Actos Sociales

JURA Y TOMA DE POSESIÓN DE LOS NUEVOS CABALLEROS Y DAMAS MAESTRANTES DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE ZARAGOZA

Dignatarios de la RMCZ, nuevos Caballeros y Damas Maestrantes, Padrinos y Madrinas

Un año más hemos tenido el gran honor de ser invitados al Acto de Jura y Toma de Posesión de los nuevos Caballeros y Damas Maestrantes de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza.

En la presente edición, el acto ha tenido lugar el pasado día 4 de mayo de 2019, en el Palacio sede de esta prestigiosa corporación nobiliaria, bello ejemplo de palacio aragonés renacentista del siglo XVI. Con el mismo placer de siempre, acudimos al magnífico edificio, encantados de poder asistir a tan solemne ceremonia, que constituye el acto central de los organizados por la noble corporación para celebrar la festividad de su Santo Patrón, Nuestro Señor San Jorge.

Aspecto del Salón de Tenientes de la RMCZ

Estuvieron presentes el Teniente de Hermano Mayor de la RMCZ, Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola, y los siguientes dignatarios de la entidad: Fiscal, M.I. Sr. D.
José Alfonso de Arnedo y Areitio; Diputada Primera, Excma. Sra. Dña. Concepción Valenzuela y Elorz, Marquesa Viuda de Huarte; Diputado Segundo, M.I. Sr. D. Fernando Ferraz y Español; Secretario, Ilmo. Sr. D. Enrique Caro y Valenzuela; Habilitador Primero, Excmo. Sr. D. José María de Arias y de Sancristóval; Caballero Comisario, Ilmo. Sr. D. José Mª de Sancristóval y Zurita; Presidente de la Comisión Permanente de la RMCZ en Madrid, Excmo. Sr. Conde de El Abra; Vocales en la citada Comisión Permanente de Madrid, Ilmo. Sr. Barón de Sangarren y Excma. Sra. Dña. Mª Pilar González de Gregorio y Álvarez de Toledo (Casa de Medina Sidonia), así como el Vicario General de la Archidiócesis de Zaragoza, M.I. Sr. Manuel Almor Moliner.

Asistieron, entre otras, las siguientes personalidades: Teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Granada, Excmo. Sr. D. Ramón Uribe y Contreras; Teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Valencia, Excmo. Sr. D. José del Portillo y Alcántara; Coronel D.E.M.Ilmo. Sr. D. Ignacio de Olázabal y Elorz Marqués del Valle de Santiago;Hermano Mayor de la Real Antiquísima y Muy Ilustre Cofradía de Nobles de Nuestra Señora del Portillo, Excmo. Sr. D. Juan-Gualberto de Balanzó y de Solá; Presidente de la Sección de Aragón de la Orden Ecuestre de Caballeros del Santo Sepulcro de Jerusalén, Ilmo. Sr. D. Carlos E. De Corbera y de Tobeña.

RMCG RMCZ RMCV

Invitado al acto, asistió igualmente D. Manuel Grao Rivas, Jefe de Relaciones Institucionales del Tercio Norte “General Aranda”, de los Reales Tercios de España, fundados en 1942 por S.A.R. Don Juan de Borbón y Battemberg. En el Salón de Tenientes, de la RMCZ, dio comienzo el acto como continuación de la Junta General Ordinaria iniciada el día anterior, en la que se trataron los puntos de gestión y de gobierno de la institución, que ahora se reanudaba con aspectos más públicos de la corporación, como es la Jura y Toma de Posesión de los nuevos Caballeros y Damas Maestrantes, que debe realizarse según sus Ordenanzas, dentro del Orden del Día de Junta General Ordinaria del Señor San Jorge.

Empezó la sesión, como todas las que realiza la RMCZ, con el descubrimiento del retrato que preside sus reuniones, de S.M. el Rey, al que, puestos en pie, cumplimentamos todos los allí presentes.

Carlos E. de Corbera y Tobeña

A continuación el Teniente de Hermano Mayor, Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola, pronunció las siguientes palabras: Continuamos con el punto 6º del Orden del Día, que es la donación de dos Pendones Reales a la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza por parte del Ilmo. Sr. D. Joaquín de Valenzuela y Etayo, en representación de la familia Valenzuela. El Ilmo. Sr. D. Joaquín de Valenzuela y Etayo, Caballero Maestrante de Zaragoza, que no ha podido venir, ha hecho donación de dos Pendones Reales de su propiedad, en nombre de la familia Valenzuela, muy vinculada a esta Real Maestranza de Caballería de Zaragoza desde hace varias generaciones. De esta familia ha habido varios Tenientes y numerosos Caballeros y Damas. Ha efectuado la donación ante notario y nos ha mandado el documento notarial. Nosotros aceptamos su generosa donación, quedando muy agradecidos, y deseo conste en acta el agradecimiento de la RMCZ por tan generosa donación al Ilmo. Sr. D. Joaquín de Valenzuela y Etayo, y a toda la familia Valenzuela.

Juan-Gualberto de Balanzó

Seguidamente el Teniente de Hermano Mayor y el Fiscal, procedieron al descubrimiento de los dos pendones, colocados en posición horizontal.

Pedones Reales donados por la familia Valenzuela

Explico Luis Navarro que son dos pero únicamente veíamos uno porque en la estructura que los contiene, para que se conserven bien y protegerlos, se hallan colocados uno en el anverso y otro en el reverso. Ambos están bastante deteriorados, más el del reverso, y se tiene que llevar a cabo algún tipo de restauración y buscar la manera de exhibirlos de forma que se puedan ver los dos Pendones Reales por los miles de visitantes que tiene la Casa Palacio de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza.

El siguiente, y último, punto del Orden del Día era la Jura y Toma de Posesión de los nuevos Caballeros y Damas Maestrantes, quienes junto con sus padrinos y madrinas se situaron previamente en el contiguo Salón de Junta Particular.

