Actos Sociales

LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE ZARAGOZA DESARROLLA EN ZARAGOZA CON GRAN BRILLANTEZ EL CICLO CULTURAL OTOÑO 2023

Los pasados días 2, 3 y 4 de octubre hemos podido asistir a los actos programados por la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza dentro de su Ciclo Cultural Otoño 2023. La casa palacio de la RMCZ ha sido el marco ideal para acoger los actos del ciclo, y el Salón de Tenientes, de la prestigiosa Corporación Nobiliaria, el escenario perfecto para los mismos.

Se iniciaron el lunes 2 de octubre, a las 19.30 horas, con un concierto de piano a cargo de D. José María Berdejo Marín, Pianista, Director de Música de las Catedrales de Zaragoza. Concierto que, con el título “NUESTRO RECUERDO A D. MANUEL ALMOR MOLINER”, era un homenaje a la persona del anterior Vicario General de la Archidiócesis de Zaragoza, querido por todos.

Abrió el acto el Teniente de Hermano Mayor, Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola, con unas primeras palabras en las que dijo lo siguiente: Excelentísimos e Ilustrísimos señores, señoras y señores, es para mí un honor como Teniente de Hermano Mayor de la RMCZ recibirles hoy en nuestra casa palacio para asistir al Ciclo Cultural de Otoño, ya tradicional. Llevábamos un parón, obligado por la pandemia, pero lo hemos retomado. Nuestro ciclo tradicional se desarrollaba en tres jornadas, una de tipo musical, que es hoy, con un concierto homenaje que se titula “Nuestro recuerdo a Manuel Almor”, por D. José María Berdejo Marín, Pianista, que ahora comentaremos; mañana, martes 3 de octubre, a las 19.30 horas, conferencia titulada, “Goya y la Nobleza de su linaje”, por D. Carlos de Corbera y Tobeña, Académico de la Real Academia de San Luis; y el miércoles día 4, a las 19.30 horas, conferencia sobre, “Rafael Valenzuela Urzaiz. Maestrante y Legionario”, en el centenario de su muerte.

Teniente de Hermano Mayor RMCZ

Como decíamos, hoy vamos a tratar en esta parte musical de un concierto homenaje a D. Manuel Almor Moliner. Como casi todos saben, D. Manuel Almor fue un ilustre sacerdote de la Archidiócesis de Zaragoza. Natural de Herrera de los Navarros, desempeñó con gran eficacia su ministerio como Sacerdote, Canónigo, Deán, Vicario General, Director del Colegio de Infantes y Capellán de esta Real Maestranza de Caballería. Ha sido, para nosotros, como institución, un gran amigo, y para este Teniente, a nivel particular, también.

No me voy a alargar hablando de nuestro querido D. Manuel Almor porque nuestro pianista D. José María Berdejo ha preparado unas palabras preciosas de recuerdo a D. Manuel Almor, antes de su interpretación. Simplemente diré, antes de darle la palabra, que D. José María Berdejo Marín es un gran músico y compositor. Natural de Alagón, es Director de Música de las Catedrales de La Seo y del Pilar, además es Director de la Escolanía de Infantes y de la Capilla Musical de Nuestra Señora del Pilar en Zaragoza. Damos la palabra a D. José María Berdejo.

Tomó la palabra D. José María Berdejo y esto fue lo que dijo: Hoy, día 2 de octubre, festividad de los Santos Ángeles Custodios, nos reunimos en la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza para recordar, agradecer y sobre todo no olvidar al que fue Sacerdote, Canónigo, deán, Vicario General, Director del Colegio de Infantes, Consiliario de esta Real Maestranza de Caballería…pero sobre todo, un buen amigo.

José María Berdejo Marín

No pretendo abanderarme ni tan siquiera hacer una semblanza de D. Manuel, todo lo contrario. No me gusta darme a entender, al igual que lo era él, únicamente justificado por nuestra responsabilidad laboral y pública. Pero si que en esta ocasión, gracias a la amistad que me une a D. Armando Serrano y por supuesto a la Real Maestranza, quiero tener dos palabras acerca del por qué de esta iniciativa y qué significa, aun hoy en día D. Manuel en nuestra vida.

