Conferencias

LA BRIGADA LOGISTICA PRESENTA LA XXX CAMPAÑA ANTÁRTICA

Base Antártica Española “Gabriel de Castilla” (Isla Decepción)

El pasado 21 de noviembre de 2016 la Brigada Logística presentó, en la capital aragonesa, la XXX Campaña Antártica del Ejército de Tierra 2016-2017, presentación que tuvo lugar en la Universidad de Zaragoza, escenificada en distintos espacios del Edificio Paraninfo.

Presidió el acto el Rector Magnífico de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral Murillo, y le acompañaron el jefe de la División de Operaciones del Ejército de Tierra, GB. Fernando García González-Valerio, Sonia Ramos García, de la Subsecretaría Técnica del Comité Polar Español, y el comandante Daniel Vélez Labuena, jefe de la Base Antártica Española “Gabriel de Castilla”.

Asistieron, entre otros, los siguientes mandos militares: jefe de Movilidad Aérea del Mando Aéreo de Combate GD. José Alfonso Otero Goyanes, Comandante Militar de Zaragoza y Teruel GB. Luis Lanchares Dávila, jefe de la Brigada Logística GB. José Luis Sánchez Alor, y el jefe de la 8ª Zona de la Guardia Civil de Aragón, GB. Antonio Tocón Díez, así como varios coroneles jefes de Unidad.

Entre los numerosos invitados al acto pudimos ver a personalidades del mundo académico, como el director del CUD. Antonio Elipe Sánchez y varios profesores del Centro Universitario de la Defensa. La Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, (Zaragoza), estuvo representada por Manuel Grao Rivas, Vocal de Comunicación.

A las 11.00 horas, la BRILOG presentó la XXX Campaña Antartica a los Medios de Comunicación Social, entre los cuales nos encontrábamos nosotros. Al igual que los demás MCS recibimos un completo dossier informativo al que iremos recurriendo para dotar a esta crónica de información oficial de primera mano.

En este primer tiempo dedicado a los MCS tuvimos oportunidad de entrevistar a algunos de los 13 militares expedicionarios, seleccionados entre 235 voluntarios, y esto fue lo que nos contaron:

A la pregunta de, ¿cuáles son las funciones de la expedición?, el subteniente Luis Miguel Lavilla, zaragozano, con destino en la Comandancia de Obras Nº 3, y que también formó parte de la campaña anterior, nos respondió que la principal función es mantener la presencia española en el territorio antártico, en cumplimiento de los acuerdos suscritos por nuestro país en el marco del Tratado Antártico y sus Protocolos.

Otra función que destacó es poner en funcionamiento la base para que los científicos puedan hacer uso de ella y darles los apoyos necesarios para que desarrollen su trabajo en condiciones de seguridad.

Presentación a los MCS

También el brigada David Salvador, del Área de Instalaciones, nos dijo algo. Su misión, junto con otro compañero, es la del mantenimiento de las infraestructuras, servicios energéticos, agua, y la propia base en sí, para que esté adecuada a su uso. Otra labor que han de llevar a cabo este año es la instalación de un nuevo módulo almacén que mejore las condiciones de vida en la base.

Se le preguntó por las características y capacidad de la base y esta fue su respuesta: “hay un módulo de vida y alojamiento con capacidad para 28 personas, en pequeñas habitaciones de 4 literas cada una. Después tenemos dos iglús en los que se alojan 8 personas, hay un laboratorio y un módulo científico. Este año tendremos que implementar más alojamiento en los distintos módulos que hay, hasta llegar a una capacidad de 42 o 43 personas“.

Más preguntas se le hicieron y estas son algunas de las cosas que nos respondió:
La Base de la Campaña Antártica, la más antigua y recurrente de las misiones españolas en el exterior, se fija en Zaragoza, y las gestiones previas, que duran todo el año hasta lo que es la misión, se realizan y coordinan desde aquí“.

Stte. Luis Miguel Lavilla

A nivel humano la convivencia de 40 personas en un espacio reducido, como es la base, es muy intensa pero como la motivación que tiene todo el personal, por el sitio y porque vamos a misiones muy específicas, es muy alta, hay un apoyo continuo y todo el mundo ayuda al de al lado“.

