Actos Sociales

LA ASOCIACION CULTURAL LOS SITIOS ENTREGA EL XXXII PREMIO LITERARIO LOS SITIOS LA MEDALLA DE SOCIO DE HONOR Y DIPLOMA DE MERITO DE LA ASOCIACION

Autoridades y personalidades asistentes al acto

La Asociación Cultural Los Sitios celebró el pasado 17 de febrero de 2017, en la capital aragonesa, el acto de entrega del XXXII Premio Literario de Investigación Histórica “Los Sitios“, y de la Medalla de Socio de Honor, y Diploma de Mérito de la Asociación.

El solemne acto se celebró en el Aula Magna del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, presidido por el Rector Magnífico, José Antonio Mayoral, al que acompañaban en la mesa presidencial, el presidente de la AC Los Sitios, Gonzalo Aguado, la concejal del Partido Popular Patricia Cavero Moreno y el director de la Cátedra Cervantes, de la AGM, coronel Miguel Ángel Santamaría Villascuerna.

Entre los numerosos invitados, y en lo que al ámbito militar se refiere, pudimos ver al GD. José Alfonso Otero Goyanes, jefe de Movilidad Aérea del Mando Aéreo de Combate, al GB. Andrés Chapa Huidobro, jefe de la Brigada Aragón I, al GB. Antonio Francisco Nebot Más, jefe de la Base Aérea de Zaragoza, y a los coroneles Félix Allo Flores, Delegado de Defensa en Aragón, Juan Bustamante Alonso-Pimentel, jefe del Regimiento de Caballería España 11, José Manuel Judez, jefe del Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros 12, y Carlos Alba Alonso, jefe del Órgano de Apoyo al Comandante Militar de Zaragoza y Teruel.

Igualmente asistieron, entre otras, las siguientes autoridades y personalidades civiles: Subdelegado del Gobierno de España en Zaragoza, Ángel Val Pradilla, Comisario Jefe Provincial de Zaragoza, Francisco Jesús Navarro Francia, la Condesa Viuda de Bureta, Carmen Izquierdo, y la presidenta de la Asociación de Exconcejales Democráticos de Zaragoza, María Carmen Galindo, así como miembros de la cúpula directiva del Centro Universitario de la Defensa.

Numerosas fueron también las asociaciones representadas en el acto, entre ellas, la Asociación de Vecinos del Arrabal, Asociación Cultural Royo del Rabal, Asociación Mariano Lucas, Asociación de Amigos de la Capa, Voluntarios de Aragón, Reales Tercios de España (V Tercio “General Aranda”), y Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil.

Mesa presidencial

Se inició el acto con la intervención del Rector Magnífico de UNIZAR, José Antonio Mayoral, que pronunció unas palabras de salutación y bienvenida a todos los presentes, por asistir en un lugar tan emblemático, como es el Aula Magna del Paraninfo, a la ceremonia de entrega del Premio Literario “Los Sitios” y demás galardones de la Asociación.
Cedió la palabra al Presidente de la AC Los Sitios, Gonzalo Aguado que, después de un largo capítulo de salutaciones, nos dijo lo siguiente: “quiero agradecer a todos los amigos que nos acompañan, cada vez más, en este acto, uno de los más solemnes que organiza la Asociación cada año, la entrega de galardones de la Asociación Cultural Los Sitios. Nuestra asociación no es una asociación que tenga un gran poder económico, sino todo lo contrario, pero contamos con un equipo formidable, capaz de hacer grandes cosas, de lo que me siento orgulloso.

¿Cuántas asociaciones llevan más de treinta años convocando un premio de investigación, que tiene una dotación económica y además publica estos libros?. Creo que podemos estar muy orgullosos del trabajo realizado en todos estos años por todos los socios, por todos los miembros de las diferentes Juntas Directivas, y por los presidentes que me han precedido. Quiero citar a Carlos Melús, José Manuel Díaz Sancho, Francisco Binaburo, José Antonio Armillas, y Santiago Gonzalo. Pero además todo esto ha sido posible gracias al apoyo que hemos recibido de personas e instituciones que han colaborado con nosotros de forma generosa y, precisamente el contar con tan buenos amigos, es lo que nos permite hacer cosas importantes. Este acto de entrega de galardones viene precisamente por eso, porque queremos agradecer públicamente a tantas personas que nos ayudan y que son sensibles a este tema de Los Sitios de Zaragoza“.