Es justo y necesario que las personas como él que dejan su vida, su interés, su cariño de forma desinteresada, sus malos y buenos momentos por el bien de la iglesia, en definitiva por todos nosotros, tengamos este encuentro, a modo de concierto, de recital, reunión entre amigos y personas que lo queremos, y digo queremos porque D. Manuel, vive en nuestros corazones y está presente de alguna manera en nuestra vida, sobre todo en la mía.

D. Manuel fue mi mentor, y fue quien me recibió en Zaragoza y me contrató para hacerme cargo de la dirección musical de las dos catedrales y de la dirección musical de la Escolanía de Infantes. Él me ayudó en la formación y en todo lo que necesité para formar la Capilla de Música y la Orquesta Cantantibus Organis, formaciones que pronto tomarían la responsabilidad en todos los actos importantes del Pilar y de La Seo, así como los Conciertos de Navidad y Semana Santa. Él fue mi apoyo, mi confidente, y podría decir que un hermano mayor, con permiso de su hermano Lorenzo.

Un momento del acto

La pérdida de D. Manuel es irreparable. A todos nos sorprendió y nos dejó muy desolados. Personalmente he de decir que mi vida en el Pilar no es la misma y lo echo muchísimo de menos.
Agradezco de todo corazón a la Real Maestranza de Caballería que haya tenido a bien introducir en esta semana cultural, un pequeño pero sentido homenaje y recuerdo a D. Manuel Almor Moliner, Sacerdote de Dios para toda la vida.

Después de estas cálidas palabras, que pronunció visiblemente emocionado, Don José María Berdejo ofreció un magnifico recital de piano, en el que se incluían las siguientes piezas:
Al final del concierto, el hermano de D. Manuel Almor Moliner, D. Lorenzo, presente en la sala, quiso decir unas breves palabras, son estas: Muchas gracias José María por esta actuación y esas palabras que iban dedicadas a mi hermano, y gracias a la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza. Nadie muere mientras está en nuestro corazón.

Al día siguiente, martes 3 de octubre, a la misma hora y en el mismo lugar, asistimos a la segunda jornada del Ciclo Cultural Otoño 2023 para escuchar la conferencia titulada Goya y la Nobleza de su Linaje, impartida por D. Carlos de Corbera y Tobeña.

Al inicio del acto, el Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola, Teniente de Hermano Mayor de la RMCZ dio la bienvenida a los asistentes, presentó la conferencia del día y anunció la conferencia de la siguiente jornada, que sería impartida por el Historiador Jaime Latas, con el título Rafael Valenzuela Urzaiz. Maestrante y Legionario, en el centenario de su muerte.

Director de Música de las Catedrales

Después dijo lo siguiente: Nuestro insigne ponente de hoy, Ilmo. Sr. D. Carlos de Corbera y Tobeña, tiene un currículum muy rico, que vamos a resumir. Natural de Albelda, Huesca, es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza, y Máster en Derecho Nobiliario Premial, Genealogía y Heráldica, por la UNED. Es abogado y está colegiado en el Ilustre Colegio de Huesca. Es también Académico de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis y Delegado en la ciudad de Albarracín, Teruel. Aparte de sus actividades profesionales, desde el punto de vista corporativo, es Caballero de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén, Capítulo Noble de Aragón, Cataluña y Baleares, y Caballero Jure Sanguinis de la Sagrada y Militar Orden de San Jorge.

