Noticias

SU MAJESTAD EL REY DON FELIPE VI VISITA LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE ZARAGOZA CON MOTIVO DEL BICENTENARIO DE SU CREACIÓN

S.M. Felipe VI con autoridades autonómicas de Aragón y Junta de la RMCZ

En la tarde del pasado día 10 de julio de 2019, el Rey de España visitó la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, cuando se cumplen doscientos años de su creación.

Por la Mañana, S.M. Felipe VI había presidido, en la Academia General Militar de Zaragoza, el Acto de Entrega de Reales Despachos de empleo a los nuevos oficiales del Ejército de Tierra y de la Guardia Civil.

Tuvimos el gran honor de ser invitados por el Teniente de Hermano Mayor de la RMCZ, Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola, a tan importante acto, y acudimos a el con gran ilusión ante la perspectiva de poder disfrutar unos momentos de la cercana presencia de nuestro monarca.

S.M. Felipe VI recibe el Bastón de Mando

Al filo de las 16.30 horas, llegamos al bello palacio sede de la RMCZ, y pudimos apreciar un fuerte dispositivo de seguridad en todas las calles del casco antiguo que rodean este histórico edificio, declarado Monumento Nacional en 1931 y BIC en 1980.

Asistimos a la paulatina aparición de importantes autoridades civiles, y a las 17.00 horas se produjo la llegada de Su Majestad Felipe VI.
Al bajar del vehículo, el Rey fue recibido por las siguientes autoridades:

Presidente del Gobierno de Aragón, Excmo. Sr. D. Francisco Javier Lambán Montañés; Presidente de las Cortes de Aragón, Excmo. Sr. D. Javier Sada Beltrán; Delegada del Gobierno en la Comunidad Autónoma de Aragón, Excma. Sra. Dña. Carmen Sánchez Pérez; Alcalde de Zaragoza, Ilmo.. Sr. D. Jorge Azcón Navarro; Justicia de Aragón, Excmo. Sr. D. Ángel Dolado Pérez.

Seguidamente el Rey accedió al edificio y, en el zaguán, recibió el saludo de los siguientes dignatarios de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza: Teniente de Hermano Mayor, Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola, que hizo entrega a S.M. el Rey Don Felipe VI del Bastón de Mando de la RMCZ; Fiscal, M.I. Sr. D. Don José Alfonso de Arnedo y Areitio; Diputada Primera, Excma. Sra. Dña. Concepción de Valenzuela y Elorz, Marquesa Viuda de Huarte; Diputado Segundo, M.I. Sr. D. Fernando Ferraz y Español; Comisario, M.I. Sr. D. José María de Sancristóval y Zurita; Secretario, Ilmo. Sr. D. Enrique Caro y Valenzuela; Excmo. Sr. D. Don Pedro de Sancristóval y Múrua, Conde de Isla, anterior Teniente de Hermano Mayor.

El Rey es cumplimentado por las primeras autoridades aragonesas

Entre los numerosos invitados se pudo ver a la Marquesa Viuda de Valdeolivo, Excma. Sra. Dña. María Soledad Descartín, y a Don Manuel Grao Rivas, Jefe de RR.PP. e Institucionales del Tercio Norte, (Sección Aragón), de los Reales Tercios de España, fundados en 1942 por S.A.R. Don Juan de Borbón y Battemberg.
La visita de S.M. Felipe VI había despertado un gran interés y numerosos medios de comunicación social, de prensa, radio y televisión, se hallaban presentes en el Palacio de la RMCZ para cubrir la información de la visita, que podemos calificar de histórica, como luego señalaría Don Luis Navarro y Elola, su Teniente de Hermano Mayor.

Inicios de la visita. Patio de Columnas

El Rey inició la visita a las instalaciones y recibió documentadas explicaciones, sobre el edificio y su contenido histórico, del Teniente de Hermano Mayor y de Don Armando Serrano Martínez, Asesor Histórico de la Real Corporación.
La visita consistió en mostrar a S.M. Don Felipe VI, Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, no lo que es la corporación nobiliar en sí, pues ya la conoce, sino lo que es el palacio del siglo XVI donde ésta mantiene su sede desde el año 1912, puesto que el rey estaba interesado en conocer las principales joyas que alberga el edificio, verdadero ejemplo de palacio aragonés renacentista de esa época.

Situados en el Patio de Columnas, se explicó a Su Majestad la estructura del edificio, señalando una de las particularidades que conserva, como son los restos del “pitañar”, ya que puede que sea el único edificio en Zaragoza que conserva esta especie de estructura, construída en la zona del zaguán, creando una especie de desván, que servía para acoger a todos aquellos transeúntes que al llegar la noche pedían asilo.