Rector de UNIZAR

Este año nuestra asociación distingue con el nombramiento de Socio de Honor a Enrique Badía Gracia, que fue alcalde de Fonz y que se ha preocupado en estos años de rescatar el increíble archivo de la familia de los Barones de Valdeolivos. Un archivo apasionante, como luego nos contará, que para nosotros resulta especialmente importante ya que nos cuenta también la historia de Pedro María Ric y de la Condesa de Bureta, algo que está íntimamente ligado con nosotros. También a la Asociación Cultural y Recreativa Mariano Lucas, que se dedica a la recreación y al estudio de los trajes de época y que son tan buenos amigos que se acercan con su indumentaria tradicional a participar, con ilusión, en todos nuestros actos.
Y por supuesto nuestro Premio Literario, que es un referente en la investigación y que, año tras año, es una fuente de conocimiento y de estudio especializado, y en esto quiero agradecer especialmente la labor de todo el jurado, en la cabeza de su presidente, Esteban Sarasa Sánchez, por el extraordinario trabajo que realizan“.

Este año nuestro galardonado es José Antonio Pérez Francés, un veterano que ha sido premiado tres veces, en esta ocasión por su trabajo, “ZARAGOZA 1808-1809 LA NACION EN ARMAS“. “Otra cosa de la que también me siento especialmente orgulloso es de tener el Premio Juvenil, que este año ha recaído en la señorita Carmen Bello Ortega, por su trabajo, “EL CANAL IMPERIAL TESTIGO DE LOS SITIOS DE ZARAGOZA“.

Presidente de la AC Los Sitios, Gonzalo Aguado

Y también nuestro reconocimiento público a Ángel Salcedo Oliver, que ha colaborado desde siempre con nuestra asociación y además se ha preocupado, de una forma muy especial, con la reproducción de una colección de miniaturas relacionadas con los Sitios de Zaragoza, cuyo estudio ha sido una labor personal suya y creemos que esa dedicación y ese estudio merecía ser recompensado”.

Intervino a continuación Patricia Cavero, que dijo hablarnos desde el corazón, expresando lo que sentía en ese momento.

Quiero expresar mi agradecimiento personal, como concejal del Ayuntamiento de Zaragoza, como Presidenta del Distrito Centro y como concejal del Partido Popular, por la invitación que por sexto año consecutivo recibo de la Asociación Cultural Los Sitios para participar en este acto tan especial. Y también satisfacción porque hoy es 17 de febrero y un 17 de febrero pero de 1809, hace ya 208 años, una valiente zaragozana, María Blanquez, y cuatro labradores salvaron la imagen del Cristo de la Cama, con la que yo personalmente tengo, por tradición familiar, una especial vinculación, y lo quiero decir pues está custodiada desde hace 70 años por un Decano, que es mi padre, y tengo en la misma hermandad, en la Sección de la Cama, a mi hijo Borja, de Hermano, lo que me une un poco más a lo que es la asociación, a la historia de esta ciudad y a los Sitios de Zaragoza. Satisfacción también por acompañar a una asociación luchadora durante muchos años a la que animo a seguir divulgando y colaborando en la investigación y, aunque los tiempos son difíciles, desde la Junta de Distrito Centro, que me toca presidir, y desde el Grupo Popular al que pertenezco, contáis con todo nuestro apoyo. Es cierto que este año 2016 hemos tenido la Junta de Distrito Centro una colaboración muy especial con la Asociación Los Sitios. Hemos llegado a nuestros Centros de Mayores y a nuestros colegios, a todos los colegios públicos, privados y concertados del Distrito Centro, en una experiencia que ha resultado perfecta y que mejoraremos en el 2017“.

Fue el coronel Miguel Ángel Santamaría quien intervino a continuación, para decir lo siguiente:

Es para mí un privilegio representar a la Academia General Militar en este evento que coincide con el XC Aniversario de la permanencia de la AGM en Zaragoza, por lo que me gustaría comenzar por dar las gracias a la Asociación Cultural Los Sitios por contar con nosotros en esta ocasión. La implicación de la Academia con el espíritu de resistencia, heroicidad y sacrificio propio de Los Sitios de Zaragoza, se remonta al emplazamiento de la Academia en esta ciudad, como decía, hace 90 años. El Real Decreto de Fundación de la Academia, el 20 de febrero de 1927, cita“:

La Academia General Militar se establece en Zaragoza no solo por las condiciones del campo, amplio y adecuado, sino por la influencia espiritual de la heróica memoria de la ciudad sobre los jóvenes cadetes.

