Festividad

LA JEFATURA DE INTENDENCIA DE ASUNTOS ECONÓMICOS ESTE CELEBRA LA FESTIVIDAD DE SU PATRONA SANTA TERESA DE JESÚS

Preciosa imagen de Santa Teresa de Jesús

En el acuartelamiento San Fernando, de Zaragoza, tuvieron lugar, el pasado 15 de octubre de 2018, los actos centrales programados por la Jefatura de Intendencia de Asuntos Económicos Este para celebrar la festividad de su patrona Santa Teresa de Jesús.

Se iniciaron a las 12.30 horas con la celebración de la Santa Misa, oficiada por el capellán castrense con consideración de capitán, del Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros Nº 12, y del Hospital General de la Defensa en Zaragoza. Con él concelebró el R.V. Antonio Más Arrondo, verdadero estudioso y experto en la vida y obra de la santa de Ávila.

La iglesia de San Fernando, ubicada en el propio acuartelamiento, mostraba un espléndido aspecto.

Con el altar bellamente adornado por hermosos centros florales, la presencia de numerosas autoridades militares, y el templo abarrotado de fieles, dio comienzo  la misa con un bello canto introductorio y la lectura del Salmo 41, que dice así: “Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a tï Dios Mío. Mi alma tiene sed del Dios vivo, del Dios verdadero“.

El R.V. nos dijo lo siguiente: Santa Teresa de Jesús es una personalidad indiscutible de la historia espiritual y cultural de España, que pertenece por derecho propio al patrimonio de la humanidad.

Ella, con sus escritos y con su vida, fue sin duda una auténtica gracia para toda la iglesia. El mensaje de la santa, después de cuatro siglos, conserva toda su frescura. Ella nos habla de acción de vida interior, de amor entrañable a la iglesia, de espiritualidad sublime y humana al mismo tiempo. Hemos de saber encontrar a Dios en las cosas sencillas como ella lo hizo.

Coronel José Aparicio

El coronel José Aparicio Azcarraga, jefe del Acuartelamiento San Fernando, realizó la primera lectura, del libro del Eclesiástico: Así obra el que teme al Señor; el que observa la ley alcanzará la sabiduría, ella le sale al encuentro como una madre y le acoge como una joven esposa; lo alimenta con pan de inteligencia y le da a beber agua de sabiduría; si se apoya en ella no vacilará; si se aferra a ella no quedará defraudado; ella lo ensalzará sobre sus compañeros y en medio de la asamblea le abrirá la boca; lo llena del espíritu de la sabiduría, de inteligencia, y lo revestirá de gloria; encontrará gozo y corona de júbilo y un nombre eterno recibirá en herencia.

R.V. Antonio Más

El R.V. Antonio Más Arrondo dio lectura del santo Evangelio según san Mateo: En aquel tiempo tomó la palabra Jesús y dijo: Te doy gracias padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a los pequeños, sí así padre te ha parecido bien. Todo me ha sido entregado por mi padre y nadie conoce al hijo más que el padre, y nadie conoce al padre sino el hijo, y aquel a quien el hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estéis cansados y agobiados y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí que soy manso y de corazón humilde, y encontraréis descanso para vuestras almas porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.

En la homilía, el R.V. señaló que nos reuníamos un año más para celebrar la festividad de una persona con una riqueza absoluta, y no es porque ella con sus virtudes, o sus medios humanos, o su forma de ser, lo hiciera propiamente. Esa riqueza viene de Dios, por una sola razón, porque dejó entrar a Dios en su vida, que no fue fácil, y menos en su época. Fue difícil su vida pero encontró a Dios. Ahí esta la clave y a donde quería llegar el reverendo.
No solo lo intentó Teresa de Ávila en unas catequesis, o en la educación que le dieran sus padres, o porque la cultura de la época era toda cristiana. No lo encontró por eso, lo encontró porque abrió su corazón.

Muchos preguntan, ¿donde encontramos a Dios?, o dicen, no encuentro a Dios, no le oigo, no le veo, no sé dónde está. Soy cristiano porque mis padres hicieron que me bautizaran , soy cristiano por una tradición, por una cultura, pero no he encontrado a Dios. No le siento, no le palpo, no le escucho, no le oigo.

