Parada

TOMA DE POSESIÓN DE MANDO DEL IV BATALLÓN DE INTERVENCIÓN DE LA UNIDAD MILITAR DE EMERGENCIAS

El Jefe de la Unidad Militar de Emergencias revista la Formación

Asistimos el pasado 8 de septiembre de 2017 a la toma de posesión de mando del IV Batallón de Intervención, de la Unidad Militar de Emergencias, por el comandante Alejandro Morón Zamora.

El acto central se desarrolló a partir de las 10.30 horas en el Patio de Armas de las instalaciones que utiliza la Unidad, ubicada en la Base Aérea de Zaragoza, presidido por el jefe de la UME, teniente general Miguel Alcañiz Comas.

Asistieron, entre otros, los siguientes mandos militares: Jefe de la Base Aérea de Zaragoza, GB. Antonio Francisco Nebot Más, Delegado de Defensa en Aragón, coronel Félix Allo Flores, así como los coroneles jefes de Unidad de la Plaza, y varias representaciones de la Guardia Civil.

Salutación de autoridades civiles

Las principales autoridades civiles que asistieron fueron las siguientes: Delegado del Gobierno de España en Aragón, Gustavo Alcalde Sánchez, Vicepresidente de la Diputación Provincial de Zaragoza, Martín Llanas Gaspar, los Subdelegados de Gobierno en Huesca, Lérida, Tarragona y Álava, el Jefe Superior de Policía en Aragón, la Directora General de Justicia en Aragón, así como la alcaldesa de Cabañas, María del Carmen Lázaro Petisme.

Igualmente asistieron representaciones de la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, Asociación de Militares y Guardias Civiles con Discapacidad, ACIME, y del Patronato de Huérfanos del Ejército de Tierra, PAHUET.

Detalle de la Formación (1)

Ante todos nosotros formaba una Parada Militar integrada por:
Mando. Comandante Luis Javier Martínez Jiménez.

Comandante jefe de ASAN del BIEM IV.

Dos capitanes de la PLMM, (uno de cada núcleo).

Cornetín de órdenes. Guion del BIEM IV.

Escuadra de Gastadores
Equipo de PLMM
Compañía de Plana Mayor y Servicios. Mando: Capitán jefe de Cía. Auxiliar y Porta-banderín.
Tres secciones, con jefe de sección y tres pelotones de nueve efectivos.
Compañía de Intervención en Emergencias naturales 41.

Mando: Teniente jefe accidental de Cía.

Auxiliar y Porta-banderín.

Tres secciones, con jefe de sección y tres pelotones de nueve efectivos.

Detalle de la Formación (2)

Compañía de Intervención en Emergencias Naturales 42. Mando: Capitán jefe de Cía. Auxiliar y Porta-bamderín. Dos secciones, con jefe de sección y tres pelotones de nueve efectivos.

Compañía de Ingenieros 43. Mando: Capitán jefe de Cía. Auxiliar y Porta-banderín, Dos secciones, con jede de sección y tres pelotones de nueve efectivos.

A su llegada al Patio de Armas del Batallón, el TG Alcañiz Comas recibió los honores de ordenanza, seguidamente revistó la Formación, saludó a todos los presentes y pasó luego a ocupar la presidencia del acto.

Se dio lectura de la Orden 43110251/17 del Boletín Oficial de Defensa número 135 de fecha 12 de julio de 2017. “El comandante del Cuerpo General del Ejército de Tierra, Alejandro Morón Zamora pasa destinado a la plaza de Zaragoza en vacante de Teniente Coronel/Comandante como Jefe del Batallón de Intervención en Emergencias número cuatro de la Unidad Militar de
Emergencias. Madrid 5 de julio de 2017”.

Detalle de la Formación (3)

De orden de la Sra. Ministra de Defensa, se reconocerá al comandante D. Alejandro Morón Zamora como jefe del IV Batallón de Intervención en Emergencias, respetándole y obedeciéndole en todo lo que mandare concerniente al servicio“.

Soldados ¡VIVA ESPAÑA!