El Molinero “Señor, grano de trigo soy”
Adagio del Concierto de Aranjuez
Canon de Pachelbel
“Nostalgia” de Joaquín Broto
Nocturno Nº 2 de Chopin
Partita Nº 2 de J.S. Bach
Suite Española de I. Albéniz, Granada Sevilla Cádiz Asturias
Fantasía para piano Obra Póstuma a D. Manuel Almor Moliner de J.Mª Berdejo

No me entretengo más y le doy la palabra a D. Carlos de Corbera y Tobeña.
Intervino el conferenciante y estas fueron sus primeras palabras: Muchas gracias Don Luis, buenas tardes a todos. En primer lugar quiero agradecer a la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, y a su Teniente de Hermano Mayor, la invitación que me hicieron para participar en este Ciclo Cultural que es ya una cita obligada dentro de las actividades culturales de esta ciudad de Zaragoza.

Luis Navarro y Elola

Es para mi una satisfacción, que me llena también de responsabilidad pues hablar del tema de la nobleza en esta casa, que lleva casi 200 años reuniendo a la nobleza aragonesa en torno a ella, es importante. También porque, vamos a hablar de Francisco de Goya y su linaje, y varios miembros de esta familia pertenecían a esta institución, a la precedente, la Cofradía de Nobles de San Jorge. Y también una responsabilidad al hacerlo rodeado de tantos Tenientes de Hermano Mayor que en esta galería de retratos están. Alguno de ellos, al que quise yo muchísimo y me ilustró mucho en la nobleza y en lo que hizo la nobleza para configurar esta tierra de Aragón. Por tanto, espero estar a su altura, y quiero hacer un inciso porque vamos a hablar de nobleza en el día que celebramos la festividad de San Francisco de Borja y Santo Duque de Gandía, Patrón de la Nobleza Española.

Por tanto, encomendándonos a él, vamos a ir desgranando esta faceta de la vida de D. Francisco de Goya que, como veremos, le ocupó parte de su vida para demostrar esa nobleza que tanto deseó, que la tenía pero que no pudo, en vida, poderla demostrar.

Carlos de Corbera y Tobeña

Y hablar de Francisco de Goya y Lucientes es siempre difícil en el sentido de que es el aragonés, podemos decir, más universal que tenemos y del que más se ha escrito y se ha dicho, ya desde el siglo XIX, el siglo XX y el siglo XXI, y no solo en el aspecto pictórico , el aspecto artístico. No hace mucho, buscando para preparar esta conferencia, encontré un estudio sobre las enfermedades y cómo pudieron afectar a su obra pictórica. Por lo tanto, como digo, la figura de Goya ha sido estudiada en todos sus ámbitos. Y también se ha estudiado su linaje, su nobleza, su ascendencia y, en mucha menos medida su descendencia, no siempre de manera acertada como veremos en la exposición. A veces se han dicho cosas que fueron los mismos errores que le ocasionaron a Goya y por los cuales no pudo demostrar esa nobleza durante su vida.

Diremos que de 1858, cuando habían transcurrido tan solo treinta años de la muerte del pintor, es la primera monografía que se publica sobre él y ya allí se hace constar el nacimiento de Goya en Fuendetodos, y se inicia esa leyenda de un Goya pobre, pastor, que salta al mundo del arte casi por casualidad.
Es sabido que el nacimiento del pintor efectivamente fue en Fuendetodos, pero lo fue de forma casual y fortuita. La familia de los Goya no eran de Fuendetodos, los que eran de Fuendetodos eran la familia materna, los Lucientes. La circunstancia de que Goya naciera en Fuendetodos, tenemos por ejemplo a Miguel Ángel Castán, que en un artículo en la revista Hidalguía, titulado “Francisco de Goya en su linaje”, apunta de que unos meses antes del nacimiento de Goya se detectó en la ciudad de Zaragoza un brote de cólera, y pudo ser lo que hiciera a la familia trasladarse a Fuendetodos para estar lejos y evitar el contagio.
También se ha dicho y aparece la versión de que, en esos momentos, el padre de Goya, que era dorador, estaba dorando unos retablos en la iglesia de la Asunción de Fuendetodos y en ese período, que la familia estaría instalada allí, fue el nacimiento de Goya, Como fuera, como digo, fue fortuito y casual. Goya tuvo más hermanos, antes y después de él, y todos nacieron en Zaragoza, y la familia de los Goya estaba asentada en esta ciudad durante tres generaciones anteriores. Esta idea de Goya y la familia de Goya de Fuendetodos se fue alargando y se fue plasmando en las distintas biografías que, a partir de este momento se escriben sobre el pintor.