Tomó la palabra el Secretario, Ilmo. Sr. D. Enrique Caro y Valenzuela, para llamar a los Caballeros y Damas neófitos, por el siguiente orden: Sr. D. Álvaro de Olázabal y Elorz, Castro y Sánchez Marco, apadrinado por el Excmo. Sr. D. Ignacio de Olázabal y Elorz, Marqués del Valle de Santiago.

Álvaro de Olázabal y Elorz Castro y Sánchez Marco

El Secretario dio lectura del siguiente texto: Señor, obra en esta Real Maestranza la real aprobación de nuestro Hermano Mayor, S.M. el Rey Felipe VI, a su expediente de ingreso en este Real Cuerpo, según acuerdo de las Juntas Generales correspondientes, lo que esta Tenencia de Hermano Mayor se complace en comunicarle para su conocimiento, que conste su ingreso en esta Real Maestranza, poder acreditar su calidad de Caballero de la misma, usar su insignia, y gozar de nuestras indulgencias y privilegios que son concedidos a los individuos de esta Real Corporación. De la misma manera se le comunica que estará obligado a cumplir las disposiciones establecidas en nuestras Ordenanzas vigentes, aprobadas en 1922 por S.M. el Rey Don Alfonso XIII y los acuerdos aprobados en la Junta del Real Cuerpo.

En Zaragoza y en la Casa del Real Cuerpo, 4 de mayo de 2019. El Teniente de Hermano Mayor, Luis Navarro y Elola; el Fiscal, Alfonso de Arnedo y Areitio, y el Secretario, Enrique Caro y Valenzuela.

A continuación, el Vicario General, Ilmo. Sr. Manuel Almor Moliner leyó al Caballero neófito la siguiente fórmula de juramento:
¿Juráis defender la religión católica, apostólica, romana, y cumplir y guardar las Ordenanzas y Resoluciones de este Real Cuerpo? A ello, el Caballero respondió: SI, JURO, y el Vicario General replicó: Si así lo hiciereis, Dios os lo premie, y si no, os lo demande.

Francisco del Cubillo Cano Mora Figueroa

Seguidamente el Caballero dio lectura del siguiente texto: Hago pleito de homenaje, una, dos, tres veces y las demás en derecho necesarias conforme al Fuero de España y a la Ley de Caballero y obedecer en todo, como su fiel vasallo, al Rey nuestro señor Don Felipe VI, Hermano Mayor de esta Real Maestranza, y a sus sucesores en la monarquía y en esta Real Orden y en su nombre a su Teniente, que es o fuere, en todo lo concerniente a la observancia y cumplimiento de las Ordenanzas y Resoluciones de este Real Cuerpo para su mayor honor y aumento.

El Teniente de Hermano Mayor le impuso la Venera de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza y le hizo entrega del documento acreditativo de su Jura e ingreso en la corporación. Con este mismo protocolo y bello ritual efectuaron su juramento los siguientes Caballeros: Sr. D. Francisco del Cubillo Cano Mora Figueroa y Fernández Mier, apadrinado por el Sr. D. Carlos Valenzuela y Claros. Ilmo. Sr. D. José María Ferraz Español Cuadrado y Laplana, Marqués de Amposta, apadrinado por el Sr. D. Fernando Ferraz y Español.

José Mª Ferraz Español Cuadrado y Laplana

A continuación dio comienzo la ceremonia de Toma de Posesión de Damas, con el mismo protocolo, pero sin la secuencia de juramento, y con el siguiente orden:
Sra. Dña. María de Castro y de Pedro, amadrinada por la Sra. Dña. María Cruz Ferraz y Español. Ilma. Sra. Dña. Teresa Gayan y Pacheco, Marquesa de Seoane, amadrinada por la Excma. Sra. Dña. María Asunción de la Torre y Tellez Girón, Duquesa de Medina de Rioseco y Condesa de Salazar de Velasco.

Seguidamente, en representación de todos los caballeros y Damas Maestrantes, que habían jurado y tomado posesión, el Ilmo. Sr. D. José María Ferraz y Español, Cuadrado y de Laplana, Marqués de Amposta, pronunció las siguientes palabras de agradecimiento a la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza:

Excmo. Sr. Teniente de Hermano Mayor me permito agradecer, en nombre de todos los Caballeros y Damas que, con este solemne juramento y toma de posesión, hemos entrado a formar parte del elenco de esta Real Maestranza de Caballería de Zaragoza cuyo Hermano Mayor es S.M. el Rey, q.D.g., nuestra incorporación a esta real corporación.

María de Castro y de Pedro

En tiempos pasados y hasta la creación de los ejércitos regulares estas corporaciones nobiliarias, constituidas por nobles y caballeros, ayudaban a sus señores reyes en sus conquistas y en la defensa de España. En la Cofradía de Caballeros e Infanzones de San Jorge, antecesora de esta Real Maestranza, estaban integrados muchos nobles del antiguo reino de Aragón, que se distinguieron en el transcurso de la Guerra de la Independencia y más concretamente en los Sitios de Zaragoza de 1808 y 1809. Para premiar la lealtad y entrega de estos caballeros aragoneses, S.M. el Rey Fernando VII elevó al rango de Real Maestranza a la antiquísima Cofradía de Caballeros e Infanzones del Señor San Jorge, de Zaragoza, nombrando como primer Teniente de Hermano Mayor al Excmo. Sr. D. Pedro Ignacio Jordán de Urriés y Palafox, Marqués de Ayerbe.

Queremos agradecer a nuestros antecesores este ejemplo de comportamiento que ha servido para inculcarnos la nobleza no solo de sangre sino también de espíritu, y sobre estos valores, como Caballeros y Damas Maestrantes, hemos jurado defender la fe católica y la Corona, comportándonos en nuestras vidas con la dignidad propia de los miembros de esta Real Maestranza de Caballería de Zaragoza.