¿Qué tenemos que hacer para encontrar a Dios?. Para encontrar a Dios tenemos que entrar dentro de nosotros, y para ello tenemos que pararnos y buscar el silencio, buscar el interior. Dios habla en el silencio y habla dentro de nosotros. No hemos de tener miedo aunque al mirar dentro de nosotros, en nuestro corazón, veamos muchas cosas que no nos gustan, miseria, debilidad, inseguridad, pecado, dolor…

Pero si no entramos dentro de nosotros mismos y no vencemos ese miedo, no podremos saber nunca quienes somos. Si leemos a Santa Teresa tenemos un modelo y un ejemplo y una enseñanza de cómo poder entrar dentro de nosotros. Por lo tanto, el conocimiento de Dios es el conocimiento de uno mismo. Cuanto más nos conozcamos, Dios hablará más dentro de nosotros.

Ella nos lo ha enseñado, ella es maestra de oración, ella es mucha santidad, pero sobre todo ella tiene esa peculiaridad, nos enseña a rezar. Rezar no es recitar algo que se ha aprendido. Rezar es encontrarse con Dios. No podemos ser buenos cristianos si no nos encontramos con Dios, si no tenemos la experiencia de Dios. Una vez que hemos metido a Dios en nuestra vida, que hemos abierto el corazón, nuestra vida cobra sentido.

Enriqueta Martínez (Soprano)

Dios tiene un proyecto para con nosotros. Santa Teresa supo hacer de todo eso, misterioso, sublime, espiritual, supo aplicarlo con la sencillez de los pucheros, de la limpieza, de los arreglos del convento. Decían, todo eso que creemos allá arriba, se disuelve en nuestra vida práctica. Esta es la lección, la enseñanza, que nos quiso transmitir el R.V., la idea de abrir nuestro corazón a Dios, de no tener miedo pues el conocimiento de Dios es una aventura impresionante.

Finalizó la homilía con estas palabras: “pidámosle hoy a Dios no solo por nosotros sino por las familias que entregan a sus maridos, a sus hijos, a un servicio fantástico como es el de la milicia.

Las madres que entregan los hijos a Dios, las madres generosas, tienen un lugar privilegiado en el cielo. Pedimos también por aquellos que nos han precedido, compañeros de trabajo, amigos y conocidos, la gente que nos quiere. Hoy en día la gente valora mucho nuestra profesión, nuestra vocación, seamos ejemplo para ellos“.

De principio a fin la Santa Misa estuvo magníficamente acompañada por los cantos de la soprano Enriqueta Martínez Arruego, que contribuyó a elevar nuestro espíritu con la delicada interpretación , entre otras, de las siguientes piezas de significación religiosa: Canticorum Jubilo, Ave María de Schubert, Panis Angélicus.

Unidad de Música de la AGM

Antes de abandonar el templo, veneramos todos la Reliquia de Santa Teresa de Jesús depositando un beso en ella. Continuaron los actos en el exterior, en los aledaños de la iglesia, donde tuvo lugar la emotiva ceremonia de homenaje a los caídos, presidida por el coronel Vicente Gil de Sola Bosque, Jefe de la Jefatura de Intendencia de Asuntos Económicos Este.

Asistieron, las siguientes autoridades militares: Jefe de Movilidad Aérea del Mando Aéreo de combate, GD. Julián Roldán Martínez; Comandante Militar de Zaragoza y Teruel, GB. Carlos Jesús Melero Claudio; general de Intendencia, GB. Rafael Mayoral Dávalos, y los coroneles jefes de Unidad, así como representaciones de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía. Una sección de la Unidad de Música de la AGM, dirigida en esta ocasión por el Suboficial Mayor Vicente Masmano Ortiz, se hallaba formada para cubrir el acto con todos los toques requeridos por la ceremonia, e igualmente formó un numeroso contingente de Caballeros y Damas Cadetes, de Intendencia, de la Academia General Militar.

Asistieron también representaciones de varias asociaciones y hermandades vinculadas con las Fuerzas Armadas. Los Reales Tercios de España estuvieron representados por Manuel Grao Rivas, jefe de Relaciones Institucionales del Tercio Norte “General Aranda”.

