Actos Sociales

LA GUARDIA CIVIL CELEBRA EN ZARAGOZA CON UN BRILLANTE ACTO EL 179 ANIVERSARIO DE SU FUNDACIÓN

La Jefatura de la 8ª Zona de la Guardia Civil de Aragón, celebró el pasado día 6 de junio de 2023, en Zaragoza, con gran brillantez, el 179 Aniversario Fundacional del Benemérito Cuerpo.
Tuvo lugar a partir de las 12.00 horas, presidido por el General de Brigada, Jefe de la 8ª Zona, de la Guardia Civil en Aragón, Francisco Javier Almiñana Boluda, en el Parque de la Esperanza, lugar donde la banda terrorista ETA perpetró un cruel atentado, el 11 de diciembre de 1987 contra la casa-cuartel de la Guardia Civil, en el que murieron 11 personas, entre ellas varios niños.

Presidencia del acto

El General Almiñana estuvo acompañado en la tribuna de presidencia por la Delegada del Gobierno de España en Aragón, Rosa María Serrano Sierra.
Asistieron, entre otras, las siguientes autoridades, Presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada Beltrán; Consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquin Olona Blasco; Alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón Navarro; Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, Manuel Bellido Aspas; Fiscal Superior de Aragón, Asunción Losada Sabater, Subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Fernando Beltrán Blázquez, Jefe Superior de Policía de Aragón, Juan Carlos Hernández Muñoz; Superintendente de la Policía Local, Antonio Soriano Hernández; Arzobispo de Zaragoza, Carlos Escribano Subías.

Las principales autoridades militares asistentes fueron las siguientes: TG. de la GC. Laurentino Ceña Coro; Comandante Militar de Zaragoza y Teruel, GB. Manuel Pérez López; Jefe de la Base Aérea de Zaragoza, GB. Santiago Alfonso Ibarreta Ruiz, General Philippe Correoso, de la Gendarmería Nacional Francesa; Delegado de Defensa en Aragón, Coronel Conrado José Cebollero Martínez.

Autoridades civiles

Asistieron representaciones de diversas asociaciones relacionadas con las Fuerzas Armadas, entre ellas la Asociación Española de Militares y Guardias Civiles con Discapacidad, representada por su Delegada en Aragón-La Rioja, Dña. Silvia Marín Ballarín; la Asociación Cultural Los Sitios de Zaragoza, representada por su Presidente, D. Gonzalo Aguado Aguarón; y los Reales Tercios de España, fundados en 1942 por S.A.R. D. Juan de Borbón y Battenberg, representados por D. Manuel Grao Rivas, Jefe de Relaciones Institucionales del Tercio Norte-Aragón.

Autoridades eclesiástica y policiales

Ante nosotros se hallaban en formación, al mando de un capitán, una Compañía de Honores en representación de las siguientes unidades de la Guardia Civil de Aragón: Escuadra de Gastadores del Grupo de Reserva y Seguridad; un Oficial Abanderado perteneciente a la Comandancia de Zaragoza; una Sección de la Comandancia de Zaragoza; una Sección del Grupo de Reserva y Seguridad; una Sección Mixta de Especialidades compuesta por, Servicio de Protección de la Naturaleza, Servicio de Montaña, Servicio Cinológico, Servicio Fiscal, Agrupación de Tráfico, Grupo Especial de Actividades Subacuáticas, Grupo de Especialistas en Desactivación de Explosivos, Unidad Aérea.
Se contó además con la participación de la Unidad de Música de la Academia General Militar, dirigida por el Comandante D. Roberto Sancasto Calvo, y también con el Cornetín de Órdenes de la Brigada “Aragón” I.

Como relator del evento actuó el Cabo Mayor D. Eduardo Lafuente Arrieta, quien nos hizo notar que, en el monumento a los niños situado en la plaza, había cuatro plantas que representaban a las cuatro familias en las que alguno de sus miembros fallecieron víctimas del atentado perpetrado por la banda terrorista ETA contra el acuartelamiento de la Guardia Civil que se asentaba en este mismo lugar, el 11 de diciembre de 1987.

Monumento a los niños en la plaza de la Esperanza

En los maceteros había 11 rosas, las rojas representaban a los adultos y adolescentes, y las blancas a los menores que fallecieron.
Seguidamente y a los acordes del Himno Nacional la Bandera de la 8ª Zona de la Guardia Civil se incorporó a la formación. Se dio lectura del artículo 6º de las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas, que dispone: Todo militar tiene el deber de prestar ante la Bandera juramento o promesa de defender a España. Mostrará el máximo respeto a la Bandera, al Escudo, y al Himno de España, como símbolos de la Patria transmitidos por la historia.