Teresa Gayan y Pacheco

Excelencia, para completar y cumplir estas obligaciones, nos situamos bajo el manto de nuestra Patrona la Virgen del Pilar e imploramos la protección de nuestro Patrón, el Señor San Jorge, y de nuestro beato maestrante, Don Cruz Laplana y Laguna. A nivel personal quiero agradecer a mis hermanos, María Cruz y Fernando, el aliento y el empuje que siempre he recibido para incorporarme a esta Real Maestranza, que les agradezco enormemente. Y por último, reiterar nuestro agradecimiento al Excmo. Sr. Teniente de Hermano Mayor y a todos los Caballeros y Damas Maestrantes de esta real corporación que nos han acompañado en tan entrañable acto.

A continuación, tomó la palabra el Teniente de Hermano Mayor, Luis Navarro y Elola, quien pronunció una alocución que inició con las siguientes palabras: Es para mi un honor como Teniente de Hermano Mayor presidir hoy la conmemoración de nuestro Segundo Centenario como Real Maestranza de Caballería y la tradicional ceremonia de jura, recibiendo en este solemne acto a los nuevos Caballeros y Damas Maestrantes de Zaragoza.

Alocución del Marqués de Amposta

En primer lugar tengo el honor de comunicarles que he recibido un escrito de S.M. el Rey agradeciendo la invitación a presidir estos actos, y lamentando no poder asistir. Me envía un cordial saludo que deseo hacer extensivo a todos los Caballeros y Damas de esta Real Maestranza de Caballería de Zaragoza junto con su felicitación por nuestro Segundo Centenario, con el deseo de que los actos se celebren con toda solemnidad.

Nos comunica también que me recibirá a mí, como su Teniente en la Real Maestranza, y a la junta Particular, en el Palacio de la Zarzuela, a mediados de este mes de mayo. En condición de Teniente de S.M. y en nombre de todos los maestrantes de nuestro Real Cuerpo deseo expresar nuestro agradecimiento a S.M. por el afecto y cariño hacia esta Real Maestranza y nuestra admiración por la extraordinaria trayectoria de su reinado, que deseamos largo y fructífero. Nosotros siempre estamos a las ordenes de S.M. con absoluta lealtad.

En relación con la conmemoración del Segundo Centenario de la real corporación, aseguró Luis Navarro poder afirmar y documentar que los orígenes de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza hunden sus raíces en siglos de historia. Recordó que, reconquistada Zaragoza a los infieles por el Señor Rey Don Alfonso el Batallador, hace 901 años, los Caballeros e Infanzones formaron el Capitol de Caballeros e Infanzones de la ciudad de Zaragoza, que da señales de su existencia entre las nieblas de aquellas centurias pero que ya aparece perfectamente estructurado en un documento de 28 de marzo de 1291 con el reinado de Alfonso III el “Liberal”, Rey de Aragón.

Alocución del Teniente de Hermano Mayor

Pero es en el siglo XV cuando comienzan a aparecer noticias más continuadas de este Capitol. Sus individuos, para poder adiestrarse en el manejo de las armas y
caballos y poder mejor servir a sus señores reyes, solicitaron a Don Alfonso V “el Magnánimo” la institución de una cofradía bajo la invocación del Señor San Jorge Patrón del reino, obteniéndola el 12 de diciembre de 1457. En estos momentos forma parte como uno de los núcleos más importantes del ejército de Zaragoza, capital del reino de Aragón y tenía su sede en el palacio de la Aljafería de Zaragoza. Unas décadas después y a principios del siglo XVI obtuvo del Rey Fernando “el Católico” un nuevo privilegio, fechado en Segovia el 24 de marzo de 1505 en el que, aprobando sus nuevas Ordenaciones se le daba por asiento la Sala Real del hoy desaparecido Palacio de la Diputación del Reino, en el que poseían altar y retablo dedicado al Santo Patrono de Aragón, y se le concedió uso de bandera con la efigie de San Jorge y con cordones de las Armas Reales.

La Cofradía de San Jorge, a la que pertenecían muchos monarcas aragoneses y casi todos los nobles, caballeros e infanzones del reino, hizo donativos a sus reyes cuando las necesidades de la defensa patria los precisaban, e intervino activamente en muchos ámbitos durante los siglos XVI y XVII, mereciendo el respeto de oficiales reales, autoridades y pueblo. Con la llegada de los Borbones al Trono de España, en el siglo XVIII, y con la reestructuración de los ayuntamientos ordenada por los nuevos Decretos Reales, el Concejo de Zaragoza pasó a ser gobernado por veinticuatro Regidores, ocho pertenecientes al Brazo de Nobles y dieciséis al de Caballeros e Infanzones. De esta manera la Cofradía de San Jorge pasó a regir los destinos de Zaragoza por expreso deseo de Felipe V.

Nuevos Caballeros y Damas Maestrantes de la RMCZ

Ya a principios del siglo XIX, con motivo de la Guerra de la Independencia, la Cofradía de San Jorge desempeño un papel fundamental en los Sitios de Zaragoza de 1808 y 1809. El 24 de mayo de 1808 se sublevó la ciudad de Zaragoza en defensa de la religión, el rey y la patria. Proclamaron a José Rebolledo de Palafox Capitán General del Ejército y del Reino de Aragón. Palafox, que era hijo de los Marqueses de Lazán, y su familia había pertenecido durante generaciones a la Cofradía de Caballeros de San Jorge, utilizó al estamento nobiliar aragonés como clase dirigente en la batalla contra los franceses. El 24 de diciembre de 1808 organizó el Cuerpo de Caballería de los Almogávares, formado por Caballeros e Infanzones de San Jorge.

Numerosos son los miembros de la Cofradía de San Jorge que participaron en los momentos más duros de los Sitios protagonizando hechos heroicos en la defensa de la ciudad y muriendo en los combates. El Señor Rey Don Fernando VII, para premiar la lealtad de los caballeros aragoneses que particularmente se habían distinguido en la Guerra de la Independencia se sirvió, por Decreto de 1819, erigir en Real Maestranza de Caballería la antiquísima Cofradía de San Jorge de Zaragoza, que cumple, por tanto este año 2019, dos siglos de existencia como Real Maestranza.