Este año, en colaboración con la universidad, tenemos un proyecto para la toma de muestras de aerosoles de la zona. Disponemos de un captador en el que se van a tomar muestras para analizarlas y que van a servir para orientar y enfocar más concretamente el trabajo que tienen que desarrollar“.

Diseñado por un compañero, llevamos para experimentar el prototipo de un generador que funciona a régimen variable, con un gran rendimiento, que puede ahorrar de un 20 a un 30% de combustible y que dispone además de un sistema de cogeneración para producir agua caliente y calefacción“.

Las condiciones climatológicas son una dificultad añadida, aunque cada campaña es distinta. La banquisa, o lo que es la bahía se hiela y la base se queda cubierta de nieve. Cuando nosotros estamos allí es verano austral y la climatología en la zona de playa es más benigna“.

El año pasado las temperaturas máximas que se tuvieron oscilaron entre cero y un grado, y las mínimas se situaron en torno a menos ocho grados, si bien el fuerte viento existente, como en Zaragoza, hace que la sensación térmica se dispare

Por último le formulamos la siguiente pregunta:

Treinta ediciones son muchas ediciones, ¿Qué balance se puede hacer de esta magnífica experiencia?. Vean la respuesta: “La labor científica que se desarrolla en la Antártida es muy grande, se están aumentando logros poco a poco y sacando conclusiones bastante claras. Los científicos dicen que hacen falta series de 20 o 30 años para hacer valoraciones más concretas. Es una labor que se va implementando de año en año con la aparición de nuevos proyectos y nuevas intervenciones“.

Teniente Francisco Peñato

Luego, los MCS estuvimos con el teniente Francisco Peñato, médico de la expedición, y esto fue lo primero que se le preguntó, ¿para qué deben prepararse en esta campaña?.

Así nos respondió: “la Campaña Antártica es una misión especial del Ejército de Tierra, en lugar muy frío, por lo que nos preparamos con diferentes fases de concentración, para las condiciones climáticas que tienen lugar. Nuestro objetivo es dar apoyo logístico a los científicos para que estudien la flora y fauna terrestre y marina de la isla. En mi caso, mi labor es colaborar como médico del personal que se encuentre alojado en la BAE Gabriel de Castilla. Además, asistiré a los buzos para que desarrollen sus actividades en condiciones saludables“.

Otra pregunta fue, ¿qué tipo de enfermedades se pueden encontrar en una campaña como esta?.

He aquí la respuesta: “Normalmente las enfermedades víricas y bacteriológicas suelen ser escasas. En Decepción, salvo patogías comunes y agudas, es difícil encontrar cuadros con una patología que requiera un ingreso hospitalario provocando por factores externos. Pero en cualquier momento podemos encontrarnos con accidentes traumatológicos derivados de la actividad con material inflamable, que sumado al hecho de estar aislados y con los recursos mínimos, representa un problema añadido. A la hora de evacuar dependemos de helicópteros externos a las FAS, y de la climatología, que no siempre es favorable“.

Le preguntamos si mantienen contacto con el Hospital Militar de Zaragoza y nos contestó que principalmente con el de Madrid.

La joya de la corona nuestra, en sanidad, es la telemedicina y la utilizamos para estar en contacto con cualquier especialista en cuestión de diez minutos“.

También se le preguntó, ¿hasta qué punto pueden actuar médicamente allí?, y esto nos respondió: “se puede actuar hasta en casos de cirugía menor o ciertas urgencias, pero procuramos intervenir lo menos posible y evacuar, siempre con la aprobación del hospital Gómez Ulla”.

Contestando a la pregunta de, ¿qué tipo de vacunación llevaban? nos dijo que habian sido vacunados con la Triple Vírica, contra la titano-difteria, meningitis, hepatitis A y B, y la gripe estacional, es decir según el programa de vacunación del Servicio de Preventiva del Ejército.

Militares de la XXX Campaña Antárt.

Bueno, pues todo esto es lo que nos contó el teniente Francisco Peñato, médico de la XXX Campaña Antártica, un joven oficial que es la primera vez que va a la Antártida, pero que ha participado en dos misiones anteriormente, que afronta esta nueva aventura con mucho ánimo y que se considera afortunado por haber sido seleccionado para esta misión. Una misión que se desarrolla a 13.000 kilómetros de distancia y que es un modelo de cooperación entre diferentes instituciones públicas y privadas cuyas actividades coordina el Comité Polar Español.