Momentos después , hizo su entrada en el Parque de la Esperanza el General Jefe de la 8ª Zona de la Guardia Civil de Aragón, Francisco Javier Almiñana Boluda quien, tras recibir los Honores reglamentarios, (Marcha de Infantes), revistó a las unidades en formación, a los acordes de la Marcha El Abanico. Al cabo de unos instantes hizo su presencia la señora Delegada del Gobierno de España en Aragón, Rosa María Serrano Sierra, dirigiéndose con el general de la 8ª Zona a la tribuna de presidencia.

El General Almiñana revistando la formación

Dio comienzo el acto de la conmemoración del 179 aniversario de la fundación del Cuerpo de la Guardia Civil con la lectura del extracto de los Decretos Fundacionales del Cuerpo: Conformándome con las razones expuestas por el Consejo de Ministros, acerca de lo urgente que es el establecimiento de una fuerza especial de protección y seguridad, en atención al desamparo en que hoy se ve la autoridad pública para proteger eficazmente el orden de las personas y bienes de los vecinos honrados y pacíficos, y teniendo en consideración que ni el Ejército permanente ni la Milicia Nacional pueden atender a este servicio, sin menoscabo de su peculiar organización y objeto, sin detrimento de la disciplina militar, y sin molestias ineficaces, he venido en decretar lo siguiente:

Artículo 1º. Se crea un Cuerpo especial de fuerza armada, de Infantería y Caballería, bajo la dependencia del Ministerio de la Gobernación de la península y con la denominación de Guardias Civiles. Artículo 2º. El objetivo de esta fuerza es proveer el buen orden, a la seguridad pública y a la protección de las personas y de las propiedades, fuera y dentro de las poblaciones. Dado en Palacio a 28 de mayo de 1844. El Marqués de Peñaflorida.
También se dio lectura del Decreto de 13 de mayo de 1844, dado en Palacio por el Presidente del Gobierno y Ministro de la Guerra, Ramón María Narváez, que atiende a disposiciones orgánicas y procedimientos.

Despedida de la Bandera

Se procedió luego al acto de Despedida de la Bandera de los Guardias Civiles que han pasado a la situación de Retirados desde mayo de 2022. La Despedida de la Bandera forma parte de la tradición militar para aquellas personas que han dedicado toda una vida al servicio de la Patria y de la Bandera que como símbolo la representa.
No es una despedida sino una reafirmación de los valores que durante tantos años de servicio en la Guardia Civil, se han observado con abnegación, sacrificio y lealtad, y que se representa en este acto con un simbólico y respetuoso beso a la Bandera de España. Tres miembros del Cuerpo se despidieron de la Bandera en este emotivo acto.

Imposición de Condecoraciones

Luego tuvo lugar la ceremonia de imposición de condecoraciones. Se hizo entrega de la Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil, en las siguientes categorías;

Cruz de Plata a D. Vicente Calatayud Maldonado, Catedrático Emérito de Neurocirugía de la Universidad de Zaragoza.

Cruz con distintivo blanco, se entregaron varias, recibiendo la primera de ellas D. José Manuel Arredondo Díaz, Director del Instituto de Medicina Legal de Aragón.
A continuación se hizo entrega de una Placa a Dña. Teresa Gay Escribano.

Entrega de Placa a Dña. Teresa Gay Escribano

Esposa del Cabo 1º de la Guardia Civil, José Ignacio Ballarín Cazaña, y madre de Silvia Ballarín Gay, ambos asesinados por la banda terrorista ETA el 11 de diciembre de 1987 en el atentado que tuvo lugar en esta misma plaza, y donde se encontraba el acuartelamiento de la Guardia Civil de Zaragoza, en reconocimiento al esfuerzo, resistencia, coraje y serenidad demostrados, siendo un ejemplo de civismo y compromiso con la democracia, la Constitución y sus valores. Hicieron entrega de la Placa, el General Jefe de la 8ª Zona de la Guardia Civil de Aragón y la Delegada del Gobierno de España en Aragón.