Autoridades y mandos militares asistentes

Se inició el acto con la lectura del siguiente texto: “Los ejércitos de España son herederos y depositarios de una gloriosa tradición militar. El homenaje a los héroes que la forjaron es un deber de gratitud y un motivo de estímulo para la continuación de su obra. Se va a rendir homenaje a los soldados de todos los tiempos, encuadrados en los ejércitos de España, que un día lucharon con valor, sirvieron con lealtad y murieron con honor“.

A continuación se dio lectura del bello soneto de rigor, que se inicia con las siguientes palabras: “Lo demandó el honor y obedecieron, lo requirió el deber y lo acataron…

Seguidamente se cantó la parte central de la oración cristiana “la muerte no es el final” obra del sacerdote español Cesáreo Gabaráin Azurmendi, elegida en 1981 como himno de homenaje a los caídos de las Fuerzas Armadas españolas.

Se rezó a continuación la siguiente oración: “Que el Señor de la vida y la esperanza, fuente de salvación y paz eterna, les otorgue la vida que no acaba, en feliz recompensa por su entrega. Que así sea“.

El intendente más veterano, General de Brigada, Rafael Mayoral, y el Cadete de Intendencia más antiguo de los presentes, depositaron una corona de laurel a los pies del monolito que recuerda a los que, en paz o en guerra, dieron su vida por España.

Se interpretó el toque de oración y, llegados al punto ejecutivo, saludamos con respeto y admiración, a los que dieron su vida por la Patria, y a continuación se cantó el Himno de Intendencia.

Ceremonia de Homenaje a los Caídos

Posteriormente nos dirigimos a la Residencia Castillejos, en el propio acuartelamiento, donde tendría lugar la ceremonia de imposición de condecoraciones, la entrega del Premio Calvo de Rozas, y finalmente un Vino de Confraternización.

En primer lugar se citó la efeméride dando lectura de la Orden circular de 22 de julio de 1915 por la cual S.M. el Rey Alfonso XIII, declaraba a Santa Teresa de Jesús Patrona Tutelar del Cuerpo y Tropas de Intendencia.

Diario Oficial del Ministerio de la Guerra nº 160 de viernes, 23 de julio de 1915.

Atendiendo al deseo del Cuerpo de Intendencia de tener por tutelar a la ínclita doctora Santa Teresa de Jesús, honra de nuestra raza y preciado timbre de las letras patrias, el rey, que Dios guarde, de acuerdo con lo informado por nuestro Vicario General Castrense, ha tenido a bien declarar, a tan esclarecida santa, patrona del Cuerpo y Tropas de Intendencia Militar. De Real Orden lo digo a Vuecencia para su conocimiento y demás efectos. Dios Guarde a Ud. muchos años. Madrid 22 de julio de 1915. Echave. Ministro de la Guerra.

Se procedió luego a la imposición de la Cruz del Mérito Militar, dando lectura previa al siguiente considerando:

CRUZ DEL MÉRITO MILITAR. Las Cruces del Mérito Militar, del Mérito Naval, o del Mérito Aeronáutico, tienen por objeto recompensar y distinguir individualmente a los miembros de las Fuerzas Armadas y del Cuerpo de la Guardia Civil por la realización de acciones y hechos, o la prestación de servicios de destacado mérito o importancia, así como al personal civil por sus actividades meritorias relacionadas con la defensa nacional.

En esta ocasión se hizo entrega de la Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco al Comandante, Miguel Ángel Sancho Herranz.

Seguidamente se procedió a la entrega del Premio Calvo de Rozas. Instituido para reconocer el apoyo, afecto y consideración manifestados hacia la Jefatura de Intendencia de Asuntos Económicos Este, por parte de personas, unidades o instituciones, se crea el Premio Calvo de Rozas, recordando la figura del que fue Intendente del Reino de Aragón y Corregidor de la Plaza de Zaragoza durante el Primer Sitio de los franceses en la Guerra de la Independencia.