Una cuestión que suele interesar a los MCS es saber las fuentes de financiación. Les diremos que el Ministerio de Economía y Competitividad financia los proyectos de investigación, colaborando tanto en los gastos de campaña en las Bases y Bio Hespérides, como en la financiación de los proyectos del Programa que se desarrolla en otras bases o buques.

Otro dato de interés es el siguiente: Las entidades operativas participantes en estas actividades son la Unidad de Tecnología Marina del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que gestiona la Base Antártica Juan Carlos I, en la Isla Livingston y coordina la logística general de la Campaña Antártica; el Ejército de Tierra, que gestiona la Base Antártica Española Gabriel de Castilla, en la Isla Decepción, y la Armada que opera el BIO Hespérides.

Base Antártica Española Juan Carlos I

A continuación el personal de la BRILOG encargado de la organización y protocolo del acto, al frente del cual se hallaba el teniente coronel Jesús Leal Fernández, nos invitó a los MCS, a realizar una primera visita, en la Sala África Ibarra, a la exposición relativa a la Campaña Antártica, en la que pudimos ver un buen número de fotografías de la Base Gabriel de Castilla y de sus actividades, una maqueta de la misma y varios elementos entre los que destacaba un magnífico Iglú, que centró la atención de todos nosotros.

Posteriormente, a las 12.00 horas, en la Sala Pilar Sinués, tuvo lugar la presentación oficial de la participación del Ejército de Tierra en la XXX Campaña Antártica Española.

Se inició el acto con unas palabras de salutación y bienvenida a cargo del Rector Magnífico de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral Murillo, que dio paso rápidamente a la intervención de Sonia Ramos García, de la Secretaría Técnica del Comité Polar Español.

Sonia Ramos nos habló de, ¿por qué investiga España en la Antartida; proyectos a desarrollar durante la campaña?.

Sonia Ramos

El interés por la Antártida, de los investigadores españoles, no es una cosa nueva o de los últimos 20 años sino que se remonta a finales de los años 50 y principios de los 60, en los que investigadores españoles ya estuvieron investigando la Antártida merced a operaciones internacionales e iniciativas puntuales de los propios investigadores.

A mitad de los años 60 es cuando la investigación española empieza a desarrollarse con la colaboración de otros países, como Estados Unidos, Chile o Argentina. En 1982 la Asociación Española Antártida organizó una expedición que inicialmente se planteó con fines científicos pero que por diversos problemas quedó como una expedición de reconocimiento, como ayuda al deporte.

Hemos de recordar que España se adhiere en 1982 al Tratado Antártico, suscrito en Washington en 1958. Su firma define un marco internacional que ha significado la suspensión de reclamaciones territoriales así como la prohibición de prospección comercial de sus recursos.

Fue en 1985-1986 cuando hubo un apoyo institucional a esta necesidad creciente y a esta demanda de la comunidad científica de investigar la Antártida, cuando el Instituto Español de Oceanografía, El Instituto Geodésico de España, el Consejo Superior de Investigaciónes Científicas, y el Ministerio de Defensa, desarrollaron cada uno actividades en la Antártida con el fin de evaluar una presencia logística en lugar tan lejano.

Emblema Tratado Antártico

En 1986 y 1987 la Secretaría General de Pesca Marítima, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, patrocinó la Expedición Antártida 8611, que sería la primera expedición científico-pesquera española en la Antártida. En esta expedición participaron 23 científicos a bordo de los buques, “Pescapuerta Cuatro” y “Nuevo Alcocero“. Uno se dedicó a la investigación científica y el otro a la prospección científicopesquera comercial.

Además en ese verano austral un grupo de científicos españoles, apoyados por Polonia, establecieron un campamento en la Isla Livingston, en lo que posteriormente sería la Base Juan Carlos I. Un año más tarde se inauguraba la BAE Gabriel de Castilla. En 1987 España entró a formar parte del Comité Científico SCAR y en 1990 se crea el Comité Nacional del SCAR. Se cumple ahora el 25 aniversario de la firma del Protocolo de Madrid, signado en 1991 por 28 países, al que se han incorporado 9 países más desde entonces. Este protocolo procura una amplia protección del medio ambiente en la Antártida.