Alocución del Capitán Francisco Javier Rodrigo

Seguidamente, el Capitán de la Guardia Civil, Francisco Javier Rodrigo, en representación de los homenajeados, pronunció una alocución en la que tuvo una mirada retrospectiva de su vida como guardia civil. Recordó los momentos difíciles y también las satisfacciones y alegrías. Tuvo reconocimiento y recuerdo hacia las familias de los guardias civiles, y hacia aquellos compañeros que se quedaron por el camino. Señaló que los que quedan reciben una Guardia Civil que ha evolucionado desde el siglo XIX hasta conseguir un gran prestigio internacional. Agradeció el reconocimiento hecho a los veteranos, y luego dijo lo siguiente: quiero agradecer a la Dirección General del Cuerpo, la publicación de la Orden número 5, de 4 de julio de 2022, por la que se regula la relación institucional con el personal Retirado de la Guardia Civil, cuyo objeto es regular las acciones necesarias que tiene que llevar a efecto la Guardia Civil para favorecer y mantener los vínculos afectivos del personal Retirado con la institución, ensalzando su orgullo de pertenencia. Esta Orden hace que nos sintamos queridos y no olvidados, porque los Retirados siempre estaremos con la Guardia Civil.

A continuación escuchamos la alocución del Jefe de la 8ª Zona de la Guardia Civil de Aragón.

Un año más, la Guardia Civil en Aragón vuelve a solemnizar el Aniversario de su Fundación; Y hoy lo hacemos en el Parque Esperanza porque era aquí donde se levantaba la Casa-Cuartel de la avenida de Cataluña, que la banda terrorista ETA voló en diciembre de 1987, arrebatando la vida a tres guardias civiles y ocho familiares, cinco de ellos niños.

Alocución del Jefe de la 8ª Zona de la Guardia Civil

Por ello, quiero comenzar expresando nuestro más profundo agradecimiento a la Corporación Municipal que hizo posible este espacio en memoria de las víctimas y, a la actual Corporación por haber facilitado este acto castrense que, por un lado pretende fortalecer nuestra proximidad y cercanía al ciudadano. Y por otro recoger la inmortalidad según Marco Anneo Lucano “NO MUERE EL HOMBRE, SI SU MUERTE VIVE”.
En las primeras décadas del siglo XIX España padecía una situación extremadamente precaria en la seguridad pública, con un notable incremento de la delincuencia e impunidad; A ello se sumaba la defraudación y el contrabando, especialmente en las costas y fronteras. Ambos eran verdaderos problemas de Estado por lo que, una vez más se recurrió al Ejército y a las Milicias Nacionales en el ámbito local.

En 1827 se pretendió dar una solución unificada a la seguridad y a la defraudación, con la creación de una fuerza militar específica que no llegó a término. Dos años más tarde se creó el Cuerpo de Carabineros de Costas y Fronteras para impedir el contrabando.
No obstante, España seguía careciendo de una institución de ámbito estatal, militar o civil, que estuviera diseñada y entrenada para luchar contra la delincuencia. Muchas fueron las propuestas de creación de cuerpos e instituciones que garantizasen la seguridad pública, pero todos fueron fracasando, relegados o disueltos por diferentes motivos. La situación de la seguridad pública era deplorable, no existía aún una institución de ámbito estatal que velara por ella.
Para afrontar tan preocupante problema, en 1844 se dispuso que se organizara la Guardia Civil por el II Duque de Ahumada, quien en un detallado informe proponía una doble dependencia: la del Ministerio de la Guerra y la del Ministerio de la Gobernación.

Inmediatamente a la creación de la Guardia Civil, se dictaron dos RR.DD., uno del Ministerio de la Guerra por el que se aprobaba el Reglamento Militar; Y otro del Ministerio de la Gobernación por el que se aprobaba el Reglamento de Servicio en el que se le encomendaba la conservación del orden público; la protección de las personas y de las propiedades, fuera y dentro de las poblaciones; Así como el auxilio que reclamase la ejecución de las leyes; Finalmente se dotó de un tercer y trascendental texto vital, su código deontológico, “La Cartilla del Guardia Civil”, redactado por el propio Duque de Ahumada, cuyo primer artículo reza: “El honor ha de ser la principal divisa del Guardia Civil; debe por consiguiente conservarlo sin mancha. Una vez perdido no se recobra jamás”.
Así se constituía el Cuerpo de la Guardia Civil, como una Fuerza de Seguridad Pública.

Una Fuerza de ámbito nacional que Benito Pérez Galdós llegó a definirla en 1900 como “Un ser grande, eficaz y de robusta vida”. Grande por tener, tanto el más extenso despliegue territorial como el mayor número de efectivos; Eficaz porque consiguió que los caminos de la nación fueran seguros, lo cual nunca lo habían sido con anterioridad; y de Robusta Vida porque sobrevivió a las sucesivas guerras civiles, cambios de regímenes políticos y gobiernos de toda clase; Prueba de ello es que este año cumple 179 años de existencia ininterrumpida de servicio, manteniendo desde su origen la misma denominación y los mismos valores con una exquisita adaptación a la evolución de los tiempos.