Aspecto parcial del Salón de Tenientes

En 1928, cuando se celebra el primer centenario de la muerte de Goya, es cuando realmente un grupo de historiadores y aficionados al mundo de la Nobiliaria y de la Genealogía, empiezan a rastrear los verdaderos orígenes de la familia de Goya, del linaje de Goya. Hay que decir que aquí participaron varios aragoneses, D. Mariano de Pano y Ruata, el Barón de Valdeolivos, D. Hilarión Gimeno, Francisco Izquierdo Trol, entre otros y, en muchos casos, como se ha dicho anteriormente, no acertaron porque cayeron en los mismos errores que le pasó a Goya, que no pudo demostrarlo, pero sí que van centrando el tema.

Tenemos que dar otro salto en el tiempo e irnos a 1946, cuando se conmemora el segundo centenario del nacimiento de Goya y vuelven a aparecer nuevos estudios sobre el origen del pintor, y aquí sí que se concreta su ascendencia guipuzcoana, y las publicaciones sobre el tema irán apareciendo en los años posteriores, donde se centra la filiación de Goya . Hay que resaltar, en este momento, la publicación, en 1952, del Marqués del Salcillo, de una obra que llamó “Miscelánea Madrileña, histórica y artística. Goya en Madrid, su familia ya ha llegado”, en la que queda patente esta filiación vizcaína de Goya. Sí que es cierto que no tuvo la repercusión que debería haber tenido. El problema fue que la publicación fue de escasa tirada, no llegó al público en general y este estudio quedó un poco adormecido. En 1960 otro aragonés, Adolfo Castillo Genzor, publica en la revista Hidalguía un artículo sobre Goya y su linaje, donde se desgranan las distintas ramas de la familia de Goya y su enlace con el tronco vizcaíno y se fija la casa solar en el caserío de Ceráin.

Durante este período van apareciendo otras publicaciones, pero quiero destacar la que vio la luz en 2008, editada por la Institución del Justicia de Aragón, que coordinó el recordado Profesor D. Guillermo Redondo Veintemillas, en la que participaron diferentes investigadores, como D. Fernando García Loigorriz, quien fue el que encontró el documento que llevó a la publicación de este libro, una Certificación de Armas que estaba traspapelada en el Ministerio de Justicia y que había logrado, como veremos después, el hijo de Goya. También se desgranan la ascendencia y descendencia del pintor, por Javier Gómez de Olea e Iñaki Garrido Yerobi, y se hace también un análisis del códice del documento, del Despacho de Armas, por el Profesor Alberto Montaner y Frutos.
Es una obra imprescindible para el estudio actual de la figura de Goya en relación a su nobleza y a su linaje.

Caserío de Manchiola en Ceráin

Todos los autores que han investigado sobre la genealogía de Francisco de Goya coinciden en presentar a Esteban de Goya como cabeza del linaje que se asienta en el caserío de Manchiola, en el pueblo de Ceráin, a mediados del siglo XVI. Tienen aquí una imagen de esa casa solar, del caserío, del que desciende el propio pintor y todo el linaje. En un árbol genealógico, sacado de la obra de Castillo Genzor, vemos a Esteban de Goya, cabeza del linaje, y vemos como Pedro de Goya se traslada del caserío de Ceráin a Zaragoza y en 1602 se casa con Catalina Sacristán. Esta es la primera rama, los primeros Goya que llegan a Aragón, a la ciudad de Zaragoza.

