Curiosidades

San Rafael Patrón de los mutilados de guerra

El arcángel San Rafael es mencionado en el Libro de Tobías, un libro del Antiguo Testamento que es canon bíblico de las iglesias católica y ortodoxa. También aparece en la Biblia Septuaginta, en el mismo libro.
Se asume que es uno de los arcángeles que menciona el Apocalipsis 8:2 cuando dice “Y vi a los siete ángeles que están de pie delante de Dios , a los cuales se les dieron siete trompetas.”
Su identidad como sanador de la Tierra proviene de su historia en el Libro Apócrifo de Enoc, que cuenta que San Rafael sanó la Tierra cuando fue profanada por los pecados de los ángeles caídos. También se le identifica con el ángel que movía las aguas de la piscina de Bethesda que menciona el Evangelio de Juan.
Su nombre significa “Curación de Dios” y no solo se refiere a la salud del cuerpo, sino también a la salud del alma. Su nombre, y las historias bíblicas donde es mencionado, han dado a San Rafael Arcángel el papel de sanador. Representa el aspecto de Dios que ayuda al ser humano a mantener el balance de las emociones y la salud del cuerpo.
Casi siempre se le representa como un peregrino. Esta imagen es una referencia a la historia bíblica de Tobías, que también apoya la idea de San Rafael Arcángel como sanador.
El bastón o cayado que lleva representa la voluntad y el apoyo espiritual necesarios para recorrer el camino de la vida. También representa autoridad espiritual que desvía y transforma las influencias negativas. Muchas veces aparece vestido de verde, el color de la naturaleza, la esperanza y la regeneración. Todas estas cualidades apoyan la curación del ser humano y de la Tierra. Por eso a San Rafael Arcángel también se le asocia con la protección de la Madre Tierra y sus criaturas. Se le representa también con un pez, otra referencia a la historia bíblica de Tobías. El pez simboliza la vida y regeneración espiritual.
San Rafael es el patrón de los enfermos por ser el ángel que trae a los seres humanos la energía sanadora de Dios. Hace al ser humano recordar que el cuerpo es un importante instrumento para el espíritu, y por eso debe cuidarse con gran amor y atención.
En el Libro de Tobías se nos revela cómo el Arcángel San Rafael fue enviado por Dios para acompañar al joven Tobías en su peregrinación desde Nínive (Mesopotamia) hasta lo que es la Tierra Prometida. Se presentó a él como Azarías, hijo del gran Ananías, y cuenta el libro la apasionante historia de ese viaje, de cómo ayudó el Arcángel San Rafael a Tobías y le dijo que guardase el hígado y la hiel de un pez que saltó hacia él al cruzar un arroyo, y de cómo, con esas vísceras, curó luego a Sara y a su padre Tobí, que había quedado ciego.
En enero de 1937 se crea la Dirección de Mutilados, encargada, a su vez, de organizar el Benemérito Cuerpo de Mutilados de Guerra por la Patria. Se clasifica entonces a los mutilados en cuatro categorías: mutilados absolutos, permanentes, potenciales, y útiles, aunque se sucederán varias reorganizaciones del mismo que favorecerán la aparición de una legislación más amplia, dando cobertura a un colectivo que anteriormente no estaba reconocido.
El día 8 de julio de 1941 San Rafael fue proclamado oficialmente como Patrón del antiguo y benemérito Cuerpo de Mutilados de Guerra, y en fecha 13 de diciembre de 1961, por escrito de la Santa Sede, fue aprobado dicho patronazgo.
En 1976 tiene lugar la última reorganización del benemérito Cuerpo de Mutilados de Guerra por la Patria, que ve como aumentan sus efectivos y cómo se trabaja para dar cobertura al personal que no podía ingresar en el Cuerpo, como es el caso de los militares republicanos o excombatientes de la zona republicana.
Pero en 1985 se declara, de forma implícita, la extinción del Benemérito Cuerpo de Mutilados de Guerra por la Patria, ya que por ley, a partir del 1 de enero de ese año no podía ingresar en él ninguna persona que se lesionara a partir de esa fecha. Finalmente, en 1989, fue cuando quedó el Cuerpo extinguido oficialmente. Es entonces cuando se creó la Asociación Cultural de Inválidos Militares de España (ACIME), actualmente conocida como Asociación Española de Militares y Guardias Civiles con Discapacidad (ACIME)
Las diferentes delegaciones provinciales de la Asociación de Militares y Guardias Civiles con Discapacidad, ACIME, celebran cada año el día de San Rafael, Patrón de los mutilados.

La discapacidad y la mutilación se hace visible en el caso de Jean Pedraza, miembro de la Asociación de Militares y Guardias Civiles con Discapacidad, (ACIME).
Un desgraciado accidente ocurrido en 1981 por la explosión accidental de una mina anti-carro le costó la pérdida completa del brazo izquierdo y la visión de ambos ojos, además de una notable pérdida auditiva. Sin embargo, gracias a su increíble capacidad de superación, ello no le impide participar en grandes eventos deportivos como es la Carrera del Ebro. Sus poderosas piernas le permitieron correr, con un guía, en 2018, la Trail de 30 Kilómetros y llegar, con un buen final, a la meta portando la Bandera de España.

Manuel Grao Rivas-Reales Tercios de España

EnglishFrenchSpanish