Noticias

La Guardia Civil finaliza una campaña de inspección de autocares destinados al transporte escolar

 Durante la campaña, desarrollada entre los días 16 al 20 de diciembre, se han inspeccionado 195 autocares en la Comunidad Autónoma de Aragón
 57 autobuses de los inspeccionados presentaban alguna infracción y se formularon un total de 78 denuncias administrativas
 Además dos de estos autobuses carecían del correspondiente título habilitante que imposibilita la realización de cualquier tipo de transporte de viajeros, prestando uno de ellos servicio regular de transporte de disminuidos físicos con deficiencias

Agentes especializados en transporte pertenecientes a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Zaragoza, en colaboración con los servicios de Inspección de Transporte del Gobierno de Aragón, han llevado a cabo, entre los días 16 a 20 de diciembre, una campaña extraordinaria de inspección de autocares dedicados al transporte escolar en esta Comunidad Autónoma.

Dicha campaña, enmarcada en el Plan de Inspección del Transporte elaborado por el Gobierno de Aragón, tiene como objetivo principal garantizar la seguridad vial, en especial cuando afecta a menores, siendo una labor clave la vigilancia del transporte escolar para que se preste con la máxima calidad y seguridad.
En las inspecciones los agentes de la Agrupación de Tráfico verifican las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos para la correcta prestación del servicio.

El transporte escolar necesita una autorización de transporte público (VD) que habilita para la prestación de servicios, y una autorización específica para la prestación del servicio regular que la Comunidad Autónoma emite cada año y en la que aparece en detalle el origen, destino, horario y paradas de la ruta concreta.
Además se exige la presencia de un acompañante en los transportes escolares cuando al menos una tercera parte tuviese una edad inferior a 16 años o cuando se transporten alumnos de centros de educación especial.
En dichas inspecciones también se comprueban las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo, exigidos por la normativa de seguridad vial, y los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción y su certificación de aptitud profesional (CAP), además de controlar que los conductores circulen a una velocidad adecuada y no hagan uso de teléfonos móviles, u otros dispositivos, que supongan distracción, y se les realizan pruebas de detección de alcohol o drogas en el organismo. Ambos factores, velocidad y distracción, son las principales causas de los accidentes de circulación.

Vehículos inspeccionados e infracciones detectadas

Durante dicha campaña se han inspeccionado, en Aragón, 195 autobuses, detectando que 57 de ellos presentaban alguna infracción por las que se formularon un total de 78 denuncias. Infracciones por la carencia de algún documento administrativo, carencia de distintivos de transporte escolar (V-10), carencia o falta de revisión de los extintores reglamentarios o incumplimiento de alguna condición técnica del vehículo, como la del dispositivo sonoro de marcha atrás, sin que ninguna de ellas presentara una afección directa a la seguridad vial.

Todo ello demuestra el alto grado de seguridad que presentan los autobuses escolares en esta comunidad autónoma.

Sin embargo, los especialistas del Grupo Operativo del Sector de Tráfico de Aragón, detectaron los días 18 y 20 de diciembre, que dos de los autobuses inspeccionados carecían del correspondiente título habilitante, que imposibilitaba la realización de cualquier tipo de transporte de viajeros, por lo que se instruyeron sanciones de 4.001 euros a cada uno de ellos. Del mismo modo quedaban imposibilitados a la obtención de la autorización específica para la prestación del servicio regular que la Comunidad Autónoma debe emitirles, instruyendo además denuncias que pueden conllevar sanción de hasta 4.001 euros.

Uno de estos dos autobuses prestaba servicio regular de disminuidos físicos con deficiencias, los cuales eran transportados a centro de educación especial, siendo estos alumnos especialmente vulnerables que requieren un tratamiento especial por sus dificultades de movilidad.

Dichos transportes, además de las correspondientes sanciones administrativas, fueron instados a subsanar, durante el periodo navideño, las infracciones muy graves que presentaban, ya que de lo contrario, al reiniciar el curso escolar en enero, quedarán inhabilitados y se procederá a su inmovilización. La Guardia Civil ha comunicado al Departamento de Educación, como contratante, las irregularidades detectadas en ambos transportes.

Con estas campañas específicas se pretende garantizar la seguridad de este tipo de transportes tan sensibles, recordando a los padres, centros educativos y asociaciones de padres y madres, el derecho a exigir que los autobuses dedicados al transporte escolar, cumplan todos los requisitos normativos y de lo contrario lo pongan en conocimiento de las autoridades correspondientes.

EnglishFrenchSpanish