Continuó Luis Navarro, con las siguientes palabras: Pero no debemos olvidar que somos herederos de los cofrades nobles de San Jorge, de una de las instituciones con mayor solera del antiguo Reino de Aragón, con cinco siglos de existencia jurídica vinculada a la Corona desde Fernando “el Católico”. Exactamente el 24 de este mes de mayo conmemoramos el 514 aniversario y siete siglos de existencia fehaciente, de servicios de armas y de gloriosa historia.

Como dice el Himno de la Academia General Militar de Zaragoza en una de sus estrofas, “honor y gloria para España, Zaragoza con sangre ganó”, y fue precisamente por esto por lo que el Rey Don Fernando VII nos elevó al rango de Real Maestranza. Por cierto, en este año 2019 también se cumplen doscientos años del fallecimiento de los padres de Fernando VII. La Reina María Luisa falleció en el palacio Barberini de Roma el 2 de enero de 1819 y el Rey Carlos IV falleció en Nápoles el 19 de enero de 1819.

En la Santa Misa, como a todos los reyes y reinas de Aragón y de España, los tendremos presentes en nuestras oraciones pues como dice el segundo libro de los macabeos, es un pensamiento santo y piadoso el orar por los difuntos.

Por otro lado, he de dar la bienvenida a los nuevos Caballeros y Damas que han elegido nuestra Real Maestranza de Caballeria de Zaragoza para dar testimonio de su nobleza y de su compromiso con los valores e ideales de la noble caballería de la que nuestra Real Maestranza quiere ser expresión permanente.

Personalidades asistentes al acto

Nuestros nuevos Maestrantes están vinculados por sangre a linajes muy arraigados a nuestro Real Cuerpo y han consolidado con sus incorporaciones la presencia histórica de sus familias formalizándolos con su juramento y adhesión, con su firme compromiso para contribuir al fortalecimiento de nuestra institución. Todos los maestrantes que hoy han ingresado y a los que se les ha impuesto nuestra Venera, la Cruz blanca de Iñigo Arista, cuentan con méritos suficientes para formar parte de nuestra real corporación y cumplen y han probado todos los requisitos impuestos por nuestras Ordenanzas. Todos ellos tienen una valía personal sobrada para asegurar el nivel de exigencia de nuestra Real Maestranza, que preside S.M. el Rey.

Nuestra real corporación tiene un ilustre pasado y con incorporaciones de nuevos maestrantes, que se unen para compartir nuestros valores, se asegura el futuro. Entráis hoy a formar parte, como miembros de pleno derecho, de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, una de las cinco Reales Maestranzas de España que, junto con las cuatro Órdenes Militares, constituimos corporaciones nobiliarias que dependemos directamente de S.M. el Rey. Además de estos rasgos propios de nuestro Real Cuerpo, que han jurado hoy los nuevos maestrantes y que han sido al tiempo renovados internamente por quienes ya lo éramos, no podemos olvidar que en la razón misma de nuestra razón de ser se encuentra España, la lealtad a la Corona, la defensa de la religión católica y la humildad y buenas intenciones que requieren la condición de noble. Una corporación nobiliaria carece de razón de ser si su finalidad empieza y termina con la simple reunión de personas nobles. Hay que mantener vivos los valores propios de la nobleza que constituyen nuestras esencias, el honor, el patriotismo, la generosidad, la honradez, el valor, el servicio, la lealtad y los valores del humanismo cristiano, todo ello con absoluta lealtad a la Corona.

Como verán, queridos lectores que nos siguen, las palabras del Teniente de Hermano Mayor, Luis Navarro y Elola, fueron una magnífica lección de historia. Pero aún tenía más cosas que decir, y las dijo, vean: Estamos viviendo en España tiempos convulsos y complicados por la actuación de políticos mediocres, sin la debida preparación, ni formación, ni educación, que con sus propuestas siembran la confusión en todos los aspectos, económicos, sociales, políticos e institucionales, siendo lo peor de todo el desafío independentista de las instituciones autonómicas catalanas.

En medio de todo este entorno convulso y crispado solamente la institución monárquica permanece firme, brillando con luz propia y dando prestigio a España.

La Corona, representada de forma ejemplar por S.M. el Rey Don Felipe VI, nuestro Hermano Mayor, es el pilar en el que se fundamenta la unidad de la patria y el orden constitucional que hace más de cuarenta años supimos darnos los españoles bajo la magistral dirección del entonces Rey Don Juan Carlos I.

Los enemigos de España y de la civilización cristiana buscan derribar el vigente sistema constitucional de orden, paz y prosperidad económica y bienestar social que disfrutamos. A finales de 2017, con la crisis independentista catalana, la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza aprobó, por unanimidad de la Junta Capitular, una declaración institucional de apoyo a la Corona y en defensa de la sagrada y secular unidad de España, que se envió a S.M. el Rey, que acusó recibo y agradeció el gesto.

Como corporación nobiliaria española que somos, y así se contempla en nuestras Ordenanzas, estamos obligados a la defensa de la Patria y de S.M. el Rey, nuestro Hermano Mayor y Jefe Supremo. Esto forma parte de nuestras esencias y no debemos olvidarlo nunca y menos aún en estos tiempos.

A los nuevos Caballeros y Damas Maestrantes les dirigió las siguientes palabras: Desde hoy lucís sobre el pecho nuestra venerada Divisa, la Cruz Blanca de Iñigo Arista, Blasón Real, Emblema personal, signum regis del Monarca de Aragón desde Pedro IV el “Ceremonioso”, que es siglo XIV, y que nos fue concedida por S.M. el Rey Don Alfonso XIII por Real Decreto de 14 de diciembre de 1908.