BIO Hespérides

La implicación de instituciones, organismos y entidades, en apoyar la investigación antártica fue cada vez mayor y en 1998 se crea el Comité Polar Español, por acuerdo de la Comisión Internacional de Ciencia y Tecnología, constituyendo la Autoridad Polar Española, base para la coordinación de todas las actividades de España en las zonas polares.

Las principales infraestructuras con las que cuenta España para desarrollar la Campaña Antártica son la BAE Juan Carlos I, la BAE Gabriel de Castilla, el BIO Hespérides y el buque Sarmiento de Gamboa.

Algunos países desarrollan actividad investigadora en estas infraestructuras.

Vean. Portugal: Permafrost y geomorfología, (GdC) Colombia: Tardígrafos Antárticos, (Hespérides) UK-Holanda: Resistencia de plantas, (JCI)

Buque Sarmiento de Gamboa

Otras localidades que se visitarán durante la campaña son: Isla Rey Jorge, Península de Byers, Isla Aners (Palmer), Port Lockroy, Caleta Cierva, Bahía Paraíso e Isla Bridgeman. Finalmente nos habló de los 17 programas de investigación que se pretenden llevar a cabo en la campaña, de los cuales tres son de otros países. Programas que tratan, entre otros, sobre estos temas: Ecología Marina, Adaptación Vegetal, Contaminantes Atmosféricos, Actividad Biológica Litoral, Permafrost y Geomagnetismo. Después de esta exposición de Sonia Ramos, fue el jefe de la División de Operaciones del Estado Mayor del Ejército de Tierra, general Fernando García González-Valerio, quien tomó la palabra para hablarnos de la Aportación del Ejército de Tierra a la Campaña.

Manifestó su agradecimiento a la Universidad de Zaragoza por haber acogido la presentación de la XXX Campaña Antártica en el Edificio Paraninfo, también por la inestimable cooperación que la universidad, a través del Centro Universitario de la Defensa, presta en la formación de los futuros oficiales y porque este año figuran en la campaña varios proyectos de UNIZAR-CUD.

Interviene el general González-Valerio

Dijo, “la campaña es un orgullo para nosotros porque es un modelo de cooperación a nivel nacional” y citó luego a las entidades operativas participantes, que son: la Unidad de Tecnología Marina del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que gestiona la Base Antártica Española Juan Carlos I, en la Isla Livingston y coordina la logística general de la campaña; el Ejército de Tierra, que gestiona la BAE Gabriel de Castilla en la Isla Decepción, y la Armada que opera el BIO Hespérides. No se olvidó de resaltar la importancia de la participación en la campaña, en lo que se refiere a la financiaciónm, del Ministerio de Economía y también del Banco Santander, al que se mostró muy agradecido.

Se refirió luego a quienes son, “los grandes protagonistas” de la expedición, los científicos que van a participar en la campaña, junto con las dotaciones que ya conocíamos. Esta campaña la vemos como una parte de la Marca España y es una operación de libro.

Resaltó el general González Valerio la participación de las FAS y GC en la investigación y la enseñanza, así como la proyección exterior, esa imagen internacional que nos da el mantenimiento de las Bases Antárticas, haciendo especial hincapié en la importancia del compromiso de nuestros profesionales con el Medio Ambiente.De importantísima calificó la difusión de los medios de comunicación social, de forma que no se vea solo como una operación militar sino que es una acción conjunta de varias instituciones que trabajan juntas, que hacen grande nuestro nombre y hacen que estemos donde estamos.

La base está a 13.000 kilómetros y tiene mucho mérito porque con unos recursos limitados está haciendo una buena gestión sacando provecho de todo. Los componentes militares proporcionan a los científicos la capacidad de poder llegar allí y desarrollar sus proyectos, con la tranquilidad de tener alojamientos donde vivir e instalaciones en las que desarrollar sus estudios, así como la certeza de moverse con seguridad por aquellas inhóspitas tierras y sus aguas, además de brindar un servicio médico y de telemedicina bastante completo.

Comandante Daniel Vélez

Terminó el general González-Valerio su intervención con un reconocimiento a las personas de la Brigada Logística que, durante todo el año y no solamente en los cuatro meses que dura la campaña, trabajan en los duros preparativos de la misma.