Es importante esta rama porque dos de sus hijos, Pedro y Francisco de Goya, van a conseguir de las Juntas Generales de Guipúzcoa, en 1657, un documento que los acredita como nobles, como Hidalgos. Ellos lo van a presentar ante la Corte del justicia de Aragón, que va a entender que es una prueba plena de nobleza y los va a declarar Infanzones en 1659.

Ese mismo año entran en el Capítulo como Cofrades Nobles de la Cofradía de San Jorge. Es la segunda generación que llega a Aragón.
A donde llegamos nosotros es al final de esta reseña sobre la conferencia de Carlos Corbera y Tobeña, sobre Goya y su nobleza, para llevarles a ustedes, queridos lectores que nos siguen, otra panorámica de la conferencia siguiente, dada en la tercera jornada del Ciclo Cultural Otoño 2023 de la RMCZ.
En la fecha, 4 de octubre de 2023, en la casa palacio de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, sede de la nobleza aragonesa, asistimos en el Salón de Tenientes, a partir de las 19.30 horas, a la conferencia titulada Rafael Valenzuela Caballero y Legionario, impartida por el Historiador D. Jaime Latas Fuertes.
Abrió la sesión el Teniente de Hermano Mayor de la RMCZ, Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola con unas primeras palabras de salutación y bienvenida, para decir a continuación lo siguiente: Antes de hacer una breve reseña de nuestro ilustre ponente diremos que el tema, Rafael Valenzuela en su centenario, lo elegimos en una Junta Particular, Junta de Gobierno, porque es una persona muy querida en esta Real Maestranza, muy vinculado, Caballero de Santiago, Maestrante de Zaragoza, héroe que dio su vida por España y por el rey, muy vinculado como Maestrante, pariente y abuelo de Maestrantes de Zaragoza.

Ahí tenemos al decimoctavo Teniente de Hermano Mayor de esta Real Maestranza, que es su hijo, el Excmo. Sr. D. Joaquín de Valenzuela y Alcíbar-Jáuregui, Marqués de Valenzuela de Tahuarda con Grandeza de España, que le concedió Don Juan Carlos. Sé que hay aquí militares y familiares de Valenzuela, espero que les guste la conferencia, y ahora vamos a presentar brevemente a D. Jaime Latas Fuertes.

Apertura del acto por D. Luis Navarro y Elola

Natural de Utebo, es un reconocido historiador aragonés; es investigador en temas históricos relacionados principalmente con Aragón, y en esta faceta de investigador de la historia es poseedor del Premio de Investigación Histórica del Ayuntamiento de Zaragoza-Asociación Cultural Los Sitios, en los años 2006 y 2011. Ha publicado numerosos libros sobre temas relacionados con Aragón y la Guerra de la Independencia principalmente, yo conozco siete, igual me dejo alguno; La Guerra de la Independencia en Utebo, Monzalbarba, Sobradiel y Casetas; El Ebro en los Sitios, (Premio de Investigación Histórica en 2006); Villareal de Huerva, apunte sobre su historia y su patrimonio HistóricoArtístico; La ocupación francesa de Zaragoza 18091813 (Premio de Investigación Histórica en 2011); La Batalla de María, la frustrada Reconquista de Zaragoza del 15 de junio de 1809; La legión maldita, el Tercio Sanjurjo en la Guerra Civil 19361937; Rafael Valenzuela Urzaiz Caballero y Legionario; Utebo, geografía física y descriptiva, itinerarios, (pendiente de publicación). No me entretengo más, les dejo con nuestro ilustre ponente, y luego si les parece abrimos un coloquio.

Tomó la palabra Jaime Latas y, después de un capítulo de agradecimientos, dijo lo siguiente: Antes de comenzar me gustaría evocar a una persona que no puede estar aquí, Don Rafael de Valenzuela y Teresa, actual Marqués de Valenzuela de Tahuarda, que no puede venir por enfermedad.
Voy a comenzar siguiendo el título de la conferencia pero al revés, como se suele hacer en las biografías modernas. Voy a empezar retrocediendo, es un privilegio que tenemos los historiadores, 100 años en el tiempo, concretamente 100 años, cuatro meses y 10 horas, y ver que pasaba en aquella fecha terrible de la Guerra de Marruecos.

