Rusia y además enlazan cuatro mares, el Mar Negro, el Mar Caspio, el Báltico y el Adriático, y el punto en el que se encuentran las redes fluviales de los de los cuatro mares tiene la misma altura, que es la de Zaragoza. Además Siberia tiene también una red fluvial enorme pues cuatro de los ríos más grandes del mundo están en Siberia.

Otro factor importante en la construcción de Rusia fue la estepa. Los rusos son el pueblo que vivía en los bosques del norte de la estepa, lo que era la frontera y el territorio más peligroso del planeta, con pueblos nómadas, de jinetes, pueblos primarios y enormemente violentos. Ese elemento de violencia, de peligro y de frontera, combinado con el factor climático extremo, va a caracterizar el espíritu de la nación rusa, un espíritu forjado por la climatología y por las condiciones peligrosas de vida.

Príncipe ruso Vladimir

Otro factor importante es que Rusia se siente a sí misma vinculada a ese imperio por razones de legitimidad. Ya sabemos que el imperio romano sobrevivió en oriente otros mil años, pero es que además, hacia el año 950, el príncipe Igor y su esposa Olga se hicieron cristianos, y su nieto el príncipe ruso Vladimir se casó con una bizantina y por tanto descendiente de la estirpe del imperio romano.

Cuando el imperio otomano invade lo que queda de Bizancio, el imperio bizantino desaparece y la única organización política, la única monarquía cuyos gobernantes eran de estirpe romana eran los rusos, por ese motivo los príncipes rusos van a adoptar el título de Zar, es decir César, y por lo tanto herederos de los emperadores romanos. Además, a través de Bizancio se sienten herederos de la tradición cristiana porque Bizancio no reconoce a Roma y por tanto ellos se encuentran que Roma va a generar la misma sede apostólica de Bizancio y Moscú se va a convertir en sede apostólica y en asiento del espíritu romano. Esto es lo que va a darle una cierta legitimidad de origen. Además Rusia es un pueblo eslavo, y eso es muy importante. Los eslavos, que se asientan en diferentes zonas de Europa, están divididos fundamentalmente en tres grupos, los del sur (Yugoslavia), los del oeste (Polonia y Repúblicas Checa y Eslovaca) y los eslavos del este, que realizaron una gran migración hacia las estepas del este,hasta los montes Urales. Los vikingos entraron en contacto con los eslavos nativos, y esa unión dio lugar al pueblo ruso.

Vikingos y eslavos

Los eslavos del este formaron el principado de Kiev, y estos eslavos del este se sienten la nación con el liderazgo del mundo eslavo, y todo lo que tiene que ver con el mundo eslavo afecta a Rusia en sus relaciones, por ejemplo con Serbia. Son una nación especialmente nacionalista, que se siente muy identificada y vinculada a su historia y a su nación.

Los rusos son también una sociedad que se siente muy polarizada por su atracción hacia occidente, o por sus esencias, y esta polarización juega un papel muy importante en la sociedad. Occidente es atractivo por su pujanza, por su desarrollo, por su ciencia, por su dominio, esto es una cuestión indiscutible, y los rusos se sienten el patio de Europa, y quieren ser el patio de Europa, pero al mismo tiempo tienen la idea de que Rusia es una nación especial y que esa parte de nación especial es muy importante.

El ejército francés se retira de Rusia

Ellos lo sienten además porque esa misión histórica de nación se cumplió fundamentalmente en dos grandes momentos, lo que ellos llaman las dos grandes guerras patrióticas, la Guerra Napoleónica y la Segunda Guerra Mundial. En ambos casos, y eso es cierto, la victoria sobre Napoleón y la victoria sobre el nazismo se debieron en gran medida al esfuerzo ruso. Del mismo modo que también en la Primera Guerra Mundial el esfuerzo ruso fue determinante. Hay una tendencia en occidente muchas veces a ver el protagonismo en el esfuerzo de los países occidentales y eso no es cierto. La verdad es que la mayor parte del ejército nazi estaba combatiendo en la zona soviética y que las peores divisiones estaban en el lado occidental.

