Actos Sociales

TOMA DE POSESIÓN DEL MANDO Y DIRECCIÓN DE LA ACADEMIA GENERAL MILITAR POR EL NUEVO GENERAL

El pasado 23 de marzo de 2018 asistimos al acto de Toma de Posesión del Mando y Dirección de la Academia General Militar por el General de Brigada del Ejército de Tierra, Carlos Jesús Melero Claudio.

El TG. José Carrasco Gabaldón presidió el acto

La ceremonia tuvo lugar en el patio de armas de la AGM, ricamente engalanado para la ocasión, a partir de las 12.00 horas, presidida por el Jefe del Mando de Adiestramiento y Doctrina del E.T. Teniente General, José Carrasco Gabaldón.

Entre las autoridades militares asistentes, pudimos ver a : Jefe de Movilidad Aérea del Mando Aéreo de Combate, GD. Julián Roldán Martínez; Jefe de la Base Aérea de Zaragoza, GB. Antonio Francisco Nebot Más; Jefe de la Brigada Logística, Oscar Lamsfus Galguera; Jefe de la 8ª Zona de la Guardia Civil, GB. Carlos Crespo Romero; Delegado de Defensa en Aragón, Coronel Félix Allo Flores. Otros militares de alta graduación (R) que estuvieron presentes fueron el TG. José Javier Arregui Asta y el TG. Ignacio Romay Custodio.

Asistieron, entre otras, las siguientes autoridades civiles: Delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde Sánchez; Justicia de Aragón, Fernando García Vicente; Consejera de Innovación, Investigación y Universidad, Pilar Alegría Continente; Fiscal Superior de Aragón, José María Rivera Hernández; Subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Ángel Val Pradilla; Rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral Murillo; Rector de la Universidad San Jorge, Carlos Pérez Caseiras; Secretario General Técnico de la Consejería de Presidencia, José Luis Pinedo Guillén; Secretario General Técnico de la Consejería de Innovación, Investigación y Universidad, Fernando Beltrán Blazquez; Jefe Superior de Policía de Aragón, José Ángel González Jiménez; Vicepresidente de la Diputación Provincial de Zaragoza, Martín Llanas Gaspar.

Igualmente asistieron la cúpula directiva y profesorado del Centro Universitario de la Defensa y representaciones de asociaciones y hermandades vinculadas con las Fuerzas Armadas.

Los Reales Tercios de España estuvieron representados por Manuel Grao Rivas, Jefe de Relaciones Institucionales del V Tercio “General Aranda”.
El inicio del acto vino marcado por la incorporación de la Bandera a formación. La confección de la Bandera de la Academia General Militar se realizó por encargo de la Reina María Cristina de Habsburgo, viuda del Rey Alfonso XII y fue bordada por artistas españoles de la época. La entrega se realizó el 17 de julio de 1886 en el histórico Alcázar de Toledo. Desde entonces más de 23.000 oficiales han besado su paño sellando de esta manera su compromiso con España.

Conserva su escudo original por tener consideración de Bandera Histórica.

A su llegada al patio de armas, el Teniente General Carrasco Gabaldón fue recibido con los honores de ordenanza y seguidamente revistó la formación a los acordes de la Marcha Revista en Palacio. A continuación saludó a las autoridades y a todos los presentes y pasó luego a ocupar la presidencia del acto.

El Teniente Coronel Jefe de la Plana Mayor de Dirección, dio lectura a la orden de nombramiento del general Carlos Jesús Melero Claudio: Orden 430/03739/18 por la que se nombra Director de la Academia General Militar al General de Brigada Carlos Jesús Melero Claudio. “En ejercicio de las atribuciones que me están conferidas en el artículo 102.2 de la Ley 39/2007 de la Carrera Militar, nombro Director de la Academia General Militar, Zaragoza, al General de Brigada Carlos Jesús Melero Claudio”. Madrid 12 de marzo de 2018. La Ministra de Defensa María Dolores de Cospedal García.

Seguidamente el General Director de Enseñanza, Instrucción, Adiestramiento y Evaluación del Mando de Adiestramiento y Doctrina, Amador Enseñat y Berea, pronunció la fórmula de toma de posesión: “De orden de S.M. el Rey se reconocerá al General de Brigada Carlos Jesús Melero Claudio como Director de la Academia General Militar respetándole y obedeciéndole en todo lo que mandare concerniente al servicio“.

¡VIVA ESPAÑA!

Secuencia de entrega de Bandera

A continuación la Bandera se trasladó a presidencia para ser entregada por el Coronel Enrique Gaitán Monje, al mando, al General Carlos Jesús Melero Claudio, desarrollándose la secuencia de entrega con arreglo al esmerado protocolo militar establecido.