Visitando las cuadras originales del siglo XVI (foto EFE/J. Cebollada)

Había una costumbre en la Zaragoza del siglo XVI, que los zaragozanos llevaban a gala, y era que nadie durmiera en la calle, lo cual les llenaba de orgullo. Cuando un transeúnte no tenía cobijo para pasar la noche, pedía asilo en cualquiera de las casas y la costumbre era darle techo. Naturalmente lo que se habilitaban eran unas estructuras, en este caso el “pitañar” una especie de falso techo, al que se accedía por una escalera de palo.

Se subía allí al que había pedido asilo, a esa especie de desván, se le ponía un plato de comida y se retiraba la escalera. De esta manera se le daba techo pero no se le introducía en casa. Otro elemento clave en el que fijó su atención Felipe VI fue la Berlina Coupé, una carroza que es donación del Caballero Maestrante de Zaragoza, el Duque de Castro-Enríquez, sucesor de los antiguos Condes de Plasencia de Jalón (Grandes de España), que es un Título Nobiliario que otorgó Felipe III, a Pedro de Lanuza, hermano pequeño de Juan de Lanuza, Justicia de Aragón, un poco como desagravio por la represión cometida por su padre.

Magnífico ejemplar de Berlina Coupé

Esta Berlina Coupé, que es el nombre que tiene la carroza, participó en la comitiva nupcial del segundo matrimonio de S.M. el Rey Don Alfonso XII, en 1879.

También se le mostraron a Su Majestad las tres ventanas que se conservan en el edificio, originales del siglo XVI, que son las únicas que existen en Zaragoza de esa época.

Después, en el Patio de Caballos, el Rey pudo contemplar una de las vistas más bonitas que tiene el edificio, que es desde el patio viendo la catedral de la Seo al lado, así como una construcción original que queda del siglo XVI y que es un pozo, con su brocal original, que era una de las características de las grandes Casas que había en la Zaragoza de esos tiempos.

Techumbre cupular de la escalera

Visitó después S. M. las propias Caballerizas, que son las únicas del siglo XVI que se conservan en Zaragoza, con sus tres departamentos separados, a saber: el destinado a las yeguas, el destinado a las mulas que era el más grande y el destinado al caballo del señor.

Una vez visitadas las Caballerizas y retornados al Patio de Columnas, se mostró a S.M. una de las joyas principales del edificio, que es la techumbre cupular que cierra la escalera. Es una magnífica obra en madera, de Bernat Giner, circundada por un corredor abierto que retoma la estructura de la cubierta del Salón del Trono del Palacio de la Aljafería. Esta obra espectacular es una de las mejores muestras de fusteria o carpintería del siglo XVI que se conservan en Zaragoza. Se explicó al Rey que ese elemento fue una de las claves para que el propio edificio fuera declarado Monumento Nacional en 1931, pues en el expediente incoado para declararlo Monumento Nacional citaron expresamente la cúpula del cierre de la escalera.

S.M. se interesó por detalles concretos de la escalera claustral

Escalera por cierto, sobre la cual, y al subir por ella, S.M. se interesó por conocer un detalle en concreto y preguntó si su trazado era el mismo que en el siglo XVI, lo cual da fe que S.M. es un gran entendido. Se le explicó que no, pues hubo una gran reforma en el siglo XVIII y una de las cosas que se reformaron fue la correa de la escalera, que se hizo con una inclinación más suave a como eran en el siglo XVI, y se hizo un tramo intermedio, también para suavizar el ascenso, que antes era más incómodo.

De allí se pasó a una de las estructuras que normalmente no se visita y permanece cerrada al público, que son las dependencias que utiliza la propia Maestranza para hacer sus reuniones internas. Es una entreplanta que recorre todo el patio y que realmente era la zona en la que vivía y residía la familia Donlope. No residían en la Planta Noble, que era una zona para enseñar, sino que la familia en su día a día residía en esa entreplanta, que es una construcción mucho más cómoda de andar, con techumbres más bajas y con grandes chimeneas calefactoras.