Todo esto los rusos lo saben y en este momento Rusia reivindica su derecho a la diferencia en términos de valores. Su derecho a la diferencia y su deseo de jugar un papel de gran potencia son los dos ejes que articulan la política exterior de Putin. Rusia dice: nosotros los rusos estamos preservando el sistema de valores propiamente europeo, que los europeos están abandonando.

En la Unión Soviética, escasamente el 10% de los rusos eran cristianos y en la actualidad el 70% se declaran cristianos ortodoxos.

Todo esto es importante porque occidente le pide a Rusia que cumpla una serie de estándares que están vinculados con los valores de occidente, y Rusia reivindica unos valores distintos porque los valores que se le imponen son valores que la debilitan, y no quiere que occidente utilice esos valores como una forma de operar en el juego estratégico.

Nos mostró Pardo de Santayana una fotografía en la que Putin y el Ciril (Patriarca ortodoxo de Moscú), inauguran una gran estatua del príncipe Vladimir, personaje de gran importancia porque se casó con una princesa bizantina, se bautizó y con él llegó el cristianismo a la nación rusa. En 988 ordenó a los habitantes de Kiev que descendieran hasta el Dnieper para recibir el bautismo, dirigió todo lo que era la Rusia de Kiev y reunió a ucranianos, bielorusos y a rusos de la actualidad, en una primera organización política rusa.

En esa Rusia de Vladimir van a estar presentes los tres elementos que caracterizan a la nación rusa, el pueblo eslavo, la religión ortodoxa y la impronta bizantina en su cultura.

Pero el principado de Kiev sucumbió con la llegada de los tártaros. En 1204, los clanes mongoles, unificados por Gengis Kan, arrollaron a los ejércitos del Principado de Kiev. Un nieto de Gengis Kan, de nombre Batú, creó un gran estado mongol, denominado Kanato de la Horda de Oro, que permaneció en suelo ruso hasta el siglo XV.

La bandera rusa sobre el Reichstag

El fin del vasallaje a los tártaros y la expansión de Moscú vendría con la batalla de Kulikovo, de gran importancia espiritual para la unificación de Rusia. Los rusos fueron a la batalla de Kulikovo como ciudadanos de varios principados y volvieron como una nación rusa unida. Esta batalla se considera el inicio del fin del dominio mongol sobre Rusia, que estaba regido por la Gran Horda.

Después de ilustrarnos sobre este episodio, nos enseñó el coronel Pardo de Santayana un mapa de Europa, de 1648, a su juicio muy importante, porque es el mapa con el que Rusia interpreta su historia en términos de relación con occidente. Buscando su expansión, enlazar con la ruta de la seda y acceder por tanto a un comercio importantísimo, Rusia encuentra que el Mar Negro y el Mar Báltico le están cerrados a Rusia porque lo ocupan Suecia, Polonia y el Imperio Otomano, con lo cual la obsesión de Rusia es que se siente aislada de Europa como consecuencia de esos factores de tipo geográfico. A partir de entonces cambia incluso la capital, de Moscú a San Petersburgo, para abrir Rusia al mar, y la obsesión y la línea maestra de la geopolítica rusa a lo largo de la historia es buscar el acceso a los mares abiertos.

Mapa de Europa de 1648

Como es lógico, esta presión de Rusia incomoda a los países vecinos, y esa defensa de los otros países frente a Rusia, forma parte de la política y la forma de entender la estrategia de los países, y es comprensible que Polonia y los países bálticos, la OTAN y Europa hagan una política de confrontación. Pero la realidad, en opinión del conferenciante, es que es más peligroso para ellos una política de confrontación que una relación de contención. Solo en momentos de confrontación un país podría invadir a otro, mientras que nadie pensaría en invadir un país báltico partiendo de una relación de armonía.