Historiador Jaime Latas Fuertes

Aquellos primeros días de junio de 1923, la situación se agrava en la zona de Melilla y Valenzuela llega a Madrid para despedirse del Rey, de su familia y amigos. Estos momentos íntimos serán contados por su nieto Rafael. Amanece en Madrid, Atocha está casi desierta, como respetando la escena que allí tiene lugar. Un hombre alto, que viste el uniforme del Tercio, en un aparte, pide a su hermano que en el caso de que muera, se ocupe de su familia. Es la tercera vez que marcha al combate, pero la primera que hace este tipo de recomendación a alguien. Parece como si tuviera plena seguridad de que su muerte no estaba lejana.

Portada del último libro de Jaime Latas

Ya en Melilla, llega al campamento de Taxdirt el día 4, un lunes, nervioso, inquieto y largo, como lo viven todos los soldados de todas las guerras, las vísperas de las batallas. Al atardecer reúne a las tres Banderas y, mostrándose seguro y muy dueño de sí mismo, las arenga, “mañana entrará el convoy en TizziAssa o moriremos todos”. Acabada la proclama se reúne con sus oficiales para ultimar detalles. Después se queda solo y se retira a la intimidad de sus pensamientos, que le llevan al recuerdo melancólico de su familia. Está inquieto y pasea en solitario, se acerca al capellán militar Roberto Madrid y pide que le confiese.
La noche vencida deja paso al alba. Valenzuela se ve reconfortado y abandona la tienda, agrupa su Plana Mayor y encabeza la salida de las tres Banderas legionarias del campamento. No fue preciso pasar lista, allí estaban todos.

Las otras unidades, que ya habían iniciado la marcha, se paran y, sin la menor muestra de rivalidad, más bien con respeto y admiración, dejan que estas tropas de choque las rebasen y se pongan a la cabeza de la columna. Todos ellos saben que muchos de esos legionarios, que avanzan rápidos y altivos, y que ahora los dejan atrás tragando polvo, en unas horas perderán la vida combatiendo.

Ya despuntaba el día cuando la vanguardia recibe los primeros tiros, que desprecian, y continúan avanzando hasta llegar a la altura de Peña Tahuarda, momento en que la resistencia se hace tenaz y la Legión hace alto. Todo el avance se detiene. Los barrancos y las fortificaciones enemigas impiden la progresión y los rifeños descargan un fuego brutal, preciso y paralizante. La zona se convierte en un matadero, donde las unidades españolas son rociadas por un violento fuego que procede de mil sitios distintos, semejando la situación a un fusilamiento más que a un combate. Nadie puede hacer nada, salvo aplastarse contra el terreno, cerrar lo ojos y confiar en que cese aquel infierno.

Heroica muerte del Teniente Coronel Valenzuela

Es el trágico momento en que alguien tiene que hacer un milagro, es la llamada al héroe, el señuelo al que puede acudir un salvador, alguien que, con sumo riesgo, pueda permutar el desastre por la victoria, a cambio de lo que sea, normalmente de su vida. Valenzuela se decide, ve llegada su hora, su momento suspirado, pero antes se concede un instante. Sin darse cuenta, toca con su mano la medalla de la Virgen del Pilar que lleva pendiente del cuello, respira hondo y con voz fuerte manda a su cornetín de órdenes, tocar paso de ataque para la Legión. Él amartilla la pistola, se incorpora, se quita el gorro con la mano izquierda, para exhibirlo como bandera y, dando ánimos a los legionarios que están a su lado, les insta a que le sigan y se lanza ladera abajo del barranco hacia el enemigo atrincherado. En el fragor de la lucha, Valenzuela recibe un tiro en el vientre, cae pero logra levantarse y, tozudo, consigue avanzar unos metros, hasta que un tiro en la cabeza lo deja inerte. A su lado mueren todos los que le habían acompañado en esta acción heroica, el sacrificio salvador de unos pocos se había consumado, el milagro anhelado se había producido.