Quizás alguno de ustedes no lo sepan, Zaragoza no tiene un Museo de Los Sitios, pero sí lo tuvo. Tuvo Museo de Los Sitios desde el 47 al 51, dentro de la Academia General Militar. Este museo, o esta iniciativa se debió a una inquietud de la Academia para participar en la conmemoración del Centenario de la muerte del General Palafox. Hoy en día ese museo no existe, existe otro con algunas de las piezas que en su día estuvieron en aquel Museo de Los Sitios, y que por supuesto está a su disposición y lo pueden visitar cuando quieran“.

Citó después una frase que figura en el Real Decreto de fundación de aquel museo, que es significativa:

Para perpetuar constantemente la memoria y exaltación de Los Sitios de la Inmortal Ciudad de Zaragoza y con el fin de que la futura oficialidad del Ejército reciba con las primeras impresiones de su carrera el espíritu de heroísmo, de tenaz resistencia y de sublime abnegación, que son virtudes militares legendarias en los soldados españoles.

Señaló que, en tiempos más recientes, la colaboración sigue siendo estrecha desde que existe la Asociación Los Sitios, y prueba de ello era la conferencia que después impartiría el coronel, José María Martínez Ferrer, que hace 31 años salió aquí a recibir un premio. Por eso resaltó que el compromiso y el trabajo conjunto de la Academia y de la asociación está unido desde el principio de la creación de esta asociación.

No quiso finalizar su intervención sin dirigirse a los verdaderos protagonistas del acto, aquellos que iban a ser premiados a continuación, a los que felicitó y a los que deseó que los premios fueran un estímulo para continuar en la línea del buen trabajo efectuado. Destacó entre ellos a José Antonio Pérez Francés y a la señorita Carmen Bello, cuya juventud hace que su premio revista gran importancia. A continuación se procedió a la lectura de las actas de concesión de los premios.

Premio de Investigación Histórica

En su X XXII edición, el Premio Especial de Investigación Histórica se concedió al trabajo titulado, “ZARAGOZA 1808-1809 LA NACION EN ARMAS“, obra de José Antonio Pérez Francés, que después de recibir el galardón de manos del Rector de UNIZAR, pronunció unas palabras en las que nos hizo una síntesis de su obra, citando inicialmente las siguientes palabras del oficial francés, Edouard Guillén, sobre la Guerra de la Independencia Española:

Al cruzar los Pirineos entramos en el país de la aventura, batallas, emboscadas, mujeres, monjes, guerrilleros, hambre y sed, degüello y asesinato. Las otras guerras pertenecen a la historia pero las de España pertenecen a la ficción“.

Pérez Francés nos dijo que resulta difícil separar lo que es el mito, de la realidad, en la Guerra de la Independencia Española. Mito es , sin duda, el Dos de Mayo en Madrid, porque la revolución fue todo menos popular. El Dos de mayo fue la pequeña llama que provocó un gran incendio, pero fue Zaragoza donde civiles, militares, clérigos, nobles, mujeres y labriegos, ancianos y enfermos, con un concepto de guerra total, decidieron luchar todos contra un imperio que había conquistado la mayor parte de Europa.

El pueblo entero se levantó en armas y, por primera vez en la historia, un pueblo vencía a un ejército. A todos los colectivos citados, que empuñaron las armas en defensa de su tierra y de su libertad, hay que añadir el de los niños. Así es, queridos lectores que nos siguen. Unos datos estremecedores nos aportó José Antonio Pérez Francés de los que vamos a dejar aquí testimonio.

Joaquín Eguía, padre e hijo, combaten los días 17 y 18 de enero de 1809 en la defensa de la Misericordia. Joaquín Eguía, padre, era capitán de la 5ª Compañía, I Batallón de Fusileros de Aragón. El documento del Archivo Palafox cita que su hijo de seis años, nombrado cadete del Regimiento, cargaba en la trinchera los fusiles de su padre. El avance de la epidemia de tifus y la falta de defensores obligó a recurrir al reclutamiento de menores. Desde el 1 de febrero de 1809 combatió en las calles de Zaragoza el “Tercio de los Chicos” o de los jóvenes, al mando de Joaquín Josef García, de 14 años. Su Unidad estaba formada por menores de 12 a 18 años. Solo de relatarlo se nos encoje el corazón. Todavía hoy, de esa misma edad, pero en otro sentido, siguen combatiendo en Zaragoza los niños manteniendo vivo, con sus escritos, el recuerdo de aquellos hechos a los que se vieron enfrentados sus predecesores en un dramático destino.

