Actos Sociales

LA DELEGACIÓN DE DEFENSA EN ARAGÓN CELEBRA SU XXV ANIVERSARIO

Ceremonia de entrega de condecoraciones

En la Inmortal ciudad de Zaragoza, asistimos el pasado 10 de septiembre de 2021 al Acto Institucional de Celebración del XXV Aniversario de la Delegación de Defensa en Aragón, acto que debería haber tenido lugar en 2020 y que, por circunstancias de todos conocidas, no pudo realizarse.

La ceremonia dio comienzo, a las 10.00 horas, en el Patio de Armas del Acuartelamiento San Fernando, presidida por el Subdirector General de Administración Periférica, Coronel Ilmo. Sr. D. Jesús Ángel García Lidón, que fue recibido a su llegada por el Delegado de Defensa en Aragón, Coronel Ilmo. Sr. D. Conrado José Cebollero Martínez.

Asistieron, entre otras, las siguientes autoridades militares: Comandante Militar de Zaragoza y Teruel, GB. Excmo. Sr. D. Manuel Pérez López (que tuvo que ausentarse al inicio del acto); Jefe de la Brigada Logística, GB. Juan Carlos Olalla Simón; Director de la Academia de Logística de Calatayud, Coronel Ilmo. Sr. D. Ignacio Aldama Orozco; Igualmente asistieron militares de alta graduación en representación de la Jefatura de Movilidad Aérea, Brigada Aragón I, Guardia Civil y Ejército del Aire.

Las Excelentísimas e Ilustrísimas autoridades civiles asistentes al acto fueron, entre otras, las siguientes: Presidente de las Cortes de Aragón, José Javier Sada Beltrán; Justicia de Aragón, Ángel Dolado Pérez; Senador del Reino Victor Javier Ruiz de Diego; Senador del Reino José Manuel Aranda Lassa; Subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Fernando Beltrán Blazquez; Rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral Murillo; Rectora de la Universidad San Jorge, Berta Sáez Gutiérrez; Presidente de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Alfonso Ballestín Miguel; Vicealcaldesa de Zaragoza, Sara Fernández Escuer; Consejera de Infraestructuras, Vivienda y Medio Ambiente y Delegada de la Policía Local, Patricia Cavero Moreno; Jefe Superior de Policía de Aragón, Juan Carlos Hernández Muñoz; Arzobispo de Zaragoza, Carlos Escribano Subías; Presidente de la Cámara de Comercio e Industria, Manuel Teruel Izquierdo.

Autoridades y personalidades civiles asistentes (I)

También asistieron representaciones de numerosas corporaciones, asociaciones y hermandades, vinculadas a las Fuerzas Armadas, tales como:
Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil; Hermandad Provincial de Antiguos Caballeros Legionarios de Zaragoza; Asociación Nacional de Soldados Veteranos de Montaña; Asociación de Militares y Guardias Civiles con Discapacidad; Patronato de Huérfanos del Ejército de Tierra; Asociación Cultural Los Sitios de Zaragoza.

En representación de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza asistió su Teniente de Hermano Mayor, Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola.

Los Reales Tercios de España, fundados en 1942 por S.A.R. Don Juan de Borbón y Battenberg, estuvieron representados por D. Manuel Grao Rivas, Jefe de RR.PP. e Institucionales del Tercio Norte Aragón.

Autoridades y personalidades civiles asistentes (II)

Se inició el acto con la entrada en el Patio de Armas del Subdirector General de Administración Periférica, quien saludó a todos los asistentes y pasó a ocupar la presidencia del mismo.

Se citó la Orden 75/1995 de 18 de mayo, por la que se implantan las delegaciones de Defensa, y se dio lectura del siguiente texto: El Real Decreto 2206/1993 de 17 de diciembre, por el que se crean las Delegaciones de Defensa establece que la creación de esta nueva estructura periférica de Defensa permitirá una clara distinción entre las funciones operativas o logísticas, que corresponden a los ejércitos, y aquellas otras más generales, de carácter predominantemente administrativo o de gestión, que serán encomendadas a las Delegaciones de Defensa. En su disposición adicional primera indica que tales delegaciones se implantarán de forma gradual en un plazo de dos años. La Delegación de Defensa de Zaragoza entró en funcionamiento el día 4 de septiembre de 1995.