Teniente de Hermano Mayor (Dcha) ponente y representante de Reales Tercios de España

Con este arrebato ofensivo las tornas cambian y por fin la batalla se decide a favor de los soldados de España. El Teniente Coronel Valenzuela murió en combate frente a los rebeldes rifeños, a los pies de Peña Tahuarda, el 5 de junio de 1923, alcanzado por las balas en la frente, donde bullían nobles sentimientos patrióticos, y en el pecho, que era albergue de un corazón esforzado y generoso. Con este sacrificio, su nombre ilustre y su memoria pasan a la lista de tantos héroes que dieron su vida por España. Uno de tantos hombres ejemplares más cuyo recuerdo la Patria desprecia mientras se niega a sí misma. Por eso, estas páginas dedicadas a su memoria, en el centenario de su muerte, esperamos que se conviertan en un justo y obligado homenaje al Teniente Coronel D. Rafael Valenzuela Urzaiz, un soldado de España.

Jaime Latas Fuertes, Concepción Valenzuela y Elorz (Marquesa Viuda de Huarte), Conchita Baselga Valenzuela, y Enrique Caro y Valenzuela

Todo en la vida tiene un principio y un final. Nosotros hemos de poner aquí fin a la crónica sobre esta conferencia, no sin antes ofrecerles un valioso testimonio presencial. Se hallaban en el Salón de Tenientes varios familiares del Teniente Coronel Valenzuela y quisimos recabar, de alguno de ellos, su opinión en torno a la conferencia. Hablamos unos momentos con la actual Marquesa Viuda de Huarte, Excma. Sra. Dña. Concepción Valenzuela y Elorz, sobrina segunda de nuestro héroe, y esto es lo que nos contó al respecto: Me ha parecido muy oportuna la conferencia y creo que ha reflejado bastante bien los hechos, y al protagonista de ellos, Rafael Valenzuela Urzaiz. En la familia lo hemos admirado y querido siempre, Era un hombre muy culto que hablaba varios idiomas y era una excelente persona, como militar y como persona. La tropa lo quería muchísimo. Antes de la acción de Peña Tahuarda ya había realizado cosas bien hechas en África. Mi padre, que era primo hermano suyo, lo quería muchísimo y me citaba en alguna ocasión su arenga a las tropas en la víspera del asalto a Peña Tahuarda, ¡ Legionarios, mañana entrará el convoy en TizziAssa o moriremos todos porque nuestra raza no ha muerto aún!”.

Felicitamos a la RMCZ por la brillante organización del exitoso Ciclo Cultural de Otoño.

Santoral

La Santa de hoy es
Nuestra Mariana

Próximas publicaciones

  • CONFERENCIA ¡NO ME ACUERDO! LA MEMORIA
  • PRESENTACIÓN DEL LIBRO "LAS ACCIONES NO (TODAS CONTADAS) DE LAS UNIDADES DE OPERACIONES ESPECIALES ESPAÑOLAS"
  • CONFERENCIA "ESTANDARTES DE CABALLERÍA"
  • CELEBRACIÓN DEL 365 ANIVERSARIO DEL REGIMIENTO DE CABALLERÍA "ESPAÑA" 11
  • ACTO DE ENTREGA DEL PREMIO LITERARIO "LOS SITIOS DE ZARAGOZA"
  • CONMEMORACIÓN DE LA CAPITULACIÓN DE ZARAGOZA
  • GRAN RECREACIÓN MEDIEVAL EN ALAGÓN
  • JORNADA DE ESTUDIO DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SIJENENSES MIGUEL SERVET
  • CONCIERTO LÍRICO EN LA IGLESIA DE ALTABÁS
mayo 2024
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031