Lorenzo Calvo de Rozas

Dice la narración del Teniente Coronel Francisco Escribano en su artículo “Calvo de Rozas“: Lorenzo Calvo de Rozas nació el 23 de junio de 1773 en el palacio de Ciezo, del lugar de Ranero, en el valle de Carranza, de las Encartaciones de Vizcaya. Comerciante y banquero, vivió en Madrid desde 1798. En 1800 es miembro de la Junta de Gobierno del Banco de San Carlos, y en 1804 fue nombrado primer Director de la Sociedad de Comerciantes, creada por orden de Carlos IV para paliar las crisis de grano. En un documento publicado en 1813, el propio Calvo de Rozas explicó que salió de Madrid el 25 de mayo de 1808 con destino a Zaragoza para reunirse con su familia a la que había enviado a esa ciudad unos días antes debido a la inestabilidad de la situación en la capital. Al llegar a Zaragoza, Palafox nombró al comerciante vizcaíno Intendente, en la reunión de las Cortes de Aragón del 9 de junio de 1808, en la que el propio Calvo de Rozas ejerció como Secretario, y donde le presentó como un dechado de las virtudes de un buen administrador.

Podemos decir que gran parte de su vida quedó marcada por los poco más de tres meses que vivió y ejerció sus poderes en la Zaragoza de 1808. Pese a no conocer la ciudad ni sus habitantes supo llevar a cabo cuantas misiones se le encomendaron de una forma tan eficaz que posteriormente se achacó la caída de la ciudad en manos francesas a su ausencia y a los defectos de organización que se vivieron en el Segundo Sitio, entre diciembre de 1808 y febrero de 1809. Por ello debe considerarse que la figura de Calvo de Rozas bien merece el recuerdo de los intendentes de nuestros días.

Coronel Aurelio Acero, Premio Calvo de Rozas

En esta su tercera edición se hizo entrega del premio Calvo de Rozas al Coronel de Intendencia, Aurelio Acero Bañón, anterior jefe de la Jefatura de Intendencia de Asuntos Económicos Este, un militar por el que sentimos gran respeto y aprecio.

A continuación pronunció unas palabras el Coronel de Intendencia Vicente Gil de Sola Bosque, actual jefe de la JIAEE, y aquí reflejamos un resumen de su alocución.

Después de un largo capítulo de agradecimientos felicitó a quienes habían recibido la Cruz del Mérito Militar y el Premio Calvo de Rozas, para referirse luego a la ceremonia religiosa donde habíamos escuchado al pater en la homilía plasmar la vida, obra, y gran personalidad de la santa.

Dijo el coronel lo siguiente: “No podíamos haber elegido mejor guía. Una mujer fascinante, con talento, alegría, llena de vitalidad y ganas de trabajar; amando tanto el trabajo como la amistad; dando consejos espirituales a la vez que recetas culinarias; escritora de primera talla y sobre todo con un coraje sorprendente, máxime si lo analizamos en su condición de mujer dentro de aquella época. Debió de ser por ello que, interpretando el sentimiento de los caballeros intendentes españoles el, por entonces, director de la Academia de Ávila, coronel Aizpuru, por cierto bisabuelo de un coronel y un teniente coronel que están hoy aquí, solicitase que fuera declarada la santa de Ávila patrona del Cuerpo de Intendencia y de su academia. Esta idea fue aceptada y el Rey Alfonso XIII sancionó la trascendental solicitud por Real Decreto de 22 de junio de 1915“.

Señaló el coronel Vicente Gil que, desde esa fecha y hasta el día de hoy, ha sido y es para todos los que integran el Cuerpo de Intendencia, día de gran gala, y por ello año tras año, con gran ilusión, aúnan esfuerzos para que la celebración de este día sirva además para la confraternización entre todos los compañeros que cada día intentan hacer su trabajo lo mejor posible.

Alocución del Coronel Jefe de la JIAEE

Dio las gracias una vez más al Director de la Academia General Militar, Carlos Jesús Melero Claudio, por permitir que los Caballeros y Damas Cadetes de la AGM pudieran asistir a la que es la celebración de su primera patrona como miembros del Cuerpo.

Luego dijo lo siguiente: “Eso nos permite juntarnos hoy los Veteranos del Cuerpo, los que estamos en activo y el futuro de nuestra Intendencia. A los que en estos momentos compartís conmigo las responsabilidades propias de nuestro Cuerpo quiero agradeceros la lealtad y constante colaboración, el esfuerzo, el sentido de la responsabilidad y la eficacia en el quehacer diario, que este año, a pesar de las dificultades, habéis seguido realizando“.