Autoridades y personalidades civiles asistentes (III)

Seguidamente se llevó a cabo la ceremonia de imposición y entrega de recompensas, concedidas por distintas órdenes y resoluciones, entregándose las siguientes:

Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco: Se entregaron cuatro, una de ellas a la funcionaria Dª Elena Armesilla García, Secretaria del Coronel Delegado de Defensa en Aragón.

Encomienda de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo: Se entregó una Cruz a la constancia a tropa, plata: Se entregaron dos

A continuación se hizo entrega del Título de Sargento Reservista Honorífico a una dama, y se continuó con la entrega de recuerdos al personal de la Subdelegación de Defensa en Zaragoza que ha pasado a la situación de retiro o jubilación a lo largo del último año, sumando un total de cuatro personas.

El Ministerio de Defensa pone en marcha cada año el concurso literario Carta a un Militar Español, en el que participan alumnos de toda España. La selección de las cartas se realiza en los centros educativos participantes y en la Delegación de Defensa por un tribunal constituido al efecto. En esta última edición los estudiantes participantes debían escribir una carta a un militar anónimo destacando el papel relevante que tuvieron las Fuerzas Armadas para combatir el Covid- 19 en apoyo a la sociedad española.

Mariana Regina Tapia, alumna del Colegio Salesiano de La Almunia y finalista de esta VIII edición del certamen, dio lectura de su carta:

Elena Armesilla García (foto D.D.) Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco

¡Hola!, ¿qué tal has estado?, puede que me digas que estás bien,  pero eso no es lo que quiero. Quiero que me cuentes cada una de tus emociones, cada pensamiento y cada uno de tus miedos. Te puedo prometer que no diré nada y solo me dedicaré a prestarte atención. Has sido valiente durante mucho tiempo y nos has cuidado aún cuando las cosas parecían derrumbarse. 
Al igual que nosotros has podido sentir miedo, desesperación, no puedo saberlo, pero se que debajo de ese traje hay un corazón lleno de valentía y capaz de amar y proteger por encima de todo. Cuando comenzó todo, yo no era consciente de lo que estaba pasando, hasta que fui al supermercado y escuché a la gente alterada, corriendo de un lado para otro. Y la realidad me golpeó una vez más al notar la ausencia de la risa de los niños en el jardín que está al lado de mi casa. Las calles vacías emitían un sonido de tristeza y el viento se llevaba los últimos recuerdos que quedaban, los cuales deseaba revivir. Me preguntaba en aquel momento si tú también te sentías así, y hasta ahora lo hago. Es muy posible que no reciba una respuesta pero me basta saber que al menos responderás todas mis dudas en algún lugar de tu mente y con cada latido de tu corazón.

Mariana Regina Tapia (Colegio Salesiano de La Almunia)

Sinceramente te admiro y te agradezco todo lo que has hecho. No debió ser fácil luchar contra algo desconocido mientras pensabas bien en las personas que amabas. No fue fácil pero lo hiciste, nos diste esa seguridad que tanto necesitábamos en las calles; nos ayudaste a transportar aquellos hermosos ángeles que ahora nos miran desde el cielo; te arriesgaste en ayudar en la desinfección de muchos lugares y nos diste tu mano una vez más con los hospitales de campaña. Me di cuenta de que podía contar contigo cuando vi un vídeo en el que ayudabais a una anciana a llevar las bolsas de la compra. Sin duda ese fue uno de los actos más bonitos y significativos que vi en toda mi vida. Mientras escribo esto se me hace un nudo en la garganta, han pasado tantas cosas. Ojalá pueda volver a escuchar muy pronto la risa de los niños en el parque, ojalá podamos volver a sentir el tacto de nuestros seres queridos y no extrañarlos a través de una pantalla, ojalá las calles dejen de sonar a tristeza. A veces se vuelve difícil pero hay que seguir porque a pesar de todo la vida continúa queramos o no. Antes de despedirme quiero que me prometas con el dedo meñique que, a pesar de todo, nunca te rendirás, mi “Héroe sin Capa”, ¿me lo prometes?.

Después de que Maríana Regina leyera su preciosa y emotiva carta, se continuó con el desarrollo del acto, dando paso a la secuencia de entrega de distinciones.