Vimos luego otro mapa, en este caso de Ucrania y los territorios que la compusieron.

Ucrania es un territorio hecho de retales de diferentes partes geográficas y comisiones distintas, que han hecho tan difícil hoy en día las relaciones de la OTAN, UE, y Rusia.

Ucrania tenía que ser un puente entre la Federación Rusa y la OTAN y no un puesto avanzado, de uno frente al otro, o a la inversa.

Mapa de Ucrania

En cualquier caso, esto es muy importante porque lo tienen muy presente todos los gobernantes rusos, cuando sucumbió la Unión Soviética, se produjo una descomposición de aquel imperio ruso que se extendía al frente de Europa, porque aunque no formaran parte de la Unión Soviética, tenía un control absoluto sobre estos territorios. Territorios de los países de la Europa Central, que luego se incorporaron a la UE y OTAN; territorios de Asia Central; los territorios del Báltico, que formaban parte de la Unión Soviética pero que se habían incorporado como consecuencia del Pacto Molotov-Ribbentrop y por tanto era un pacto contaminado; y por último las dos repúblicas eslavas del este, que para Rusia eran esenciales porque formaban parte del origen de la nación rusa y porque además es un territorio bastante poblado. Teniendo en cuenta que el punto débil de Rusia es su baja población, el control sobre Bielorusia y Ucrania suponía una parte muy significativa de su posicionamiento estratégico local.

Este fue el proceso que se produce cuando cae la Unión Soviética. Lo primero que ocurre es que los países de la Europa Central rompen con Rusia, y Gorbachov lo permite. Estos países deciden seguir su camino y de forma natural se van a incorporar a la Europa Occidental por medio de la OTAN o de la Unión Europea.

Después se va a producir, en 2004, la entrada de los ejes bálticos y estamos llegando al punto límite, que los rusos ven como situación estratégica tolerable. A partir de ahí, cuando Rusia ve que la UE y la OTAN se acercan a Ucrania y Georgia, va a marcar una línea roja, porque el grado de cerco y aislamiento, que es la obsesión histórica que supera Rusia, se acentúa excesivamente.

Es en ese momento cuando Europa tenía que haber hecho una política más de corte institucional, de decir bueno, ya he conseguido lo que realmente era para mí importante.

Expansión OTAN y bases navales rusas

Aquí, Europa, la UE, la OTAN, deberían haber hecho una política de decir, no queremos mas, a partir de aquí vamos a entendernos, vamos a buscar un orden de seguridad en el que quepa todo el mundo. Se hizo la UE y se siguió expandiendo sobre un principio muy respetable, con el derecho de los países a decidir por sí mismos, pero que hacía la posición de Rusia incompatible con el mundo occidental. Desde entonces lo que hemos hecho es fabricar un principio para hacer un mundo peor. El mundo es peor desde la fecha en que se empezó a expandir la UE y la OTAN.

El siguiente mapa que vimos mostraba la situación de las bases navales rusas. La de Murmansk, la que está más al norte, tiene el problema de que, aunque la corriente del golfo hace que permanezca abierta todo el año, el paso entre el hielo y la costa es tan estrecho que se puede bloquear fácilmente. La siguiente está en Sanpetersburgo, y tiene el problema de que el golfo de Finlandia se hiela en invierno. La base más al sur, la de kaliningrado, no se hiela, es una zona del Mar Báltico profunda y es una base de submarinos nucleares, pero tiene el inconveniente de que está aislada de Rusia por los países bálticos. Solo queda una más, la de Sebastopol, en Crimea, que si ahora también se incorpora a la OTAN, todas las bases navales quedan cercadas y por tanto Rusia queda en una situación muy difícil desde el punto de vista estratégico militar.

Para comprender la relación entre la Federación Rusa y la Unión Europea hay que entender cuatro momentos históricos. Cuando acaba la guerra mundial, Rusia que ha sido aliado queda como enemigo y Europa tiene un problema muy serio con los propios nacionalismos, que la Unión Europea resuelve con la integración de los países y el desarrollo económico, con un componente social muy importante que es el estado del bienestar.