Detalle de la formación (I)

En octubre de 1929, se le concedió la Gran Cruz Civil de la Beneficencia, con distintivo negro y blanco, por los incontables actos y servicios abnegados, humanitarios y heroicos que sus individuos venían realizando con motivo de incendios, inundaciones y salvamento. Desde entonces a la Guardia Civil se le denomina Benemérita; No existe más satisfacción para un Guardia Civil que “ser un pronóstico feliz para el afligido…” y aunque a veces el final no es el deseado, siempre queda la satisfacción del deber cumplido y el reconocimiento del afligido.

En la primera mitad del siglo XX, el Cuerpo de Carabineros pasó a formar parte de la Guardia Civil que asumía así las competencias de Costas y Fronteras.
De este modo, nuestros conciudadanos nos expresan su plena confianza y nos otorgan la más alta valoración; Sirva ese reconocimiento para fortalecer y atesorar los valores y peculiaridades que nos hacen ser un Cuerpo único y singular.

Unidad de Música de la Academia General Militar

El General Almiñana, dirigiéndose a los que se habían despedido de la Bandera, dijo: Es requisito indispensable Jurar Bandera para ser Guardia Civil, hoy vuestro beso de despedida no es más que un juramento renovado, colofón a una más que extensa vida militar repleta de sacrificios, pero con la íntima satisfacción del deber cumplido. Recibir mi más sincera enhorabuena, que hago extensiva a vuestras familias, protagonistas muy significativos ya que de manera ejemplar y a la sombra han sabido aceptar y soportar los sufrimientos y desvelos que impone el Servicio.

Os deseo que disfrutéis con vuestros seres queridos y les procuréis las atenciones que vuestra vida profesional les ha hurtado. Sabed que nos alegrará y nos sentiremos orgullosos cada vez que acudáis a vuestra casa, el cuartel, donde disfrutaremos de un noble compañerismo.
Al personal condecorado, les dijo: La Guardia Civil os distingue con una condecoración, por vuestro servicio, profesionalidad y compromiso personal, por ello os transmito mi felicitación, y os deseo que la portéis con orgullo y sirva de estímulo y ejemplo para los demás.

Permitirme que tenga la deferencia de dirigirme a D. Vicente Calatayud Maldonado, a quien se le ha impuesto la Cruz de Plata por su más alta colaboración con la Guardia Civil ¡Enhorabuena Doctor!.

Autoridades civiles y militares

Para las víctimas del atentado de la Casa-Cuartel de Zaragoza, tuvo las siguientes palabras: La Casa-Cuartel es un espacio concebido para servicio y para alojar a los guardias civiles y a sus familias. La historia ha exigido a sus moradores enfrentarse a retos de la más diversa índole llegando incluso a perder lo más preciado, la vida. Han sido muchas las agresiones y atentados que han sufrido nuestras Casas-Cuarteles, una lamentable evidencia nos provoca los más profundos sentimientos de gratitud y emoción.

Donde hoy nos encontramos, Parque Esperanza, existió una desde donde se prestaba servicio, donde habitaban y convivían las familias de los guardias civiles, donde jugaban los niños, donde se alojaban hijos del Cuerpo que estudiaban en la Universidad o se preparaban para el ingreso en la AGM; Y donde se celebraban actos como el de hoy al que acudían las autoridades y ciudadanos a dar muestras de aprecio y consideración.

Detalle de la formación (II)

En el citado Parque hoy existe un Conjunto Escultórico que recuerda la Casa-Cuartel y también un Monolito en el que se inmortalizan las once víctimas Mortales a quienes hoy rendimos homenaje: Sargento D. José Julián Pino Arriero, su esposa Dª María del Carmen Fernández Muñoz y su hija Silvia de siete años; Cabo 1º D. José Ignacio Ballarin Cazaña y su hija Silvia de seis años; Guardia Civil D. Emilio Capilla Tocado, su esposa Dª María Dolores Franco Muñoz y su hija Rocía de 12 años; Y las mellizas Mirian y Esther Barrera Alcaraz, de 3 años, y D. Pedro Ángel Alcaraz Martos, hijas y cuñado del GC. D. Juan José Barrera Anguita.
Por ellos y para ellos es nuestro recuerdo y nuestra oración.

Hace unos instantes he tenido el gran honor de entregar una Placa a Dª Teresa Gay Escribano, víctima del atentado donde perdieron la vida su hija y su esposo. Sirva este reconocimiento como muestra de nuestro desconsuelo y afecto hacia los familiares y otras personas que, vinculadas con personal del Cuerpo, unieron su destino en tristes circunstancias al de muchos guardias civiles. Todos ellos contribuyen a que la institución sea un ejemplo para quienes siguen o quieran seguir el camino de servir a la Patria desde el Benemérito Cuerpo.