La Delegación de Defensa en Aragón entrega cada año sencillas distinciones a algunas personas, organismos o instituciones en reconocimiento a su destacada colaboración. Con motivo de su vigésimo quinto aniversario la Delegación ha querido que estas distinciones sean especiales, como especiales han sido las circunstancias extraordinarias que hemos vivido por la pandemia, que han llevado la tristeza a muchos hogares pero que también nos han permitido dar lo mejor de nosotros.

Fueron distinguidos los siguientes colectivos: Fuerzas Armadas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y personal sanitario, que han recibido en numerosas ocasiones el reconocimiento de los españoles durante estos meses de pandemia y especialmente en sus inicios, a principios del año 2020. Los componentes de la Delegación han sido testigos del fundamental trabajo llevado a cabo por otras muchas personas que han desempeñado de forma discreta y anónima actividades esenciales para nuestra sociedad con valentía, abnegación y templanza. A ellos quiso la Delegación ofrecer su reconocimiento.
Por ser, afortunadamente, grande el número de asociaciones, organismos e instituciones que representan a todas estas personas se hizo entrega de Diplomas a unos pocos ciudadanos que los recibieron en nombre de sus compañeros. Una vez terminado el acto se entregarían a los colectivos distinguidos.

Isabel Poncela Laborda (foto archivo) Delegada de la Agencia EFE en Aragón

La alocución de entregas de reconocimientos fue relatada por Dª Isabel Poncela Laborda, hecho que servía para rendir homenaje a los periodistas que con su trabajo, contando lo que ocurría, han sufrido con los ciudadanos y han sufrido con sus familias, pero que siempre han puesto por delante su profesión demostrando una auténtica vocación de servicio público.

Estas fueron las palabras de Isabel Poncela: Muchísimas gracias a vosotros por este caluroso recibimiento. Os puedo asegurar, como Presidenta de los Periodistas de Aragón, que hemos trabajado con mucho esfuerzo, con mucho ahínco por llevar al corazón de los hogares, donde estábamos todos confinados, por lo menos una pizca de verdad y de honestidad. Uno de estos grandes grupos que hoy se reconocen lo componen los profesionales del taxi, del transporte colectivo y del mantenimiento de los servicios públicos, que con tanta generosidad y valor mantuvieron de forma ininterrumpida el transporte de viajeros y el funcionamiento de todos los servicios aún en los momentos más difíciles del Estado de Alarma.

Les representan la Asociación Provincial del Auto-taxi de Zaragoza; el Consorcio de Transportes del Área de Zaragoza; y la Consejería de Servicios y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza. Recoge, en nombre de todos ellos, D. Miguel Ángel Perdiguero Martínez.

Otro de estos grupos de personas es el compuesto por los agricultores y ganaderos, que continuaron proporcionando alimentos de calidad y proximidad a sus ciudadanos; los trabajadores de la logística, que mantuvieron activa la recepción, el transporte y la distribución de mercancías, posibilitando así el sostenimiento de nuestros hogares y de la actividad de nuestra economía; los trabajadores esenciales de la industria, el comercio y los servicios, que siguieron desempeñando sus labores y tuvieron que reorganizar, reorientar o reinventar sus actividades productivas; y los trabajadores de los supermercados, las tiendas de alimentación y del comercio minorista, que siguieron prestando sus servicios manteniendo el contacto con los clientes, con serenidad, profesionalidad y mucho cariño.

Les representan UAGA, ASAJA, la Unión de Pequeños Agricultores de Aragón, la Asociación Regional de Agricultores y Ganaderos, la Federación de Empresas de Transporte de Mercancías de Zaragoza, CEOE Aragón, CEPYME Aragón, la Cámara de Comercio, Mercazaragoza, la Asociación de Jóvenes Empresarios de Aragón, la Asociación de Grandes Empresas de Distribución, y la Asociación de Supermercados de Aragón. Recoge en nombre de todos ellos, Dª María Teresa Callejo Colás; los trabajadores de las residencias que, situados insospechadamente en el mismo frente de batalla contra la pandemia, sirvieron a nuestros familiares en las condiciones más duras; las personas que de forma altruista continuaron sirviendo con generosidad y entrega a los más desfavorecidos o a quienes carecían de otras asistencias consiguiendo que nadie estuviera solo; los sacerdotes y religiosas, que atendieron a los enfermos de los hospitales y de las residencias, llevando a todos ellos la compañía y el consuelo que sus familiares no podían darles.