Firma en el libro de honor del Teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Granada

Venera que debéis enarbolar como cruz de guía en vuestras actividades diarias. La nobleza tiene hoy razón de ser, si es ejemplo en la vida diaria de los valores morales y patrióticos. La nobleza es también del corazón y de los buenos sentimientos, es la ayuda desinteresada, es callar antes de ofender, es aceptar a las personas por lo que son y no por lo que uno quiere que sean. La nobleza requiere un corazón puro y de buenas intenciones, saber reconocer los méritos ajenos y los errores propios. Hemos de tratar de ser los mejores, de buscar la excelencia. Sin pretensión de privilegio alguno, intentamos ser considerados por nuestra labor de forma que los reyes que nos presidieron, y nos presiden, puedan sentirse satisfechos, cómodos, incluso orgullosos en su papel. A ello nos aplicamos con esfuerzo, rigor y competencia.

Como tantas instituciones vivas, y con deseos de estar presentes en los retos y oportunidades que plantea el siglo XXI, la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza busca destacar en la cambiante sociedad actual, como nuestros antepasados supieron hacerlo en la suya. Intentamos ser ejemplares y competitivos además de leales. Los descendientes de estos protagonistas de nuestro pasado y presente estamos por ello obligados a la ejemplaridad y la autoexigencia. Se lo debemos a España, a nuestro Rey y Hermano Mayor, y a nuestros antepasados, cuyo nombre intentamos honrar con nuestra conducta.

Os animo por tanto a ser buenos Caballeros y Damas en toda la extensión y significado que estas palabras supone y que nuestro Santo Patrono el Señor San Jorge nos ayude a cumplir lo que hemos prometido.

Y para terminar, como se dijo hace exactamente 200 años, “si observáis escrupulosamente nuestras Ordenanzas y obráis como hemos indicado, Dios colmará de prosperidad y bendiciones a esta Ilustre Maestranza fundada para bién de la monarquía y aumento de la religión de Nuestro Señor Jesucristo”.

Firma en el libro de honor del Teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Valencia

A continuación firmaron en el libro de honor el Teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Granada, Excmo. Sr. D. Ramón Uribe y Contreras, y el Teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Valencia, Excmo. Sr. D. José del Portillo y Alcantara.

Posteriormente nos trasladamos a la catedral de la Seo donde se celebró la Santa Misa, oficiada por el Arzobispo de Zaragoza, Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Vicente Jiménez Zamora, y concelebrada por el Vicario General de la Archidiócesis de Zaragoza, Ilmo. Sr. Manuel Almor Moliner.

Asistieron a la eucaristía las siguientes autoridades civiles: Delegada del Gobierno de España en Aragón, Excma. Sra. Dña. Carmen Sánchez Pérez; Subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Ilmo. Sr. D. José Abadía Tirado; Comisario Jefe Provincial de Policia de Zaragoza, Ilmo. Sr. D. Francisco Jesús Navarro Francia; Presidenta de la Junta de Distrito Centro de Zaragoza, Mª Jesús Martínez del Campo.

Las principales autoridades militares asistentes fueron las siguientes: Jefe de la Brigada Aragón I, General de Brigada, Excmo. Sr. D. José Luis Sánchez Martínez-Falero; Coronel jefe del Regimiento España 11, Ilmo. Sr. D. Jaime Vidal Pérez; Coronel Jefe del Regimiento Acorazado Pavía IV, Ilmo. Sr. D. Jorge Jaime Fernandez Rincon; Coronel Jefe de la Plana Mayor de la 8ª Zona de la Guardia Civil de Aragón, Ilmo. Sr. D. Francisco Bueno Bueno; Coronel Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza, Ilmo. Sr. D. José Antonio Mingorance Sánchez.

Entre las diversas personalidades asistentes se pudo ver a la Condesa Viuda de Bureta, María del Carmen Izquierdo López, y al Director de la Fundación Casa de Ganaderos, Ilmo. Sr. D. Armando Serrano Martínez.

Desde sus inicios, la Santa Misa estuvo acompañada por bellísima música sacra interpretada en el órgano de la catedral, que conserva restos del órgano gótico de 1469 y tubos de los siglos XV al XVIII, acompañada por los cantos del Coro de la Seo, dirigido por el organista Don José María Berdejo.

Celebración de la Santa Misa en la catedral de la Seo

Se dio lectura del libro de los hechos de los apóstoles: En aquellos días, al crecer el número de los discípulos, los de lengua griega se quejaron contra los de lengua  hebrea porque en el suministro diario no se atendía a sus viudas. Los doce, convocando la asamblea de los discípulos dijeron: no nos parece bien descuidar la palabra de Dios para ocuparnos del servicio de las mesas.

Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de espíritu y sabiduría, y los encargaremos de esta tarea: nosotros nos dedicaremos a la oración y al servicio de la palabra. La propuesta les pareció bien a todos y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, Prótoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás, prosélito de Antioquía. Se los presentaron a los apóstoles y les impusieron las manos orando. La palabra de Dios iba creciendo y en Jerusalén se multiplicaba el número de discípulos; incluso muchos sacerdotes aceptaban la fe.

El Vicario General, Manuel Almor, hizo lectura del evangelio según San Juan: Al oscurecer, los discípulos de jesús bajaron al mar y empezaron la travesía hacia Cafarnaún. Era ya noche cerrada , todavía Jesús no los había alcanzado. Soplaba un viento fuerte y el lago se iba encrespando. Habían remado unos veinticinco o treinta estadios cuando vieron a Jesús que se acercaba a la barca caminando sobre el mar y se asustaron. Pero él les dijo; soy yo, no temáis. Querían recogerlo a bordo pero la barca tocó tierra en seguida en el sitio a donde iban.