Premio Juvenil

El Premio Juvenil recayó este año en la señorita Carmen Bello Ortega, de 15 años, que recibió el galardón de manos del coronel Miguel Ángel Santamaría, director de la Cátedra Miguel de Cervantes, de la Academia General Militar. En su trabajo, “EL CANAL IMPERIAL TESTIGO DE LOS SITIOS DE ZARAGOZA“, Carmen Bello ha querido conjugar la importancia del Canal Imperial a lo largo de los años y el protagonismo que tuvo durante la Guerra de la Independencia en la que pasó a depender, entre 1810-1813, de los franceses, que al retirarse destruyeron bastantes obras.

A continuación se procedió a la entrega de la Medalla de Socio de Honor en su categoría individual a Enrique Badia Gracia, antiguo alcalde de Fonz y gestor del Archivo Histórico de los Barones de Valdeolivos, que permite preservar la memoria de los Sitios de Zaragoza. Hizo entrega del premio, Gonzalo Aguado, presidente de la asociación.

Socio de Honor

Enrique Badia pronunció unas palabras que inició señalando como llegó al conocimiento del archivo en 1984. Un Archivo-Biblioteca que está instalado en el palacio de los Barones de Valdeolivos o Casa Ric de Fonz. Se trata de un edificio de estilo aragonés construido en 1613 que junto con los jardines anexos, bienes muebles, y fondos archivísticos y bibliográficos, es propiedad de la Comunidad Autónoma de Aragón desde 1987 en virtud de la escritura de donación otorgada por los Barones de Valdeolivos. Los trabajos de investigación de Enrique Badia le llevaron a descubrir otros fondos que no figuraban en el acta de cesión y en la actualidad el archivo ha pasado de las 118 cajas iniciales a 240.

En su categoría colectiva, la Medalla de Socio de Honor fue concedida a la Asociación Mariano Lucas y fue recogida por Félix Salvador, secretario, quien manifestó que esta medalla, que lucirán con orgullo en su Estandarte, podía haber sido recibida por cualquier miembro de la asociación, nacida en 2006, y que desde entonces ha sido invitada a los actos de la asociación, a los que ha acudido siempre con la misma disposición y afecto.

Por último, el premio Diploma de Mérito se concedió a Miguel Salcedo Oliver, por su continua labor en la asociación y por la creación de una importante colección de miniaturas representativas de Los Sitios.

En una breve intervención, Miguel Salcedo agradeció a la asociación el haber reparado en su trabajo, que calificó de “largo y humilde“, realizado dentro del marco de las exposiciones de la Agrupación Artística Aragonesa, que pronto cumplirá su Primer Centenario, en el que ha intentado recrear figuras de Los Sitios de Zaragoza y de otras partes de España.

Seguidamente disfrutamos de una magnífica conferencia titulada, “LA EXPERIENCIA INVESTIGADORA DE UN CADETE DE LA AGM SOBRE LOS SITIOS 31 AÑOS DESPUÉS (1986-2017)“.

Su ponente fue el coronel José María Martínez Ferrer, director de la Academia de Artillería y Comandante Militar de Segovia.

En su época de cadete de la Academia General Militar fue merecedor de la primera edición del Premio Universitario AGM Los Sitios, en 1986, por su trabajo, “LA ARTILLERÍA Y LOS INGENIEROS EN LA POLIORCETICA DEL SEGUNDO SITIO DE ZARAGOZA“, y ganador a su vez del mismo premio, en la cuarta edición, con el trabajo titulado, “LA SOMBRA DEL NORTE“.

Medalla Socio de Honor Colectiva

Ahora, 31 años después de su primer premio, el coronel Martínez Ferrer estaba de nuevo en Zaragoza para hablarnos de la experiencia, que no es única pues ya en 2009 se entregó el premio a tres cadetes de la AGM, llamados Adrián Castillo Espinosa, Pablo Gómez Rivas, y Álvaro M. González Carmona.

Nos dijo el coronel que era un historiador aficionado, que en tiempos se planteó elegir entre dedicarse a la investigación histórica o la milicia, optando finalmente por la carrera de las armas.