Les representan el Instituto aragonés de Servicios Sociales, la Asociación Aragonesa para la Dependencia y el Arzobispado de Zaragoza. Recoge en nombre de todos ellos Don Carlos Martínez Forcal; los trabajadores de limpieza, en nuestros centros de trabajo, y lavandería , quienes superaron temores con determinación y generosidad, dando prueba de qué tan cerca está la higiene de la salud, como el coraje de la dignidad. Les representa la Asociación Aragonesa de Empresas de Limpieza de Edificios y Locales. Recoge en nombre de todos ellos, Dª Consuelo Rivanereida Rivanereida.

Maestros, profesores y trabajadores de la enseñanza, que reinventaron con imaginación y esfuerzo el sistema educativo y lo adaptaron a las nuevas condiciones para proporcionar a los estudiantes los conocimientos que aseguran el futuro de nuestra nación y dieron ejemplo de espíritu de servicio ligado a la vocación docente. Los representa el Consejo Escolar de Aragón, el Departamento de Educación, Cultura y Deporte, Escuelas Católicas de Aragón y la Confederación Española de Centros de Enseñanza de Aragón.

Entrega de Diplomas de Reconocimiento

Recoge en nombre de todos ellos, Dª Pilar Salaberría Cobos; Técnicos en Prevención de Riesgos Laborales, Sanitarios Especializados en Medicina del Trabajo y Delegados de Prevención, que se enfrentaron con una situación excepcional y cambiante que afectaba de lleno a la salud de los trabajadores y en particular a los especialmente sensibles, asesorando con serenidad y rigor, reorganizando y reorientando actividades y acondicionando los centros de trabajo, fortaleciendo de esta forma la resistencia de trabajadores, empresas, administración y sociedad. Les representa el Consejo de Seguridad y Salud Laboral, la Asociación de Especialistas en Prevención y Salud Laboral, Mutuas y Servicios de Prevención.

Recoge en nombre de todos ellos, Eva María Gimeno Ferrer; Funcionarios y personal laboral de la Administración, que se enfrentaron a una situación excepcional de emergencia nunca vista antes, dando lo mejor de cada uno sin límites de esfuerzo o tiempo, como auténtica prueba de vocación de servicio público. Los representa el Servicio de Emergencias de la Diputación General de Aragón, el 061 y el servicio Público de Empleo. Recoge en nombre de todos ellos, D. Enrique Larios Ray.

A continuación, después de esta extensa secuencia de entrega de merecidos Diplomas de Reconocimiento, el Coronel Delegado de defensa en Aragón dirigió unas palabras a los presentes: Hace 25 años, en junio del 96, se celebraba en la Plaza del Pilar el acto de disolución de la Brigada Española Espabri 1 tras su regreso de Bosnia, donde había partido el mes de octubre con el nombre de Agrupación Táctica Aragón. Merece la pena recordar que hacía muy poco tiempo que las Fuerzas Armadas españolas habían comenzado las Operaciones de Paz en el exterior y este era el primer contingente formado por Unidades ubicadas en esta Comunidad Autónoma.

Por este motivo, y porque la desastrosa situación humanitaria que vivía la antigua Yugoslavia había sensibilizado mucho a la sociedad española, el devenir de la Agrupación Aragón se vivió con intensidad entre la población y sus autoridades. 
Todos ellos sentían que sus militares estaban haciendo allí lo que los aragoneses querían hacer pero no podían por razones obvias. De hecho, a su regreso, las Cortes de Aragón concedieron a la Agrupación su Medalla de Oro. Para los militares que participamos, aviadores y soldados, esta misión supuso todo un reto ya que Unidades de nuestras Fuerzas Armadas operaban en un país en guerra y, por primera vez, bajo el mando de la OTAN.