En la primera sala, mostró Don Felipe sorpresa e interés al ver un cuadro, del pintor Santana, en el que representa a S.M. vestido con uniforme de conductor de tanques, de cuando estuvo aquí, en la Academia General Militar de Zaragoza. Él había oído hablar de que le habían pintado pero nunca había visto ese retrato. Luego, al lado de él, se paró en un magnífico grabado, que conserva la RMCZ, del pintor aragonés Alberto Duce, en el que aparece su padre, S.M. Don Juan Carlos I, vestido con uniforme de Capitán General. De allí se pasó a la Sala Principal de esa entreplanta, donde la Maestranza hace sus reuniones, digamos, de diario y se mostró a S.M. el suelo de cerámica de Muel, original del siglo XVI, que se conserva en muy buen estado en varias zonas, y se le explicó cómo esa estancia sería posiblemente la estancia principal de la entreplanta porque hay una de las ventanas (Ventana del Poder) que da acceso directo a la puerta principal de la Catedral de la Seo de Zaragoza, a la entrada por la que accedían los reyes cuando eran coronados. La existencia de esa ventana, que da a ese punto tan estratégico, es uno de los elementos que refleja el poder de este personaje de la Zaragoza del siglo XVI, que es Don Miguel Donlope.

S.M. Felipe VI firmó en el libro de honor de la RMCZ

De regreso a la escalera, y situados ya en la planta noble, S.M. pudo contemplar una de las vistas más bonitas que tiene Zaragoza. Desde una de las arcadas de alabastro que hay al final de la escalera, se ve mucho más de cerca el cierre de la escalera con la cúpula de madera en la que se combina perfectamente el estilo renacentista con unas piñas mozárabes que son absolutamente espectaculares, algo que solamente puede ocurrir en Aragón donde el mudéjar tiene uno de sus territorios clave. Por una de las ventanitas de encima de la cúpula, las típicas ventanas de arquería aragonesa, se puede ver perfectamente el campanil de la Seo, con lo cual forman, las arcadas de alabastro, la cúpula de madera y la torre de la Seo una vista espectacular. Después de esto, Don Felipe visitó lo que se conoce como Despacho del Teniente de Hermano Mayor, donde S.M. firmó en el libro de honor de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza.

Durante la firma se le explicó que esa estancia, en el origen del palacio, posiblemente sería una de las cocinas principales del edificio porque se encontraron restos de una antigua chimenea y luego una estructura de la propia estancia que ha llevado a pensar que eso eran las antiguas cocinas. Se hizo obsequio a S.M. de un ejemplar de la edición facsímil de las cuatro Ordenanzas históricas de la real corporación: las de 1505 del Rey Católico, las de 1675 de Don Carlos II, las de 1824 de de Don Fernando VII, y las de 1922 de Don Alfonso XIII.

A continuación Don Felipe visitó la Capilla que tiene el edificio, presidida por una imagen de Nuestro Señor San Jorge, y S.M. se paró junto a una de las fotografías que la RMCZ guarda con mucho cariño en la Capilla. Es una fotografía de la imagen de la Virgen del Pilar, tomada uno de los días que lucía el manto regalado por su abuelo, S.A.R. Don Juan de Borbón, con las Veneras de las cinco Reales Maestranzas de Caballería de España. Se explicó a S.M., y quedó sorprendido, que fue este el manto precisamente que pidió su abuelo Don Juan, en Pamplona antes de morir, para fallecer bajo ese manto de la Virgen del Pilar, que se trasladó efectivamente para ello.

El Rey visitó luego lo que se conocen como los Salones Azules, estancias que se han ido recuperando de la estructura del palacio del siglo XVI. El tercero de ellos lo preside un magnífico repostero de San Jorge, que es una pieza de tela, conocida coloquialmente como el Tapiz de San Jorge, aunque no es un tapiz, es un repostero, magnífica pieza de finales del siglo XV y principios del XVI. S.M. se sorprendió de la calidad de la pieza y mostró interés acerca de la tremenda devoción a San Jorge en esta zona de España, cuando todos sabemos que San Jorge es un santo venerado en la zona del norte de Europa y en los países anglosajones. Se le explicó la tradición que une, tanto a la familia de los Aragón, no olvidemos que nuestros monarcas se apellidan Aragón, como el propio Reino, con la devoción a San Jorge.

Contemplando la imagen de Nuestra Señora del Pilar

Se tomaron algunas fotografías del Rey con el propio tapiz, y S.M. regresó al salón principal, donde se interesó por las antiguas Veneras que conserva la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, en una vitrina, donde se ve la Cruz de la antigua Cofradía de San Jorge, que posteriormente fue elevada por S.M. Fernando VII al rango de Maestranza, y se le dieron explicaciones de distintos elementos que jalonan el edificio. Después Felipe VI fue saludando, uno a uno, a todos los invitados y posteriormente departió con todos los asistentes un café, durante unos minutos.