Vicario General

Les ofrecemos ahora algunos pasajes de la homilía del Arzobispo de Zaragoza, Excmo. Y Rvdmo. Sr. D. Vicente Jiménez, al inicio de la cual dijo lo siguiente: Hemos venido a esta catedral del Salvador, la Seo, de nuestra archidiócesis de Zaragoza, para celebrar la Santa Misa en acción de gracias con motivo de la festividad de nuestro Señor San Jorge y Segundo Centenario de la elevación al rango de Real Maestranza de Caballería de Zaragoza. Agradezco, como arzobispo y como pastor, el encargo, la invitación, de Luis Navarro y Elola, Teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, para celebrar esta Santa Misa, que nos une en la mesa común de la fraternidad.

La Real Maestranza de Caballería de Zaragoza está muy vinculada a la Casa Real pues S.M. el Rey de España es el Hermano Mayor de este Real Cuerpo. La Real Maestranza de Caballería de Zaragoza hunde sus orígenes en la Edad Media, en el siglo XII, tras la conquista de Zaragoza por el Rey Alfonso I el Batallador en el 1118 cuando, por influencia del espíritu caballeresco medieval, surgen las cofradías, las hermandades y los capítulos nobiliarios.

Arzobispo de Zaragoza

Así, se constituye, aquí en Zaragoza, el Capitol de Caballeros e Infanzones de la ciudad de Zaragoza. Este Capitol, con el correr del tiempo, dio origen a la creación de la Cofradía de Caballeros bajo el patrocinio de San Jorge, confirmada por el rey aragonés Fernando el “Católico”. Los Caballeros de San Jorge tuvieron un papel importante durante los Sitios de Zaragoza frente a los franceses en defensa de la religión, el rey y la patria. Tras la huída de los franceses, en el año 1813, los Caballeros de San Jorge restablecieron la actividad de la cofradía. En el año 1819, hace ahora 200 años, el rey Fernando VII elevó al rango de Maestranza a la Cofradía de Caballeros por la contribución a la defensa de la ciudad de Zaragoza. De esta manera se equiparaba a las otras cuatro maestranzas existentes en España: Ronda, creada en 1572; Sevilla, 1670; Granada, 1686, y Valencia, 1690.

La Real Maestranza de Caballería de Zaragoza está bajo el patrocinio de San Jorge, tan vinculado a la Corona de Aragón. San Jorge fue un valiente caballero, martirizado probablemente en Lydda, Israel. Si la historia es parca en datos biográficos la leyenda ha completado las lagunas de su figura. Venerado ya desde el siglo IV, diversos países y lugares lo han tenido, y elegido, como Patrón, así en Grecia, Inglaterra, Portugal y Lituania.

En el siglo XIII su culto y devoción entraron en Cataluña y Aragón, que también lo eligió como Patrón, y así mismo, como sabemos y estamos de ello orgullosos, Patrón de la RMCZ. San Jorge encarna no solamente valores patrióticos, culturales, literarios y caballerescos, sino sobre todo virtudes profundamente humanas y cristianas. San Jorge sacó valentía para luchar contra el dragón y liberar a la princesa. Su fortaleza radicaba en su unión con Cristo, que le concedió valor en el combate.

El evangelio de este sábado, de la segunda semana de Pascua, que ha proclamado el Sr. Vicario General, nos habla de la tempestad calmada. San Jorge triunfó por su adhesión y profunda comunión con Cristo. Este es el camino para superar las dificultades y martirios en la vida. Jesús se acerca a la barca de nuestra vida, que en ocasiones parece zozobrar. Jesús siempre está cerca, y cuando más lo necesitamos no se hace esperar, cuando más sopla el viento de la adversidad y los discípulos se llenan de miedo, su voz serena el mar de nuestras dudas y calma los torbellinos de nuestros peligros. La iglesia, dice San Agustín, va peregrinando entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios. Así, en la eucaristía, nos dice también a nosotros: Soy yo, no temáis.

Hoy es un día para la gratitud por el camino recorrido por la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza durante estos 200 años y, antes, desde sus orígenes. Y es un día especialmente también para dar gracias a Dios. Lo hacemos con esta eucaristía, con el canto final del Te Deún.

Besando la Reliquia de San Jorge

Un día también para vivir con pasión el momento presente, preñado de posibilidades y de gracia. No nos fijemos solo en lo negativo, sino sobre todo en lo positivo. Un día para abrazar el futuro con esperanza. Confiamos en Dios y en su hijo Jesucristo, y bajo el patrocinio de San Jorge, vencedor del dragón, que San Jorge nos siga protegiendo. Al estar aquí, en Zaragoza, junto al Pilar, en el río Ebro, el río de la fe, abrazados al Pilar de la Virgen, permanezcamos firmes en la fe, generosos en la esperanza y constantes en el amor.

Al final de la eucaristía, siguiendo la tradición, veneramos a San Jorge depositando un beso en la Reliquia del Santo, que guarda la RMCZ en su palacio sede y que se traslada cada año al altar mayor de la catedral de la Seo para ser venerada , en ocasión tan señalada. El Ilmo. Sr. D. Armando Serrano Martínez, Asesor Histórico de la RMCZ, anunció que la colecta de esta Santa Misa se entregaría, íntegramente, como donativo a Cáritas Diocesana de Zaragoza.

Aspecto parcial de la catedral de la Seo

Retornamos luego a la sede de la RMCZ donde la corporación anfitriona ofreció un Vino Español, al inicio del cual el Teniente de Hermano Mayor, Luis Navarro y Elola, pronunció unas palabras de agradecimiento hacia todos los presentes por su asistencia a los actos, señaló después la importancia de los 200 años de la elevación al rango de Maestranza de la antigua Cofradía de Caballeros e Infanzones de San Jorge, y pronunció a continuación el siguiente brindis: “Con total y absoluta lealtad a España, y a la Corona, a cuyo servicio estamos en beneficio de España y de los españoles, os pido que levantéis vuestras copas y brindéis conmigo por nuestro Augusto Hermano Mayor: !POR EL REY! ! POR ESPAÑA!