En esas fechas estábamos pasando rápidamente de un ejército de guarnición a unas Fuerzas Armadas Expedicionarias, volcadas al exterior y abocadas a trabajar junto a las mejores del mundo, con un alto nivel de exigencia. Esta nueva situación provocó nuevas necesidades que estaban empujando a adoptar una nueva estructura organizativa. En la nueva organización, los ejércitos abandonarán la referencia territorial y se desprenderán de funciones que les dificultaban centrarse en las labores logísticas y de preparación, las principales para ellos a partir de ahora.

Alocución del Delegado de Defensa en Aragón

Es así, en ese momento y por esas razones, como surgen las Delegaciones de Defensa, para asumir la administración y gestión integrada en el Ministerio de Defensa, en el Estado Autonómico. Los más de 25 años transcurridos desde entonces son suficientes para haber vivido reorganizaciones, para atender a nuestros retos, necesidades y cometidos, para cambiar hasta la forma de trabajar. Que se lo pregunten sino, a los compañeros que hemos despedido hoy. Ellos han protagonizado esta transformación mediante un sostenido esfuerzo, personal y profesional, en un entorno menguante en la disponibilidad de recursos humanos y creciente en cometidos y funciones. Ellos han sido capaces de mantener el ritmo tecnológico, mejorar procesos y dar pasos firmes en la mejora de la calidad del servicio.

Muchas gracias amigos, habéis cumplido sobradamente con vuestro deber.
Y es que tenemos mucho trabajo los que seguimos en la Delegación. Aquí estamos día a día administrando a todo el personal civil del Ministerio en la provincia, a los militares sin destino y en la reserva, tramitando pensiones y ayudas sociales, seleccionando a los aspirantes al ingreso en las Fuerzas Armadas, activando reservistas voluntarios y ayudando a nuestros soldados a reincorporarse al mundo laboral.

También gestionando propiedades y viviendas, asegurando la calidad de los recursos materiales fabricados para los ejércitos, y difundiendo la prevención de riesgos laborales. Finalmente manteniendo un contacto estrecho con los ejércitos, las administraciones y la sociedad, facilitando gestiones y proyectos y, en la medida de nuestras posibilidades, difundiendo la Cultura de Defensa. Todo ello aplicando nuestro lema de “trabajar para mejorar”. Muchas veces me pregunto cómo tan pocos podéis hacer tanto. Compañeros civiles y militares de la Delegación, gracias a todos por vuestro esfuerzo, gracias a todos quienes nos precedieron y nos enseñaron la forma de hacer las cosas. Muchas gracias a mis gestores porque permiten que me ausente de la Delegación con la tranquilidad de que todo marcha bien y pueda atender a todas estas personas y amigos que nos acompañan.

Gracias a todos porque os multiplicáis para sacar adelante el trabajo diario y cuantos retos nos planteamos, en especial gracias a los que acabáis de recibir recompensas y distinciones que acreditan el tiempo y la calidad de vuestro servicio. Pero este camino no lo hemos recorrido solos. 

Representantes de Corporaciones asistentes y Patricia Cavero

Asumiendo el riesgo de omitir a algunos, no quiero dejar de destacar a quienes nos han acompañado, desde hace más tiempo, en nuestro proyectos, haciéndolos posible. Este camino lo hemos hecho con la Feria de Muestras y su Pabellón de las Fuerzas Armadas; el Instituto Aragonés de Empleo y la Agencia de las Cualificaciones Profesionales de Aragón; el Premio Don Bosco de Innovación y Tecnología; el Grupo San Valero; y el Instituto Aragonés de Seguridad y Salud Laboral.

Siempre hemos contado con el apoyo generoso de las Unidades del Cuartel San Fernando: Unidad de Servicios, Residencia, y Escuela de Guerra. La Brigada Logística y su Agrupación de Apoyo Logístico 41 nos han transportado; el Hospital Militar nos ha acogido; y la Unidad Médica de Apoyo Aéreo al Despliegue nos ha instruido.