A continuación, el nuevo jefe del BIEM IV pronunció una alocución de la que ofrecemos a ustedes, queridos lectores que nos siguen, el siguiente resumen:
Sus primeras palabras fueron de agradecimiento a todos los asistentes por su presencia en este acto de gran alegría, orgullo y satisfacción, especialmente al Teniente General jefe de la Unidad Militar de Emergencias por presidir este acto, así como por la confianza que depositaba en él al concederle el mando del IV Batallón de Intervención en Emergencias, confianza que trataría de acrecentar y consolidad día a día. Con ello se comprometía, dijo, como ha venido haciendo desde el pasado mes de diciembre cuando asumió el mando de este Batallón con carácter interino, a continuar con la mayor entrega y dedicación, con el objetivo de que este Batallón mantenga las mejores condiciones de operatividad para servir a la sociedad española.

Alocución del jefe del BIEM IV

Para alcanzar ese objetivo, el comandante Morón, se ha marcado como líneas de acción fundamentales para su mando, cuatro pilares básicos.
En primer lugar cuidar, en todo lo que permita la legislación vigente, todos los aspectos del personal de este Batallón, tanto de tropa como de cuadros de mando, en los ámbitos de cobertura, calidad de vida, bienestar, promoción profesional, reincorporación laboral etc…, con el convencimiento de que su personal, “vosotros, hombres y mujeres del IV Batallón, sois el alma de esta Unidad, la piedra angular sobre la que gira todo lo demás y sin los cuales el resto no tiene sentido“.

Segundo, exigir un riguroso cuidado preventivo y correctivo del material a través de una mejora constante del sistema de procedimientos de mantenimiento de los materiales, vehículos y equipos en dotación de este Batallón y puestos a su disposición para cumplir con su misión ya que estos materiales y herramientas son los que le permitirán dar una respuesta contundente y enérgica en sus intervenciones en las diferentes emergencias.

En tercer lugar, procurar una excelente preparación del Batallón en el marco de los programas emanados del Cuartel General de la UME. Esta preparación, en sus aspectos de formación, instrucción y adiestramiento, permitirá ejecutar los procedimientos y ejercer el mando y control de manera segura, rápida y eficaz, en cualquier momento y lugar en que sea requerida su actuación.

Por último, renovar las relaciones institucionales con todas las administraciones autonómicas y del Estado en el área de acción preferente del Batallón, configurada por las Comunidades Autónomas de Cataluña, Aragón, Navarra, País Vasco y la Rioja.

Siguiendo con esta última línea de actuación, el comandante Morón dijo lo siguiente:

Imagen de actuación del BIEM IV de la UME

Estimadas autoridades civiles, las Fuerzas Armadas están concebidas para ser empleadas en el peor de los escenarios imaginables para la humanidad, la guerra, desde conflictos de baja intensidad a uno generalizado. Pero desde muy antiguo han sido empleadas también para paliar el sufrimiento de las sociedades a las que sirven, en caso necesario. En este sentido la Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional, nos asigna, ya de forma explícita, la misión de preservar la seguridad y el bienestar de los ciudadanos en los supuestos de graves riesgos, catástrofes, calamidades u otras necesidades públicas, junto con las instituciones del Estado y el resto de administraciones“.

Recordemos que la Unidad Militar de Emergencias, la UME, es la primera respuesta de las Fuerzas Armadas para cumplir esta misión y su IV Batallón de Zaragoza está a su servicio para completar y reforzar el sistema de protección civil dentro de sus competencias en las respectivas Comunidades Autónomas.