El General Carlos Jesús Melero Claudio, nuevo Director de la AGM, pronunció a continuación una alocución de la que ofrecemos a ustedes, queridos lectores que nos siguen, el siguiente resumen: Tuvo un largo capítulo inicial de agradecimientos al final del cual dijo lo siguiente: “Constituye un auténtico honor, así como un motivo de enorme satisfacción profesional, hacerme cargo de la Academia General Militar. Les confieso que siento una emoción especial, ya que al formar hoy de nuevo en este patio de armas vienen a mí memoria muchos momentos de mi vida militar, pues fue aquí, en la General, donde se forjó mi vocación de servicio a España y donde recibí la formación imprescindible para dar mis primeros pasos como oficial. Vuelvo a la General con la misma ilusión con la que entré por esa puerta de nuestro patio de armas el 01 de septiembre de 1982“.

Dijo venir a sumar y a servir, aportando la experiencia de un viejo soldado con más de treinta y cinco años de servicio. Experiencia que ha ido acumulando tras su paso por distintas unidades de la Fuerza, en Cuarteles Generales y Estados Mayores nacionales, en distintos órganos de asesoramiento y decisión del Ejército así como en misiones internacionales en distintas Zonas de Operaciones. Señaló que la valía de un ejército se sustenta, en gran medida, en el grado de preparación y de formación de sus componentes. En pleno siglo XXI, con un Ejército profesional plenamente consolidado, no se entiende que sus componentes no disponga de la mejor formación posible.

A este respecto dijo que corresponde a la Academia General Militar lograr oficiales dotados de una excelente formación técnica, una esmerada preparación física y una sólida base moral, acreditada por las virtudes que siempre han caracterizado a la institución militar y que tienen su reflejo en el Decálogo del Cadete.

Recordó que la aspiración de la General, desde su fundación en 1882, ha sido siempre proporcionar a España los mejores oficiales y alabó el hecho de haber afrontado con éxito la implantación de un exigente y novedoso modelo de enseñanza en el que se busca la formación multidisciplinar de carácter científico, técnico, humanístico, ético y por supuesto, militar.

Continuó el General Melero Claudio con las siguientes palabras:

Para el desempeño de los cometidos que se me asignan como Director, sé que cuento con un excelente equipo de trabajo, plenamente comprometido, compuesto por profesores dotados de una elevada motivación, una gran experiencia y un profundo conocimiento en sus respectivas áreas. La excepcional labor que desarrolla el personal militar y civil del centro, tanto el docente como el dedicado a tareas de apoyo, nos permitirá continuar progresando año tras año en la búsqueda de la excelencia“.

Para el desarrollo de la labor puramente docente sé que dispongo de un extraordinario plantel de profesores, civiles y militares, cuya preparación, compromiso, ejemplaridad e ilusión permiten proporcionar a los cadetes la mejor formación posible. Sois el eslabón fundamental en el engranaje de la enseñanza de formación. El producto final dependerá de lo eficaces que vosotros seáis. De ahí vuestra relevancia especial“.

Animó, y también exigió, a todos ellos dar el máximo en la bonita labor que tienen encomendada, pues son el espejo en el que se han de mirar nuestros cadetes, para lo que deben estar plenamente comprometidos con la formación en valores y para ello nada mejor que transmitirlos con el propio ejemplo.

Calificó luego de esencial el trabajo coordinado de la Academia con el Centro Universitario de la Defensa y con la Universidad de Zaragoza, pues al prestigio que siempre ha tenido la enseñanza en la Academia General Militar se une ahora el de la Universidad de Zaragoza, y debemos aprovechar, dijo, el hecho de que la calidad que atesora la plantilla de profesores universitarios del CUD es muy superior al de la media de la universidad española.

Alocución del nuevo General Director AGM

A todos, profesores de la Academia y profesores del Centro Universitario de la Defensa, ofreció su total lealtad, colaboración y apoyo, tomando como empeño personal el trabajar cohesionados como un auténtico equipo, resaltando la premisa que debe guiarles a todos, civiles y militares, que es la de formar a los mejores futuros oficiales, y que al finalizar los cinco años de formación salgan los Tenientes que el Ejército del siglo XXI demanda.