A continuación fue el comandante Daniel Vélez Labuena, jefe de la XXX Campaña Antártica, quien tomó la palabra para invitarnos a viajar, con la imaginación, al territorio antártico donde la inmensidad, el aislamiento y la climatología adversa siempre están presentes. Se refirió a la Isla Decepción, donde está ubicada la Base Gabriel de Castilla, como una porción de tierra en el archipiélago de las Shetland del Sur, situada a 100 kilómetros del continente antártico y a 1.000 kilómetros del lugar poblado más cercano.

La isla es en realidad la parte superior del volcán más activo de la región de la Península Antártica. Un volcán que tuvo sus últimas erupciones en 1967, 1969 y 1970. La erupción del 4 de diciembre de 1967 destruyó una base chilena y otra británica.

Aproximadamente el 60% de la isla está cubierto por glaciares que, en algunos casos han sido a su vez cubiertos por los materiales sólidos generados por las erupciones, dando lugar a los llamados “glaciares negros“.

La base se sitúa en un puerto natural y excepcional, con climatología más benigna, que hace de la Base Gabriel de Castilla un “caramelo” para la investigación científica.

El transporte aéreo es muy ocasional y hacen falta buenas relaciones internacionales para conseguir muy pocas plazas y, además, no confirmadas. El transporte ha de ser pues marítimo y para ello España dispone de los buques Hespérides y Sarmiento de Gamboa.

Luego nos explicó el comandante Vélez las capacidades y servicios de la base, a los que consideró de envidiables. Cuenta con un módulo de vida con capacidad para 28 personas y dos iglús que aumentan los alojamientos a 36 plazas. Destacó la capacidad del servicio de asistencia sanitaria, capaz de proporcionar Soporte Vital Avanzado y que dispone de un sistema de telemedicina que enlaza la base con todas las especialidades médicas del Hospital Gómez Ulla, de Madrid.

La base cuenta con un completo sistema contra-incendios y con un sistema de comunicaciones que incluye comunicación por Voz, VTC, Internet, VHF y UHF, además de un sistema de videoconferencia de muy buena calidad. Se cuenta con vehículos todo terreno, imprescindibles para transitar por el lugar, y disponen de seis lanchas zodiac, igualmente imprescindibles para moverse por las frías aguas de la zona. También resaltó Vélez Labuena el “exquisito” Sistema de Gestión Medio Ambiental de la base, certificado por AENOR, que está muy por encima de lo que exigen los tratados internacionales.

Se refirió luego a los cometidos del Ejército de Tierra señalando como primero de ellos mantener la presencia física en la base, a lo que nos obliga el Tratado Antártico, y en segundo lugar, teniendo en cuenta que es una base que permanece cerrada durante ocho meses, cubierta de nieve, restablecer todos los servicios y la puesta en marcha y mantenimiento de todas las máquinas y vehículos. Otro cometido es el de la seguridad pues no hay en la base, expedición o salida científica, que no vaya acompañada de personal militar que garantice su seguridad, mientras un sistema de comunicación interna Motorola, que establece posicionamiento, permite conocer desde el Centro de Operaciones, la situación de cada equipo.

El jefe de Base con miembros del CUD

Por último se refirió a los experimentos que se van a llavar a cabo señalando dos, del Ministerio de Defensa. El primero de ellos, en colaboración con el Centro Universitario de la Defensa, consiste en un sistema de impresión 3D, para equipamiento, que permite la fabricación “in situ” de elementos de reposición, y el segundo es un proyecto de la Universidad de Zaragoza que está basado en la medición de aerosoles a nivel de suelo. Finalmente, como proyecto estrella, figura la construcción de un nuevo módulo almacén, que estará supervidada por el subteniente Luis Lavilla.

Seguidamente el Rector Magnífico de UNIZAR, José Antonio Mayoral, pronunció unas palabras en las que mostró su agradecimiento al Ejército de Tierra por haber seleccionado la Universidad de Zaragoza para efectuar la presentación de la XXX Campaña Antártica. Dijo ser un honor ya que la Universidad de Zaragoza tiene una relación muy especial con las Fuerzas Armadas, que se remonta a muchos años, a través de actividades conjuntas, y más recientemente a través del Centro Universitario de la Defensa, con un modelo de enseñanza difícil, complejo, un modelo nuevo, que necesita mejoras, pero que se ha revelado eficaz y exitoso, “del que nos sentimos muy orgullosos”.