Prosiguió el comandante Morón con estas palabras: “Además no podemos olvidar que disponemos de unas capacidades que pueden ser empleadas en apoyo o en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y por ello manifiesto nuestra disposición a participar en apoyo tanto de la Guardia Civil como de la Policía Nacional en aquellos dispositivos que puedan requerir de nuestros servicios. Vaya por delante mi deseo de un mejor conocimiento mutuo que nos permita llevar a cabo estas acciones cuando sea de menester. No quisiera olvidarme de ofrecer también nuestra disposición a apoyar y colaborar con las Unidades hermanas de las Fuerzas Armadas desplegadas en nuestra área de responsabilidad, especialmente a las Unidades alojadas en esta Base Aérea de Zaragoza y su Jefatura, con las que compartimos no solo un espacio sino también vicisitudes del día a día, vivencias, necesidades, y problemas que requieren de un apoyo recíproco. En todo esto estaré a vuestro servicio al mando del IV Batallón, ya que mandar, en su sentido más amplio dentro de los ejércitos, quiere decir servir, servir con mayúsculas, a subordinados, superiores y compañeros para cumplir con la misión. Servir en definitiva a España y a sus ciudadanos. Pero en esta labor no parto de cero, para ello cuento además con un legado labrado por mis predecesores, un camino iniciado hace ya más de diez años y que ha permitido tener hoy un Batallón equipado y preparado para intervenir, apoyar y colaborar con otras instituciones públicas allá donde se le requiera“.

“Especialmente quisiera mencionar a su último jefe, el teniente coronel Manuel Salóm Herrera, que me cedió el testigo el pasado mes de diciembre, con el que compartí dos años de servicio a sus órdenes. Para mí fue todo un ejemplo por su amor y dedicación plena y constante a esta Unidad, ¡gracias mi Teniente Coronel!”.

Después se dirigió a los miembros del BIEM IV para decirles lo siguiente:
Para mí es un orgullo y alegría estar en vuestras filas y formar parte de esta gran familia. Debemos poner todo nuestro esfuerzo y dedicación en cumplir con esta sagrada tarea manteniendo una disponibilidad exigente y permanente. Mi primera orden como jefe titular de este Batallón es que cumpláis todos y cada uno de los artículos de nuestro ideario, el ideal de servicio, la perseverancia, la disciplina, el compañerismo, la competencia y la humildad, el valor, la preparación física, la abnegación, el amor a la vida y el espíritu de equipo, ideales y valores que recitamos todos juntos alzando nuestras voces en este Patio de Armas cada mañana, sean realmente nuestra guía de conducta que rija todas nuestras acciones. Que no quede en meras palabras vacías y sin un sentido, ya que estoy plenamente convencido de que con su interiorización, ejercicio y práctica, seremos incontestables en nuestro servicio a España“.

Desfile

Reiteró su agradecimiento al TG Alcañiz y a las autoridades civiles y militares, que realzaban el acto con su presencia e hizo extensivo su agradecimiento a compañeros, antiguos jefes, profesores, subordinados, alumnos, y también a quienes por diferentes motivos no habían podido asistir a la ceremonia. Especialmente emotivo fue el agradecimiento a su familia, principalmente esposa e hijos, de quiene dijo: “Ellos sufen mis ausencias, largas jornadas de trabajo, cambios de destino, que no puedo expresar con palabras toda la gratitud y enorme deuda que tengo con ellos”.

No quiso terminar sus palabras sin recordar a los compañeros fallecidos, al brigada Jorge Ignacio Bartolomé Villa y al soldado Johnatan Martín Zangaro, a los que se los llevó de repente una terrible enfermedad, y al soldado Víctor Martín Rebollo, que falleció en acto de servicio mientras cumplia con su deber. Para ellos tuvo las siguientes palabras: “Jorge, Johnatan, Víctor, seguís formando junto a nosotros cada día y estaréis presentes en nuestros corazones por siempre. Vaya a sus familias el compromiso de que no les olvidaremos nunca y de que tendrán siempre un lugar entre nosotros“.

Ya en la recta final de su discurso dijo lo siguiente: “General, asumo con honor, con orgullo y responsabilidad el mando del IV Batallón de Intervención, de ponerme al frente de estos soldados con toda la lealtad y compromiso para servir bajo sus órdenes“.

Para finalizar os pido que unáis vuestras voces para manifestar con espíritu renovado nuestro compromiso con la Patria y gritéis conmigo

¡VIVA ESPAÑA! ¡VIVA EL REY! ¡VIVA LA UNIDAD MILITAR DE EMERGENCIAS!