Se dirigió luego a los Caballeros y Damas Alféreces Cadetes y Caballeros y Damas Cadetes con las siguientes palabras:
Vengo a ser vuestro Director y vuestro jefe. Vuestras preocupaciones serán las mías. Vuestras alegrías serán las mías. Os apoyaré en todo lo que esté en mi mano pero os exigiré al máximo. Como reza nuestro Decálogo, en su artículo IV, debéis ser fieles cumplidores de vuestro deber que, en este momento y durante el tiempo que permanezcáis en la Academia, no es otro que formaros lo mejor posible para poder llegar a ser el Teniente que el Ejército necesita.

Para ello os exijo esfuerzo, perseverancia y compromiso personal. No admitiré el conformismo, la desilusión y la desidia“.

Fijó como su primera prioridad la de convertirlos en auténticos líderes ya que antes de lo que piensan estarán al frente de sus secciones, probablemente desplegados en operaciones, en las que se tendrán que enfrentar a situaciones complejas en las que la atención a sus hombres y mujeres se focalizará en ellos. Para esto, además de una adecuada formación técnica deberán disponer de una sólida formación moral que les impulse a obrar siempre bien.

Puso de relieve que la sociedad aprecia y reconoce la labor del Ejército, no tanto por lo que hace sino por cómo lo hace. Y lo hace en base a unos valores que se les inculcarán en el día a día, en cada clase, marcha o conferencia que se les imparta, pero también a través del ejemplo de sus profesores y sus mandos .

También les dijo que no aprendieran los artículos de las Reales Ordenanzas o los recogidos en el Decálogo del Cadete, de memoria, solo para recitarlos cada vez que formen en el patio de armas.

Debe ser una norma de conducta, de comportamiento, la base moral que les guíe a lo largo de su vida militar.

Finalmente se dirigió a la autoridad que presidía el acto, TG. Carrasco Gabaldón, para decir lo siguiente: “Mi general, soy plenamente consciente de la importante tarea que se me ha encomendado y de la confianza que en este soldado han depositado nuestros jefes. Puedes contar con mi esfuerzo y total dedicación, que no vacilará un instante hasta alcanzar el objetivo último de dotar a nuestros futuros oficiales de la mejor formación posible y proporcionar, a nuestras unidades, Tenientes cualificados, comprometidos y con una sólida base moral asentada en profundos valores“.

Pondré todo de mi parte para continuar la brillante labor llevada a cabo por mis predecesores. En ese sentido me gustaría destacar, de manera especial, la magnífica labor llevada a cabo por el General Lanchares a lo largo de estos dos últimos años“.

Reiterando mi más sincero agradecimiento a todos por su presencia en este acto, solo me resta, mi general, reafirmarte mi absoluta lealtad y plena disposición y entrega“.

Como muestra de nuestro permanente compromiso de Servicio a España, de absoluta lealtad al Rey, y comprometidos con el Espíritu de la General, que se transmite y pervive en cada oficial que ha pasado por estas aulas, gritad conmigo“:

¡VIVA ESPAÑA! ¡VIVA EL REY! ¡VIVA LA ACADEMIA GENERAL MILITAR!

A continuación se cantó el Himno de la Academia General Militar. Lo cantaron con fuerza los cadetes españoles y también los extranjeros.

Decimos esto porque nos fijamos en un cadete alemán, inmerso en la formación de una compañía, junto a nosotros, que cantaba el himno con el mismo entusiasmo que los demás.

Se recitó luego el Artículo Primero del Decálogo del Cadete.

El Decálogo del Cadete data de la Segunda Época y es un compendio en forma de diez breves preceptos morales de las virtudes fundamentales sobre las que se asienta el Espíritu de la General y que deben marcar la forma de proceder de los cadetes.

Representación de RR.TT. (izda)

Su artículo Primero dice así: “Tener un gran amor a la Patria y fidelidad al Rey, exteriorizado en todos los actos de su vida“.

Seguidamente, a los acordes del Himno nacional, se procedió a la retirada de la Bandera.

Las unidades abandonaron el patio de armas y por último asistimos a un precioso desfile, por la Avenida del Ejército, en el que todas ellas pasaron con impecable marcialidad frente a la tribuna de autoridades e invitados.

Nos hicimos una fotografía testimonial como recuerdo de un bonito acto castrense, al que asistimos encantados como siempre lo hacemos cuando somos invitados a la Academia General y abandonamos finalmente el recinto militar.

Desde estas sencillas líneas de los Reales Tercios de España, felicitamos a la unidad anfitriona por la impecable organización del acto y damos nuestra más cordial bienvenida al nuevo Director de la AGM. GB. Carlos Jesús Melero Claudio, al que deseamos el mejor de los éxitos en el desempeño de sus nuevas responsabilidades.

EnglishFrenchSpanish