Recordó que la labor abnegada, paciente y callada, propia del Cuerpo de intendencia, de su espíritu de superación, obedece a la antigua misión de satisfacer a las tropas todas sus necesidades para vivir, moverse, y combatir, deben estar siempre presentes en todas las actuaciones dentro de los cometidos de asesoramiento económico o financiero, de gestión administrativa y de control de recursos asignados al mando con la finalidad de alcanzar un balance que sea favorable y positivo para las Unidades que apoyan y que les apoyan.

A los Habilitados de las mismas, último escalón de la cadena económica administrativa, les quiso hacer llegar sentimiento de afecto y gratitud por su constante trabajo y labor de cooperación en las tareas de administración de las Unidades, y exhortarles a profundizar y mejorar las relaciones funcionales con la JIAEE, en la seguridad de que ello va a redundar en beneficio de las unidades y, en definitiva, en beneficio del Ejército.

También tuvo palabras de reconocimiento para el Cuerpo de Intervención, por la solidaridad y colaboración que, día a día, ha desarrollado y desarrolla en pro de una buena gestión de los recursos que España les confía.

Quiso felicitar a los compañeros que, a día de la fecha, estaban cumpliendo fuera de nuestras fronteras Misiones Internacionales, y tuvo un recuerdo entrañable para los miembros del Ejército y los Cuerpos de Intendencia, que nos han dejado este año. Mencionó al recientemente fallecido comandante Yarto, fallecido de un disparo accidental, y al Guardia Civil José Manuel Arcos, asesinado la noche anterior.

Concluyó su intervención con las siguientes palabras: “Para finalizar, y como muestra de nuestro permanente compromiso de servicio a España, de leltad al rey, y de la unión inquebrantable de todos los componentes del Ejército, os pido que gritéis conmigo“: ¡VIVA ESPAÑA! ¡VIVA EL REY! ¡VIVA LA INTENDENCIA!

Seguidamente fue el Comandante Militar de Zaragoza y Teruel, Carlos Jesús Melero Claudio, quien tomó la palabra, para felicitar en primer lugar a todos los miembros del Cuerpo de Intendencia, a todos aquellos de distintas Armas y Especialidades, personal civil funcionario laboral, que trabajan en las distintas jefaturas y secciones de administración económica o de habilitaciones, por el excelente trabajo que en ellas realizan.

Alocución del Comandante Militar de Zaragoza y Teruel

Dijo lo siguiente: “Yo soy de los convencidos de que si el Cuerpo de Intendencia no existiera tendríamos que crearlo, porque hoy en día, con la escasez de recursos y medios de que dispone, hace verdaderas maravillas para sacar adelante el día a día de nuestras Unidades“.

Luego se dirigió a los jóvenes Caballeros y Damas Cadetes para decirles que, desde ya, intenten velar y luchar por el Cuerpo y por las tradiciones que desde tantos años lleva arraigadas dentro de sí mismo. Esto les dijo: “Es importante que, desde estos primeros pasos, os sintáis orgullosos del Cuerpo al que vais a servir y la importante labor que el Cuerpo de Intendencia realiza”.

Cedió el honor de realizar el brindis de rigor al intendente más veterano, el General de Brigada Rafael Mayoral Dávalos, quien lo hizo así: “Con el pensamiento en los que nos precedieron y el corazón en los que han sido nuestra guía en la vida, recordando a todos los que fallecieron en cumplimiento del deber, y con el recuerdo de nuestros compañeros que están fuera de la Patria sirviendo a los intereses de España, os pido que levantéis vuestra copa, ¡POR SU MAJESTAD EL REY!

Finalizaron así los actos y nosotros, desde estas sencillas líneas de los Reales Tercios de España, finalizamos también nuestra crónica y lo hacemos felicitando a la JIAEE, en la persona de su jefe, Coronel Vicente Gil de Sola Bosque, por la brillante organización de los mismos, y agradeciendo su invitación a los mismos.

Ave María, de Schubert

 

EnglishFrenchSpanish