Flota rusa en la base de Sebastopol

Cuando esto se produce lo que hace Europa es facilitar a esos países el mismo principio de integración y una política de desarrollo económico, que es muy correcto y que dio resultado. El problema es que Rusia no podía entrar en ese sistema por razón de proporcionalidad. La entrada de Rusia en la UE o en la OTAN, deshacía la UE o la OTAN, por lo tanto Rusia quedaba excluida.

Cuando, además, se van a aplicar los principios políticos y económicos a Rusia, al cabo del tiempo en el año 1999, se va a encontrar con una situación tremenda. Occidente está satisfecho porque Rusia ha dejado de ser enemigo, y ya no es una preocupación, pero Rusia se siente humillada porque en términos estratégicos ha quedado arrinconada, en términos económicos ha llegado a una situación imposible, incapaz de pagar su propia deuda, en términos militares tiene la Guerra de Chechenia que le está creando serios problemas llegando incluso a crear fractura con el Kurdistán, y por tanto una continua insatisfacción.

Pardo de Santayana continuó hablando de cómo Putin llega al poder en 1999 con una situación compleja en la que, a partir de ahí, además del ascenso del precio del petróleo se dan estos otros factores: Éxitos Militares

Actores principales en el teatro sirio

Recuperación Económica. Putin libra una política durísima contra los oligarcas, que son los que han arruinado el país, y les permite permanecer en la medidas en que aceptan el poder.

Orden Político, con un estilo autoritario

Rechazo a los Valores Occidentales. Rusia siente que los valores occidentales que le han vendido han servido para debilitarla. La han utilizado para su propio beneficio en contra de los intereses de Rusia, y a partir de ahí los valores occidentales, como Democracia o Derechos Humanos, van a perder influencia en la esfera rusa, que se va a alinear con las tesis nacionalistas.

Intervención en Afganistán (2001)
Expansión de la OTAN (2004)
Revolución de Colores. Nombre dado a una serie de movilizaciones políticas en el espacio ex soviético llevadas a cabo contra líderes supuestamente autoritarios de prácticas dictatoriales.

Oposición de Polonia. El principal partido de la oposición en Polonia, la formación de centro-derecha Plataforma Ciudadana, convocó una manifestación en Varsovia contra el Gobierno ultraconservador y nacionalista de Ley y Justicia, criticando sus polémicas reformas y las constantes disputas con la UE.

La OTAN se acerca a Ucrania y Georgia (2008)
Despliegue de Sistema de Defensa Anti- Misil
Independencia de Kosovo. Acto acontecido el 17 de febrero de 2008, llevado a cabo por el Parlamento Kosovar de forma unilateral, que declaraba la escisión de este territorio de mayoría albanesa, del resto de Serbia.

Donald Trump y Vladimir Putin

Y por último en el año 2014, con el conflicto de Ucrania, Rusia va a romper las relaciones y va a pasar a una política de contraataque.

Una de las últimas infografías que vimos, referente a la intervención en Siria, reflejaba tres grandes apartados:

Líneas de Fractura, es el primero de ellos y cita las siguientes: Fronteras de los Estados. Etnias. Religión. Sunnies-Chiitas. Radical Moderado.

Liderazgo Regional, es el segundo y en él aparecen como principales actores sobre el escenario, Irán, Arabia Saudí, y Turquía.

Liderazgo Global, es el tercero y en él vienen reflejados EE.UU y la Federación Rusa.

De todo esto nos habló el coronel Pardo de Santayana pero nosotros no podemos entrar en detalle sobre ello porque hemos de poner punto final a nuestra crónica y lo hacemos manifestando nuestra felicitación a los organizadores de la conferencia y expresando nuestro agradecimiento al personal del CUD por las facilidades que nos han dado para la confección del presente reportaje.

EnglishFrenchSpanish