Sin embargo no ha abandonado su vocación por la historia y desde entonces ha realizado, como Oficial de Estado Mayor, numerosos estudios relacionados con temas militares actuales, del presente o del pasado inmediato, más de análisis que de investigación, alguno de los cuales, sobre operaciones de mantenimiento de la paz, llegaron a merecer el Premio de Defensa de 2003, en la categoría de trabajos de investigación realizados en Centros de Altos Estudios Militares.

También en el marco del Instituto de Estudios Estratégicos le ha cabido la responsabilidad de elaborar el capítulo sobre Oriente Medio del panorama estratégico correspondiente a este año 2017, que será publicado el próximo mes de abril.

Ha procurado siempre continuar con su trabajo de investigación histórica, que pudo cristalizar en los años 2015 y 2016 en un capítulo sobre la Batalla de Rocroi, acontecida en 1643, que forma parte del tomo V de la Historia Militar de España, que publicará el Ministerio de Defensa a lo largo de este año.

En el año 1985 yo era un cadete de segundo año en la AGM, donde estaban construyendo, pues carecía de antecedentes castrenses en la familia, mi vida militar y mi corriente académica. Disfruté mucho de aquellos años plenos de compañerismo y camaradería junto con mis queridos compañeros de la XLIV Promoción, incluyendo a Su Majestad el Rey Don Felipe VI, por aquel entonces Príncipe de Asturias, y para nosotros simplemente Felipe“.

Nos refirió como, al igual que sus compañeros, vivía en un régimen de internado, dedicado por entero a la instrucción académica y militar, siendo necesario realizar un gran esfuerzo para superar los cursos dado el muy alto nivel de exigencia existente.

Allá por el otoño de 1985, al tener noticia de la convocatoria del premio de la Asociación Los Sitios, dada mi afición por la historia y aunque antes nunca había escrito nada, decidí presentarme. Invertí el resto de aquel otoño y numerosos descansos en fugaces visitas a la biblioteca de la AGM, donde encontré un tesoro de libros. Ellos me abrieron los ojos respecto a la gesta de Los Sitios de Zaragoza, que ya, como la mayoría de estudiantes, conocía de forma muy general, pero solo entonces empecé a vivirlos con más vocación. Descubrí, asombrado, detalles del heroísmo y ferocidad de los combates, que situaron Los Sitios zaragozanos en una posición singular, no solo dentro de la Guerra de la Independencia Española, sino de la historia militar y general de España y, acaso universal“.

Diploma de Mérito

Tras unas lecturas iniciales me decidí por investigar un aspecto concreto relacionado con la vicisitud militar del Segundo Sitio, algo en lo cual creía que podía aportar algo, aunque más a base de análisis y síntesis personales, a partir de consultar una base bibliográfica lo más extensa posible, que investigando sobre documentos originales“.

En particular el tema que elegí fue las técnicas de la guerra de asedio tal como fueron practicadas por ambos bandos en ataque y defensa de la ciudad. Preferí haber tratado a los encargados de soportarla, principalmente a los artilleros y a los ingenieros, y presentar los devastadores efectos de tales técnicas sobre la martirizada ciudad del Ebro. Creo que no resulta exagerado, y cualquiera que haya estudiado la cuestión puede corroborarlo, aquí hay varios, en decir que Zaragoza fue el Stalingrado de la Guerra de la Independencia, o si lo prefieren la Troya de inicios del siglo XIX“.

Unos textos me llevaron a otros y, armado con unos cuantos libros de préstamo, fotocopias, también visitas a otras bibliotecas de Madrid, y siguiendo el Antiguo Servicio Histórico Militar del Ejército de Tierra, dediqué con el apoyo de toda mi familia, especialmente de mis queridos padres, el escaso y precioso tiempo del permiso de Navidad del invierno del 85 al 86, apenas un par de semanas, día y noche, a elaborar un trabajo que acabó titulándose, “LA ARTILLERIA Y LOS INGENIEROS EN LA POLIORCETICA DEL SEGUNDO SITIO DE ZARAGOZA“.

Aquella que fue mi ópera prima, fue el buen intento de un estudiante de nivel universitario, de apenas 20 años pero que consultó prácticamente toda la bibliografía disponible, así como memorias de la época y narraciones históricas posteriores.