Relator y Capellán Castrense

También quiero expresar mi gratitud al II Duque de Ahumada, a los que le sucedieron, desde el primero del escalafón hasta el último de los guardias civiles, porque todos han contribuido con su abnegación, espíritu de servicio, honestidad, lealtad y sacrificio al elevado prestigio alcanzado por el Cuerpo. Hoy los guardias civiles somos depositarios de este inestimable legado que debe perdurar en la memoria, conservarlo, transmitirlo y si cabe, acrecentarlo.

No quiero cerrar mi alocución sin antes agradecer a todos su asistencia, especialmente a las autoridades que con su presencia refuerzan su compromiso con la Guardia Civil.
Y finalizo honrando la memoria de los fallecidos como señal de gratitud y dignificando su recuerdo como gesto de justicia que ennoblece a las instituciones y a los pueblos. Muchas gracias a todos. Y ahora por favor griten conmigo:
¡VIVA ESPAÑA! ¡VIVA EL REY! ¡VIVA LA GUARDIA CIVIL!

A continuación el Cabo Mayor Eduardo Lafuente, que nos relataba el acto con gran brillantez, durante todo su desarrollo, dio lectura del siguiente texto: Como tributo a los que cumplieron su compromiso adquirido ante la Bandera.

Se rendirá homenaje a los Guardias Civiles de todos los tiempos. que sirvieron con sacrificio y lealtad y murieron con honor.

Se dio lectura del precioso soneto del poeta Martín Garrido Hernando, que así comienza: Lo demandó el honor y obedecieron, lo requirió el deber y lo acataron…

Acto de Homenaje a los Caídos

Se cantó la parte central de la oración cristiana La muerte no es el final, obra del sacerdote español Cesáreo Gabaráin Azurmendi, elegida en 1981 como Himno de Homenaje a los Caídos de las Fuerzas Armadas Españolas. La corona de laureles, en homenaje a las 11 personas asesinadas en el atentado de la banda terrorista ETA, seis de ellas menores, que tuvo lugar en esta misma plaza, y de los 70 Guardias Civiles difuntos desde mayo de 2022, fue depositada por Dª Teresa Gay Escribano y un guardia civil retirado.

Desfile

El R.V. Ángel Briz Fernández, Capellán Castrense de la Real Iglesia Parroquial Castrense de Plaza de San Fernando, y del Hospital General de la Defensa, rezó la siguiente oración: Señor de la vida y la esperanza, fuente de la salvación, acoge con bondad a todos los compañeros que han dado su vida sirviendo a España, ellos merecen la gloria y la paz eterna como premio de su sacrificio. Que así sea.

Seguidamente, se interpretó el Toque de Oración y la Escuadra de Gastadores disparó una Salva de Honor de fusilería. A los acordes del Himno Nacional, se procedió a la retirada de la Bandera de formación. Finalizados los actos que componían la Parada Militar, el Jefe de la Compañía procedió a retirar la Fuerza y situarla en su lugar previo al posterior desfile, que tuvo lugar al cabo de unos instantes, y en el que las unidades desfilaron con gran marcialidad a los acordes de la briosa marcha “San Marcial”.

Desde estas sencillas líneas de los Reales Tercios de España felicitamos a la Jefatura de la 8ª Zona de la Guardia Civil de Aragón, por la brillante organización del acto, y expresamos nuestro agradecimiento por haber sido invitados al mismo.

Santoral

La Santa de hoy es
Nuestra Mariana

Próximas publicaciones

  • CONFERENCIA ¡NO ME ACUERDO! LA MEMORIA
  • PRESENTACIÓN DEL LIBRO "LAS ACCIONES NO (TODAS CONTADAS) DE LAS UNIDADES DE OPERACIONES ESPECIALES ESPAÑOLAS"
  • CONFERENCIA "ESTANDARTES DE CABALLERÍA"
  • CELEBRACIÓN DEL 365 ANIVERSARIO DEL REGIMIENTO DE CABALLERÍA "ESPAÑA" 11
  • ACTO DE ENTREGA DEL PREMIO LITERARIO "LOS SITIOS DE ZARAGOZA"
  • CONMEMORACIÓN DE LA CAPITULACIÓN DE ZARAGOZA
  • GRAN RECREACIÓN MEDIEVAL EN ALAGÓN
  • JORNADA DE ESTUDIO DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SIJENENSES MIGUEL SERVET
  • CONCIERTO LÍRICO EN LA IGLESIA DE ALTABÁS
mayo 2024
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031