Afortunadamente son muchos más quienes nos ayudan cada día. Todos los presentes nos han ayudado, en uno o en otro momento, y a todos ellos, a todos vosotros, solicito su colaboración para afrontar entre todos nuevos retos, algunos de estos son los siguientes: acercar la Cultura de Defensa a más ciudadanos, a los profesores y a los jóvenes en los que confiamos el futuro de nuestro país, y a los pueblos y comarcas que tienen menos contacto con los ejércitos; mejorar la reincorporación laboral del personal que deja las Fuerzas Armadas, tanto en la administración civil como en la empresa privada; mejorar en la medida de nuestras posibilidades la calidad, la salud, la responsabilidad social y la protección ambiental como pequeña contribución a la Agenda 2030; mejorar nuestra posición, como frente facilitador en relaciones y proyectos entre las administraciones, la sociedad y el Ministerio de Defensa. Contamos con ustedes, la buena compañía hace más grato y eficaz el camino.

Y qué decir de estos 25 años y de nuestros ejércitos, qué decir de ellos en Aragón, porque como dijo la Ministra de Defensa hace unas semanas en la Base Aérea, “es difícil entender las Fuerzas Armadas sin Aragón, y Aragón sin sus Fuerzas armadas”. Hoy, con más de 25 años, la población española está inquieta por el futuro de otro pueblo, el afgano. Un pueblo y una tierra, Afganistán, extremadamente ligada a toda una generación de militares españoles entre los que, los aragoneses, han tenido un protagonismo especial.

Estos últimos días, la Jefatura de Movilidad Aérea, el ALA 31, y el Escuadrón de Apoyo al despliegue Aéreo, Unidades zaragozanas, han sido las manos, las cabezas y los corazones de los españoles, trayendo con sus aviones a cientos de personas en peligro, haciendo posible lo que los ciudadanos querían y no podían hacer por sí mismos. Los aragoneses pueden estar orgullosos de ellos, han hecho un excelente trabajo. Pero no solo ahora sino durante años, Unidades aragonesas han llevado buena parte del peso de la Operación en Afganistán. Por ejemplo las Unidades de Montaña, con tanta tradición en nuestra Comunidad, fueron las primeras que llegaron a Kabul, a principios de 2002, y luego a la provincia de Pastich, y las últimas que se replegaron de Herat, en 2015. Sumados sus ocho Contingentes, los Cazadores de Montaña operaron en Afganistán durante más de 1000 días, tres años, en las condiciones más duras y a veces bajo el fuego.

Como ellos, miles de soldados, aviadores, Infantes de Marina y Guardias Civiles que dieron lo mejor durante estos 13 años operando y combatiendo allí, para dar seguridad a los españoles aquí, en España. También miembros de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo, trabajadores contratados e intérpretes. No les olvidamos. Como tampoco olvidamos todo lo vivido y luchando durante la pandemia. Es conocido por todos el papel desempeñado por las Fuerzas Armadas durante este último año y medio, por lo que no me voy a referir a ellos. Los militares sentimos el profundo agradecimiento de los españoles por nuestro trabajo, como las Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y el personal sanitario. Y es que el Covid, además de llevar la muerte a muchas familias, ha servido para acercarnos unos a otros, y conocernos mejor, todos. También como sociedad, como familia y como personas. Hemos podido comprobar que somos más vulnerables de lo que suponíamos, pero también que somos muy resistentes y solidarios, que juntos somos capaces de todo, que somos valientes. Hemos descubierto que teníamos héroes donde no pensábamos. Es a esos españoles menos conocidos, a esos héroes anónimos, que desempeñaron trabajos que fueron esenciales, a quienes hemos querido dedicar nuestro homenaje en este aniversario tan especial. Hoy reconocemos vuestra valentía, generosidad, abnegación y templanza. Os habéis ganado nuestra admiración y respeto.

Durante el Acto de Estado, en Homenaje a las víctimas del Covid 19, celebrado el 15 de julio, S.M. el Rey dijo: España jamás olvidará a los ciudadanos que se enfrentaron a esta enfermedad, a los que fallecieron en soledad, a la generación de mayores que tanto vacío han dejado y a la que tanto debemos. Hay que mantener la memoria de lo sucedido”.

Ceremonia de Homenaje a los Caídos

Eso es lo que hemos tratado de hacer en este aniversario, no olvidar. No olvidar a los muertos por la pandemia, tampoco a los que murieron durante la operación Afganistán, ni a los que lo han hecho en otras misiones, ni a los soldados de España caídos durante el cumplimiento del deber, ni al Caballero Alférez Cadete fallecido hace escasas semanas. Por eso, siguiendo la antigua tradición española, a estas palabras seguirá el Homenaje a los Caídos, a ellos recordamos y guardamos gratitud eterna.