Al terminar estos momentos, más distendidos, se realizó una fotografía muy bonita, porque se pasó a la Sala de Juntas Generales, uno de los tres salones principales que tiene el edificio, donde se reúne, en los momentos más importantes, la junta General de la RMCZ, y se reprodujo una fotografía, con la Mesa “completa” como suele decirse en la corporación, es decir con el Hermano Mayor (S.M. Felipe VI), el Teniente de Hermano Mayor, el Fiscal y el Secretario, los cuatro tras la Mesa Presidencial y delante del propio retrato de S.M. el Rey. Se reprodujo pues esa fotografía con la Mesa completa, que en tan pocas ocasiones se puede dar.

Después de esto se inició la salida y despedida, de Su Majestad, por parte de la Junta y de todos los componentes de la RMCZ, y de todas las autoridades que le habían recibido y saludado a su llegada.

Una vez que el Rey hubo abandonado el lugar, a las 18.25 horas, el Teniente de Hermano Mayor tuvo un encuentro con los medios de comunicación social y, respondiendo a un verdadero torrente de preguntas, dijo lo siguiente: Es un inmenso honor que haya venido nuestro Hermano Mayor a visitarnos en una visita institucional. Este año cumplimos 200 años y a lo largo de estos años su padre ha venido, cuando era Príncipe, su abuelo Don Juan ha venido en 1988, pero era rey de derecho y no de hecho. Por tanto es una ocasión histórica porque es la primera vez que nos visita un rey institucionalmente y es todo un detalle que prueba el afecto, el cariño y el real aprecio hacia nuestra institución. Una visita como la de S.M. Felipe VI no se había producido y vamos a enmarcar un acta que recuerde la visita para el futuro.

El Rey es una persona muy simpática y como anécdota puedo decir que, tenemos en la casa varios pasillos que conectan unos patios con otros. Son pasillos que están hechos en una casa que tiene 500 años, y las personas de entonces no eran tal altas (1.97 m) como el Rey.
Entonces le decía, Señor cuidado al pasar porque esto no está hecho para personas tan altas como Su Majestad.

La Maestranza es una institución en la que, además de mantener las tradiciones históricas, también hacemos actividades de tipo cultural, de tipo benéfico-social, de relaciones con Unidades del Ejército, como la Brigada Aragón I, o con el Regimiento España, con el cual estamos hermanados, y conservamos el edificio que es patrimonio histórico cultural y está abierto a todos los visitantes.

Foto histórica de la Mesa completa

Al Rey le ha gustado mucho la visita, viene a su casa, es nuestro Hermano Mayor y sabe que lo queremos, lo apoyamos, y que viene para ver una casa que es bien de interés cultural. Lo mejor que tenemos como institución es la casa y el mantenimiento de las tradiciones, como la prueba de nobleza o hidalguía. Los requisitos para ingresar en la real corporación son: para los Caballeros, probar la nobleza o hidalguía de los cuatro primeros apellidos, y para las Damas de los dos primeros apellidos, según las reglas de Alfonso X el Sabio. En la actualidad la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza tiene 150 Caballeros y 144 Damas Maestrantes. Hoy han estado presentes 52 maestrantes de Zaragoza, algunos residentes en Sevilla, Valencia, País Vasco, La Rioja, Madrid, y otros residentes en nuestra ciudad.

A continuación, y en una reunión con los Maestrantes presentes, dijo: os voy a leer la dedicatoria que nos ha hecho Su Majestad en libro de honor:

Repostero de San Jorge (foto EFE/J. Cebollada)

Como Hermano Mayor de esta Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, tengo la satisfacción de visitar su sede, la Casa Palacio de Donlope, en el año en el que celebramos el Bicentenario de la Maestranza. Ha sido una alegría conocer el valor histórico y reconocer el esfuerzo de conservación que hacéis del edificio. Saludo con gran afecto a todos los Caballeros y Damas y les felicito por este importante aniversario. Gracias por vuestra lealtad y por vuestro vínculo leal a la Corona. Felipe Rey. 10 de julio de 2019.

Finalizó la visita de S.M. Felipe VI a la RMCZ y nosotros finalizamos también nuestra crónica sobre ella. Desde estas sencillas líneas de los Reales Tercios de España, Felicitamos a su Teniente de Hermano Mayor, Excmo. Sr. D. Luis Navarro y Elola por la celebración de la misma y le expresamos nuestra gratitud por su invitación a tan importante acto. Le agradecemos, como también lo hacemos con Don Armando Serrano Martínez, Asesor Histórico de la corporación, las infinitas facilidades que nos han dado para la confección del presente reportaje.

Fotografía: Casa de S.M. el Rey

EnglishFrenchSpanish