Seguidamente el Arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez Zamora, bendijo los alimentos que íbamos a tomar: Excelsísimo Señor, dígnate bendecir los alimentos que vamos a tomar, bendice a los que los han preparado y que sigamos cultivando los ideales nobles de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza. Que viva el reino, hoy ya Comunidad Autónoma de Aragón, y que viva España y que viva también S.M. el Rey.

Una vez concluidos los actos más solemnes de la jornada, entramos en ese espacio de tiempo, mas relajado, en el que nosotros aprovechamos para recoger testimonios, en este caso de algunas de las personalidades que habían tomado parte en la ceremonia de Jura y Toma de Posesión de los nuevos Caballeros y Damas de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza.

Nos gusta recoger testimonios de los protagonistas porque queremos que sean ellos quienes se asomen a estas páginas y les cuenten a ustedes, queridos seguidores de nuestras crónicas, sus vivencias en torno a los actos que relatamos.

Hablamos con varios de los jurandos y les hicimos algunas preguntas acerca de sus antecedentes familiares; quisimos saber cómo se había gestado su ingreso en la RMCZ, si de forma repentina o era un deseo largamente acariciado; les preguntamos qué había representado para ellos la ceremonia de ingreso, así como su opinión acerca del papel de estas corporaciones nobiliarias en la sociedad actual.

He aquí sus respuestas, y les aconsejamos su lectura pues son muy interesantes:
Sra. Dña. María de Castro y de Pedro: En mi familia hay bastantes antecedentes. Aquí están probados cuatro apellidos: Castro, de Pedro, Cavero, San Gil, como cuatro apellidos que forman parte de mi familia por parte de padre y madre.

Mi ingreso en la RMCZ la verdad es que ha sido algo más bien repentino, nunca me lo había planteado, pero tengo un interés personal en recuperar o centralizar, de alguna forma, parte de la historia de mi familia, que está un poco dispersa, sobre todo por parte de los Castro. Es como un pequeño reconocimiento, en lo personal o a la familia, no solo de lo que son los apellidos sino de nuestra historia como parte perteneciente a la de Aragón.

Me interesa mucho que se reconozcan esos apellidos como originarios de Aragón o que llegaron a asentarse en Aragón.

María de Castro y de Pedro

Llevo solamente un año en la corporación y no tengo conocimiento suficiente como para valorar objetivamente su prestación. Si que es verdad que la RMCZ, a nivel benéfico de obra social si que hace una aportación, no sé si mucha o poca, pero si que la hace. A nivel cultural también están empezando a desarrollar una labor, pero todavía es incipiente. A mí me gustaría , como miembro, sin que se malinterpreten mis palabras, que hubiese un mayor dinamismo, evitar quedar desfasados e ir en paralelo con los hechos y la evolución de la sociedad.

Me parece importantísimo que la historia exista y que las personas que han sido partícipes de esa historia queden reflejadas en ella y no se pierdan. Hay unos personajes muy conocidos, que son los que salen en los libros de historia a los que todo el mundo llega. Pero hay otros personajes, importantes, que influyeron en la historia, en este caso de Aragón, que no son tan conocidos porque los historiadores no los han sacado de debajo de la tierra o porque no han tenido acceso a según qué documentación. Creo que también es importante conocer sus vidas y que al final quede claro y perfectamente documentado donde se encuentran. Mi familia venimos de los Abarca, somos los descendientes directos, aunque no tenemos el título, del Conde de la Rosa. De toda la documentación del Conde de la Rosa y mucha de los Abarca yo hice una donación al Archivo Provincial de Zaragoza y ahí está sin estudiar. Quizás no es el cien por cien de la documentación y quizás hay otros miembros de mi familia, de todo ese árbol genealógico que pertenecía a Aragón, que tengan también parte de esa documentación.

A mí, que soy un poco romántica, me gustaría que todo eso se compilase y que la gente pudiese conocer a esos personajes, como el Conde de la Rosa, por ejemplo, que nadie lo conoce, y que ha sido un personaje importante en Aragón y en España, y sobre todo, que quedase acreditado que son de Aragón.

Ilmo. Sr. D. José María Ferraz y Español, Cuadrado y de Laplana, Marqués de Amposta:

José Mª Ferraz y Español

Mi familia es oriunda de la localidad de Benasque, en el Pirineo, en concreto en la Alta Ribagorza, localidad con la que estamos vinculados desde hace muchos siglos y, aunque residimos fuera mantenemos relación constante con el Pirineo y con Aragón. Mi ingreso en la RMCZ ha sido muy meditado y pensado, y lo hago con el convencimiento de que yo debía ingresar en la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, y no en otras. Estamos muy vinculados a Aragón y en especial a Zaragoza, donde mi familia tuvo un protagonismo importante en los Sitios, y quiero recordar aquí a Antonio Cornel y Ferraz, y a los dos hermanos: Francisco Javier Ferraz y Cornel, y José Ferraz y Cornel. Los tres alcanzaron las más altas cotas en el Ejército y en el Estado, con cargos importantes en Ministerios. También a Valentín Ferraz y Barrau, General Jefe de la Caballería y del Tribunal Supremo el brazo militar.

Por todo ello mi ingreso en la RMCZ ha sido consciente de lo que hacía y abrumado por la responsabilidad que he asumido hoy jurando las obligaciones que me comprometo a mantener.

En cuanto a la función de estas corporaciones, hay que potenciar las Reales Maestranzas, las Reales Órdenes y los Cuerpos de Nobleza, que hay varios en España. Necesitamos actuar en defensa de nuestro Hermano Mayor, S.M. el Rey, estar con él en estos momentos tan precisos, donde las palabras de sus últimos discursos han sido tan importantes, tan esclarecedoras y de tanto aliento para todos nosotros, que debemos estar unidos y colaborar juntos para mayor defensa de España junto a nuestro Hermano Mayor, S.M. el Rey, apoyándole en todo lo que necesite de nosotros y en todo lo que quiera para mayor servicio a España.