Interviene el Rector de UNIZAR

Agradeció también al Ejército de Tierra el que haya apoyado el proyecto de UNIZAR para que pueda llevarse a cabo en el marco de la XXX Campaña Antártica. Continuó diciendo que las FAS son una de las instituciones más valoradas por los ciudadanos españoles, y esto es así porque realizan todas aquellas tareas que se pueden ver representadas en la vida civil, como es en este caso la investigación y el apoyo a la investigación puntera, que tendrá sin duda efecto en el desarrollo de futuras mejoras de carácter global, que nos afectan a todos, como puedan ser las cuestiones relacionadas con el medio ambiente. Puso de relieve que muchos de los avances de los que hoy disfruta la sociedad, en algunos campos, han tenido su origen en las FAS y luego han trascendido y han tenido su efecto entre la sociedad. “Esta labor de las FAS como impulsoras de la investigación así como la integración conjunta con las instituciones civiles, es lo que ahora se celebra”.

Finalizó su alocución José Antonio Mayoral con estas palabras: “La Universidad de Zaragoza, en su vocación de trabajo conjunto con las Fuerzas Armadas, estará siempre dispuesta a acogerlas y apoyarlas en todo aquello que nos soliciten, al igual que sabemos que podemos obtener de ellas el apoyo en aquello que les demandamos“.

Posteriormente, todos juntos, visitamos la exposición sobre la XXX Campaña Antártica y tuvimos ocasión de hablar de nuevo con algunos de sus protagonistas, por ejemplo con el cabo 1º Sergio Hermosel, uno de los dos cocineros de la expedición, que nos habló acerca de las características de los menús y de la campaña traducida a cifras, en lo que a la carga alimentaria se refiere.

General Jefe de la BRILOG

Para finalizar, la organización ofreció una Copa de Cava y aprovechamos la ocasión para repescar al teniente Francisco Peñato Luengo, médico de la expedición, al que formulamos la siguiente pregunta, ¿A qué nivel nos sitúa la Campaña Antártica internacionalmente, con relación a otros países?.

Esto es lo que nos respondió: “Vamos marcando pauta y, como ha dicho el comandante Vélez en su conferencia, la Marca España es el principal objetivo que llevamos allí“.

También le preguntamos lo siguiente: Es esta una expedición cívico-militar, ¿tiene un peso específico mayor alguna de esas dos partes?. He aquí su respuesta: “Los protagonistas yo creo que son los científicos pues ellos son los que van a hacer las investigaciones. Nosotros no vamos como protagonistas. Aunque seamos militares y la campaña sea militar, el objetivo de la campaña es que se investigue. En mi caso llevo mi propio proyecto científico, que desarrollaré allí“.

Le pedimos al teniente Peñato que nos hablara sobre su proyecto y esto es lo que nos contó: “llevo cuatro tipos de medicamentos anestésicos que los expondré a la luz solar.

El Tcol Jesús Leal muestra la exposición

Como bien se sabe el Círculo Polar Antártico está un poco más expuesto a la radiación solar, los días son más largos y la elipse que forma la tierra con respecto al sol, en el verano austral está un poco más cerca del sol. El objetivo es evaluar la exposición de esos medicamentos anestésicos al sol y ver cómo se van degradando . Los traeré a España y los analizaremos con un potenciómetro. Es un proyecto de la Farmacia Militar“.

Pues esto, queridos lectores que nos siguen, es el resumen de lo que pudimos captar en esta presentación que hizo la Brigada Logística de la XXX Campaña Antártica y esperamos ofrecerles con la presente crónica una semblanza bastante completa de su esencia.

Desde la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, felicitamos a la BRILOG, en la persona de su jefe, general José Luis Sánchez Alor, por la brillante organización del acto y expresamos nuestro agradecimiento al personal de la Oficina de Comunicación y de la Oficina Antártica por las facilidades que nos han dado para la confección del presente reportaje.

A los expedicionarios les deseamos una fructífera estancia y un feliz regreso

!!ENHORABUENA MI GENERAL!!

 

EnglishFrenchSpanish