A continuación se cantó el Himno de la Unidad Militar de Emergencias y se recitó el artículo, del ideario UME, El Ideal de Servicio, “Que oriente la propia existencia, cada acción, cada movimiento a ser de utilidad a los demás, hasta la entrega de la propia vida”.

La Fuerza se retiró a paso ligero del Patio de Armas y, breves momentos después, todas las Unidades de la Parada Militar , incluido el equipo cinológico, desfilaron con gran marcialidad ante las autoridades e invitados.

Posteriormente la Unidad anfitriona ofreció un café en las instalaciones del BIEM, al principio del cual pronunció una alocución el Teniente General Alcañiz Comas, que inició con palabras de reconocimiento hacia el teniente coronel Juan Manuel Salóm Herrera, anterior jefe del BIEM IV, por su trabajo, que calificó de ejemplar y brillante, al frente del Batallón.

El Teniente General se refirió luego al nuevo jefe del BIEM, Comandante Morón, para decir que será ascendido de forma inminente a Teniente Coronel y que es un oficial de carácter sensato, leal, sereno y justo, que tiene una amplia trayectoria y conoce muy bien el Batallón. Luego dijo que no fue fácil que él se quedara en el Batallón pues muchos habían solicitado esta plaza, pero que al haber desempeñado el mando de forma interina desde diciembre pasado, y haberlo hecho muy bien, no había necesidad de buscar entre aspirantes de otros lugares, habiendo en casa uno excelente.

Le dijo esto al nuevo jefe del BIEM IV: “Así pues, Alejandro, tienes ante tí el apasionante reto de mantener y mejorar las capacidades de este Batallón y asegurar su disponibilidad e inmediato y eficaz empleo en todas las emergencias que se necesite. Como digo siempre, lo primero es la seguridad del personal y cumplir con todas las normas de seguridad. Estoy seguro que con tu trabajo y esfuerzo diario alcanzarás ese objetivo“.

Alocución del TG Miguel Alcañiz Comas

Utilizó Alcañiz Comas el ejemplo de la carta dirigida por una soldado a su jefe para, resaltar la importancia de la conducta propia de un líder, como dedicar una sonrisa a su personal, decir que está contento con el equipo, considerar que los subordinados no son robots, que se aprende de los errores, felicitar por los logros conseguidos, que el éxito de la empresa se consigue cuando el equipo es feliz, y considerar que no hay que vivir por y para el dinero,sino por valores e ideales.

Tres recomendaciones hizo al comandante Morón y fueron estas:
El ser, que es cómo tú eres, sin complejos, con tus valores e ideales. El saber, que es la competencia, cómo te has formado en la familia, en las universidades y en las academias. El hacer, que es el ejemplo, el estar delante y ser el primero, para ser un líder. Espero que disfrutes de esta oportunidad que te brinda tu carrera militar, de liderar este magnífico conjunto de hombres y mujeres, y quiero decirte públicamente que cuentas con el apoyo y lealtad de todo el mando“.

Por último, el jefe de la Unidad Militar de Emergencias se dirigió a todo el Batallón para decirles lo siguiente: “Quiero felicitaros por la excelente campaña que habéis hecho este año en todos los escenarios en los que habéis estado, donde habéis hecho mucho y bien. Ayer mismo estuve despachando con Su Majestad el Rey, en palacio, y me dijo: General, transmita a toda la Unidad Militar de Emergencias la excelente labor que están haciendo durante todo el año, y así os lo digo. No bajemos la guardia y seguir por este camino, de servir, que es nuestro lema.

Enhorabuena a todos“.

Finalizó así el acto y nosotros, desde la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, también damos la enhorabuena al Comandante Alejandro Morón por la brillante organización del mismo y expresamos nuestro agradecimiento al personal de protocolo y secretaría del BIEM IV por las infinitas facilidades que nos han dado para la confección del presente reportaje.

Fotografía: Cortesía del BIEM IV

EnglishFrenchSpanish