Seguidamente se dio lectura del artículo 21 de las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas, que dice así, Tradición Militar en los ejércitos: Los miembros de las Fuerzas Armadas se sentirán herederos y depositarios de la tradición militar española. El Homenaje a los héroes que la forjaron, y a todos los que entregaron su vida por España, es un deber de gratitud y un motivo de estímulo para la continuación de su obra.

A continuación se leyó el bello soneto de homenaje que así comienza: lo demandó el honor y obedecieron, lo requirió el deber y lo acataron., con su sangre la empresa rubricaron….

Se cantó la parte central de “La muerte no es el final”, canción compuesta por el sacerdote español Cesáreo Gabarain Azurmendi, elegida en 1981 como himno de homenaje a los caídos de las Fuerzas Armadas españolas.

Los jóvenes Dª Maríana Regina Tapia Marquez y D. Rubén Barreras Anieta, finalistas del concurso Carta a un Militar Español, portaron una corona de laurel con la Bandera de España, hasta las proximidades del monolito de homenaje, acompañados por el Presidente de las Cortes de Aragón y el Subdirector de Administración Periférica, y la depositaron a los pies del monumento que recuerda a los que, en paz o en Guerra, dieron su vida por España.

Seguidamente escuchamos el Toque de Oración y, llegados al punto ejecutivo, saludamos con respeto y admiración a quienes nos precedieron en el servicio a España.

La autoridad que presidía el acto dirigió las siguientes palabras a los presentes: Mi general, autoridades civiles, militares, eclesiásticas, señoras y señores, no pierdo la ocasión de este instante para realizar tres cosas, una de reconocimiento, otra de felicitación, y otra de agradecimiento. De reconocimiento al trabajo realizado durante los últimos 25 años por nuestras Delegaciones de Defensa, que por cierto, una de las primeras que se crearon fue la de Teruel. Trabajo extraordinario realizado a lo largo de estos 25 años con nuestros administrados y con la sociedad española en general, en este caso con la sociedad zaragozana y con la sociedad aragonesa. Por lo tanto, mis felicitaciones, Delegado, desde aquí a todos los componentes de esta Delegación de Defensa así como a los otros cinco Delegados anteriores, el General Santano, el General Aldea, el Coronel Abad, el Coronel Pereira, el Coronel Allo, y tú, y toda su gente que estuvo con ellos trabajando, en horarios muchas veces intempestivos, por llevar a la sociedad esta difusión de la Cultura de Defensa y, sobre todo, lo más importante, hacer de nexo de unión entre la sociedad y el Ministerio de Defensa, entre las Fuerzas Armadas y los ciudadanos españoles.

Con el Delegado de Defensa en Aragón

En segundo lugar, mis felicitaciones al personal condecorado, a los gremios, asociaciones, instituciones, organismos, que han sido hoy reconocidos, especialmente por el trabajo durante este año y medio que hemos sufrido de pandemia, pero también quiero recordar el trabajo que hacen a diario y que no debe ser olvidado. Sigan ustedes así. Mejorar tienen que mejorar poco pero mantengan ese espíritu de servicio, con la sociedad, que ustedes tienen. Por tanto mis felicitaciones y mi felicitación también a Maríana Regina, por esa carta que ha plasmado en la redacción tan real y desde luego en la lectura con tanto sentimiento. Felicidades a tí, a todos los jóvenes, a todos los colegios, a tu colegio en particular, y espero y animo al resto de colegios a que sigan participando en estas cosas. Y mi agradecimiento, finalmente, a todos ustedes, como no podía ser de otra forma, porque lo que hacen con su presencia es engrandecer e incrementar esta brillantez de este acto, sencillo en las formas pero profundo en el fondo para el Ministerio de Defensa. Mi general, autoridades, señoras y señores el Acto Institucional del Vigésimo Quinto Aniversario de la Delegación de Defensa en Aragón, ha finalizado. Muchas gracias por su asistencia.

Una vez concluido el acto, las organizaciones y entidades reconocidas fueron convocadas a la entrada de la Delegación de Defensa, donde se hizo entrega oficial de los Diplomas.

EnglishFrenchSpanish