Protagonistas fueron los Nuevos Caballeros y Damas Maestrantes, y también su Padrinos y Madrinas.

Quisimos conocer la visión del acto a través de una de la Madrinas y hablamos con la Excma. Sra. Dña. María Asunción de la Torre y Tellez Girón, Duquesa de Medina de Rioseco y Condesa de Salazar de Velasco.

Duquesa de Medina de Rioseco, Condesa de Salazar de Velasco

Le preguntamos ¿que había supuesto para ella la ceremonia, siendo Madrina?, y esta fue su respuesta: Que le hagan a una Madrina para entrar en la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza es un gran honor. Primero por lo que significa en la historia de España y lo que significa en Zaragoza, y por lo que es de mi familia, los Marqueses de Montemuzo, que era mi padre y actualmente mi hermana, aragoneses de Zaragoza y fundadores de la Real Maestranza, por lo que es un gran honor y un gran orgullo.

También a ella le preguntamos su opinión sobre estas corporaciones, y esto fue lo que dijo: Estas corporaciones nobiliares y caballerescas hacen una labor muy importante. Aparte de las ayudas que dan en muchísimos casos para mantener el patrimonio de las ciudades, que es algo muy importante, también a nivel humanitario ayudan muchísimo a la gente, y difunden la cultura , que también lo es.

Finalmente, esto nos respondió cuando le preguntamos por su amadrinada: Mi amadrinada, la Ilma. Sra. Dña. Teresa Gayan y Pacheco, Marquesa de Seoane, curiosamente es de origen aragonés y es parienta mía por los dos partes, por padre y por madre, es decir un orgullo por todos lados.

Cerramos el capítulo de testimonios con el del Teniente de Hermano Mayor de la RMCZ, Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola, al que le pedimos que nos contase algo acerca de los dos Pendones Reales donados a la corporación nobiliaria. Nos dijo lo siguiente: Son dos Pendones Reales que estaban en la familia Valenzuela desde hace varias generaciones. Esta familia es una familia muy ilustre y muy vinculada a la RMCZ. Ha dado varios Tenientes, tanto por línea paterna como por línea materna. Tenientes Valenzuela como el Marqués de Valenzuela de Tahuarda, y han querido tener el noble gesto de donar los pendones, el último poseedor que los tiene, el Ilmo. Sr. D. Joaquín de Valenzuela y Etayo, a la RMCZ para que sean observados aquí y vistos por el público.

Panteón Real de San Pedro el Viejo (Huesca)

Nosotros lo que vamos a hacer ahora es ver en que forma se pueden exponer para que las telas no sean dañadas por la luz, que no se deterioren y que puedan ser disfrutados por los miles de personas que visitan nuestra casa.

Le preguntamos acerca de su datación y así nos respondió: Están en estudio ahora pero sabemos que son bastante antiguos.

Haremos la ficha técnica e histórica y se expondrá en su momento. No podemos precisar la época exacta sin hacer el estudio que nos van a enviar.

Una última pregunta le formulamos sobre la valoración que hacía del acto y esta fue su respuesta: El acto de hoy ha sido muy solemne. Celebramos el Bicentenario de la Real Maestranza. S.M. no ha podido venir a presidirlo pero nos va a recibir en audiencia, con motivo del Bicentenario.

Finalizaron los actos de la jornada pero continuaron al día siguiente, domingo 5 de mayo, en el Real Monasterio de San Pedro el Viejo, de Huesca, que es Panteón Real, donde la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza realizó una visita cultural y una ofrenda a los reyes de Aragón.

Reproducimos aquí la oración rezada por el Teniente de Hermano Mayor de la RMCZ: Dios Padre nuestro, nos reunimos hoy aquí un grupo de Caballeros y Damas en representación de la RMCZ.

Te pedimos por el eterno descanso de las almas de los Señores Reyes D. Alfonso I (conocido como el “Batallador”), que expansionó, hace nueve siglos, el territorio del incipiente Reino cristiano de Aragón hasta el Valle Medio del Ebro, y de su hermano D. Ramiro II (conocido como “el Monje”), que posibilitó la continuación de la dinastía e incorporó por el matrimonio de su hija el Condado de Barcelona, como vasallo del rey de Aragón, a la Corona de Aragón.

También te pedimos por el eterno descanso de las almas de todos los Reyes y Reinas de Aragón y de España, y de SS AA RR los Condes de Barcelona.

Te pedimos por nuestro Hermano Mayor, S.M. el Rey Don Felipe VI para que le ilumines y le des fuerza para la alta misión que tiene encomendada.

Te pedimos por S.A.R. la Princesa de Asturias, garantía de continuidad y futuro, y por los Reyes Eméritos y por toda la Real Familia para que nunca les falte la Divina protección.

También te pedimos por el eterno descanso de las almas de todos los Caballeros y Damas Maestrantes de Zaragoza fallecidos y de los miembros de la antigua Cofradía de Infanzones de San Jorge que han sido a lo largo de todos los tiempos.

Te pedimos también por España, nuestra Patria, para que permanezca siempre unida y protegida por tu Santa Madre María Inmaculada y por el Señor Santiago.

Y también te pedimos por Aragón, y por todos sus pueblos y ciudades de Huesca, Teruel y Zaragoza, para que no le falte nunca el amparo de tu Santísima Madre, María, bajo la advocación del Pilar, ni la protección de nuestro Santo Patrón el Señor San Jorge.

(Todos). Padre nuestro…

Depositamos esta Corona de Laurel, como símbolo de homenaje y respeto en el Segundo Centenario de la elevación a rango de Real Maestranza de Caballería.1819-2019.

Marchemos ahora a la Santa Misa en la cual pondremos todas estas peticiones nuestras ante el Altar.

Nosotros, desde estas sencillas líneas de los Reales Tercios de España damos fin a esta crónica felicitando a la RMCZ por la brillante organización de los actos y agradeciendo a su Teniente de Hermano Mayor la invitación a los mismos.

EnglishFrenchSpanish