Supongo que, quizás, conseguí lograr una síntesis notable. Cuando se me concedió el galardón de la Asociación en la categoría de Investigación Universitaria fue un momento para mí realmente emocionante porque sentí que era capaz de escribir algo que interesaba a alguien, y sobre todo porque parecía que había aportado algo novedoso al estado de conocimiento sobre Los Sitios.

Además, y esto sí que fue decisivo para el futuro, aquella primera convocatoria de los premios de la asociación, del 86, incluía, con el apoyo del Consulado de Francia, la posibilidad de ir becado un mes a París a investigar en los archivos históricos del ejército de tierra francés, sito en el castillo de Vincennes“.

Casi al final de su intervención, el coronel Martínez Ferrer quiso hacer la siguiente reflexión:

¿Qué ha sido de mis trabajos en relación con Los Sitios de Zaragoza, han tenido alguna posterior repercusión?”.

No he realizado ninguna investigación exhaustiva sobre la situación de mis obras pero yéndome tan solo a los trabajos premiados a lo largo de los años sí que he tenido ocasión de encontrar algunos rastros de supervivencia. Puedo decirles que alguien, para mí tan admirado, como el coronel Julio Ferrer Sequera, director del Museo de la AGM en mis tiempos de cadete, se refirió a mi obra, LA SOMBRA DEL NORTE, como la tan citada y documentada obra, en la introducción a la edición del IX Premio Los Sitios de Zaragoza, en 1996. También la cita el ganador del premio aquel año, Wieslaw Fijalkowki, autor de, La Intervención de las Tropas Polacas en Los Sitios de Zaragoza. De nuevo aparecía referenciada por José Antonio Pérez Francés en su trabajo de 2008, Las Defensas Exteriores de Zaragoza, e igualmente aparecía citada por Luis Sanz Balduz en su obra, Los Puentes y los Ingenieros de Los Sitios de Zaragoza, que obtuvo el premio en el XXVIII Certamen de 2013″.

Coronel José María Martínez Ferrer

Pero quizás para mí lo más ilusionante fue ver que una vez más, José Antonio Pérez Francés, artillero y antiguo profesor militar, como yo, me citaba en su trabajo de una obra que figura en la página de la asociación , titulada Los Puentes Franceses en Zaragoza Primero y Segundo Sitio, en el cual reproducía uno de los croquis que yo había obtenido del castillo de Vincennes, y además citaba que habia sido imprescindible en su investigación para establecer la ubicación del puente establecido por el ejército sitiador en el Ebro, en la zona del Meandro de Ranillas. Así que todo el esfuerzo de aquellos años parece que valió la pena, con lo cual siento lo que se dice, la  íntima satisfacción del deber cumplido“.

El presidente de la Asociación Cultural Los Sitios, Gonzalo Aguado, pronunció luego unas palabras en las que dijo lo siguiente:

es emocionante ver como el estímulo de Los Sitios ha sido visible en las vidas de las personas, y como a nosotros nos alimenta la esperanza de que nuevas generaciones que reciben estos premios y otras que los han recibido en el pasado, logren con este estímulo alcanzar los objetivos que se han propuesto“.

Por último fue el Rector Magnífico de UNIZAR, José Antonio Mayoral quien tomó la palabra para agradecer a la asociación, un año más, la invitación a este evento, y señalar que su cariño por la asociación y su compromiso con este acto es el mismo que tenía en los años pasados, en los que fue vicerrector. También expresó su agradecimiento al coronel Martínez Ferrer por los conocimientos aportados a los presentes y felicitó luego a todos los premiados. Especial mención hizo de la señorita Carmen Bello Ortega, ganadora del Premio Juvenil, a la que deseó un futuro que , dijo, “elijas el que elijas, seguro que será brillante porque tú lo eres“.

Finalizó su intervención haciendo un breve guiño a los orígenes del Centro de Estudios Superiores creado por Pedro Cerbuna, y también referencia a conceptos como cultura, historia, e identidad, tan presentes en la Universidad de Zaragoza, una de las más antiguas de España.

Las palabras del rector pusieron fin al solemne acto de entrega de galardones de la Asociación Los Sitios y nosotros ponemos fin a nuestra crónica felicitando a su presidente, Gonzalo Aguado, por la brillante organización del evento a la vez que expresamos nuestro agradecimiento a Carlos Melús, Presidente Honorífico, y a las personas de secretaría y protocolo de la asociación por todas las facilidades que nos han dado para la realización de este trabajo informativo.

Fotografía: Cortesía AC Los Sitios

EnglishFrenchSpanish